Imágenes de páginas
PDF
EPUB

· "Nada hai mas corriente i observado en tiempo de guerra que darse personas en rehenes de una i otra parte. Esta facultad está circumscripta a ciertas i determinadas leyes. La propuesta que en esta virtud me hace U. S. en su oficio que con fecha de ayer acabo de recibir, es tanto mas extraña i fuera del órden, cuanto se anticipa U. S. a elejir determinadamente un oficial de mi mando, que segun el aprecio que concibo de su mérito, en union de los estrechos vínculos de la sangre, es absolutamente insubrogable por falta de equivalente en los de las tropas de U. S. Por consiguiente no puedo, ni debo acceder. a un partido de esta clase, sin desdoro de la recta razon, i sin romper abiertamente los diques de los verdaderos derechos de igualdad. Si U. S. tiene que tratar algunos asuntos concernientes a la actual guerra , podrá hacerlo en el lugar i términos anteriormente estipulados bajo la seguridad i confianza que he protextado a U. S., en intelijencia, que para ello es preciso que olvide i se sacuda de las expresiones que repite en todos sus papeles, anunciando que el convenio que se haga, ha de ser compatible con los derechos del rei i de la nacion. Reconozca U. S. que uniformemente ha quebrantado con escándalo i vituperio de la humanidad aun el mismo derecho natural i divino, desde que pisó el puerto de Talcahuano, i que asi U. S. es en todo rigor de justicia el que debe sujetarse a la lei que yo tenga a bien imponerle a nombre de mi gobierno, ya sea por medio de la fuerza , ya por otros medios. De otra suerte resuelvase U. S. a proceder hostilmente, que estoi dispuesto a hacerle conocer hasta donde llega la intrepidez, el valor i esfuerzos de los que pelean por ser libres, i vengar a todo trance los insultos i agravios que ha recibido la patria.”

na

“Me ballo con la noticia de que una division del mando de U. S. atacó, sorprendió, i tomó prisionera una partida de 25 soldados con su comandante D. José de la Cruz Villalobos, que de mi órden se hallaba en la boca del Maule. Este procedimiento tan extraño i reprensible sobrevino en circunstancias de estar en supenso todo movimiento hostil, interin se trataban las propuestas hechas a nombre de U. S. por el órgano de su parlamentario D. José Hurtado. Un atentado de esta naturaleza sirve de nuevo comprobante que acredita a todas luces la notoria justicia con que emprende la patria su defensa, i si U. S. no se comporta i trata mejor en lo succesivo de la observacion de los derechos comunes de la guerra , i de poner en libertad a los prisioneros que indebidamente padecen, será U. S. responsable, en razon de represalias, de las funestas consecuencias que orijine su conducta irregular, como que proteje i autoriza la infraccion mas escandalosa i degradante.”

“Dios guarde a U. S. muchos años. Cuartel jeneral del Campo de la Rayada 6 de Mayo de 1813.”

José Miguel Carrera.=Sr. D. Antonio Pareja.

prognooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooogy0000000000e

MANIFIESTO DEL GOBIERNO DE CHILE A LAS NACIONES DE

AMERICA I EUROPA

Martes 30 de Mayo.

el honor i dignidad del gobierno, las respetuosas

consideraciones, que le merece su alteza real el señor principe rejente de Portugal, i sus estrechos vínculos con la desgraciada casa de Borbón; el reconoci

men

miento a la jenerosidad i esfuerzos de S. M. el rei de la Gran Bretaña , i de la nacion inglesa, en la sangrienta lucha con la Francia, i la noble franqueza con que el Exmo. Lord Strangford, embajador de S. M. Británica en la corte del Brasil, recomendó al capitan teniente de la real armada de Portugal Dionisio Manuel Costa comandante de la fragata mercante S. José de la Fama, destinada a los puertos de Chile a cargar trigos para semillas de que carecia la Inglaterra, como lo anuncia el Exmo. Lord al gobierno, son otros tantos motivos que lo estimulan, e impelen, a manifestar a la faz del antiguo, i nuevo mundo, la justicia i el derecho que lo autorizó a detener de su cuenta, cargo, i riezgo, la fragata Fama, para armarla en guerra, usar de su artillería, armamento, i pertrechos, pagando su lejítimo valor, i prohibir últimamente con jeneralidad la extraccion de trigos, i víveres, mientras dura la guerra con el virrei de Líma , como recurso forzozo, e indispensable para salvar la existencia política del estado.

La voluntad jeneral de los pueblos, que habitan el dilatado territorio de Chile, usando de uņos derechos superiores a toda arbitrariedad i prescripcion, elijió a semejanza, i con el mismo título que la España, su gobierno depositario de la Autoridad Soberana durante el cautiverio de Fernando. Mantener la justicia, el órden, i la tranquilidad interior del estado: respetar los inviolables derechos de la naturaleza , i de las jentes: conceder el libre comercio a las naciones extranjeras aliadas de la España, i a las neutrales: franquearles cuantas gracias , i favores son conciliables con su constitucion política : evitar en lo posible funestos estragos de la guerra; i dirijirlo todo a la pública felicidad, han sido los grandes, los únicos objetos del gobierno de Chile desde el momento feliz de su instalacion, · La razon apoyó su justicia, ahogó en ambos emisferios la voz impotente del capricho interesado, i el voto uniforme del mundo político condenó al oprobio en el mismo curso de sus triunfos sangrientos a los ajentes del despotismo. Entre estos D. José Fernando Abascal i Sousa, virrei de Lima , aspirando a ocupar un lugar distinguido en la triste historia de la desolacion de la América meridional, rompe el muro sagrado, que limitaba su poder, sopla el fuego devorador de la discordia en los espíritus turbulentos, i jénios incultos que ignoran los verdaderos intereses de la nacion; introduce la guerra civil en las deliciosas provincias del Alto Perú i Quito, i las inunda de sangre. La carniceria no perdona sexo, ni edad ; se sacrifican víctimas inocentes sin número; i la iniquidad protejida del engaño, de la perfidia, i de la fuerza, arranca los laureles consagrados al mérito i a la virtud. Este conjunto de extragos, que llorará la América por mucho tiempo, es obra digna del corazon del virrei Abascal, a quien colocará la posteridad en la nomenclatura odiosa de los devastadores de la especie humana. • Los primeros ensayos del virrei en la embriaguez de sus triunfos contra el pacífico i tranquilo Chile, son insultos groseros, calumnias, epitetos odiosos, retos ultrajantes. El gobierno evita comprometer su dignidad en contestaciones indecorosas, i despreciando las injurias que trazan el carácter de su autor, reclama solo sus lejítimos derechos. No merecen estos la menor consideracion al que a semejanza de los bárbaros, que inundaron el Imperio Romano, no reconoce otros que los de la fuerza. Atribuye el verei la moderacion del prudente pueblo chileno a cobardia, bajeza , e impotencia; i aumentando por momentos los insultos i las usurpaciones, se apropia sesenta i ocho mil libras de tabaco en polvo pertenecientes à este reino, i recarga el precio fijo del de rama , que consume el pueblo: se erije en árbitro de un estado independiente de su autoridad subalterna : cubre las costas de Chile de Flibusteros inhumanos : bloquea sus puertos, al mismo tiempo que recibe Lima i su territorio el principal alimento de este feraz suelo.

Ingrato a la Gran Bretaña, a esa nacion jenerosa , que con asombro del universo ha agotado sus caudales, i prodigado la sangre de sus hijos en defensa de la España, i a la nacion Lusitana, digna por tantas relaciones i respetos de la mayor consideracion, les impide el comercio en el estado de Chile; ordena a los corsarios apresar los buques mercantes de las naciones aliadas i neutrales : las presas se declaran por buenas, sin que las liberte de esta injusticia la bandera neutral anglo-americana que enarbolan, los pasaportes de la corte del Brasil, ni las recomendaciones del respetable Lord Strangford para este gobierno, como sucedió con la fragata americana Borriska destinada del Janeiro a comprar trigos en Chile. Tal es el derecho de las jentes del virrei Abascal.

El fin a que se dirijen estos procedimientos atentatorios es la total destruccion del estado. Para completarla, el virrei, usando de su acostumbrada política, siembra con destreza la seduccion, i desconfianza por sus emisarios: proteje abiertamente el partido revolucionario del puerto de Valdivia, i agrega al virreinato de Lima este punto interesante. Sin anterior declaracion de guerra, sin ninguna de las formalidades acostumbradas entre las na

« AnteriorContinuar »