Imágenes de páginas
PDF
EPUB

retiro, ascienden anualmente á cuatro mil cuatrocientos ochenta y un peso. Por lo respective á plazas eventuales de guardas, que son las únicas que hay, no puedo decir á Usted con certeza alguna, pues todos los años tienen variación conforme lo mayor ó menor de las siembras y la que la Superioridad General y Real Junta Superior conceden. El año próximo pasado se concedieron cincuenta por el tiempo de cinco meses, y en éste ciento por igual fecha, los cuales disfrutan quinze pesos mensuales.

Igual variedad tiene el producto de diezmo, pues el año de ochocientos nueve produjo líquido mil veinte y un pesos un real, y el ochocientos diez ascendió á cuatro mil setecientos treinta y cuatro pesos dos reales, cuyas alteraciones son según la colectación de tabacos.

Que es cuanto en el particular puedo decir á Usted, arreglado á su citado oficio, experando se sirva Usted acusarme recibo de éste.

Dios guarde á Usted muchos años. Población de San José y Junio veinte y seis de mil ochocientos once.=José Mariano de Valenzuela=Señor fiel de almacenes jubilado y procurador Síndico General de esta provincia don José María Peralta.

Oficio n.° 2. El señor diputado de esta provincia para el soberano congreso de Cortes, con fecha dos de Marzo último, escribe al Noble Ayuntamiento de esta ciudad sobre que le instruya en varios puntos, cuyo particular se me cometió por el mismo ayuntamiento para que lo evacuase, como procurador síndico, con la seguridad correspondiente; y siendo uno de los que pide sobre rendimientos de rentas reales y gastos de sus empleados, espero que á continuación me dirá Usted lo que resulta de la de correos, que administra en esta ciudad, por fin de año, acercándose al más ó menos que gradúe la práctica de Usted por más conforme, en inteligencia que por el correo próximo ha de remitirse el estado general.

Dios guarde á Usted muchos años. Cartago, veinte y dos de Junio, ochocientos once.=José María de Peralta = Señor don Manuel Escalante, administrador de correos.

Consecuente al informe que Usted me pide en su oficio del frente, podré decir con verdad que la renta de correos que administro como sub principal no deja nada al fin del año para S. M. en las estafetas agregadas á esta administración, después del establecimiento del correo de Panamá.

Se palpa esto por las cuentas rendidas el año próximo pasado, por las que salí alcanzado á la renta en trescientos sesenta y tres reales, y por fin del mes de Mayo último en treinta y dos y medio. El decir esto no es querer alucinar que este ramo no deja utilidad á S. M. en esta provincia, respecto á quedar íntegro el producto de la de Villanueva, que no es agregada á ésta.

El que no deje de dos años á esta parte utilidad al ramo esta administración, dimana de que ésta sufre todos los costos de sueldos de correos, que son cincuenta pesos al mes, costos de balijas y demás gastos, que unos con otros no apean de dos pesos cada mes.

Antes de ahora dejaba esta administración cerca de doscientos pesos, pero no había el correo de Panamá. Éste es benéfico á las demás estafetas del reino por la crecida correspondencia que mando mensualmente, con que poco importa decaiga en ésta si aumenta á las demás.

Me parece haber satisfecho á Usted en parte en su solicitud, mas no en el todo, respecto á que así como los gastos son algunos contingentes, así en los cargos hay aumentos y disminuciones.

Dios guarde á Usted muchos años. Cartago, veinte y dos de Junio de once. = Manuel García Escalante=Señor don José María Peralta.

Oficio n.° 3. En el año de ochocientos tres que entré á servir esta renta de alcabalas no pasaban sus productos líquidos de mil y tantos pesos, y en éstos que han corrido á mi cargo han aumentado hasta la cantidad de tres mil ochocientos pesos á que subió en el año próximo pasado de ochocientos diez, y en el presente subirá, según manifiesta, hasta la de cinco mil pesos, entendiéndose libre del seis por ciento de honorario, papel y portes de correo.

La renta de aguardientes, que también está á mi cargo, no tiene fijeza: algunos años ha subido á mil ciento veinte pesos, mil trescientos y hasta dos mil ciento y setenta; pero en el día sólo asciende á mil seiscientos ochenta pesos, pues éstos se aumenta ó disminuye según los más ó menos postores que hay para los estanquillos. Con lo que contesto al oficio de Usted de veinte y dos del corriente que como comisionado del Noble Ayuntamiento me ha pasado.

Dios guarde á Usted muchos años. Real Aduana de Costa Rica, Junio veinte y seis de mil ochocientos once.= Manuel Alvarado=Señor Don José María Peralta, Síndico procurador del Noble Ayuntamiento de la ciudad de Cartago.

Carta del ayuntamiento de Cartago al presidente de Guatemala sobre la prohibición hecha por éste del comercio entre Costa Rica y Panamá.— Año de 1811 (0.

Exmo. Señor=El señor intendente de León comunicó á este Ayuntamiento el oficio de V. E. de 7 del inmediato Agosto, dirigido al N. A. de León, en que V. E. se sirve prohibir todo comercio de géneros extranjeros introducidos en este reino por los puertos menores de él, aunque vengan de otros puertos de América registrados, á menos que traigan muy calificada su procedencia de real habilitación ó de soberano permiso.

V. E. duda que el reino de Tierra Firme tenga éste, mas el Ayuntamiento está convencido de su certeza y protesta acreditar á V. E. el real permiso que tiene Panamá para la introducción de géneros Ingleses.

Esta provincia de Costa Rica es muy pobre. Aquí no hay fruto alguno precioso que pueda exportarse. Toda la subsistencia de ella está reducida á su cultivo, y la venta de los frutos es el único recurso que tiene para surtirse de géneros para su vestido.

Por la situación local de la provincia se halla distante esta capital de ella ciento y diez leguas de mal camino de Nicaragua, que es la población más inmediata que puede tener algún consumo de sus frutos. Esta enorme distancia hace que no puedan los tragineros sacar los frutos, pues no se les pagan ni aun los costos de que exportan á aquella villa; y así se ve que valiendo aquí tres pesos una carga de dulce é importando seis pesos el flete á Nicaragua, se llega á vender á este efecto en aquella villa á cinco ó seis pesos carga, siendo preciso para que suba algo más el precio que se encuentre muy escasa la plaza, lo que trae

(1) Archivos Nacionales de Costa Rica.—Sección Histórica.

una perdida casi cierta al traginero. Lo que se ha dicho del dulce sucede con las papas, garbanzos y frijoles que antes se llevaban á Nicaragua y siempre con pérdida. Agregándose que no se pueden llevar carnes, untos, arroses, porque en estos renglones era aun mayor la pérdida, muy corta ó ninguna la venta de estos efectos, por lo que nunca se han sacado de esta provincia.

De pocos años á esta parte la necesidad de exportar los frutos hizo algunos vecinos fabricar canoas ó barquitos muy pequeños para llevarlos á Panamá. Allí han tenido salida y en retorno se han traido géneros de aquella plaza para surtir de vestido á esta pobre y remota provincia. Con la extracción se han aumentado las siembras que antes casi se reducían al consumo preciso de los habitantes. Va mejorando algún poco su situación infeliz, y esperaba este Ayuntamiento que esforzando al labrador y procurando facilitar los transportes de frutos á Panamá llegaría con el tiempo la provincia á toda aquella, aunque escasa, prosperidad de que es suceptible. Todas estas fundadas esperanzas de prosperidad se desvanecen como humo por la duda de V. E. sobre el real permiso con que los Panameños introducen géneros Ingleses y la prohibición de que se traigan géneros extranjeros, aunque sean registrados, de aquel puerto al de Punta de Arenas de Esparza. Con esto se quita de las manos al labrador el arado que nada le producirá no teniendo venta sus frutos, y los brazos robustos é industriosos del labrador se volverán ó de holgazanes inútiles ó de malhechores que busquen con los delitos la subsistencia que no les puede dar su antigua honesta ocupación.

No se puede considerar este retrato, que es el mismo á que se verá reducida esta provincia, sin compasión de toda alma sensible y humana. La de V. E. tiene estas prendas en grado muy relevante, y así espera este Ayuntamiento propenderá V. E. á alejar de la provincia tal desgracia, y suplica á V. E. se sirva permitir que estos vecinos puedan llevar libremente sus frutos á Panamá y que el retorno de ellos lo traigan en efectos de aquella plaza. El permiso de V. E. en estos términos nada tiene de contrario á las miras patrióticas de V. E.; por él no se hará otra cosa que permutar unos frutos con otros, no llevará el extran

« AnteriorContinuar »