Imágenes de páginas
PDF
EPUB

encarecidamente, que no le rindan el homenaje que la esclavitud acostumbró rendir al despotismo. ¡Alma grande, espíritu sublime, que te averguenzas de ver las humillaciones de tus iguales! muestra a los enemigos de la revolucion de América , que la virtud es, i no el egoismo, quien da impulso a nuestra independencia. Has ver a todo el universo, que las virtudes de los americanos renovarán en estos paises los dias gloriosos de Esparta , de Atenas, i de Roma. Cierre sus torpes labios la negra envidia, i saque de entre la turba de asesinos, que mandan ejércitos en la Península , un hombre, que merezca los inmarcesibles laureles de Belgrano. Muéstreseme; que mis alabanzas, reservadas, solamente a la virtud, no serán menos espresivas para el español, que lo que han sido para el americano. Entre tanto aquellos fanáticos, que predican, que nuestra revoluciones contraria a la lei de Jesucristo, vengan a tomar lecciones de piedad i de sabiduria del virtuoso jeneral Belgrano, honor de América i lustre de sus armas.

Antonio Jose Taigarri. .

elllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllling

Sábado 28 de Agosto.

NL Republicano se averguenza con razon de la con

ducta de nuestros gobiernos con el nombre de Fernando VII. Un rei solo en el nombre no es diferente de los príncipes de comedia. El mismo Ezeyza (*) con su uniforme de cirujano de ejército administraba mas poder sobre

(*) Un español que conspiró en Aconcahua contra el gobierno, i fué ejecutado despues de ser juzgado con todas las formalidades de la lei.- El Editor.

los Andes, que D. Fernando preso en Francia sobre su adoradora España. A lo menos aquel tenia una fuerza, cuando este se halla sometido a la de Napoleon., Desde que su obstinada inocencia, o su complicidad, lo enajenó de sus estados, ni ha podido lejislar, ni ejecutar, ni juzgar. Le faltaron los tres poderes que antes ejercia,

el primero por usurpacion, i los otros por tolerancia. · Ninguno habia conferido la América a los Borbones por

aquel pacto jeneral de los pueblos, que exclusivamente puede trasladar el uso de la soberanía. Pero bastaba que Fernando no estuviese en actitud de ejercer el

bre de monarca, que no es otra cosa que el primer ministro de la lei. Todos estos principios de hecho i de derecho se hallan tan repetidos en los papeles de la revolucion, como los que autorizan la independencia de la América. · Sorprendida por la conquista , i asolada por la barbarie de los conquistadores, el miserable resto de naturales que pagaba el piso en su propia casa, fué recibido bajo la tutela de los nuevos amos, que se lisonjeaban en sus leyes de conceder a los indios el privilejio de menores. El tiempo fué acabando los troncos de esos tiranos; i su descendencia reproducida en tres centurias por el matrimonio con las hijas de América, llegó a formar una familia numerosa capaz de vengar las injurias de sus abuelos, e insujetable a una lejislacion de neofitos i pupilos. El cuerpo político, en una palabra, creció,* salio de la minoridad, i estuvo en aptitud de conocer los derechos que le inspiraban la naturaleza i la libertad sofocadas por el ambicioso despotismo. Estos derechos se desenvolvieron con la muerte civil del último rei de

España, que dejó a los pueblos sin caudillo, i en la necesidad de elejirlo. Los americanos nombramos nuestro gobierno: ya fue aquella una emancipacion de hecho: pero el hábito de ciego respeto al lugar de donde siempre se habian visto emanar las autoridades, o la cobardia consiguiente a la ignorancia en que era educado el pueblo, introdujo en sus justas deliberaciones implicancias, que serian eternamente vergonzosas , si confesandolas no tratásemos de subsanarlas, i de rectificar nuestros pasos inciertos.

Tales han sido los diferentes reconocimientos a las Juntas que con el título de Soberanas se levantaron en la Península. La Central fué la primera a que se tributo obediencia. Yo decia entonces: o la América se reputa un rayo de este centro, o no: si lo primero, la Junta no es central sin su concurso, ni merece de consiguiente nuestra sumision : si lo segundo, la América es verdaderamente independiente de esa España sujeta a una asociacion de que no somos parte. Este discurso me trajo una prision el 25 de Mayo de 1810. Pero la disi pacion de la Junta Central con las execraciones de los españoles, i la subrogacion de un Consejo de Rejencia, aunque elejido por ella misma, justificaron las observaciones de los que apenas se atrevian a murmurar en secreto este juego de la desastrosa España. Chile en estas circunstancias erijió su Junta Gubernativa, i a pesar de que la asamblea del pueblo ni una sola palabra habló sobre el reconocimiento de la Rejencia , el aparece como una de las cláusulas constitutivas de la Acta de Instalacion, que solo suscribió el cabildo de aquel tiempo. No podia haberse inventado un resorte mas exelente para complicar los movimientos de nuestro nuevo gobierno, que en seguida resistia los empleados que enviaba la Rejencia, sin tener que contestar a las reconvenciones del marquez de Casa Irujo, para que fuesen admitidos como nombrados por una autoridad reconocida por superior. Este mismo obstáculo salió al encuentro contra los que se empeñaban en el castigo de los que criticaban la conducta del gobierno chileno, i principios que proclamaba.. En una palabra, obrar como independiente el que confiesa no serlo, e intentar que no se le mire como insurjente, era una idea monstruosa i contradictoria. Así es, que de hecho se han ido produciendo declaraciones anulatorias de esos actos opuestos: i aunque la conservacion del nombre de Fernando i su proclamacion de rei de Chile se hallan en el último reglamento constitucional, sas banderas i escudos de armas se han abatido a las de la patria, victoriosas del último furor de los ajentes del antiguo despotismo: i mientras en unos papeles comparecemos con el carácter de vasallos, en otros somos tan soberanos como debemos serlo por las reglas eternas de la naturaleza i de la política, i por el orden mismo de los acontecimientos de España i América. ¿Qué remedio, pues, para desnudarnos este vestido andrajoso i remendado de liberalidad i cobardía, de valor i degradacion , de luz i de tinieblas, i en fin, de mil retazos de colores opuestos? Es mui fácil reformarlo todo. : ¿Qué fuerza tiene la cláusula de reconocimiento de la Rejencia? La misma que cualquiera accion de un procurador sin poderes. El cabildo de Chile no los habia recibido del pueblo para semejante acto: él no era su representante: ni cuando se le respetase bajo de ese aspecto, podia ejercer voz alguna a presencia del representado, de consiguiente aquel reconocimiento fué tan nulo de de

recho, como despues se le ha mirado de hecho. ¿I qué obstáculo se presenta para indemnisar con fundamentos tan sólidos nuestra conducta tachada justamente con la nota de inconsecuencias documentales? Manifiéstese la nulidad de los documentos, i esta injenuidad noble i debida a la circunspeccion i buena fé, nos libertará del rubor i remordimientos que trae consigo la falacia, el artificio, o el crímen; pues, de tal se calificará a la disancia ese silencio hipócrita, a cuya sombra están en contradiccion las palabras con las operaciones. Esta debe ser la obra del honor: toca al gobierno ponerla en ejecucion: i basta una plana de papel para una circular. (*)

Pero ¿cómo inserta tambien en ella el artículo 3.o del Reglamento Constitucional de Chile, Su Rey es Fernando VII.? | Ah pueblos de América! Si los hombres de luces que dirijieron vuestros primeros movimientos hubiesen hablado en el principio con aquel lenguaje victorioso de la verdad, los enemigos que despues nos han hecho la guerra bajo de ese nombre quimérico con que una errada política pensó evitarla; o no se habrian atrevido a levantar el grito de rebelion con que aturden a nuestros propios hermanos, o solo hubieran esforzado la elocuencia i la política para buscar nuestra amistad, i aprovechar en ella los recursos que en el dia empleamos en defendernos sin dejar de sacrificar la sangre de mil víctimas que nos acompañarian en cantar himnos pacíficos a la libertad. Pero cuando los peninsulares se disponian a oir con gusto i conformidad el idioma de los derechos que la naturaleza, la fllosofía, la Política; i las mismas le

(*) Esta misma táctica se notó en la revolucion de todos los pueblos americanos, i corresponde a Chile el honor de haber sido el primero en adoptar una conducta franca i liberal. La comprobacion de lo que decimos se encuentra en este mismo escrito, i otros que dejamos citados. El Editor:

« AnteriorContinuar »