Imágenes de páginas
PDF
EPUB

pas, que le siguieron hasta las mismas riveras del Itata.

De nuestra parte murieron 80, i fueron heridos mui lévemente el benemérito, el intrépido, el digno coronel O'Higgins, i el valiente capitan de la gran Guardia Nacional, i comandante interino de la jeneral D.Diego Benavente: de alguna gravedad el capitan de milicias D. Martin Prast, i el alferez agregado a la Guardia Nacional D. Alfonso Benites, i puramente contuso el capitan de artillería D. Juan Morla, cuya bizarria se ha acreditado en todas las acciones en que ha tenido parte este oficial. Seria, Señor Exmo. un proceder infinito, si hubiese de ceñirme a individualizar todos i cada uno de los hechos que han distinguido la gallardia i brillantés del mérito de todos los jefes, oficiales i tropa de nuestra divisio. Por ahora me es imposible dar a W. E. este rato de satisfaccion i del mayor placer por hallarme un poco indispuesto: lo reservo sí para el parte jeneral, en que específicaré a V.E. el todo de las acciones con que se ha distinguido el valor i esfuerzo de dichos oficiales i soldados. Sin embargo, no puedo dejar en silencio el justo elojio que tan dignamente se merece el citado O'Higgins, a quien debe contar W. E. por el primer soldado capaz en sí solo de reconcentrar i unir heroicamente el mérito de las glorias i triunfos del estado chileno. Por último, el centro de nuestro ejército ya se halla situado i ventajosamente atrincherado en Buyuquin; pero sucede, Señor Exmo. que con diferencia de un cuarto de hora i por la distancia de tres leguas de nuestro campamento, no tuvieron parte en el dia de gloria que acabo de comunicar a V. E doscientos de nuestros intrépidos granaderos, que marcharon de dicho centro en socorro de la division que se estaba batiendo con el enemigo a virtud del aviso que a este efecto inmediatamente se comunicó, para que hubiesemos enteramente acabado ital vez concluido la campaña con la total ruina de este pirata.

Campamento del Roble 25 de Octubre de 1813.
Zave c4%ae/ Zava eta.
Exmo. superior Gobierno del Reino. . -
SR. GOBERNADOR INTENDENTE

Sábado 30 de Octubre.

NTEs de ahora i a presencia de las corporaciones tengo expuesto con la verdad i sencillez que me

son características cuanto ha pasado desde el 4 de Setiembre en los diferentes movimientos populares: por lo mismo he extrañado un oficio que aparece en el Monitor núm. 85, de D. Francisco Antonio Perez, Subdecano del tribunal de justicia, en que atribuye a equívoca imputacion cuanto dije en mi manifiesto sobre la parte que tuvo en la revolucion del 4 de Setiembre, i formacion de la constitucion. Conozco que los recientes infortunios tendrán su cabeza en estado de no recordar, que él fué uno de los concurrentes a las juntas que precedieron; i aunque no podré decir a punto fijo cuantas veces, pero sí que asistió a la última que se hizo el veinte i siete de Agosto a las ocho de la noche en casa de un deudo inmediato suyo, donde quedó acordado con su dictámen, i el de los demas que concurrieron, cuanto debia hacerse para la ejecucion del proyecto. Lo mismo sucedió para la formacion de la constitucion, i si procede de buena fé, confesará que alli se trató de ponerlo en la Junta, í que él fué uno de los diputados que pidieron a nombre del pueblo su publicacion. Recuerde tambien, que en el movimiento del 4 de Setiembre mis hermanos tuvieron las armas por unos pocos momentos, i que sus deudos i parientes quedaron en realidad con el mando de éstas i del gobierno. Reflexione D. Francisco, que mi papel es un manifiesto, i no contestacion al Semanario; que mi cabeza estaba en sus quicios, cuando lo dí al pueblo; en fin, que si lo vuelve a leer, solo encontrará verdades, que no debe avergonzarse de confesar, si procede a lei de hombre de bien. Mi corazon se resiente con solo oir el nombre de impostura; i como siempre me he conducido por principios de honor, jamas he podido tirar la piedra i esconder la mano, ni me ruborizaria confesar desnudamente un defecto, despues de haberlo cometido.

Deseo poner a cubierto mi opinion en el concepto del público, i al efecto espero que W. S. disponga se publique este oficio en el Monitor para que llegue a noticia de todos. *

Dios guarde a W. S. muchos años. Santiago 29 de Octubre de 1813.

[ocr errors][merged small]
[merged small][ocr errors]

A conmocion que causaron en los espíritus los últi

la. Semanarios i las ocurrencias de los dias anteriores, manifiestan la verdad de aquella máxima tan repetida: los hombres extrañan la libertad, cuando no están acostumbrados a ella. Rara fuerza la de la costumbre, radicada por la esclavitud! Se hace dura la libertad, el bien mas precioso de los mortales, i el mas acompañado de celestiales dulzuras! Si aspiramos a ser libres, si queremos dar la libertad a nuestros conciudadanos, acos— tumbrémosnos a sufrir los efectos de la libertad. La de la prensa es en los paises libres el gran baluarte de la libertad pública. Los hombres que han obtenido la confianza jeneral, deben sufrir que sus hechos i actuaciones se expongan a la vista de todos, para que reciban o la censura o la alabanza, i para que los pueblos no se equivoquen en sus elecciones, i en fin, para que conozcan si son esclavos, o si son libres. Los políticos aseguran, que la Gran Bretaña, i los Estados Unidos son libres, porque gozan de la libertad de la prensa. Igualmente saben todos, que por esta libertad de escribir florecieron con la gloria de la literatura Atenas, Roma, Paris, Londres etc. Las cadenas abaten al jenio; las águilas han de estar libres, para que se eleven i encumbren. Los periódicos de Estados Unidos han contenido cosas bien amargas contra Jaime Madison, presidente de aquellos estados. Yo me acuerdo haber leido en uno de ellos, que M. Madison gastaba anualmente seis mil pesos del erario público en gratificar a los periodistas, para que le

y

[graphic]

diesen elojios con el fin de ser reelecto presidente. Se dice, que aquel buen ciudadano lee con paciencia estos escritos, i se aprovecha de lo bueno que tienen. Ello es, que en Inglaterra i Estados Unidos apenas hai medida saludable adoptada por el gobierno, que no haya sido sujerida por los escritores. Todos saben cuanto se escribió desde 1801 contra el presidente Jefferson. Se dice en uno de aquellos papeles: “Es un deber sagrado, que todo hombre debe a su patria, exponer a sus conciudadanos la conducta de aquellos que presiden a los negocios públicos, i nunca mejor que ahora cuando los amigos del presidente nada perdonan para enzalsarlo, i a quien llaman con énfasis el hombre del pueblo.” Por lo que hace al deseo que se ha manifestado por la cesacion de la prepotencia militar, ese no es mas que reclamar por la libertad civil, siendo máxima inconcusa, que las armas deben estar sujetas al gobierno, i no el gobierno a las armas. Estas reclamaciones no han sido intempestivas: los que respiran libertad, deben en todos los momentos clamar i hacer solicitudes por el restablecimiento de la libertad. Se nos habria creido atacados del jeneral letargo, si no hubiésemos presentido el dolor de ver a la dulce patria pasar a mayor servidumbre, i remacharse sus grillos, despues de tan laudables esfuerzos, sacrificios i pérdidas. Confunde la idea de pelear i comprometerse para ser esclavos. Triste era la situacion de Norte América el año de 1774, i con todo, el congrero provincial de Nueva York dice al inmortal jeneral Jorje Washington, despues de aprobar su elevacion al jeneralato, asi: “Tenemos la mas plena seguridad, de que luego que se concluya

« AnteriorContinuar »