Imágenes de páginas
PDF
EPUB

la campaña del norte, vuelva contra ella su fuerza terrible.

Sea lo que fuere, la paz jeneral ha de hacerse, se ha de celebrar un congreso en que se establezcan sus bases, i como el número de las convinaciones es infinito, pueden concurrir a él los llamados insurjentes españoles. il no podrán concurrir a él igualmente los llamados insurjentes americanos? ¿No podrán solicitar i obtener de aquel gran congreso el reconocimiento de sus derechos i libertad? Yo lo hallo posible i necesario; pero para ser posible es preciso que los pueblos americanos esten formados en estados regulares, con sus gobiernos i cuerpos lejislativos constituidos solemne i lejítimamente por la voluntad jeneral de los ciudadanos. No ha de existir ni aun la sombra de movimientos anárquicos i tumultuarios. Todo ha de ser ya estable, nada vacilante. Solo de este modo pueden ser oidos i respetados los plenipotenciarios de América. Asi este paso debe ser precedido de la formacion de las asambleas o congresos nacionales. Estos cuerpos soberanos i lejislativos son los únicos que pueden autorizar a los plenipotenciarios , i para ello es indispensable que conste a todo el mundo que están en libertad i constituidos lejítimamente. Da mucha fuerza a lo expuesto el siguiente artículo de la preciosa obra de Tomas Paine titulada The American Crisis. El continente corre riezgo de ser arruinado, si pronto no se organiza i constituye en independencia. Hai razones para creer que la metrópoli quiera hacer de él un artículo de comercio, i que para no perderlo todo, lo desmembre, como se hizo con la Polonia , i de sus provincias a quien las pague mejor. Jénova no pudiendo reducir a Corcega , la vendió a la Francia , i'estas ventas han sido frecuentes en el antiguo mundo. No tenemos un embajador en alguna parte de Europa, i asi no hai quien contradiga las negociaciones, ni quien sostenga nuestros derechos. No tenemos crédito en lo exterior, porque se nos juzga por insurjentes. Nuestros buques no pueden hallar proteccion en los puertos extranjeros por esta misma causa. Esto de llamarnos vasallos , i de tomar las armas como pueblos libres, es un ejemplo peligroso para toda la Europa. Si hai razon para tomar las armas, tambien la hai para separarnos : si no la hai para separarnos, tampoco la hai para tomar las armas. Toda la Europa ha de interesarse en reducirnos como insurjentes; pero toda la Europa, o a lo menos su mayor parte, debe interesarse en sostenernos como estados libres. En lo interior estamos todavia peor: no hai mas lei que la moderacion de nuestras pasiones, ni hai otro freno para el poder civil que la hombria de bien de los gobernantes, ni otra proteccion que la union de unos con otros.” etc. ,

Estemos a lo mas probable, la España será subyugada, el sistema continental se establecerá con mas extension, i al fin se decretará la paz jeneral. Todo se ha tentado, pero inútilmente, para oponerse a la preponderancia del imperio frances en el continente europeo. Se han promovido guerras sobre guerras, coaliciones sobre coaliciones, i solo se ha logrado precipitar varios estados i principes en desatres i ruina. El regreso de los rusos a su territorio consumará irrevocablemente la revolucion política de la Europa. ¿Qué juzgaremos de los recursos de la Franeia, cuando despues de la derrota del gran ejercito del norte, ha desplegado una prodijiosa fuerza i un poder formidable? Aquel imperio sale de la cuna mas poderoso i firme que el de los romanos. Nada le falta para ser el arbitro de los destinos de la Europa, que ha llenado de trofeos. Ahora pues, para realizar en todos sus principales puntos el sistema continental, o para que no se introduzcan en el continente manufacturas ni producciones coloniales de Inglaterra, es indispensable la subyugacion de la España, o darle un rei como se hizo con la Holanda i Nápoles. No cabe otra terminacion, como quedó demostrado anteriormente. Lo cierto es, que para plantear el sistema continental se han emprendido cosas mui grandes; se ha apoderado Napoleon de los arsenales de Amsterdam i Amberes, se han establecido escuelas navales i una conscripcion marítima en todo el imperio i estados aliados; se ha creado la confederacion del Rhin, el ducado de Warsovia , las provincias Ilíricas; se ha invadido la España i Nápoles ; se ha unido al cétro imperial la Holanda , la Toscana, los estados romanos, las ciudades anseáticas, las bocas del Elba etc. ¿Qué motivo hai pues, cuando la reciente campaña del norte se ha abierto con victorias , para abandonar un designio que está tan adelantado, i en que se ha trabajado tanto i con tal suceso? Es aun de notar, que para el logro de este designio se ha puesto en tortura el jenio del emperador , i la investigacion i actividad de las artes i ciencias en órden a sostituir con las producciones i fabricas del imperio los artículos que recibia de las colonias i fábricas británicas. Los trabajos de lana , lino i seda "se han aumentado: se labra azucar de ciertos, vejetales i plantas indíjenas : se han llevado maestros hasta de América, i se han establecido numerosas manufacturas de algodon : la planta del algodon crece i se multiplica diariamente en lo interior del imperio, principalmente en las provincias del Adriático i del reino de Nápoles. Siendo pues tan esencial a este sis

tema la total posesion de la España, no puede creerse que el emperador abandone su conquista. Esta posesion es necesaria para cerrar todo el continente al comercio ingles; i el temperamento de muchos de sus puntos facilita el logro del gran sistema de que el imperio tenga en su propio seno el azucar i otros artículos coloniales. El emperador medita en hacer al imperio independiente, en todo lo posible, de recursos exteriores, i sus planes comerciales son mui vastos."

La ocupacion de la Península fué decretada desde que se proyectó la formacion del gran imperio , i la creacion de un formidable poder naval. Se juzgó necesario extender los límites de la Francia i ordenar las cosas de modo que jamas pudiese alguna fuerza extraña penetrar a lo interior, como en tiempo de Francisco I. sin superar dificultades inmensas. Se dijo que habià irregularidad i debilidad en algunas partes de sus fronteras. De aqui es, que los límités del imperio se extendieron por el lado de Alemania, i se formó la confederacion del Rhin. Por otra parte se agregó la Holanda al cetro imperial, se formaron los estados de Italia, i se invadió la Península. En el proyecto del nuevo poder marítimo entraba el aumento de puertos cómodos i seguros, de estaciones militares i arsenales en todas direcciones. Por tanto se decreto, agregar a la inmensa lista de este jénero, Cádiz, Ferrol, Cartajena etc. Se dijo en Francia: Napoleon es mas grande que Luis XIV, i la era actual, ha de ser en todos sentidos mas gloriosa que la de aquel brillante reinado. Luis XIV a su ascension al trono no halló arsenales, ni aprestos navales, i los términos de Francia eran entonces estrechos. Luis lo quizo, i lo decretó, i en pocos años el monarca frances tuvo una escuadra bastante poderosa

· para disputar a la Holanda e Inglaterra la soberania de

los mares. Pero ahora los recursos de la Francia son infinitamente superiores a los que antes tenia: sus rentas se han hecho mucho mas injentes: no es menos prodijiosa la extension de las costas del imperio, donde se forman hombres de mar; el jénio del emperador es bien conocido; todo pues se reune para hacer esperar una escuadra mayor que la de Luis XIV.

Se deduce de todo lo expuesto, que la ocapacion de la España es un designio mas antiguo que el de su invasion; que es un plan mui convinado, i una sancion que ha de sostenerse con toda la fuerza del imperio frances. Se deduce igualmente de todo lo expuesto, i de lo que despues se expondrá, que la total subyugación de la España es naturalmente inevitable, i que se consumará con el regreso de los rusos a su territorio. Es naturalmente inevitable lo que debe resultar de la aplicacion i direccion de fuerzas inmensas a un fin único, i de la naturaleza de los sucesos. En llegando este periodo se agravarán los riezgos de la América ;Fella seguirá la suerte de la España, o será una colonia eternamente de la Francia , si con la mayor presteza no se uniforma en el sistema de la libertad, i si las provincias revolucionadas no se organizan en estados regulares con sus gobiernos i cuerpos lejislativos constituidos por la voluntad jeneral. . . · La guerra no se hace sin caudales, i para resistir a un poder colosal se necesitan recursos inmensos. Se sabe que los recursos interiores de la España se hallan agotados i que las remesas de América son ya imposibles. Las guerras civiles fomentadas por una absurda política, han consumido inútilmente los fondos públicos de unas provincias, i alienado el corazon de las otras, precisando

« AnteriorContinuar »