Imágenes de páginas
PDF
EPUB

bres permanecen los mismos. Entonces ya no hai proporcion entre la lei que manda, i el individuo que debe obedecerla. Esto hemos visto, i esto nos aflijirá mas de una VeZ, 3 a - o * - e Ciudadanos, quereis república, i no quereis haceros republicanos: quereis libertad, i no quereis hacer lo que se necesita para ser libres! Si hablais de igualdad, asignad una noble medida de justicia, de valor, i de beneficencia, i decid: esta es la altura del verdadero ciudadano: nosotros reconocemos por nuestro igual a todo hombre que se eleva hasta aquí. No bastan las virtudes de los ciudadanos para la conservacion i prosperidad de las repúblicas; el gobierno debe dar el ejemplo, i el tono. La virtud del gobierno consiste en la eleccion de sus ajentes, en la dulzura de sus providencias, en la fidelidad a sus tratados, en la economía de los gastos, la utilidad de los establecimientos, en la distribucion de las recompensas, en fin, en aquel zelo i solicitud que averigua los males i sus causas, reprime las injurias, destruye a los malvados, endulza las calamidades, dá proteccion al desvalido, i padres a los huérfanos. - -

[ocr errors]
[ocr errors]

onacios, que puo EN LA solEMINE APERTURA DEL SUPREMo cosemeso NACIONAL DE CHILE EL CIUDADANo HENRIQUEZ, Diputapo DEL Mismo Augusto CUERPo, EN LA CATEDRAL DE sANTIAGo EL DIA 4 DE JULIo DE 1811 (")

- INTRODUCCION DEL EDITOR ARIENTINo.

til las ruinas de la libertad chilena se observa oculta la ilustre produccion que damos a luz en las siguientes pájinas. Llegó a manos del jeneral San Martin despues de haber triunfado en Chacabuco, i conociendo su mérito, la ha remitido a esta capital con especial encargo de su impresion. ¡Que honor no hacen al héroe de los Andes tan insignes desvelos. El ciudadano Henriquez dijo esta oracion en la apertura del Congreso Araucano en el año de 1811, habiendo precedido la aprobacion del mismo augusto cuerpo, que examinó i encontró conforme a sus sentimientos esta obra digna de la ilustracion, de la piedad, i del patriotismo de su autor. Llamamos la atencion a varios periodos en que se habla del rei Fernando con adhesion i con ternura; lo, que prueba evidentemente, que las pretensiones de los americanos fueron en los principios conformes a los deberes de la lealtad, i que no se han seducido los pueblos con las teorías de un jacobinismo exaltado. La injusticia de los españoles i la conducta del rei despues de su cautiverio han relajado nuestros vínculos. Nuestras máximas (*) Esta oracion la hemos adquirido en estos dias solamente a pesar de nuestra solicitud para buscala en todas partes desde que principiaron nuestros trabajos. Su impresion ha sido hecha en Buenos Aires por disposicion de aquel gobierno el año de 1815, en que la dedicó Camilo Henriquez al Senado i pueblo arjentino, durante su emigracion en aquella república.—El Editor.

[ocr errors]
[graphic]

nada han tenido que hacer con la estabilidad de los tronos i con el imperio del órden i las leyes. Los españoles nos calumnian i esta es la última de sus hostilidades. Las pruebas de estos conceptos se encontrarán en la oracion del ciudadano Henriquez, que esperamos sea acojida con aprecio i reconocimiento por todos los patriotas, i considerada como uno de los mas nobles monumentos de nuestros primeros esfuerzos por la salud i la gloria de la patria.

AL SENADO I PUEBLO BONAERENSE.

CAMILo HENRIQUEz.

Vos que llenais el mundo con célebre renombre,
Restaurando en los pueblos la majestad del hombre:
Cuyas solicitudes, i profunda prudencia
Del error, i del crímen extinguen la influencia,
Esa influencia odiosa, que degrada i oprime:
Que haceis oír las voces de la verdad sublime,
Nocíones sacroSantas, principios celestiales,
Que la opresion encubre a los ciegos mortales:
Vereis este discurso con apacibles ojos.

La verdad es intrépida, varonil, animosa:
Es carácter i aliento del alma jenerosa.
Los débiles la temen: i su semblante augusto,
Que descubre atentados, horroriza al injusto.
La verdad es temida de siervos i tiranos.

Empero la proteje una mano invisible.
Su jérmen es eterno; su fuerza irresistible.
La razon se adelanta, aunque su marcha es lenta.

Suceden pueblos blandos a los pueblos atroces.
Las naciones estúpidas, bárbaras, i feroces
A la verdad hicieron porfiada resistencia;
Mas penetró las sombras la luz de la evidencia.
Venció errores extensos, obra de muchos siglos.

De un letargo profundo, de un abismo de daños
Se levantan los pueblos i lloran sus engaños.
Ya con desprecio miran los juegos de su infancia.

Se fatigan los hombres de sus largos martirios
Destrozan sus cadenas: maldicen sus delirios.

Los que jamas pensaban, piensan ireflexionan,
La libertad proclaman, de ser libres blasonan.
Examinan derechos, i encuentran muchos vanos:
No son ya los abusos venerables ancianos.
Instituciones rancias encuentran bien pueríles: -
Ya contemplan asuntos recónditos i sérios.
Los ánimos penetran políticos misterios. -
Se abisman en las sombras, i hallan la luz en ellas.

Tal vuelo emprende hoi dia el jémio americano,
En quien su antigua pompa cobra el linaje humano.
Esfuerzos jenerosos Insólitos, divinos -.
En esfuerzos tan altos los héroes arjentinos
0! ¡Cuan se distinguen I cuan gloriosamente r
Alzasteis en América la majestuosa frente,

[ocr errors]

. . s - " . . . - I de vuestras provincias los grillos se rompieron. Sed libres, les dijisteis, i todas libres fueron.

Peleasteis, i vencisteis, os cubristeis de gloria. - ,
Celébre vuestros hechos la musa de la historia
Yo os vea en paz profunda libres i venturosos.-

tivas sublimes, i resultados espléndidos, aunque es cierto, que se necesitan pocas luces para conocer que las ventajas particulares i el órden dependen de un gran centro i cuerpo de fuerza, i de la prosperidad jeneral. I si los consejos de los pueblos deben buscar lecciones de sabiduría en los ejemplos de las naciones ilustres i felices, la misma América ofrece un gran ejemplo. Cuando despues de la paz de Paris de 1773 adoptó el gabinete británico un nuevo sistema para gobernar sus colonias, la distincion en prerrogativas, que hacia entre los súbditos de un mismo príncipe residentes en diferentes orillas del Atlántico, llenó a las provincias de Norte América de inquietudes i disgustos. Hallándose separadas unas de otras por grandes distancias, i sin coneccion en sus lejislaturas municipales, el sentimiento del comun peligro les inspiró la idea de formar un cuerpo representativo compuesto de diputados de cada una de las colonias para entender en los intereses i defensa de todas. Desde entonces la revolucion adquirió consistencia i crédito, se cimentó la union interior; se hizo la guerra cauSa comun; se organizaron fuerzas suficientes; i una república compuesta de trece repúblicas, un congreso americano que combatia contra un congreso o parlamento europeo, (que si os parece podeis llamar Cortes, ) gozaba de la aptitud i disposicion necesaria para lograr alianzas, o a lo menos relaciones de proteccion. En verdad, como las potencias antiguas son tan grandes, no ponen los ojos en pequeños estados, a no ser que sea para absorvérselos. Subsistió este congreso, variándose los diputados en diferentes épocas hasta la conclusion de la guerra revolucionaria, i pocos años despues de ella; disfrutando en

« AnteriorContinuar »