Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small]

Mas tú, no sé porque lo eres,
Pues no sirves de otra cosa
Que de zumba i de irrision.
Chitón etc.

¡Que muchedumbre de jentes
Se columbra allá detras!
Viene en una anda con ellas
* La santa Brutalidad.
Estas jentes son pacientes,
De rara tranquilidad,
I ejemplar resignacion.
Chitón ete.

Oh! que tentacion de risa!
En su anda viene el santo Ocio
Con matesito en la mano,

Con dos laques, i con poncho:
Viene con lazo i con grillos,
I bien vendados los ojos,
I asi se rie el simplón.
Chitón etc.

Bajo dos montes de nieve,
Estropeado, hecho una lástima,
Viene temblando de frio
El Entusiasmo en otra anda:
Oprime con su pie helado
Del noble jénio las alas,
I tus pinceles, Rejon. (")
Chitón etc.

El difunto vejestorio 9

(*) El Sr. Irizarri como hemos dicho antes—El Editor.

[merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small]

- te DE coNCEPCION: habeis sufrido todos los

males consiguientes a una guerra inopinada, i en que el gobierno no pudo preparar todas las providencias que os salvasen de los desórdenes de algunos subalternos que abusando de la confianza de los superiores, tratan de satisfacer su codicia, i demas pasiones criminales. Pero contad con la primera de vuestras satisfacciones, la paternal resolucion con que vuestro gobierno abandonando todos los cuidados del estado, ha volado al teatro de la guerra para oir vuestros clamores, vengaros de los ultrajes padecidos, e indemnizaros en cuanto se halla a sus alcanzes, i a las facultades del erario. Marchad presurosos a consolaros, i exponer vuestros males a unos hombres, que acompañándoos en el dolor de vuestras desgracias, solo aspiran a remediarlas. No olvideis tampoco, que el oríjen de estos males ha provenido de la agresion mas injusta, i del abuso mas escandaloso de la amistad, la confianza i la inocencia. Preguntadles a esos tiranos, que hoi hipócritamente proclaman la relijion i la humanidad, si acaso hallaron alguna vez que estos divinos principios les dictasen la invasion inopinada de unos pueblos inocentes i relijiosos. Preguntadles cuales son los bienes a que os convidan. Hasta ahora solo visteis un buque cargado de obstinados i despreciables europeos, todos graduados de oficiales, para venir a mandar vuestras tropas sin confiarse ni aun en los partidaríos que mantenian en este reino. Hasta ahora solo sabeis que se trataba de formar un numeroso ejército de vuestros hijos para pasarlos a las provincias del Rio de la Plata a pelear con vuestros hermanos a fin de destruirnos mútuamente, i en donde vuestros males no pudiesen ser consolados siquiera con las lágrimas de vuestras madres i esposas. Hasta ahora no os han dicho si os dejarán en el libre comercio que gozabais: en la posesion de ver llamados a los empleos a vuestros hermanos i paisanos: de libertaros de remitir a España cuantos caudales producia vuestro precioso suelo i el sudor de vuestra frente: si podreis trabajar i vender las obras de vuestra agricultura e industria a todos los hombres, o solamente a los comerciantes de Cádiz: si invadidos por algun extranjero tendrán ellos fuerzas, marina i amor para defenderos, lo que jamas hicieron en tres siglos: si ya vuestros sacrificios, i los servicios que les hagais, merecerán que un americano sea apreciado, o siquiera correspondido de los europeos: si componiendo la América la mitad de la tierra, i su poblacion española 17 millones, le han concedido una voz igual para tratar de los beneficios públicos, a la que tiene el pequeño i conquistado rincon de España: si os han dicho quien es este Abascal que pretende el imperio de Chile, donde están sus poderes, i las órdenes de Fernando que proclama. Si en el momento en que deben lisonjearos para seduciros, nada de esto os han dicho, i si por el contrario sabeis que su constitucion i las cortes os han prohibido casi todos estos bienes por leyes expresas i constitucionales; si la experiencia os enseña, que a los americanos que les entregaron a Caracas los envenenaron: que Goyeneche i Tristan, esos infelices americanos que vendieron su patria i su sangre por servirlos, marchan prófugos i esperando la muerte a cada momento: que la ciudad de Méjico no ha recibido hasta ahora otro premio de su resistencia a los patriotas que los insultos públicos con que aquel consulado los ultrajó en las mismas cortes: que en Buenos Aires proyectaron pasar a cuchillo a los americanos: si todo esto es lo que os manifiesta la experiencia de vuestros ojos, decidles ¿qué es lo que entienden por el camino del órden, de la justicia i de las leyes, a que segun dicen, os van a conducir? Pérfidos Ellos pudieron sostener la causa de España, si hubieran correspondido a los inauditos sacrificios que hizo la América el dia que nos llamaron sus hermanos, i nos prometieron igualdad de derechos. Pero en el acto que recibieron nuestros caudales, nos negaron hasta la esperanza de su compasion. No son pues ellos de los que recibireis los consuelos de los males que primariamente os han orijinado. Infelices de vosotros, si aniquilados ya enteramente sus ejércitos del Perú por el virtuoso i valiente Belgrano, les quedára el único arbitrio de volver a formar tropas de vuestros hijos i hermanos i conduciros a los helados desiertos del Potosí. Entre tanto pues, que en el congreso jeneral que acaba de convocarse para fines de Enero, dic

[graphic]
« AnteriorContinuar »