Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tariamente con el opresor para esclasizar mas a las otras naciones; que mientras causamos una diversion a las fuerzas de ano de sus enemigos, ocupemos los indefensos territorios de otros, en coros puertos se nos permitió por la primera vez enarbolar el pabellon de nuestra independencia, i que abora hace esfuerzos por su existencia bajo la espada del opresor.

Pertnítase a unos ciudadanos siempre tan zelosos en la causa de la Jibertad, i que mas contribuyeron a la adopcion de una constitucion, bajo la cual tanto prosperaron en los primeros tiempos, conjurar respetuosamente a las autoridades nacionales, a que se detengan en sus pasos; i los honorables representantes de los otros estados, en quienes hai otros pensamientos, pregúntense a si mismos. ¿No eran suficientemente extensos los territorios de los Estados Unidos antes de la union de la Luisiana , de la reduccion provectada del Canadá, i de la ocupacion de la Florida occidental? ¿No tenemos innumerables terrenos incultos , i otros mal cultivados? ¿Pueden conservarse como provincias conquistadas estas adquisiciones sin grandes ejércitos? ¿Se censervan las colonias nacientes sin sangre i sin tesoro? ¿O acaso se medita en el peligroso proyecto de hacerlas nuevos estados, i admitirlas en el cuerpo de la república sin el expreso consentimiento de cada uno de los miembros de la confederacion primitiva? ¿I esta medida no destruye las obligaciones del contrato, que es lo único que sostiene nuestra union ?

Hemos sido testigos de la formacion i admision de un estado, fuera del territorio de los Estados Unidos contra los deseos i esfuerzos , i con violacion de los derechos de una de las partes del contrato civil. ¿I aun se intenta continuar esta práctica extendiendo nuestra república a re

jiones pobladas de habitantes, cuyas costumbres, opiniones, relijion i leyes, repugnan con el jénio de nuestro gobierno? Contra esta práctica hostil a los derechos, intereses i seguridad de este estado, destructiva de su poder político, i subversiva del espíritu i principios de la constitucion, protestamos solemnemente.

Los beneficios del gobierno, su vijilancia, proteccion, . i recompensas deben distribuirse con igualdad e imparcialidad, i sus cargos deben imponerse con la misma igualdad. Una parte de la confederacion no debe sacrificarse a los locales intereses, pasiones o engrandecimiento de las otras. Con todo, no puede negarse que algunas causas han turbado la balanza, cuya exactitud ha de formar la seguridad de nuestro actual contrato. El remedio está al alcanze del congreso, e invocamos su sabiduría para su aplicacion pronta i eficaz.

Algunos de los que dirijen los destinos de la república han manifestado visiblemente un espíritu hostil al comercio, que procediendo paso a paso con igual severidad, ha logrado al fin por una serie de restricciones i trabas destrutivas del cálculo mercantil, por prohibiciones i dobles impuestos, por embargos, i en fin por la guerra, casi aniquilar las reliquias miserables de un comercio que cubrió con sus velas el occeano.

Las contribuciones jamas se han proporcionado a la representacion de cada estado, i la memoria pública determinará con que repugnancia se sujetaron a ellas los estados meridionales, i cuan tarda i parcial fue su colectacion. De los doscientos cincuenta millones de pesos divididos entre los estados por la operacion del gobierno federal, Massachusetts ha pagado mas de cuarenta millones, i mas allá de lo que correspondia a su peso po

lítico en la confederacion. Si este caudal hubiese qnedado en sus arcas, el habria bastado a su propia defensa, i no se habria visto obligado a solicitar i a sufrir la injusticia de que se le negasen las armas, para las cuales ha contribuido, i que se le deben por el gobierno central. Tal proceder, contrario a las leyes, no es incomprensible. No solo se abandonan nuestras expuestas fronteras, sino que se nos niegan las armas. El congreso, no lo dudamos, nos hará la justicia que nos niega el poder ejecutivo.

Si la temeraria guerra en que estamos, se declaró para aplacar el resentimiento i lograr el favor de la Francia , tenemos la humillacion de habernos engañado. Su emperador , aunque tan pródigo en protestas de amistad hácia nosotros, i aunque dijo que nuestra prosperidad i comercio eran el blanco de su política entre otros, aun no ha reparado los ultrajes e insultos que ha hecho a nuestro gobierno, ni los innumerables millones que nos ha robado. I cuando consideramos la política que han seguido nuestros gobernantes en sus relaciones exteriores i restricciones comerciales; cuando nos prohibió el comercio con Santo Domingo, i declaró la guerra a la Gran Bretaña; al considerar el secreto misterioso con que se ha ocultado de nuestra vista la correspondencia de ámbos gobiernos; i sobre todo, que en muchos casos las medidas mas importantes de nuestro gobierno se han sabido en Paris antes que en América, no podemos ocultar nuestro sobresalto por el honor i la independencia de nuestra patria. Rogamos al cielo que los sacrificios hechos, semejantes a los que hizo España, Portugal, Prusia i Suecia, no sean el preludio de nuevas peticiones, i nuevas concesiones, i que nos libremos para siempre de co

necciones politicas con el enemigo comun de la libertad civil.

A las autoridades de la patria hemos presentado nuestras opiniones i quejas ; opiniones que son el parto de una reflexion deliberada, i quejas producidas por la política cruel que nos ha arruinado, que aniquiló el comercio , agravó los impuestos, disminuyó los medios de subsistir , obliga a mantener ejércitos peligrosos a la libertad, e irreconciliables con el jénio de la constitucion política, que destruyó nuestra influencia constitucional en el gobierno central, i que envolviéndonos en una guerra desastrosa, ha puesto en las manos del enemigo exclusivamente las pesquerias, que son un tesoro de mas valor para el pais que todos los territorios porque se pelea , i que daban la subsistencia a millares de nuestros ciudadanos: son el seminario de marineros, i cuyo derecho jamas abandonará la nueva Inglaterra etc. etc.

En la sala de los represntantes a 14 de Junio de 1813., leida i aceptada.

Timoteo Piglow, orador. En el Senado a 15 de Junio leida i aceptada.

Jolin Phillips, presidente.

Billllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllls

CARTA AL REDACTOR POR ROQUE HARIZMENLIC. (*)

Mártes 4 de Enero.

Alio en fin de nuestra prensa , amado Cayo, el Ca

tecismo patriótico de que teniamos tanta necesidad. ( Tu has hecho calladito i cuando nadie lo pensaba , lo que halló tantos obstáculos i dificultades en la sociedad económica : alguno dijo: ¿" i qué quiere decir catecismo patriótico? otro expuso que podia ser peligroso. El público, que lo ha recibido con jeneral complacencia , no lo juzga peligroso, sino de suma utilidad. Falta ahora que los que verdaderamente amen a su patria , i estan en aptitud de hacer cosas útiles, caigan en cuenta de cuan necesario es que las ideas i principios de dicho catecismo, se difundan i se jeneralizen en todas las clases del pueblo. Para esto hai muchos arbitrios, i el que se presenta fácil, es que se aprenda de memoria en las escuelas de primeras letras, no solo de la capital, sino tambien de todas las poblaciones. Como en las escuelas se juntan niños de todas clases, ya verás que de este modo se comunican a la plebe fácil i suavemente los buenos principios. Pero te digo i aseguro, aquí entre nos, que temo que no se haga. Se proyectó, i no me acuerdo si se mandó, que los niños de las escuelas concurriesen semanalmente a la plaza mayor i recitasen en público cuanto sabian, presidiendo la funcion algunas personas condecoradas. Este era un gran medio para

(*) Otro anagrama de Camilo Henriquez

C) No hemos insertado este nuevo catecismo por ser una misma cosa con corta diferencia que aquel del Sr. Rosas que han visto nuestros lectores en el tomo I.-El Editor.

« AnteriorContinuar »