Imágenes de páginas
PDF
EPUB

i caudillos de los pueblos en tan memorable periodo! no deshonreis la sublime i bellísima causa de la libertad. Vais a influir poderosamente sobre la suerte actual i futura de la especie humana: mostrad al mundo que la libertad no es para los pueblos un peso intolerable, i que pueden ser libres sin atraer sobre sí nuevos infortunios. ¿Quién numerará los males causados por la mal conducida revolucion de Francia? El jeneral desmayo que inspiró aquella serie de acontecimientos melancólicos, fué igual a las esperanzas que se habian concebido de la libertad universal. Un jacobinismo diabólico, una inquietud facciosa , una inmoralidad sin límites , hicieron abortar los planes mas hermosos.

(Del mismo.)

Boleslllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllcelelles

ILUSTRACION ARAUCANA SACADA DE LOS ARCANOS DE LA

RAZON.

Mártes 7 de Setiembre.

IENDO la libertad del hombre hereditaria del primer

tronco humano, forjó la malicia de los tiranos cadenas para atarnos i reducirnos a la mas áspera esclavitud. Todas las causas en el mundo tienen una causa primaria: asi la lei natural es madre de todas las leyes positivas, i la democracia de todos los gobiernos establecidos en el globo. El autor de la naturaleza grabó en el corazon de los hombres--lo que no quiero para mi no quiero para mis semejantes; estos son los deberes mas sagrados de la creatura racional, i todo el nacido que se aparte de estos principios es un monstruo. Mas siendo la base de mi discurso estas reflexiones, pasemos a ver cual ha sido la virtud de la Europa en venir a esclavizar a la América por medio de la fuerza, a unos pueblos libres gobernados por un congreso nacional, como la nacion araucana , trayendo por objeto la propagacion de la lei evanjelica , envolviendo lo divino con lo profano i cometiendo las atrocidades de que hace mencion el célebre Molina. Dios puso al hombre en el teatro del mundo libre, i le dijo: crescite et multiplicamini. Cristo señor nuestro autor de la lei de gracia, mui lejos de mandar a sus discípulos de que sembrasen a sangre i fuego la semilla de su lei santa, les ordenó que se apartasen luego de aquella nacion que no creyese en su lei, i que sacudiesen las zandalias para que no llevasen el polvo, ni las arenas de aquellos pueblos incrédulos. Luego todos los pasos con que se condujo la Europa en la conquista de la América son criminales; i de consiguiente la nacion esclavizada de este modo tiene derecho para sacudirse del yugo ignominioso i opresor forjando por la mas conocida malicia.'

Mis escasas luces , i pocos arbitrios no me permiten poner a la faz del mundo un plan interesante a mis conciudadanos: yo he deseado en esta ocasion tener la elocuencia de un Ciceron i la ciencia de un Salomon para demostrar la verdad puramente sin artificio; pero seguire a Quintiliano--majister meus est populus.

Para despedazar el yugo opresor de los tiranos es preciso que hagamos de nosotros una metamorfosis, i para esto es necesario que tengamos caracter, union, amor a la virtud, i horror sempiterno al vicio. Acostumbrémosnos a pensar, dudar, convinar, i haciendo aprecio de los objetos mínimos, alcanzaremos la posesion de los de grande entidad. Seamos prudentes, humildes i obedientes a nuestra sábia representacion, porque faltando estos principios, nada podemos adelantar. En el gobierno republicano los pueblos son soberanos, i una vez nombrados los representantes, en ellos reside la soberanía del pueblo : les debemos obedecer, ligados estos a la constitucion nacional, teniendo el pueblo derecho de velar sobre su conducta por si faltan a la fé prometida : asi como el cuerpo representante tiene obligacion de averiguar, si el pueblo camina segun la constitucion, i cuidar de que no se desgreñe del camino de la virtud. - La Europa olvidada de todos los principios morales i reJijiosos, transformando la especie humana en furias sanguinarias, monstruos sedientos del aurifero metal que la naturaleza fué pródiga a crear en nuestras rejiones, en la derecha la espada i en la siniestra la cruz sujetó numerosas naciones libres a la invariable servidumbre, diciendo que Dios lo mandaba , poniendo al autor de la naturaleza por delante para cubrir sus maldades: amodo lando un Dios de piedad, de bondad, de misericordia, padre de los hombres, a un Dios destructor, Dios de su jenio i de sus latrocinios. ¡Ah! Patriotas, que tenesi la dicha de habitar el terreno mas feraz de la América , recobrad vuestros derechos, imitando en la union i en la constancia a vuestros ascendientes araucanos , cuvas cenizas reposan en la urna de la causa sagrada de la libertad. Caminemos al campo de Marte a segar los maitenes del honor , i aunque seamos mártires de la traicion, habremos logrado inmortalizar nuestro nombre en la piramide de la fama, dejando la memoria a la posteridad de que somos hombres libres, i que defendemos la causa mas justa de que nos hizo herederos la naturaleza. Revive entre nosotros Colocolo, Caupolican, i el inmortal Lautaro, Scipion americano, cuyo patriotismo i valor sirve i servirá para la posteridad de honor , i espanto a los tiranos enemigos de nuestra libertad.

Fuera de nosotros las reliquias del despotismo, que como hombres virtuosos no debemos seguir las sendas de nuestros opresores: Virtus est pretiosa auro. Al oro i la plata producciones de la naturaleza le debemos dar la estimacion como a un mineral vejetante de nuestro suelo; establezcamos todos los ramos interesantes a efecto de aumentar nuestro comercio activo: "formemos un establecimiento respetable en las cuatro columnas que son la base de nuestro edificio, a saber, comercio, agricultura, artes i mineralojia , i por este resorte organizaremos nuestra independencia i conseguiremos que todas las naciones de la tierra disfruten de nuestra industria, i envidien nuestra felicidad.

El hombre virtuoso no debe poseer en su corazon otras alhajas que la virtud i un odio al vicio; bajo de estos principios, debemos concurrir todos a dar la última mano i perfeccion al grannde edificio de nuestra libertad; pues ya le tenemos echado sus cimientos, i no podemos gozar de nuestra comodidad sin que se acabe de concluir i poner el aderezamiento necesario. Como el ciudadano cuando levanta una casa, en el principio todo es dispendios i trabajos, pero cuando la concluye disfruta de la comodidad de sus afanes, i pasa la vejez en paz, si es virtuoso.

· Los grandes vicios, que se desenvuelven en medio de la revolucion de un pueblo, exijen que jamas pueda hablarse de las ventajas consiguientes a su libertad, sin repetir los fundamentos de sólida virtud sobre que esta se apoya,

one.

El recuerdo de ellas debe derramar aquella luz creadora, que disipando los hábitos oscuros de una educacion servil rejenera el espíritu , i le eleva a un grado de aptitud, que en poco tiempo produce los héroes que aterran la tiranía. He aquí el motivo, porque empeñados en el tratado de la influencia que habian de tener la agricultura, mineralojia, artes, i comercio en el sistema político que va a fijar los destinos de Chile, no podíamos omitir la introduccion de los principios liberales, que constituyen el pedestal i la clave que cierra el grande arco que le sostiene.

La escasez de la imprenta, (que antes de empezar la obra no se previó bastantemente) i la anticipacion de un periódico, que debe ser preferido, nos hace parar en el principio de la carrera. Al hombre de bien, al que ama la patria , la filosofia , i la verdad le interesa mui poco que se le conceptúe escaso de caudal para continuar en su obra, i que mirándose como un pretexto esta despedida, quede en cuestion su mérito literario. Nosotros no hemos pretendido acreditar sabiduria , sino una aficion a la felicidad del pais, que nos inpiraba una osadía superior a nuestros conocimientos. Sean ellos los que fueren acerca de las cuatro columnas, en que estriva la riqueza nacional, habremos manifestado el buen deseo que satisfarán mejores plumas, contentándonos con insinuarles la importante consideracion que se merecen estos obje

tos.

La agricultura, ese manantial fecundo de la opulencia , es como el gran lienzo en que se presentan a la vista del lejislador todas las primeras materias a que debe dar su forma la industria laboriosa auxiliada del trabajo. En un estado, cuya tierra es demasiado feraz, los

« AnteriorContinuar »