Imágenes de páginas
PDF
EPUB

sion i las injusticias , son los objetos de la inquisicion de unos espias infames. La historia pública i secreta de aqnellas cortes en que se ha ejercido la tiranía de que hablamos, abunda en relaciones trajicas de muchas grandes almas i jenios sublimes que expiaron en los calabozos, i aun en los patibulos, el crímen imperdonable de haberse indignado contra los enemigos de la especie humana.

Los Califas fueron mui fanáticos: uno de ellos al entrar en la famosa Biblioteca de Alejandria, aquel tesoro de los conocimientos humanos , recojidos allí por el amor a la sabiduria de los reyes de Ejipto, dijo: “Si estos libros contienen cosas contrarias al Alcoran, deben ser quemados como dañosos ; si contienen cosas que no esten en el Alcoran , deben ser quemados como inútiles, porque en el Alcoran se halla todo lo necesario; i si contienen lo que se halla en el Alcoran , deben ser quemados como supérfluos.” En virtud pues de esta sentencia se entregó a las llamas toda la biblioteca , i los libros mantuvieron el fuego de los baños públicos por seis meses. i Cuantas verdades, cuantos hechos, cuantos descubri : mientos no llegaron pues hasta nosotros, cuantos pensamientos sublimes se perdieron por la barbaridad de aquel fanático! Pero con todo, mientras los libros ardian, si alguno de sus autores vivia , talvez estaria con frio: el furor del Califa fué solo contra los libros. En otras épocas, i en otros paises han tenido mas que temer los autores. Por eso es incalculable el número de grandes ideas i de pensamientos divinos, que el temor ha condenado a eterno silencio. Esta es una verdad en que convendrán cuantos estén algo versados en la lectura i cuantos hayan escrito alguna vez. Muchos autores en Hegando a tratar ciertos puntos , se vuelven oscuros, i se contentan con hacernos adivinar sus ideas. Un escritor del siglo pasado notó varios pasajes en que el mismo Newton no se atrevió a explicarse con claridad, pero en que dió bien a entender que queria decir : Júpiter est quodcunque vides. Aunque lo hubiese dicho mas claramente, no habriamos tenido mas que la opinion de un filósofo, i encerrada en libros que rarísimos leen. ¡Que lástima es que en algunos paises las plumas mas bellas no hayan podido escribir la historia de su tiempo , ni combatir ciertos abusos! ¡Que tantos hombres exelentes no nos hubiesen podido dejar en herencia todos sus pensamientos, i aun sus conjeturas! Desengañémosnos , donde se tiranize el pensamiento i la palabra, ni hai verdad histórica, ni el jenio se eleva, ni se ocupa con utilidad; ni la reflexion i la crítica se versan sobre los asuntos mas interesantes. Donde se prohiben in totum los escritos que descubren los delirios, las flaquežas, i los atentados contra los des rechos de los pueblos, cometidos por los que tienen la autoridad i el poder, la historia es únicamente un conjunto de mentiras i hechos desfigurados, cuya lectura no puede traer el menor provecho. El historiador debe ser veridico para ser útil, i debe desenvolver las causas de todos los sucesos, pero ¿quién tiene tanto valor que ose decir la verdad sin mas premio que ir a una prision, i talvez a presidio o a la muerte, i que sus escritos sean quemados, i perseguidos como altamente criminales ? Asi es como todo se reune para probar la verdad de aquella asercion, que parece un principio : “Es mui difícil, sino imposible descubrir la verdad por medio de la historia.” Yo vi prohibirse la lectura de algunos libros, porque contenian proposiciones injuriosas a la memoria de ciertos personajes. Ved aqui la razon por que algunas historias mas parecen oraciones fúnebres que historias. Ved quebrantada por necesidad la primera lei de la historia : Nequid falsum dicere audeat, nequid verum dicere non audeat. Sera cierto que es tan infeliz la condicion de la especie humana que no pueda dirijirse ni mantenerse en quietud sino a fuerza de mentiras? ¿I cuando una gran parte de un pueblo descubra estas mentiras repentinamente, cuales serán las convulsiones que sobrevengan? La historia moderna nos ofrece acerca de este caso ejemplos terribles.

Como solo en los paises libres son libres los escritores, parece cierto que la libertad de la pluma es un signo indefectible de la existencia de la libertad civil, i que la esclavitud de la pluma lo es de la servidumbre pública. De aqui es, que los periodicos, o papeles públicos de los pueblos libres son la verdadera historia del tiempo presente; describen con injenuidad los sucesos adversos i los prósperos; presentan los clamores de los oprimidos, el estado bueno o malo de las rentas públicas, de la educacion , de los ejércitos, de la marina; advierten al gobierno de lo que debe recelarse, de lo que debe promover, de lo que debe suprimir; trascriben los debates i dictámenes, sensatos o disparatados, de los miembros de la lejislatura : i como son tantos los periodicos , i solo son ministeriales los que son del partido del ministerio, de la comparacion de ellos resulta el conocimiento de la verdad; asi como resulta en otros asuntos del choque de las opiniones, siempre que se viertan libremente. Por el contra rio, los periódicos de los paises esclavos son una coordinacion de mentiras para mantener la ilusion del pueblo, i nunca le hablan de lo que mas le interesa saber. ¿I cuál es el resultado último de tales falsedades? el que pierdan el crédito los papeles, i que nada se les crea: De aqui es que leemos con tanta desconfianza lo que solo consta por los diarios de Paris. ¡Rara desgracia la de los pueblos! en todas las edades se ha apelado al engaño i a las tramoyas para dirijirlos : en la Grecia, en Roma , las Pitonisas, los oráculos, los libros de las Sibilas sirvieron servilmente a la política. Si no fuera salir del asunto propuesto, i de los límites de este papel, esta era ocasion de mostrar que para una vez que los artificios fueron útiles, diez mil fueron perjudiciales, volviendose en contra de los oráculos i los oscuros libros; i al contrario, hai potencias que no dejan de ser poderosas permitiendo que todo se piense, todo se conjeture, todo se hable, i todo se imprima.

La supersticion del fanatismo i el despotismo tienen entre si una intima relacion i alianza, el uno supone al otro i en todas las cosas muestran un mismo espíritu i carácter. Sea que procedan por error, o por su naturaleza , o por su propio interes, lo cierto es que en orden a la literatura la espada del despotismo ha caido sobre los mismos objetos que el odio infernal i las hogueras del fanatismo; i lo que ha merecido las gracias del uno, ha sido igualmente enzalsado por el otro. Asi la filosofia fue perseguida i calumniada, mientras se honraba a la poesia i la elocuencia, suponiéndose que no filosofasen. ¿Será por que se sirven de los talentos solo para engañar, o porque, como dice un autor estimable, las bellas letras hermosean el edificio, que mina la filosofia ? Galileo estaba en cadenas, cuando se preparaban para el Taso los honores del Capitolio i los laureles del primer poeta de su siglo. ¿Cuál era el crimen de Galileo ? el añadir nuevas pruebas, al sistema de Copernico, i talvez el batir en brecha con el cañon del telescopio antiguos absurdos. La poesia es un arte divino cuando revisté. con sus gracias las verdades útiles; cuando truena sobre el crímen; cuando nos inspira sentimientos de virtud, dignidad, i libertad, valiéndose del dulce imperio que ejerce obre nuestros ánimos. Pero todo esto supone libertad, i para convencerse de ello basta comparar las obras poéticas de unos paises con las obras poéticas de otros. Se dice que toda comparacion es odiosa, i por tanto la dejo para que la hagan los lectores. ¿No podrá decirse, que los pueblos supersticiosos son los mas corrompidos pues gustan tanto de obras poéticas en todo jenero, que solo respiran el deleite i la sensualidad ? En ellos las obras dramáticas est tan llenas de intrigas amorosas, i las odas cantan siempre los triunfos, las ansias, i las amarguras del vicio:

No podrá tambien decirse, que los cantos de las musas anuncian el estado de la libertad en los pueblos ? Ași es: en los paises esclavos la lisonja i la adulacion deslustran las obras de los poetas. - Si yo tuviese la instruccion i el tiempo nesesario para recorrer la historia de la literatura , veriais a la superstiticion i al fanatismo mostrando todos los caracteres de la infancia, sin seguir jamas un plan racional, sino una conducta llena de contradicciones e inconsecuencias ; dejándose engañar, i estafar de todos; divirtiéndose con fruslerias i puerilidades miserables; enfureciéndose contra los que pretenden quitarles aquellos juguetes, elevar sus pensamientos i hacerles beber los principios en la contemplacion de la naturaleza. En unas partes los pueblos han entrado en furor cuando han creido que estan atacadas sus opiniones especulativas, al mismo tiem

« AnteriorContinuar »