Imágenes de páginas
PDF
EPUB

les bajo los vireyes; si ya no es que nadie se fatiga por lo que ni él ni sus hijos han de disfrutar. A estas dos causas entre otras se atribuyen por los escritores mas célebres los atrazos de Roma, i de todo el estado eclesiástico bajo el dominio de los Papas, i de los de la Polonia bajo los reyes electivos. Todo pues tiene sus ventajas i sus inconvenientes, i debe meditarse con madurez, i convinarse con prudencia.

(Del mismo. )
CARTA SEGUNDA DE ROQUE HARIZMENLIC.

Viernes M 4 de Enero.

1 amigo: el estudio de la historia me explica muvo-N-chos fenómenos de la revolucion americana, que me parecian inesplicables, i me demuestra la verdad de la proposicion de Blanco, que las Américas necesitan vivir siquiera sincuenta años bajo buenas leyes, o bajo una buena constitucion, antes de poderse dirijir bien por si mismas. I esto es no solo porque la libertad no puede conservarse ni fijarse en el seno de la ignorancia, porque los pueblos estúpidos han sido siempre instrumentos de injusticia, i siempre a disposicion de quien se apodera de ellos, sino porque es necesario aprender a ser libres. Mui bien dice un filósofo, que cuando se han atropellado los derechos de los pueblos, i el despotismo se ha elevado sobre sus ruinas i se ha fortificado con el tiempo, los súbditos son semejantes a la familia de una antigua no

bleza, que habiéndose aplicado por la miseria a profesiones serviles, solo conservan de su oríjen un nombre degradado. En contrayendo el hábito de una ciega sumision, i en acostumbrándose los hombres a andar agachados, se enderezan con incomodidad, i vuelven fácilmente a la primera andanza.

[graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]

Si decis a unos jóvenes, que hayan perdido a sus padres, “estas haciendas son vuestras, estos dominios os pertenecen, disponed a vuestro gusto de sus frutos,” ellos se llenarán de alegria, i apresurándose a gozar, trastornarán la tierra en vez de cultivarla, se ofenderán con los consejos saludables de los amigos i extraños, hasta que caigan en escasez, i si un tutor no se duele de su inexperiencia, i no los dirije, aun contra su gusto, al trabajo i la economía, ellos perecerán víctimas de sus pasiones i atolondramientos.

Tal es el estado de los pueblos, a quienes se quiere trasladar sin preparacion i sin luces de la servidumbre a la libertad. En esto sucede una cosa bien lamentable i perniciosa; es difícil sin ofender el amor propio de los hombres persuadirles su incapacidad i falta de talento: la naturaleza tan desigual en sus dones, ha negado a mui pocos ese sentimiento seductor que aumenta a sus propios ojos su intelijencia i habilidad, i les hace creer que en nada ceden a los mas ilustrados, o que a lo menos suplen con su buena razon las luces que les faltan; como si la buena razon no se formase con el estudio, la lectura. etC.

[ocr errors]

Se $32.382888989888882.89898908$98989898989890989898989898989898289.8888898908$22

Sábado 15 de Enero.

Asta ahora no tuvo pueblo alguno las mejores leyes, o la mejor constitucion que podia tener. Las concepciones de los filósofos, las máximas de la razon fundadas sobre el pacto social, son demasiado puras i sublimes para convenir a la imperfeccion de nuestra naturaleza. La filosofía ha cedido a la política; la primera considera al hombre en una perfeccion que no tiene; la segunda lo considera tal cual se halla actualmente, i se acomoda a las circunstancias. Aun esto solo ha sucedido las raras veces que algun hombre extraordinario ha tenido la ocasion de dar leyes a los pueblos, o cuando se les concedió a estos influir en su suerte futura formando su constitucion por medio de los mas ilustrados i prudentes de sus individuos. Pero casi siempre las mejores constituciones son el fruto de las disensiones, i de grandes calamidades: no sé si esto sucede porque los hombres no abren los ojos, i no conocen lo que les conviene, sino son enseñados por las desgracias, o si es destino nuestro que las leyes se establezcan por si mismas, i que no sean jamas el parto de nuestra reflexion, sino una obra del acaso. Para demostrar la verdad de esta asercion, no tenemos que envolvernos en las incertidumbres de la antiguedad, pues la historia moderna nos ofrece tantas pruebas en toda la Europa. El Cuerpo jermánico ofrecia un todo admirable, i sus leyes fundamentales eran mui liberales i dignas; pero lo uno i lo otro no era obra de la reflexion, sino que se estableció por sí mismo, o por terribles conmociones. Si era imponente por su fuerza, i por la concordia de los príncipes i ciudades libres que lo componian, aquellos príncipes existian antes de las leyes fundamentales, pues eran los caudillos de los seis pueblos principales en que estaba dividida la Alemania; i las ciudades libres establecieron i consolidaron su libertad i privilejios en los largos interregnos que llenaron de ajitaciones a la Alemania. Si era uno de los mas bellos sistemas de política aquella república de soberanos sujeta a un jefe supremo, aquella confederacion de príncipes, estados, i ciudades libres para auxiliarse entre sí, i presentar a los enemigos un frente de potencias, a quienes aseguraba la paz i el órden interior la sujecion a un emperador electo por ellas mismas i dirijido por leyes sábias i equitativas, esta reunion, este jefe supremo, i estas leyes no fueron obra de la reflexion, sino de grandes acontecimientos. En verdad, los príncipes primitivos del cuerpo jermánico se unieron i formaron un todo para resistir i repeler a aquellos hombres del norte, que refluian de una de las extremidades del globo buscando climas mas felices, i una tierra mas fértil. Los Francos, animados del espíritu de dominacion, declararon la guerra a los restantes pueblos de Alemania sus aliados, i los subyugaron, pero les dejaron sus caudillos. Cárlo Magno a la frente de los mismos francos reunió bajo su poder todas aquellas naciones, destituyó a sus jefes, i puso en su lugar a los condes, que eran sus jenerales. Los derechos de los primitivos príncipes no revivieron hasta despues de su muerte: divididos sus estados, señalada la Alemania a Luis Jermánico, el imperio no fué electivo hasta el año de 911 por la extincion de los descendientes de Luis Jermánico. Los estados jenerales dieron el imperio

[graphic]

a Conrado, i despues de su muerte a Henrique de Sajonia. Cuanta sangre, cuantas ajitaciones condujeron como por fuerza los famosos tratados de Pasaw, i de Westphalia, que establecieron las principales leyes fundamentales del imperio, e hicieron, convenir a los hombres en unos puntos que la desnuda razon indicaba La misma observacion nos ofrecen las demas rejiones de Europa, pero la brevedad de este papel no permite recojerlas.

(Del mismo.) ——-9693 - 330esen

IDEA DEL GOBIERNO FEDERATIVO.

Sábado 15 de Enero.

U: república de soberanos, bien sean pequeñas o) monarquías, o pequeñas repúblicas, o lo uuo i lo otro, sujetas a un jefe supremo, es lo que se llama sistema federativo. Esta convinacion política mereció los elojios del ilustre Montesquieu. “Esta especie de república, dice él, capaz de resistir a la fuerza exterior, puede conservarse en su grandeza, sin que el interior se corrompa; la forma de esta sociedad previene todos los inconvenientes. El que intentase hacerse usurpador, no podria gozar de igual credito en todos los estados confederados; si se hiciese demasiado poderoso en uno, alarmaria a todos los otros; si él subyugaba a una parte, la que aun quedaba libre, podria resistirle con fuerzas independientes de aquellas que él habia usurpado, i acabarlo ántes de que conclúyese su obra: si sucediese alguna sedicion en uno de los estados de la confederacion, pueden apaci

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »