Imágenes de páginas
PDF
EPUB

fragmentos del reconocimiento de la Costa de Mos

quitos practicado por Francisco Javier de Vargas. -Año de 1777 (1),

Individual razón de lo acaecido durante la comisión de el reconocimiento de la Costa de Mosquitos y establecimientos Ingleses en ella, que el Ex.mo Señor Virrey de el Nuevo Reyno de Granada se sirvió confiarme con el mando de las Balandras de S. M. Pacífica y Pastora.

El 25 (Febrero) por la mañana me puse á la vela para dicho parage. El 27, considerándome distante 3 leguas de la Isla del Escudo, nos entró un N. que fué creciendo con mucha mar y fortaleza hasta las 3 de la tarde del 1.o de Marzo, el que aguanté, aunque con mucho trabajo, sobre los bordos, para mantener el Barlovento posible. El 2 á las 4 de la mañana nos entró otro con iguales señas que el anterior, y el 3 á las 12 } se reconoció el Palo de esta Balandra lastimado por 3 ó 4 partes y la Botabara por una; puse inmediatamente señal de incomodidad, y así que llegó á la voz la Pastora le dije lo acaecido y que pensaba hacer la diligencia para coger la entrada de las Bocas del Toro, de que me consideraba 18 millas. Seguí, hasta que viendo eran las 3 de la tarde, que cargaba el tiempo, se cerraba la Costa y que sólo podría avistarla estando empeñado con ella, de el cual empeño no me veía con fuerzas suficientes para zafarme, por la ninguna satisfacción de Palo y Botabara, viré con ánimo de ponerme á la noche á la capa á esperar el día y con él arribar al primer fondeadero para examinar los Palos: así lo executé mareando al amanecer en demanda de la Isla del Escudo de Veraguas, cuyo fon. deadero cogi á las 6 de la tarde en 6 brazas, arena limpia. Llamé á junta á los Carpinteros, Contra maestres y Pilotos, quienes con D." Antonio Yépez reconocieron uno y otro

(1) Archivo General de Indias. - Estante 100, cajón 2, legajo 9.

Palo, de que opinaron, como manifiesta la adjunta copia, hallarse tan lastimados que aun con sus fimelgas y reatas no quedarían á satisfacción para pasar de las Bocas del Toro.

Toda la Isla por esta parte del S. es limpia y empieza su fondo desde 5 brazas bien inmediato a tierra, aumentando para fuera hasta 16 y más, arena todo. No está habi. tada, está dividida en muchos Islotes y tiene dos ó más arroyuelos donde se puede hacer agua en una urgencia, aunque con bastante trabajo por la playa y ser poco abun. dantes.

El día 7 quedó rematada la composición de Palo y Botavara: me mantuve, por ser los vientos del 4.0 quadrante variables con turbonadas, fondeado hasta el día 10 que, manifestándose claro con ventolinas por el S., me puse á la vela en demanda del fondeadero de las Bocas del Toro, el que logré el 13 á las 8 ļ de la noche en 7 brazas fondo arena lama, demorándome la casa del Inglés Colvill Cairns al N. Así que estubimos próximos á la entrada se envió al Indio práctico, en la Canoa que tomamos en Portovelo á este fin, á que hablase antes que fondeásemos con la que encontrase, y si estaban noticiosos de la Paz que solicitaba su Rey por medio del Inglés Colvill, nos hiciese en señal dos Candeladas para nuestra inteligencia, lo cual executó á poco tiempo de estar en Tierra. Volvió luego con dos Indios, quienes por medio de él nos dijeron haber salido varias Piraguas para reiterar su solicitud con Bandera de paz, orden para entregar al primer Español que encontrasen en la Costa las Cartas de el mencionado Cairns para el Comandante General de Panamá, y para que si se les hostilizase por nuestra parte no se defendiesen ni aun en caso de verse obligados á abandonar sus embarcaciones. Les advertimos era nuestra venida a este mismo intento y que el Theniente Coronel D." Fran.co de Navas trahía respuesta de la Carta del Inglés, una para el Rey y otra para el Gobernador, con quienes debía tratar del asunto, y que así convenía despachasen quien pudiese avisar á las Piraguas para que volviesen cuanto antes. Salieron ellos mismos por no haber más en estas Islas, y al siguiente día, á las 9 de la mañana, llegaron las dos primeras que encontraron, cuyos Capitanes vinieron inmediatamente á bordo manifestando mucha complacencia: se les obsequió con particular esmero por D." Fran.co Navas y por mi parte contribuí en lo que pude, de cuyo cortejo se mostraron agradecidos ofreciéndose á cuanto se les destinase y á venir dos de ellos, los más prácticos de la Costa, en nuestra Compañía, proposición que admitimos por parecernos útil. . . . . .

El 11 (Abril) llegué y fondeé en el puerto de San Juan de Nicaragua; aquella tarde llegaron 6 Piraguas de Mosquitos á quienes se les hizo saber la Paz que quedaba establecida. A la mañana siguiente vinieron á bordo, se les regaló Tabaco, Aguardiente y Machetes, y á la tarde toma, ron su derrota para Tipuppy con los dos que trahíamos á bordo, que se les entregaron para entregar el Carey que habían pescado al amo de las Piraguas Colvill Cairns. Estuve liasta el día 14 examinando el Puerto, recorriendo y lastrando la Goleta y haciendo agua y leña.

Este es escelente Puerto por su mucho fondo y calidad de el buen abrigo y abundancia de agua, tanto por el río de Nicaragua como por tres Casimbas abundantes que hay en la playa, y es el más apto para impedir á los Indios, caso que conviniese, la pesca del Carey; pero como el prin. cipal renglón que sostiene á los Ingleses establecidos en esta parte de sus Costas es el mucho Comercio que tienen con los Españoles de Costa Rica y Laguna de Granada, así como los de la parte del Río Tinto con los de Guatemala, y las maderas que sacan de las Lagunas de Perlas y Bluefields no faltándoles esto les será de muy poco momento dicha pesca; pero no si llega á remediarse, pues no teniendo, como arriba he dicho, otro producto que sacar de los Indios, ya no les quedaba arbitrio de que utilizarse y se verían, cuando no todos, los más obligados a abandonar estos establecimientos y retirarse á sus Colonias.

El 15 me hice á la vela para reconocer el río Matina, que es donde está en su vigor y fuerza el trato ilícito de los Españoles de Costa Rica con Ingleses y Holandeses: hice toda diligencia para coger el fondeadero de Punta Blanca, donde al abrigo de Isla de Yguanas anclan las embarcaciones del trato. Éste dista del río 3 leguas, en cuyas inmediaciones no se puede dar fondo por ser una playa muy brava, desabrigada y muchas las corrientes: en ella avistamos varias Casas, y así que reconocí no haber

[ocr errors]

embarcación alguna, impidiéndome el tiempo tomar la dicha Punta, continué mi Derrota fondeando en Chagres el 27. Allí se desembarcó el Sargento Mayor de Milicias para pasar á Panamá. - Supe en este puerto por dos naturales de él, prácticos de la Costa, llamados Blanco y Carreto, que las embarcaciones del trato venían á Matina por el tiempo de la Cosecha de Cacao, y que aquellas Casas que habíamos avistado estaban habitadas de Estranjeros; que así que venían las dichas embarcaciones descargaban y almacenaban en ella los efectos y cargaban de Cacao y Mulas sin otra detención, quedando al cuidado de aquellos sus apoderados distribuirlos en el resto del año entre sus Corresponsales de Costa Rica y tenerles pronta la carga para su vuelta.

Me informaron también que en la Laguna de Chiriquí, que tiene su entrada por las Bocas de el Toro, inmediato a Coclé y posesión nuestra, hay algunos Ingleses establecidos que anualmente remiten mucha madera á Jamaica. .. : A bordo de la Balandra Pacífica, al ancla en el Puerto de Cartagena de Indias, 6 de Junio de 1777.=Fran.co Xavier de Vargas.

Cartas del gobernador de Costa Rica y del presidente

de Guatemala sobre negociaciones de paz con los indios Mosquitos.-Años de 1776 y 1777 (1).

Muy señor mío (2): Conviene al servicio de Dios nuestro señor, de nuestro soberano y á esta Provincia que desde el día del recibo de ésta, si arribaren de paz à ese valle Indios Mosquitos, se les resiva con agrado, como se ha hecho hasta aquí, pero con reserva, advirtiendo no cometan alguna trayción de las que acostumbran; y conseguida la comunicación de paz les tratará Vmd. proponiéndoles que dejen la alianza con los Ingleses y que vengan a nuestro partido, haciéndoles ver que se les dará lo propio que les dan los Ingleses, tierras buenas donde travajen en sus lavores y sementeras, hagan Plantanares y cacaguatales, ganados bacuno, caballar y de cerda y semillas para que siembren Tabacales, y que todos los frutos se les comprarán á plata ó géneros, prometiéndoles que serán bien tratados y que á sus gefes ó superiores se les guardarán todos sus honores y se les dará títulos por nuestro Rey de España, y lo mismo se les dará á sus capitanes, tenientes y Alférez; que vivirán á su ley, y si quieren que sus hijos aprendan á leer y escrivir, se enseñarán; que todos los Indios bárbaros de otras naciones que cautivaren se les comprarán, ofreciéndoles otras comodidades que las que tienen con dichos Ingleses. Así mismo indagará con dichos Indios si con ellos están viviendo algunos Españoles, Mestizos, Mulatos, Zambos ó Negros cristianos, que fugitivos ó voluntarios se han ido de nuestras tierras, y haviéndolos que los hagan venir con ellos, que serán perdonados, que así se lo prometo en nombre de S. M., y aun si fueren esclavos quedarán libres; y si tubieren Prisioneros de los que

(1) Archivo General de Indias.- Estante 100, cajón 4, legajo 1.

(2) Esta carta es del gobernador de Costa Rica á su teniente de Matina.

« AnteriorContinuar »