Imágenes de páginas
PDF
EPUB

instruir al pueblo, el cual tiene otras ventajas políticas; como es mostrar al pueblo los desvelos de sus autoridades por la buena educacion de sus hijos, e infundir sentimientos de honor en toda clase. Esto se hizo una vez sola i basta con eso. Ya no me atrevo a indicar otros arbitrios sobre el caso, porque no me suceda lo que a tí con otros que has publicado siempre para nada. En la Aurora publicaste varios i yo decia: ut quid perditio hæc? Me acuerdo que en órden al Catecismo patriótico insinuaste que podia leerse con frecuencia a la tropa en sus cuarteles. Bueno fuera esto, pero, aqui, entre nos, no se hará. Los padres de familia pudieran hacerlo aprender a sus hijos i domésticos: los hacendados pudieran darse maña para que se instruyeran en él sus inquilinos i sirvientes ; pero aqui, entre nos, no lo harán ni unos ni otros.

Por lo que hace a mi familia , te aseguro que los principios del Catecismo son nuestro encanto, i harán nuestras delicias i consuelo, sea cual fuere la suerte de las cosas. De ellos puede decirse con mas razon lo que dijo Ciceron de las bellas letras: "adornan en la prosperidad i dan fortaleza i consuelo en el infortunio.” A la luz de este Catecismo aparecerá patente aun a los mas rudos la injusticia actual de la España, i la bondad de la causa en que estamos nosotros. Fuera de esta utilidad hai otras de las cuales insinúa algunas el mismo Catecismo, v. gr. que no se dejen los hombres ultrajar por los tiranos. Todos saben que la tiranía apoya su base sobre la ignorancia en que yacen los pueblos acerca de sus derechos. Añadamos, que esta misma ignorancia conserva en los estados las exorbitantes pretensiones de los aristócratas a una demasiada i perjudicial desigualdad. Digo perjudicial desigualdad, porque ella hace a la clase mas nume

a

li

rosa i útil i que forma los ejércitos, insensible a los intereses i peligros de la patria. Ella tambien influye mui poderosamente en la inmoralidad, entorpecimiento i abandono de la plebe, i aun del estado llano. Mala politica tiene el que no demuestra ideas populares i democráticas en las circunstancias en que necesita de todos, i el que para el goze de las prerogativas sociales exije una porcion de riquezas, que deben ser raras en un pais pobre. Mejor expone este asunto el Catecismo, autorizando a cuantos esten libres de dependencia servil para influir con su voto en los negocios i deliberaciones públicas; pero esto es demasiado sencillo para ponerse asi en un reglamento.

Volvamos al asunto principal. Conviene que instes oportuna e importunamente en que el Catecismo se enseñe en las escuelas. Tanto cae el agua sobre la piedra que al cabo la taladra. Ya ves lo que cuesta poner en movimiento a un hombre cargado de modorra; él abre los ojos i los cierra otra vez; se estira , se sienta, i al fin se levanta. Todo pide paciencia i constancia. Interesaba mucho para el caso inspirar zelo acerca de este punto importante a los relijiosos de todas las órdenes. No nos equivoquemos, los relijiosos pueden ser mui útiles a los estados, i en nada pueden servir mejor que en la enseñanza pública. La experiencia confirma esta verdad , i para que no me acuses de amigo de cosas antiguas, oye lo que dice sobre esto un apreciable autor ingles.

“Los innovadores i declamadores contra el cristianismo i sus instituciones relijiosas, han olvidado que la Europa debe a los censurados i ridiculizados solitarios , i devotos habitantes de los monasterios, la conservacion de las ciencias en los siglos de barbarie, la cultura de ellas

en las edades siguientes, i los rápidos progresos que se hicieron en su estudio en los tres últimos siglos. Erasmo, Bacon, i Malebranche, fueron frailes, i Corneille , Descartes , Racine, i Voltaire fueron educados por frailes; i tambien lo fueron Richelieu, Mazarini, Turena , Condé, i Eujenio : Pichegru, Moreau , Kleber, Desaiz , Bonaparte, i.otros jenerales fueron educados por frailes. The revolutionary Plutarch. vol. 2.°

Camilo Henriquez.

Bellllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllls

- EXTRACTO DE LOS PRINCIPIOS DE LAS LEYES DE M. MABLY.

Viernes 7 de Enero.

L lejislador se apartaria de su objeto, que es el

bien público, si quisiese acercarse a él con demasiada violencia. Es necesario que ante todas cosas gane la confianza del pueblo haciéndose estimable por su desinteres, moderacion, estudio, aplicacion al trabajo, i zelo por la justicia. Despues prepare i conduzca la reforma que medita , con la lentitud que empleó la naturaleza para variar el jénio , las costumbres, i el carácter de una nacion. Jamas sus pasos son precipitados. Aun aquellos acontecimientos creadores, que produjeron una revolucion pronta en las sociedades, se presentan despues de muchos otros sucesos, i en circunstancias que poco a poco habian preparado la revolucion, i esparcido sus semillas. La prueba de esta verdad se halla en la historia de todas las naciones. Debemos saber que por la naturaleza de nuestro corazon i espíritu, desconfiamos de todas las cosas nuevas. Es grande i funesto el poder del hábito i de las preocupaciones. Se deben ir destruyendo artificio samente. Si no se puede con violencia separar a los hombres de sus extravagancias i locuras antiguas, i oponerse al torrente de la opinion pública, se necesita de un arte grande para quitar los abusos, de modo que las pasiones no se irriten. Es necesario estudiar estas pasiones, i dar mas actividad a aquellas, que son mas favorables a la ejecucion de los proyectos rejeneradores. Aquello mismo que presenta mas obstáculos a las reformas, debe destruirse sin atacarlo directamente; de lo contrario triunfará de las leyes. Los obstáculos crecen en proporcion de las personas que hayan interesadas en los abusos antiguos.

Ellas usarán de la astucia, i se valdrán de los errores populares i aun de la violencia , si pueden. Por tanto es preciso que la nueva constitucion tenga custodios i conservadores, que tengan interes en conservarla, i suficiente fuerza para defenderla. Una lei, que ha de producir una gran innovacion, debe ser protejida por una majistratura nueva. La gran carta del rei Juan, la cual es la base del gobierno ingles, debe su reputacion a las dos cámaras, que la han mantenido en vigor.

La Suecia presenta un ejemplo para siempre admirable de todo lo que puede hacer un lejislador de talento i prudencia. El nos descubre que estan en sus manos los corazones de sus compatriotas, i que puede formar hombres nuevos. Antes de que Gustavo Vasa ascendiese al trono, los Suecos se parecian a los Godos antiguos, que arruinaron el imperio romano. Sus leyes eran informes i groseras. Atormentados por la codicia del clero, por la

inquietud de la nobleza, por la brutalidad de la plebe, i por el ocio de todos, sin potencia pública , i casi sin majistrados , ellos querian ser libres sin saber lo que era libertad, ni el modo de conservarla. La Dinamarca aprovechandose del estado en que estaba la Suecia, para subyugarla, la envolvió en sangre, i la sujetó a la tiranía de Cristerno. En tan tristes circunstancias, del medio de sus ruinas se levantó el famoso Gustavo, que por su alto jénio i valor rompió las cadenas de sus compatriotas. Él hizo cosas mui grandes en su pais con una sábia pero constante lentitud ; i con precauciones aun mas sabias. El despertó en los corazones sentimientos de indignacion, de audacia i de jenerosidad. El supo hacerse amar i obedecer; él destruyó la antigua tiranía , i logró hacerse necesario al pueblo. Él preparó los ánimos para las reformas i dictó las leyes cuando todos las deseaban.. · Este hombre raro hizo tranquilamente, i sin derramac sangre, lo que es como imposible hacerse de este modo: llegó a variar la relijion i el gobierno, sin que la Suecia sufriese aquellas sacudidas i convulsiones violentas a que se han visto expuestos otros estados por las innovaciones acerca del culto, i por las tentativas de establecer la administracion pública sobre nuevos principios. Él en fin descubrió tal valor , tanta prudencia, tan grande alma, que los suecos miraron como una gran dicha que él ocupase el trono; él supo hacer desear lo que el mismo queria, i su fortuna se estableció naturalmente. Su conducta no se propone por modelo en todos sus puntos, pero nos descubre el poder majico de la prudencia política.

Yo creo que el objeto de la lejislacion es formar una república eterna, i para esto es indispensable hacer a

ina

« AnteriorContinuar »