Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Jueves 11 de Noviembre.

o a algunos cosa de poco momento la existencia i tolerancia de los enemigos interiores, siendo cierto que son en extremo perniciosos. Con su auxilio cuentan los tiranos, como consta por sus contestaciones, i por los proyectos de conquista e invasion propuestos al gobierno de Lima. Ellos les hacen propios, les comunican noticias interesantes, i los exitan a atentados i a violen— cias. Ellos forjan i esparcen nuevas falsas, i cuando hai algun suceso adverso, insultan con una alegria provocante i sanguinaria. Nada omiten en fin, para conservar i aumentar una faccion que respira odio i sangre contra los patriotas e hijos de América. La posteridad creerá difícilmente que se hubiesen tolerado en el seno de la pa— tria estas vívoras, estas pestes destructoras, estas semillas de desorganizacion i confusion, contra la conducta de todos los pueblos del universo. Ella no podrá decir si esta infeliz tolerancia proviene de locura, de ignorancia, de miras perversas, de complicidad, de debilidad o de la naturaleza de la administracion, tal vez miserablemente organizada. No obstante, se equivocará el que piense que solo los liberticidas i los conspiradores son los enemigos internos. Hai otros no menos perjudiciales. Tales son principalmente los que siguen— Los protectores decididos de los enemigos interiores declarados, o suspectos, llamados vulgarmente sarracenos. Los que abogan por ellos, disculpándolos, finjiendo escrúpulos, i proponiendo remedios paliativos. Los que hacen odiosos el adoptado sistema con hechos i exposiciones de inmoralidad, corrupcion, desórden, irrelijion, violencia i libertinaje. Los que de cualquier modo se opongan a la reforma i remedio de estos i otros exesos: i en fin, cuantos tienen parte en que conciban los pueblos la falsa i diabólica idea de que el sistema de la patria se encamina a producir la licencia, la impiedad, la disolucion, i todos los delitos, i no a promover la prosperidad jeneral.

[graphic]

(Del mismo.) * Exxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxte AL EDITOR DEL MONITOR. Juéves 11 de Noviembre.

da revolucion americana, siempre se manifestará por uno de los sucesos mas dignos i memorables en la historia de las naciones. Ella no ha sido meditada por la ambicion i orgullo de los tiranos, de cuyos triunfos precedidos de la desolacion, los horrores, i la muerte, era por consiguiente la mas dura opresion e infelicidad el preciso resultado, o mas bien el fruto de las perversas ideas de un solo hombre. Todos los demas prosternados ante él supersticiosamente le veneraban como a un semiDios, i aun recibian por beneficios las plagas mas terribles, porque venian de su mano. Cuan distinto i laudable es el objeto que se propone el nuevo continente en su convulsion polítical Restituir a su primitiva libertad inmensos pueblos para posesionarlos en el goze de sus derechos: dictarse leyes suaves i benéficas para su conservacion, utilidad i réjimen interior: adelantar su ilustracion por medio de las ciencias i las artes: fomentar los ramos de su industria nacional i todos los manantiales de la felicidad pública; i en fin, acreditar de verdaderos hombres a los que la arrogancia europea tuvo el descaro de dudar si lo eran. Tales son los fines que promueve, no el mero capricho o particular conveniencia de un individuo, sino la misma razon sancionada por el voto jeneral i uniforme de millones de infelices, que han jurado exhalar los últimos alientos en las aras de su patria por mejorar su suerte i la de sus descendientes. ¡Que contienda tan noble i tan heroica en obsequio de la misma humanidad ella, cuando en si es de un lauro eterno para el nombre americano, es de perpetuo oprobio, execracion e ignominia a sus en emigos, como opuestos a la causa mas natural i justa que emprendieron los mortales. Ah! la posteridad mas remota escasamente creerá que hubo hombres tan impios, tan débiles i tan insensatos. Convencido el pueblo chileno de estas verdades, tiempo es ya que desplegue de una vez su enerjía i entusiasmo; no sea solo otro pueblo americano quien ocupe las pájinas de la historia i arrebate la admiracion de los siglos: tenemos una parte activa en la obra mas grande que hasta ahora presentan los fastos del universo. Compatriotas no creo que la influencia del clima por la aproximacion de los he- . lados Andes sea motivo de este desmayo, o falta de electricidad: la memoria de nuestros ilustres projenitores, sus timbres i sus glorias, alto honor del belicoso Arauco, anuncian lo contrario. Preciosos Manes! vosotros clamais desde la morada umbrosa por una justa satisfaccion, i los jenerosos chilenos no podrán menos de aplacaros!

ánonema

* 2222.388.232S2O3SOOSO303230222.38828.372.833. 233.329

AL EDITOR DEL MONITOR.

Sábado 13 de Noviembre.

#. ilustre español Luis Vives escribió una preciosa - obra intitulada De causis corruptarum artium: a su ejemplo debemos examinar las causas de otra corrupcion peor, a saber, la corrupcion de los pueblos. Como nues-tros pueblos actuales envuelven en su masa un fermento o una levadura diabólica, que llaman La faccion de los sarrracenos, conviene averiguar ante todas cosas, la causa de que estos hombres sean sarracenos. Digo estos hombres, porque aunque el sarracenismo, no admitiendo los derechos con que la naturaleza ennobleció al jénero humano, hace difícil creer que un sarraceno sea un ente racional, con todo el pueblo los tiene por hombres, i yo respeto la opinion del pueblo. Aqui viene bien el Majis— ter meus est populus. Ello es, que no parece hombre el que niega que el hombre deba ser libre, i que toda una nacion pueda elejir la forma de gobierno que mas le convenga, i tampoco parece hombre el que desea la muerte, la infamia i todos los males a unos pueblos, que no le han hecho mas daño que haberlo vestido cuando vino de su tierra en pelota; haberlo curado en sus hospitales etc. pero el pueblo los tiene por hombres, i Majister meus est populus. No siendo suficiente la figura de hombre para que sea uno reputado por hombre, pues el Horangutang tiene figura de hombre, i con todo es un animal de las selvas, me han dicho algunos del pueblo que se les tiene por hombres porque tienen el agua del baustismo. Alabo el saber del pueblo: Majister meus est populus. Yo no sé si el pueblo será tan induljente con los patricios sarracenos. En verdad, estos son sarracenos o porque desean obtener de Cádiz ciertos empleos, que viniesen de allá como venian antiguamente las anchetas que remitian bien vendidas aquellos monopolistas, o porque temen perder los empleos que ya obtienen de resultas del nuevo órden de cosas, que llaman nuevo sistema. Mui erradas están las cuentas de estos entes, que no se yo lo que son. Pónganse bien con el pueblo, i no perderán lo que ya tienen, i lograrán lo que no tienen. Pero sigamos con método el asunto. He tomado a cuestas un negocio bien pesado, i es mas difícil asignar la causa del sarracenismo de muchos, que subir un cerro con un cañon de artillería. En efecto, mi amigo Pancirola no puede ser sarraceno por amor al gobierno de España, porque si hubiese amado a aquel gobierno, no habria sido ántes contrabandista, esto es, ladron del gobierno. Tampoco puede ser sarraceno por la misma causa Patamagno, (") porque no puede amar a la España un hombre que allá lo pasó tan mal, tan aperreado, con tanta miseria, i a quien aburrieron sus paisanos, i que no supo que era vivir como jente hasta que vino a América. El pobre Bolimbroquio no puede ser sarraceno por la esperanza de algun empleo que le venga de España, lo uno porque no tiene plata con que comprarlo, lo otro porque es un animal. Tampoco Rusticán puede ser sarraceno porque pueda esperar algo de España, i es la razon, que en tiempo del sistema antiguo jamas logró nada, ni hubo paisano suyo que le hiciese caso, porque todos saben que es hombre inútil i de mui mala cabeza.

[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]

(*) Apodo con que eran conocidos algunos españoles al principio de la revolucion.—El Editor.

« AnteriorContinuar »