Imágenes de páginas
PDF
EPUB

pende nuestra quietud temporal, i nuestra felicidad eterna. Seamos libres, i no viles esclavos. Seamos cristianos, i no infames apóstatas. Escarmentad a este vil enemigo e injusto agresor de nuestra libertad. Unios en sentimientos bajo la conducta de nuestro valiente jeneral O'Higgins, i extinguidas las divisiones intestinas, dad al mundo entero la mas brillante prueba de vuestro valor, relijiosidad i patriotismo. Estos son los justos deseos de vuestro supremo gobierno, que con ansia suspira por vuestra paz i tranquilidad. Penetrado íntimamente del dolor de vuestros males i desventuras, no omite ni omitirá sacrificio alguno por vuestro alivio. Con este objeto me ha remitido en calidad de vocal plenipotenciario. Deseo por mi honor, por mi conciencia , i por vuestra felicidad llenar plenamente tan alta comision. Espero de vuestra nobleza i jenerosidad cooperareis en cuanto sea posible al mas exacto cumplimiento de mis benéficas intenciones. No repararé en trabajos i fatigas por el logro de vuestro bien. Vuestro alivio sera mi mayor consuelo : vuestra quietud será mi dulce descanso, i vuestra felicidad será mi glorioso triunfo. Concepcion 30 de Enero de 1814.

José Ignacio Cienfuegos. José Vicente de Aguirre= Secretario.

Ya ves, mi Cayo, como hai hombres que no tienen miedo a los tiranos aun en el mayor apuro. Toma , pues, su ejemplo para ser concecuente a los principios que has proclamado, que son los únicos justos i que te han de sacar de los peligros. No temas la venganza cruel de los Pezuelas, de los Sanchez, ni de los otros monstruos sanguinarios, enemigos de América, i por consiguiente, de la justicia, de la virtud , i de su misma especie. Ellos ejercerán su cruel ministerio sobre nosotros en el solo caso de que caigamos en sus manos, pero no sera asi, mientras con las armas les impongamos respeto. Tengamos la resolucion de Sagunto i de Numancia : hagamos el - ánimo a morir libres, i lo seremos a pesar de la oposici

on de nuestros miserables tiranuelos. Pero si el temor nos sobrecoje, si caimos en el abatimiento vergonzoso de la esclavitud, bastarán cuatro esclavos ridículos de ese soñado fantasma de Fernando para hacer ilusorios los mas lisonjeros proyectos de la libertad: ellos nos humillarian, i los americanos seriamos el oprobio del mundo. · El empeño de los hombres debe ser proporcionado a las empresas. Ya ves que un infeliz se arroja en una tabla al mar borrascoso i a la furia de los elementos, por conseguir una ventaja miserable en sus bienes de fortuna: este desprecia la vida hasta el extremo de exponerse a perderla por conseguir un interes que no le dura mucho tiempo. Nosotros, que vamos a buscar la mayor i mas sólida felicidad que hai en la tierra : que si lo. gramos nuestro fin, nada nos queda que desear, no debemos conocer un peligro proporcionado a nuestra ganancia. En vida, las comodidades, todo cuanto somos i cuanto podemos ser, todo es nada, si se pierde por conseguir la libertad de la patria. Piénsalo bien, Cayo mio, que yo aseguro que despues de bien pensado, te has de arrepentir de haberte acobardado tanto. Determinate a morir como un héroe, antes que vivir como un desdichado esclavo de los españoles, i antes que morir como aquellos viles americanos que volvieron a probar el despotismo despues de haber querido hacerse libres.

Vuelve la vista hacia el Perú, amigo Cayo, i mira los horrores que comete ese monstruo infernal, ese Pezuela, cuyo nombre santifica los abominables de Cortés, de Alvarado, de Pizarro, de Almagro i de Valdivia. ¡Oh españoles ! confundios, ya que no podeis mentir a nuestros ojos. Vosotros negais neciamente las atrocidades que cometieron vuestros padres en la conquista de América; os devanais los sesos inventando quimeras para negar la autoridad debida al testimonio del piadoso obispo de Chiapa; pero vosotros mismos acreditais, que no desmereceis el oríjen de unos padres tan bárbaros i crueles. Callen desde hoi esas ponderadas crueldades de los franceses: callen los dicterios contra los soberbios mahometanos, i todo calle para oir los hechos execrables de los españoles en América. Pezuela no será el único Neron de la Península, pero tampoco será el menos. Este demonio encarnado, que no hai nombre que mejor le venga, ha jurado solemnemente acabar con el Perú: el ahorca de los árboles a los oficiales americanos, sin darles el tiempo necesario para confesarse : él castiga a los pueblos sin distincion, i se gloría de acabar en breve tiempo con los amigos de la libertad. ¡Infeliz! tu deliras , porque la América será libre a pesar de tu furor. Si aun se conservan hoi la memoria i el odio de las atrocidades de tus abuelos, ¿cómo quieres que se olviden tus actuales tiranías ? De las cenizas de las víctimas que estáş sacrificando, saldrán ejércitos que te vencerán, i mientras mas cruel te muestres, tanto mas segura será tu ruina. Vil e indigno será aquel americano que no prodigue su sangre, que no sacrifique su vida en venganza de sus compañeros. Si, vil e indigno será aquel que pueda mirar con frenle serena a los asesinos de sus hermanos , de sus hijos, de sus padres, i de sus amigos. Muramos, Cayo mio, antes que dar una prueba de vileza tan infame; muramos mil veces, lanzando muerte contra esos inicuos déspotas, contra esos miserables tiranos. Mi pecho se llena de odio i de indignacion: mi alma se envenena : mis deseos ya no son mas que destruccion, sangre, fuego i muerte. Jamas haya paz entre estos tiranos i nosotros; i pues ellos nos juran nuestra opresion i nuestra muerte, nosotros debemos jurar su exterminio i nuestra libertad : 0 ellos o nosotros debemos extinguirnos: no hai remedio en esta alternativa.

La libertad es el clamor universal, que hiere el aire desde el norte al sur de América, i es un clamor sincero i lleno de enerjía. Todavia no hai un pais de aquellos en que se oyó por la primera vez, donde se haya extinguido ni sofocado. Muchos pueblos han sufrido grandes calamidades, se han sometido por algunos dias a la fuerza enemiga; pero las crueldades i el odio de la tiranía han renovado el entusiasmo i con él la libertad. Caracas i Quito han vuelto a surjir despues de haberse abatido, porque han preferido su total ruina a la desgracia de verse dominados por la ignorancia i la barbarie. Si : la América no será ya una colonia de esclavos españoles. Los bribones (*) del conciliábulo opresor de la Península bien podrán cometer todavia algunas de sus atrocidades favoritas, pero no harán con ellas otra cosa, que acercarse al término de su ruina, i ensangrentar mas los ánimos. americanos para sacar el peor partido de nuestra libertad. Echen leña a la pira en donde serán abra

(*) Este es el título con que honra el Sr. Pezuña, o Pezuela, a los patriotas de Buenos Aires. A nadie le conviene mejor que a él.-El Autor.

zados por sus mismos crímenes; i nosotros esperemos con serenidad, con constancia i con valor el preciso resultado favorable que nos promete la justicia i la suerte.

Valor, pues, Cayo amigo, apretar los puños, atacarse los calzones, i preparar el ánimo para sufrir con resignacion el resultado de nuestra empresa , sea el que fuere. Entre tanto esto llega , dispon de tu afectísimo i seguro servidor que tus manos besa.

[merged small][ocr errors][merged small]

PROCLAMA DEL BRIGADIER D. JOSÉ MIGUEL DE CARRERA A LAS

DIVISIONES DE CONCEPCION.

Jueves 10 de Febrero

EFENSORES de la libertadt Restauradores de Chile!

Soldados constantes i dignos de una memoria eterna.! Al retirarme de vuestro lado, i al dejar el mando en manos del virtuoso i valiente O'Higgins, os pido que concluyais la obra con el mismo entusiasmo acreditado hasta hoi: que dejeis de entre vosotros las facciones e insubordinacion, la pereza i todas las faltas impropias de un verdadero militar, i que sigais ciegamente cuanto os mande, para tener el consuelo de oir mui breve resonar en el globo entero las glorias Americanas a que es consiguiente la felicidad del estado, único objeto de los desvelos de quien fué vuestro Jeneral--Carrera.

« AnteriorContinuar »