Imágenes de páginas
PDF
EPUB

letoze zja, i de sea: cca bastante ralor pur ne para cast 002... Si Daviz i Felarde ofre(Ardecanadie ses filas en el altar de la patria par nazar la dependencia nacional, ro sabré impanda cfrir la perte por la libertad, aunque sea en ca caliso, lanzando al espirar estos postreros i enerjide acentoe: “Vuera el despotismo! ¡Viva la libertad er de los invictos españoles ! ;Oh padres de la patria: Sancionad otra nueva constitucion que tenga efecto; pues esta que hemos jurado, i que reducida a cenizas llero conmigo al sepulcro, ha sido inútil con mengua vuestra, no habiéndose castigado a los infractores que la han hollado impudentemente. El pueblo español no quiere déspotas. El pueblo español ha jurado ser libre a su costa. Asi lo publican esos torrentes de sangre que ha derramado i derrama sin cesar por comprar su libertad i su independencia. I una i otra conseguirá a pesar de las impotentes furias de los franceses, i en despecho de esos hombres orgullosos, que se han atrevido a levantarse con sus leyes, porque de mis cenizas renacerá la dulce libertad de mis amados compatriotas.”

Isla de Leon 5 de Setiembre de 1812. SEÑOR: Ante vuestra soberanía representativa nacional,

[ocr errors]

Juzgue ahora cualquiera si el autor del Semanario es moderado i si ensucia la prensa con sus escritos. Juzgue ahora el peor juzgador del mundo, si en Chile se abusa de la libertad de la imprenta. Diga el mejor decidor de todos los decidores, ¿en qué se quiere hacer con

:

sistir nuestra libertad? ¿Será en hablar mal de los reyes i vireyes, porque los tenemos lejos ? Esta libertad siempre la tuvieron los cobardes, aun en tiempo del gobierno antiguo."¿Será en que podemos hablar bien, escribir elojios a todos aquellos que tienen fuerza i poder ? Esta libertad la hai tambien en Constantinopla, en el Senegal, en la Cafrería, i hasta en los mismos infiernos. ¿En qué está pues la liberalidad, la conveniencia, la justicia, la seguridad de este liberalísimo, convenientísimo, justísimo i segurísimo sistema? Yo, i todos los hombres rudos como yo, no entendemos de cosas metafísicas, ni gustamos de palabras mui sonoras i delicadas : las obritas, las obritas son las que nos nutren , las que nos convencen. Mui poco nos importa, que nos digan las proclamas i los papeles públicos : sois libres : se acabó el des potismo: todos somos iguales : todos somos felices : vivimos en la mas completa seguridad; el pueblo es soberano, i la lei de nuestras operaciones es la razon, la justicia. Todo esto es una jerigonza. ¿Corresponden las obras a las palabras ? Aquí está el alma del negocio, i el negocio del alma. . . · Si el pueblo es el soberano, él debe hacer sus leyes, i nadie debe disputarle los actos de su soberanía. Si un individuo del pueblo es libre, nadie debe echarle en cara que use de su libertad. Si alguno quiere descubrir la verdad como hombre libre i como hombre justo, debe valerse de la razon i no de la prepotencia, porque el sable, la pistola, el fusil, o el garrote, no se hicieron para ventilar los negocios de la república entre los mismos republicanos. Estas son unas verdades que no se las levantan al autor del Semanario ni todos los doctores del colejio de la Sorbona.

[ocr errors]

RECETA PARA HACER REPUBLICANOS.

¿Quieres ser republicano
I parecerle en verdad?
Pues respeta la igualdad,
Sé atento, justo, i humano:
Precia de buen ciudadano,
I no escuches a simplones ,
Que promueven disenciones,
Para tener de que hablar.
Solo asi te haras amar
De todos los corazones.

Antonia Jose Prizarri.

Djelullllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllg

Jueves 28 de Octubre.

Is una prueba de insigne sabiduría conducir feliz

mente una revolucion. Toda revolucion trae grandes innovaciones; į i qué cosa hai mas peligrosa i delicada que las innovaciones ? Chocar contra costumbres anticuadas, contra preocupaciones i hábitos envejecidos; confundir intereses personales siempre en guerra con la causa pública ; combatir contra las pasiones, i valerşe de las mismas pasiones; preparar de léjos la ruina de los errores i de ciertas vanidades, i valerse de los mismos errores i vanidades,.., todo esto exije prudencia , carácter i un sistema seguido i bien convinado de operaciones. - Siempre que nos versamos en inminentes peligros, todo se pierde por la irresolucion i la lentitud. En tales casos la fria meditacion i la demora son como la medicina expectativa i los remedios paliativos en las grandes enfermedades, que solo sirven para precipitar al sepulcro. En las crisis de los estados se necesita una resolucion pronta, vigorosa i firme. Descubiertas las miras de la pru-dencia, deben ponerse en planta a todo riezgo; el riezgo mayor es el de la irresolucion. En tales casos la falta de resolucion es falta de ánimo, es vender la causa pública , i se muestra un espíritu abyecto, cobarde, e infeliz. El que acepta una comision, 'que pide ánimo exforzado i sublime, promete arrrostrar los peligros, i su cobardia es una verdadera traicion. ¿Para que tomó a su cargo la direccion de una nave, que no podia conducir entre tempestades i escollos? • Entrar en una revolucion es fácil, conducirla felizmente es difícil ; pero perderla despues que ha durado cierto tiempo, es obra de la necedad, i siempre el fruto de las pasiones i de los delitos. Porque es cierto, que de mil revoluciones que abortan, una se perderá por los esfuerzos i maquinaciones de los liberticidas, i todas las restantes caen bajo el peso de la desunion, de la ambicion, del interes, i de la cobardia.

La falta de talento i de economía política tiene una gran parte en estas desgracias, cuando los que están, o han estado a la frente de los negocios, no han sabido hacer amable la causa que sostienen, i no han procurado inspirar entusiasmo.

Millares de hombres valientes, encastillados en sierras, i a quienes solo falta para ser invencibles la voluntad de serlo, i el ardor de la imajinacion, vencerán, si quieren vencer. ¿Qué debe hacerse para lograr este objeto importantísimo? Dos cosas fáciles: la primera, que conozcan que venciendo se ha de mejorar su suerte; la segunda

que se inflame su fantasía tomando un vivo interes, i concibiendo un ardiente zelo por la causa de la patria. Examinaremos separadamente artículos tan interesantes.

Que convenga ganar el ánimo de los pueblos, es una verdad conocida de todos los políticos, i aun de los mas poderosos monarcas, que han ocupado los tronos mas firmes. ¿Cómo pues la olvidarán los gobiernos nacientes, débiles i vacilantes? El hombre es vario, pero en todas las edades, rejiones i climas es uniformemente impelido por la esperanza, por el temor i la opinion. Para que tome calor, i zelo en una causa, ha de esperar que el buen éxito de ella aumentará su prosperidad, o disminuirá sus infortunios. Si cree lo contrario, si la experiencia le demuestra que una cosa dicen las palabras i otra los hechos, se volverá enemigo o indiferente, recibiendo una gran frialdad, por exelente que sea la causa. Es cierto que en los principios de un jeneral trastorno no puede la administracion hacer milagros, i que es obra de los dias establecer i vivificar las fuentes de la abundancia i prosperidad jeneral ; pero los hombres están tan acostumbrados a contentarse con tan poco de parte de sus gobiernos, que se dan por bien servidos si no se les infieren nuevos agravios, i si se les conserva el buen órden, la justicia, i la tranquilidad interior. El hombre de talento es el que en medio de las amarguras de las revoluciones se introduce en la oscuridad de lo futuro, i se consuela con risueñas perspectivas. Pero no todos son hombres de talento, i aun hai casos en que estos mismos pier'den la esperanza i desmayan.

La falta de ventajas presentes se suple con la opinion; i cuando ésta enciende los ánimos i los corazones, hace

« AnteriorContinuar »