Imágenes de páginas
PDF
EPUB

, confesará que alli se trató de ponerlo en la Junta, i que él fué uno de los diputados que pidieron a nombre del pueblo su publicacion. Recuerde tambien, que en el movimiento del de Setiembre mis hermanos tuvieron las armas por unos pocos momentos, i que sus deudos i parientes quedaron en realidad con el mando de éstas i del gobierno, Reflesione D. Francisco, que mi papel es un manifiesto, i no contestacion al Semanario; que mi cabeza estaba en sus quicios, cuando lo di al pueblo; en fin, que si lo vuelve a leer, solo encontrará verdades, que no debe avergonzarse de confesar, si procede a lei de hombre de bien. Mi corazon se resiente con solo oir el nombre de impostura; i como siempre me he conducido por principios de honor, jamas he podido tirar la piedra i esconder la mano, ni me ruborizaria confesar desnudamente un defecto, despues de haberlo cometido.

Deseo poner a cubierto mi opinion en el concepto del público, i al efecto espero que V. S. disponga se publique este oficio en el Vonitor para que llegue a noticia de todos.

Dios guarde a V. S. muchos años. Santiago 29 de Octubre de 1813.

Luis de Carrera Señor Gobernador Intendente Dr. D. Joaquin de Echeverria.

Bulelcelleledelegeledacolllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll

cano

Sábado 30 de Octubre. culo de la continuacnon

A conmocion que causaron en los espíritus los últi

mos Semanarios i las ocurrencias de los dias anteriores, manifiestan la verdad de aquella máxima tan repetida : los hombres extrañan la libertad , cuando no están acostumbrados a ella. ; Rara fuerza la de la costumbre, radicada por la esclavitud! ¡Se hace dura la libertad, el bien mas precioso de los mortales, i el mas acompañado de celestiales dulzuras ! Si aspiramos a ser libres, si queremos dar la libertad a nuestros conciudadanos, acostumbrémosnos a sufrir los efectos de la libertad. La de la prensa es en los paises libres el gran baluarte de la libertad pública. Los hombres que han obtenido la confianza jeneral, deben sufrir que sus hechos i actuaciones se expongan a la vista de todos, para que reciban o la censura o la alabanza , i para que los pueblos no se equivoquen en sus elecciones, i en fin, para que conozcan si son esclavos, o si son libres. Los políticos aseguran, que la Gran Bretaña, i los Estados Unidos son libres, porque gozan de la libertad de la prensa. Igualmente saben todos, que por esta libertad de escribir florecieron con la gloria de la literatura Atenas, Roma, Paris, Londres etc. Las cadenas abaten al jenio; las águilas han de estar libres, para que se eleven i encumbren.

Los periódicos de Estados Unidos han contenido cosas bien amargas contra Jaime Madison , presidente de aquellos estados. Yo me acuerdo haber leido en uno de ellos,

que M. Madison gastaba anualmente seis mil pesos del 'erario público en gratificar a los periodistas, para que le

diesen elojios con el fin de ser reelecto presidente. Se dice, que aquel buen ciudadano lee con paciencia estos escritos, i se aprovecha de lo bueno que tienen. Ello es, que en Inglaterra i Estados Unidos apenas hai medida saludable adoptada por el gobierno, que no haya sido sujerida por los escritores. Todos saben cuanto se escribió desde 1801 contra el presidente Jefferson. Se dice en uno de aquellos papeles : “Es un deber sagrado, que todo hombre debe a su patria, exponer a sus conciudadanos la conducta de aquellos que presiden a los negocios públicos, i nunca mejor que ahora cuando los amigos del presidente nada perdonan para enzalsarlo, ia quien llaman con énfasis el hombre del pueblo.

Por lo que hace al deseo que se ha manifestado por la cesacion de la prepotencia militar, ese no es mas que reclamar por la libertad civil , siendo máxima inconcusa, que las armas deben estar sujetas al gobierno, i no el gobierno a las armas.

Estas reclamaciones no han sido intempestivas: los que respiran libertad, deben en todos los momentos clamar i hacer solicitudes por el restablecimiento de la libertad. Se nos habria creido atacados del jeneral letargo, si no hubiésemos presentido el dolor de ver a la dulce patria pasar a mayor servidumbre, i remacharse sus grillos, despues de tan laudables esfuerzos, sacrificios i pérdidas. Confunde la idea de pelear i comprometerse para ser esclavos.

Triste era la situacion de Norte América el año de 1774, i con todo, el congrero provincial de Nueva York dice al inmortal jeneral Jorje Washington , despues de aprobar su elevacion al jeneralato, asi: “Tenemos la mas plena seguridad, de que luego que se concluya esta importante contienda, renunciareis el empleo que se os ha confiado, i volvereis a ser nuestro mas digno conciudadano” La grande alma de Washington le responde: "aunque no dejo de ser un ciudadano cuando me encargo, como soldado vuestro, de las fatales pero necesarias operaciones de la guerra, me juntaré con vos en aquel momento dichoso, en que restablecida la libertad americana sobre firmes i sólidas bases, pueda yo volver a mi privada condicion, para vivir en el seno de una patria libre', pacífica, i feliz.” Asi hablaba el grande hombre que solo conoció la noble ambicion de conquistar los derechos del jénero humano, i de dejar a su patria en libertad, seguridad i prosperidad. Asi hablaba, i cumplió sus promesas el hombre eminente, que despues de haber arrostrado todos los peligros, i devorado todos los disgustos por lograr sus altos designios, volvió, a su parecer, a la pacífica oscuridad, como si pudiesen permanecer en oscuridad la virtudes heroicas, i un nombre brillante, guardado por el voto público en el templo de Ja fama. io · Tiempo es de que los ánimos se ocupen únicamente del sublime i árduo objeto de la libertad i seguridad pública. En su presencia deben enmudecer los resentimientos i animosidades. Los hombres útiles deben colocarse, sean cuales fueren sus particulares afectos. Sostenemos la causa de la patria, no los intereses de algun partido. Los talentos i la virtud deben buscarse, i ponerse en accion en cualquiera parte donde se encuentren. Una conducta semejante ha salvado en todos tiempos a las repúblicas, las ha dado consistencia, triunfos i gloria. Solo la union, el valor, la honradez, i los talentos pueden salvarnos. Estas cualidades son tan necesarias en las armas como en las majistraturas. Tenemos enemigos, i la libertad está siempre amenazada. Si observamos la revolucion actual en todos sus puntos, sin exceptuar uno solo, sea en Quito, Caracas etc. veremos que el enemigo se ha presentado siempre con fuerzas débiles, i que éstas han crecido por los defectos interiores , en que han tenido la mayor parte unos majistrados sin resolucion, facciosos, i sin luces. Cuando proclamamos libertad, es necesario hacer gustar a nuestros conciudadanos las dulzuras de la libertad, para que la amen i peleen por ella.

En fin, yo repito las palabras de Lucio Junio Bruto: (*) --"Concluyo observando, que ha llegado el tiempo en que todo hombre virtuoso i bien intencionado debe olvidar las consideraciones privadas i de partido, i formar una union mas grande i mas duradera. Sea que haya estado en oposicion con Jefferson, o que haya aprobado la politica contemplativa e infeliz de Adams, o haya admirado las miras justas i brillantes talentos de Hamilton, es ya el caso de que los verdaderos amigos de su patria hagan una causa comun en favor del bien público contra el enemigo de todos.”

Camilo Henriquez

(*) Un escritor de la revolucion de Estados Unidos.--El Editor.

« AnteriorContinuar »