Imágenes de páginas
PDF
EPUB

nes locales, a no apartarse de la letra de sus cuadernos o instrucciones, i a introducir una rivalidad de opiniones eternamente discordantes. Solo la ignorancia podia oponerse a que nos elevásemos a la altura de una idea natural, i de un plan sábio i uniforme.”

(Del mismo.)

RECLAMACION DEL ESTADO DE MASSACHUSETTS AL CONGRESO.

(Traducida por el mismo.) Sábado 1.o de Enero.'

el cuerpo lejislativo de Massachusetts penetrado

profundamente de las calamidades de sus constituyentes i exitado por el recelo de mayores males, conoce que es de su obligacion representar al gobierno nacional sus miras sobre los intereses públicos, i expresar con la franqueza de hombres libres los sentimientos del pueblo de esta antigua i extensa república.

Si la constitucion, segun el venerable. Washington, nos asegura la libertad de hablar, es principalmente en este grave e interesante periodo en que debemos investigar los fundamentos i orijen de la presente guerra , reflexionar sobre el estado de los negocios públicos, i expresar nuestro dictamen de que se proceda a una hon

rosa reconciliacion. -.. Los estados i los individuos que los componen, son parte de la nacion , i es su deber principal, especialmente en tiempo de peligro, velar sobre sus derechos i privilejios. Porque, aunque las numerosas reclamaciones de

9.

este pueblo contra las providencias que él estimó peligrosas a sus derechos, i perniciosas a sus intereses, se recibieron hasta aqui de un modo poco apropósito para promover la armonia i la union que debe ser el blanco de un gobierno central, nos entregamos a la esperanza de que el presente congreso estará animado de mejores consejos i de un espíritu mas conciliador, que procurará por la justicia i la imparcialidad disipar los recelos, i restablecer la confianza de los estados septentrionales, i les restituirá la condicion feliz de que han sido privados con medidas hostiles a los derechos del comercio, i destructivas de la paz de la nacion.

No es de esperar que un pueblo valiente i laborioso, instruido en la naturaleza de sus derechos, i tenaz en el goze i ejercicio de ellos, se crea obligado a abandonar sus acostumbradas ocupaciones industriales i los medios de su subsistencia, sin reclamar, o que un pueblo mo-ral i cristiano preste auxilio para la prosecucion de una guerra ofensiva sin una plena evidencia de su justicia i necesidad.

Los Estados Unidos por su forma de gobierno, por sus principios , historia , i máximas de sus primitivos sábios i patriotas, i por sus propios intereses, deben ser la última nacion que se empeñe en una guerra de ambicion i conquista. (*)

Cuando examinamos las causas que se han alegado para declarar la guerra a la gran Bretaña , i mas particularmente para continuarla , despues de que ha cesado la principal de aquellas causas, nos vemos precisados a

(*) Cuanto se engañaba el autor de este escrito! Los vemos actualmente empeñados en la guerra mas injusta contra el pueblo mejicano, i es el primer ejemplo que tenemos en América de una verdadera guerra de' ambicion i conquista.-El Editor.

decir, que esto llena el ánimo del pueblo de esta república de infinitas congojas i alarmas. No podemos dejar de recordar, sean cuales fuesen las pretensiones del emperador de Francia , (pretensiones uniformemente precedidas i acompañadas de los mas violentos actos de injusticia) que solo él es el autor de un sistema meditado contra la neutralidad del comercio, con la mira de destruir la opulencia i el poder de un rival, cuyo interes i política debe ser sostener un comercio tan esencial a su prosperidad propia.

Recorriendo las causas alegadas para la actual guerra, quisiéramos pasar en silencio la serie de transacciones imperfectamente explanadas i discutidas, i sobre el modo precipitado con que se declaró la guerra, todo lo cual nos alarmó i aflijió demasiado. La causa inmediata de la declaracion de la guerra fueron las buenas disposiciones de la Francia para anular sus decretos: esto es tan digno de examinarse, que no podemos por meros motivos de condescendencia dejar de hacerlo público.

Si pudo justificarse la guerra exclusivamente contra la Gran Bretaña, debió ser por las seguridades que tenia el gobierno de que los decretos franceses contra nuestro comercio habian sido revocados en Noviembre de 1810. Pero el autorizado robo i la destruccion de nuestro comercio; el apresarse nuestros buques por los corsarios de Francia; las sentencias que se dieron contra nosotros por sus tribunales i por el mismo emperador ; sus repetidas i solemnes declaraciones de que aquellos decretos estaban en toda su fuerza, i formaban la lei fundamental de aquel imperio , i esto en un tiempo mui posterior a la revocacion que se pretendia , todo es una respuesta suficiente a esta cuestion, i no podemos dejar de lamentar, que una cosa tan evidente a todo el pueblo, haya sido de tan poco peso para el congreso anterior.

La materia se ha descubierto ya enteramente, i el pueblo ha palpado con asombro su profunda degradacion. El emperador frances, como si se propusiese humillar i abatir a nuestro gobierno, i anunciar al mundo el extremo desprecio con que nos miraba , reservó hasta Mayo de 1812 la declaracion oficial de que los mencionados decretos no fueron revocados hasta Abril de 1811 ; i esto, no porque conociese su injusticia , sino porque se habia cumplido con la condicion que prescribió, diciendo que nuestros derechos debian ser respetados por la resistencia que haciamos a las órdenes británicas. Como la Inglaterra aseguraba que revocaria sus órdenes luego que. revocasemos el decreto de no importacion, en que se fundaban, i su posterior conducta persuade que asi le habria realizado, no podemos dejar de lamentar que nosotros no hubiésemos publicado nuestra revocacion, i no sabemos si esto haya de atribuirse al gobierno frances o al nuestro.

Sea cual fuere el verdadero estado de este asunto misterioso, la prontitud con que la Inglaterra se apresuraba a revocar sus órdenes antes que la declaracion de guerra hecha por los Estados Unidos llegase a su noticia , i la restitucion que iba a hacer de una inmensa suma de propiedades que entonces teniamos en su poder, no dejan duda de que aquella declaracion de guerra fué prematura, i que, a lo menos, su continuacion, despues de que nos es manifiesta la mencionada revocacien, es impropia, impo

lítica, e injusta. • Creemos con evidencia, que no la justicia , sino la ambicion i el deseo de conquistar, son las principales causas

de la presente guerra. (*) ¿Era necesario que añadiésemos mas ejemplos al catálogo de las repúblicas arruinadas por el espíritu de conquista? ¿Hemos ya olvidado nuestras repetidas protestas, i las lecciones de Washington? ¿Es posıble adquirir, ni conservar extensas posesiones sin tener en pié poderosos ejércitos? ¿I sostener estos ejércitos fué jamas compatible con la libertad ?

Ya se han visto entre nosotros ejemplos de opresion militar; i un pueblo vijilante, zeloso de sus derechos, debe haber observado algunos atentados contra la libertad de sus elecciones, i para que la autoridad militar subyugue a la civil. Si el lenguaje de algunos que ocupan los primeros empleos; si una cadena de destacamentos militares colocados en lo interior de nuestro pais ; si los grandes preparativos que se han hecho en unos puntos que no pueden temer invasiones, al paso que han quedado en abandono los de nuestro pais, que pueden únicamente rezelarlas; si todo esto ha exitado nuestro sobresalto, no menos que los proyectos ocultos de los gobernantes; estos sobresaltos no se han disminuido con la reciente invasion de un vecino que no nos ofendia. .

Si estos estados debian sufrir las guerras; si la providencia los destinaba a que marchasen a la esclavitud por la senda de las conquistas i de la usurpacion militar; sentimos que para hacer la prueba se hayan escojido estos momentos i esta ocasion ; que mientras las oprimidas naciones de la Europa hacen magnánimos i gloriosos esfuerzos contra el comun enemigo de los estados libres, nosotros los descendientes de Pilgrim, enemigos jurados de la esclavitud civil i relijiosa, cooperemos volun

[ocr errors]

Llamamos la atención de nuestros lectores a la guerra de Méjico.

El Editor.

« AnteriorContinuar »