Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

IV. No se podrá ejercer en el territorio de Chile el Majisterio de primeras letras (ya se le nombre de oficio, o ya el mismo interesado lo solicite) sin los requisitos de manifestar atestacion auténtica de su párroco de haber sido examinado i aprobado en la doctrina cristiana, de rendir una informacion con tres testigos, i citacion del procurador del pueblo donde ha de ejercer su ministerio, sobre su patriotismo, (que ha de ser decidido i notorio) vida i costumbres, i de un informe de la justicia del lugar donde ha residido el interesado.

V.

el

Luego que se hallen evacuadas las dilijencias del artículo anterior, sufrirá un exámen ante dos individuos del cabildo del lugar donde va a enseñar, acompañados del cura, el jefe del lugar i un maestro, sobre la pericia en leer, escribir i contar, haciéndole extender varias muestras de todas clases de letras, i ejemplares de las cuatro principales reglas de cuentas.

VI.

Por estas dilijencias no se llevarán al interesado derechos algunos por ningun ministro.

VII.

Los eclesiásticos seculares o regulares, que se presenten a obtener majisterio de primeras letras, cumplen con manifestar un informe del ordinario, o de su prelado; si son regulares, en que se exprese ser notoria su aptitud i patriotismo, i a mas pasarán por el exámen, que previene el artículo V.

VIII.

Concluidos todos estos requisitos, se pasarán las dilijencias al gobierno (sin perjuicio de poner en posesion a los interesados) para que este sepa las circunstancias i aptitud de todos los maestros de primeras letras, que enseñan en el territorio del estado.

[ocr errors]
[ocr errors]

Estos individuos por la importancia de su ministerio, i por el servicio que hacen a la patria, deben ser mirados con toda consideracion i honor: por consiguiente sus personas son de las mas respetables, i quedan exentos de todo servicio militar i cargas concejiles, i el gobierno los tendrá presentes para dispensarles una particular proteccion.

Los maestros actuales solo podrán continuar en la enseñanza, cumpliendo con los mismos requisitos que se previenen en el artículo IV.

[ocr errors]

Se llevarán a debido efecto las providencias que se han dado sobre el establecimiento de escuelas en la capital, i se dará órden a las abadesas de monjas para que inmediatamente cumplan con lo dispuesto en decreto de 21 de Agosto de 1812 publicado en la Aurora núm.o 29 tomo 1.o

XII.

Se establecerá en cada villa una escuela de mujeres,

en donde se enseñe a las jóvenes a leer i escribir, i aquellas costumbres i ejercicios análogos a su sexo.

XIII.

Las maestras de niñas deben ser personas de una vida la mas calificada i virtuosa, i se declara su destino por uno de los mas honrosos i distinguidos del estado. Para permitirles la enseñaza, deberá preceder informe de vida i costumbres, exámen de doctrina por persona que dipute el párroco respectivo, i aprobacion de la justicia con audiencia del procurador de cabildo.

XIV.

. En la capital se establecerán las escuelas de mujeres con las mismas circunstancias que en los monasterios de monjas, i en la forma del decreto citado en el artículo XI,

[ocr errors]

Todo hombre o mujer, que a mas de los maestros. nombrados i costeados por el estado, quiera enseñar priméras letras, puede hacerlo pasando por las formalidades dispuestas, i percibiendo la pension que acordaren con los educandos: el gobierno reconoce que en esto practican un servicio a la patria mui recomendable.

XVI.

En ninguna escuela se enseñarán niños de ámbos sexos. Las maestras solo admitirán mujeres, i los maestros varones.

XVII.

Nada contribuye mas a la buena educacion que la elec

cion de libros en que los infantes empiezen a leer. Las fábulas frias, las historias mal formadas, las devociones indiscretas, que carecen de lenguaje puro i máximas sólidas, depravan el gusto i ocasionan infinitos vicios trascendentales a toda la vida. Los niños de Chilé serán enseñados por el pequeño catecismo que empieza: Decid hijo ¿hai Dios?, i está aprobado por el Sínodo del Sr. Alday; por el Compendio histórico de la relijion de Pinton; por los catecismos de Fleuri i Pouget, i por el compendio de la historia de Chile de Molina.

XVIII. El cuidado i proteccion de las escuelas de primeras letras se pone a cargo del cabildante decano de cada cabildo por lo respectivo a las escuelas de su provincia. Este debe responder en todos tiempos a los pueblos i al gobierno del sagrado depósito que se le ha confiado.

[ocr errors]

El dia último de cada mes es obligado precisamente a visitar las escuelas de la villa cabezera , i lugares que no disten de ella cuatro leguas; i cada seis meses, despues de visitar las de toda la provincia, ha de informar al gobierno si se cumple con este reglamento: que clase de enseñanza se da a los jóvenes: cuanto es el número de los cursantes, i cual su aprovechamiento: cuales las entradas de la escuela i sus destinos; i dará una razon de los muebles i enseres que tenga, i finalmente informará cuanto pueda servir para que el gobierno, o las personas que éste nombrare para visitar las provincias, conozcan i entiendan perfectamente el estado i circunstancias de cada escuela.

XX. Ninguno puede enseñar en el estado de Chile, sino en la forma dispuesta por este reglamento.

. XXI.

El gobierno dispondrá prontamente un plan de enseñanza de primeras letras, que se pasará a todos los maestros para su puntual cumplimiento.

Dado en el Palacio de la Junta Suprema de Chile. Santiago i Junio 18 de 1813.

Francisco Antonio Perez.==José Miguel Infante.= Agustin Eizaguirre.=Mariano Egaña--Secretario.

allelulilulillllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll

DECRETO DEL GOBIERNO SOBRE LA ERECCION DE UN PANTEON

EN LA CAPITAL,

Sábado 10 de Julio.

ONOCIENDO el gobierno de cuanta importancia es a Culla policía i buen órden el establecimiento de un cementerio público fuera de la ciudad, que evite el pernicioso e indecente abuso de sepultar los cadáveres en medio de las poblaciones, ha venido en decretar dicho establecimiento, i encargar esta interesante obra al cuidado de D. Joaquin Larrain i Salas, D. Judas Tadeo Reyes i D. Juan José Goicolea, bajo las reglas siguientes.

Se construirá el cementerio precisamente hacia el norte de la ciudad a fin de impedir , que los aires del Sur, que reinan en ella, vengan impregnados del contajio e in feccion de los cadáveres. La comision designará el lugar correspondiente.

« AnteriorContinuar »