Imágenes de páginas
PDF
EPUB

resistencia i disgusto de un pueblo desarmado, i a quien se habia prometido toda seguridad: algunos de los mas zelosos del pais perecieron en los patíbulos, otros fueron trasportados a la Habana , i murieron en sus calabozos. Por tanto, Terraza , ten entendido, que el que no tiene hombria de bien para guardar su palabra i promesas , tiene bastante inmoralidad para quebrantar i burlarse de sus juramentos.

La respuesta a la segunda pregunta la hallarás en una obra que ha de publicarse, intitulada: Juicio de residencia de los Monitores: su autor J. A. R.

Pero no sé cuando esta obra verá la luz, porque su autor es individuo de la sociedad de los Modorros, i es constitucion de aquella sociedad que el exámen de toda ella preceda a la publicacion de las obras de sus miembros; i este exámen no tiene cuando hacerse. Basta la falta o ausencia de un miembro para que no se haga nada en las sesiones, i se entorpezca el despacho de los asuntos. A veces se ocupa el tiempo en frioleras i pequeñeces, i se omite lo mas principal. Otras veces todo se vuelve disputas. ¡Lo que es depender de muchos la resolucion de las cosas ! Uno solo de los individuos que sea pesado, locuaz, o tonto, basta para que no se haga nada, i para que si algo se hace, no sea bueno ,' ni a tiempo. Mucho ha perdido dicha sociedad por no resolver con prontitud: sojala se enmiende! que ciertamente entonces veremos obras grandes, i dignas de la alabanza del universo. El autor de dicha obra lo es tambien de una hermosa comedia, que ha enviado a imprimir a Londres, cuyo título es: Que despierten los Modorros i se verá si son jentes.

Aguarda pues con paciencia la grande obra, buen Ter

raza, que ya no puede tardar, porque de todas partes se reunen socios para el exámen, i socios de alto mérito.

Entre tanto, Dios N. S. te conserve en su santa i digna guarda.--B. T. M.

Cayo Horecia.

[blocks in formation]

A modorra es para algunos

Enfermedad habitual :
I no lo digo por mal. .

No te admires buen Terraza,
Si hai hombres aguantadores,
Que aunque pujen bajo el yugo,
No se menéan, ni corren. !!!!
La causa de esta extrañeza", i
Es que aunque les den 'azotes,
Siempre dormidos están. in
I no lo digo por mal,'.

Unos les prometen palos,
Otros destierros, i aun horcas;
I si tú crees que murmuran,
No murmuran, sino roncan.!!
Por eso yo me presumo cos?
Que en proyectos, i en reformas
Soñando suelen andar. '

nis,

I no lo digo por mal.

Ya ves aquel sarraceno,
Que pretende con audacia
Minar los planes mas justos
I el sistema de la patria.
Él funda en nuestra modorra
La mas segura confianza
De su impunidad total.
I no lo digo por mal.

Yacía en profundo sueño
La española monarquía ,
Dominaba la modorra
Desde el trono a la cocina :
De España aprendió la América
A consumir noche i dia
En sempiterno roncar.
I no lo digo por mal.

Si mirases ultrajados
Los mas dignos personajes,
Las canas de D. Aurelio ,
De Emilio, i Fausto el carácter,
I el respeto de otros muchos
Sujetos recomendables;
Es porque durmiendo van.
I no lo digo por mal.

¿Ves lanzar fuego i metralla Aquellos dos patriotazos ? Pues estos son defensores :. De los mas sarracenazos. 1..? Ellos se empeñan por ellos,

I trabajan por librarlos
Con su opinion i caudal.
I no lo digo por mal.

¿No escuchas de aquel convite
La algazara i el estruendo ?
Pues son los vivas i brindis
De furiosos sarracenos.
Ellos insultan sin miedo
Confiados en nuestro sueño,
Que es un letargo mortal.
I no lo digo por mal.

. (Del mismo.)

Bulelillllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllisellelelselling

CARTA AL EDITOR DEL SEMANARIO.

Sábado 11 de Diciembre.

NM pi caro Cayo: La ereccion de la república del Pa

raguay debe ser mui lisonjera a un jenio tan republicano como el tuyo, i mi amistad faltaria a sus deberes, si no te felicitase con mil parabienes por este grande acontecimiento, fomentando al mismo tiempo tu placer con provocarte a un discurso sobre la materia. Es mui agradable hablar de lo que gusta.

Yo no admiro que se haya concentrado el poder ejecutivo en dos ciudadanos. La unidad de las resoluciones, la severidad del sijilo, i la prontitud de la ejecucion han exijido siempre esta reduccion del gobierno. Pero ¿por qué se coloca precisamente en dos cónsules? ¿Por qué a cada uno de ellos se le encomienda una fuerza ? ¿Por que toda esta no se confia a uno solo? En tal caso deberia recelarse que el amor propio los condujera al despotismo, especialmente faltando una lei constitucional de la cual se derivase la bondad del que gobernase, i no de de su propia virtud personal, siempre expuesta a dejenerar, como desgraciadamente se ha visto en un Cesar, en un Bonaparte, i en todos los que han renunciado la ciudadania para ser los tiranos de su patria.

Estos inconvenientes desaparecen distribuida la fuerza entre dos cónsules, que como los de Roma conserven aquel equilibrio necesario, i de propio interes, para que el uno no prepondere sobre el otro, quedando por otra parte el poder de ambos balanceado con el del congreso de mil, que a semejanza de los Eforos, i Gerontas de Grecia, o de los 300 Padres conscriptos contrapesen por sus relaciones la grandeza de los gobernantes.

El Paraguay, en efecto, ha exedido a mi parecer la política de las repúblicas antiguas en multiplicar sus congresales a un número tan crecido. Asi la importancia de esta corporacion será a proporcion de las familias que ella abraze, ia nada menos podrá extenderse que al alcance jeneral de casi todo el pueblo interesado en esta grande obra de sus votos. Esta eleccion popular es una especie de democracia que universaliza el influjo en los negocios públicos hasta el último ciudadano. De esa suerte irá desvaneciéndose progresivamente aquel hábito infeliz de respeto del pueblo llano a los aristócratas : se deprimirá el orgullo de estos : se buscará para los destinos la virtud i capacidad, no los vanos títulos de la sangre: se conocerán los hombres : no recaerán los empleos sobre un círculo estrecho de egoistas : cada hombre será un ciudadano ; cada ciudadano tomará interes en el bien de su patria, por

« AnteriorContinuar »