Imágenes de páginas
PDF
EPUB

biernos inícuos i despóticos corrompen los sentimientos de la naturaleza i hacen inmorales a los hombres. La ignorancia, cuando ha dominado por largo tiempo, opone a las verdades mas sencillas un muro formidable. Los papeles publicados en estos últimos tiempos tienen que chocar contra densos i fuertes errores esparcidos mucho ántes que ellos. La ambicion, el interes, la injusticia se sirvieron de la imprenta, que debia ser el órgano de la razon, iántes que la razon despertase, habian impresas mas falsedades que verdades. Si se fundaron cátedras, i se permitió a los profesores que hablasen sobre las leyes, i sobre la soberanía, era con la condicion de que hiciesen respetar la constitucion existente. Ellos podian ser difusos, oscuros, inelegantes, con tal que no atasen el edificio de la usurpacion, i no preparasen el ánimo de sus discípulos a reclamar los derechos populares.

[ocr errors][merged small][merged small][merged small][graphic][graphic]
[merged small][merged small][merged small][ocr errors]

SOBRE LA PAZ JENERAL.

Sábado 25 de Diciembre.

N convienen en que la pacificacion, o la continuacion de la guerra en el continente europeo ha de influir mui poderosamente en la suerte de las Américas; veamos pues que puede deducirse del estado actual de las cosas, i que se piensa en Europa acerca de este objeto. En la gaceta de Presburgo de 29 de Junio se dice: “Cuando todas las potencias de Europa, que aun conservan su independencia, se reunen para poner límites a la ambicion de la Francia; cuando debe cesar la subyugacion del continente a causa de estar despierto: cuando la Francia no puede sin hacerse ridícula, repetir a la Inglaterra que ella es la soberana del continente europeo, i que puede poner límites a su poder marítimo: cuando es manifiesta la nulidad de una paz separada, i se ha concluido la obstinacion que llamaba guerras sobre guerras: entonces es cuando se oye la voz de paz, i el emperador frances, proponiendo un congreso para la paz, establece un armisticio para poner término a la efusion de sangre; imientras habla de sensibilidad, parece que quiere hacer creer que no tiene él parte en la produccion de las miserias que por espacio de diez años han aflijido a la Europa.” “Pocos tienen por sinceras sus propuestas: todos conocen que son artificios para ganar s tiempo. No es esta nuestra opinion. La Francia se ve obligada a hacer la guerra con sus propios recursos, i ya no puede continuarla, i Napoleon, como fundador de una nueva dinastía, debe acumular sacrificios sobre sacrificios. El teatro de la guerra se extiende desde el Tajo al Neva, i desde el Danubio al Occéano helado. La España se ha convertido por el espacio de cinco años en un desierto, i ha sido el sepúlcro de los ejércitos franceses. Las llanuras de Rusia se cubrieron con los cadáveres de trescientos mil guerreros franceses. Todas las colonias de la Francia están en poder de la Inglaterra, i no tiene medio alguno para recobrarlas por la fuerza. La América española se ha separado ella misma de la madre patria, i quiere usar para si misma de sus propios rccursos; desprecia las insinuaciones del ministerio frances, iguarda todas sus producciones exclusivamente para la Inglaterra. Toda la Europa está en conmocion, i rehusa prestarse a una influencia, que ha causado sus infortunios. Bajo tales circunstancias es natural el deseo de la paz, aun en los que mas gustan de la guerra. “Pero ¿cómo se cumplirá este deseo?” “Se dice que en Praga ha de reunirse un Congreso para establecor la paz jeneral, i que han de aparecer en él los plenipotenciarios de Francia, Estados Unidos, Dinamarca, Rei de España, i los Principes aliados de Alemania e Italia por una parte, i por la otra los plenipotenciarios de Inglaterra, Rusia, Prusia, los insurjentes españoles i los otros aliados de las potencias belijerantes, entre los cuales debe ser reconocida la Suecia. Se añade que estos principios convienen con las miras de la Austria.” “Es cierto que si se establece una paz de alguna duracion, ha de ser la obra de un Congreso, i no de unas negociaciones como las de Tilsit i Viena; pero la dificultad está en quienes han de ser admitidos al Congreso. ” “Si el emperador frances hace que concurran los plenipotenciarios de Estados Unidos, no se sabe porque no concurren los de Turquía, Persia, i los de las repúblicas de la América española. Los Estados Unidos no tienen mas interes que el del comercio; su política es particular; asi no sé que tienen que hacer en el congreso, sino es retardar las negociaciones.” “Aun es mas notable que concurran los insurjentes españoles con el rei José, porque entre ellos no puede ha ber capitulacion; los españoles insisten que José evacúe la España, i José en que no hayan insurjentes en Éspaña.” - “¿A que van al congreso los príncipes aliados de Alemania e Italia, que no reconocemos, i que no tienen intereses que exponer i defender? Ellos son vasallos de la Francia, i no tienen mas virtud que la de la obediencia servil. En las negociaciones de la paz ellos solo pueden ser objetos de las negociaciones, no participantes de ellas.” “No quedan pues mas potencias que concurran al congreso, que Francia, Rusia, Austria, Prusia, Suecia, Dinamarca e Inglaterra.” “El emperador frances dijo en el pasado Abril al cuerpo lejislativo, que la intregridad del imperio seria siempre invulnerable. Si tales son sus intenciones, el congreso de Praga es superfluo. No solo ha de tratarse en el de lo que la Francia usurpó a la Alemania, considerándose al Rhin como el límite entre las dos, sino de la abolicion de la Confederacion del Rhin, i aun del mismo Reino de Italia; i aun de cuanto se agregó a la Francia

[graphic]
« AnteriorContinuar »