Imágenes de páginas
PDF
EPUB

mandante portuguez a manifestar sus instrucciones púramente mercantiles; su negativa a los partidos ventajosísimos que se le proponian sin ejemplar en nacion alguna de la Europa ; la implicancia de este i el sobre cargo Munró en asegurar que los trigos i harinas que tenian acopiadas eran para mantener los ejércitos británicos en la isla del Portugal europeo, con el respetable aserto del Lord Stranford de necesitarse los trigos para semillas en la Inglaterra; la contradicion aun mas notable entre las últimas representaciones del comandante, i 'sobre-cargo, asegurando el primero que su fragata tiene francos los mares, pues los corsarios limeños neutrales con su patria parece de neeesidad que respeten la bandera de su nacion, i el segundo que no zarpará mientras esten a la boca del puerto corsarios limeños, pues no puede , ni debe despacharla (cargada de trigos) a presencia de semejantes peligros, mayormente habiendo experimentado la pérdida de la Borriska: todos estos antecedentes serian otros tantos motivos de desconfianza , i de procedimientos ruidosos para cualquier gabinete que no tuviese el fondo de candor, de libertad, i moderacion, que distingue al de Chile.

Este solo trata de la seguridad del estado , i de restituir a la América del Sud su tranquilidad turbada por el jénio inquieto de Abascal, reducido a la feliz impotència de cometer mas crímenes. Conoce que Lima no puede subsistir sin los graneros de Chile ; que el ejército invasor de la Concepcion, Valdivia, Chiloé, i el puerto de Montevideo sitiado por las victoriosas armas de las provincias Unidas del Rio de la Plata, nuestras íntimas aliadas, carecen de estos alimentos de primera necesidad, i que no hai en el continente otro pais, que se los provea. La impudente conducta del virrei , sellada con la invasion del territorio chileno, agotó por fin la jenerosidad de la nacion. La justicia de las provincias se afianza en la unanimidad de los pareceres. El gobierno despues de sérias meditaciones, en uso de unos derechos indispensables, practicados en caso de guerra por todas las naciones del globo, considerada su situacion, i el único medio de poner fin a las calamidades de la América, prohibe con acuerdo del senado i cabildo la exportacion de víveres, mientras dure la guerra, que ha declarado de hecho el virrei Abascal a Chile.

Los corsarios, o piratas de Lima, como sn corifeo , acosados del hambre contemplan en cada buque cargado de trigos, i otros víveres un tesoro inestimable. Si por solo conservar el monopolio de Cádiz, han tenido la audacia de impedir el libre comercio, que la suprema autoridad lejítima del estado de Chile franqueó a las naciones aliadas i neutrales, i apresar sus embarcaciones sin distincion de banderas, ¿qué dilijencias, que esfuerzos no harán para satisfacer a la necesidad de su subsistencia? Los cargamentos de trigo serian indudablemente presa segura de su rapacidad. Los implacables enemigos del nombre americano recibirán por 'este medio el principal nervio de continuar la guerra : i el tirano del Perú en los últimos momentos de su agonía trazaria con mano desfallecida planes de ruina, i de destruccion contra la deliciosa , i ensangrentada América.

¡Naciones de la Europa! si apreciais las virtudes , que os han elevado al distinguido rango que ocupais : si la justicia , si la buena fé, si os dictámenes de la razon presiden en vuestros gabinetes : si estimando el verdadero honor temeis degradaros hasta el humillante estado a que ha reducido al actual virrei del Perú la perfidia , la iniquidad, las miras interesadas, i el desprecio de cuanto hai mas sagrado en los derechos de la naturaleza i de las jentes; confesareis francamente la justificacion de procedimientos del gobierno de Chile, i aplaudireis los principios moderados i liberales de su conducta política. Resolved ya sin deteneros el problema de si es mas ventajosa a vuestros respectivos intereses nacionales la sordida avaricia de la Monopolista Rejencia de Cádiz , i de su factor Abascal, o la libertad de comercio, de que habeis disfrutado desde el establecimiento del nuevo gobierno en el feraz i opulento estado de Chile, i que gozareis en lo sucesivo, siempre que no tomeis parte en favor de la tiranía contra la santa causa de la América.

Todas sus inagotables producciones serán la recompensa de vuestra buena fé, de vuestros talentos, de vuestras artes, de vuestra industria, i de vuestra navegacion.

¡Pueblos de América, apreciadores idólatras de vuestros derechos ! no culpareis a Chile, no, de robustecer con sus alimentos los brazos de vuestros verdugos para ahogaros i asesinaros. En breve disfrutareis el premio que destina la visible proteccion del Ser Omnipotente a vuestra constancia, a vuestros sacrificios, i valor. Goyeneche, esa vívora que despedazaba el Alto Perú, huye despavorido con los miserables restos de su ejército derrotado en los campos del Tucuman i Salta por las invencibles falanges arjentinas. Las provincias interiores se organizan en masa para vengar la sangre de sus primeros héroes, i aniquilar a los últimos tiranos. Los chilenos, no menos jenerosos, que valientes se des

prenden con gusto de sus bienes, i caudales, sin reservar cosa alguna para la defensa de su patria. Irritados de que unos malvados mercenarios marchiten el verjel de la América , hacen ver al imprudente Pareja en las dos gloriosas batallas de Yerbas Buenas i S. Cárlos, que no se insulta impunemente la patria de los héroes. La bandera nacional tremolando en la plaza de la Concepcion: el puerto de Talcahuano próximo a reconquistarse: Pareja en los umbrales del sepúlcro, i sitiado estrechamente en Chillan con su moribundo ejército por los ilustres guerreros de Chile: millares de ciudadanos transformados en militares intrépidos: el fuego abrazador del patriotismo difundido en todos los corazones : todo anuncia la libertad del estado, el eterno abatimiento de los tiranos, i de la tiranía , el triunfo completo del sistema continental, i la próxima restitucion de la franqueza de exportar, e importar las naciones aliadas, i neutrales en la América. Palacio de Santiago de Chile i Mayo 30 de 1813.

Francisco Antonio Perez, Presidente.=José Miguel Infante.=Agustin Eizaguirre.=Jaime Zudanes=Secretario interino de relaciones exteriores.

Bulllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll

VIVA LA PATRIA. PARTE DEL JENERAL EN JEFE DEL EJERCITO RESTAURADOR AL

EXMO SUPERIOR GOBIERNO.

[merged small][ocr errors]

C on el mayor placer tengo el honor de participar a

V. E. la rendicion de Talcahuano, que he conseguido despues de una accion de cuatro horas de vivo fuego. La precipitacion con que doi este parte en los momentos mas apurados, que debo emplear en las atenciones del ejército de mi mando, i de tantos objetos de la mas urjente necesidad, solo me permite decir a V. E. lo siguiente

Nuestra pérdida en esta accion ha sido solamente de, 2 granaderos i 6 nacionales : la del enemigo no puedo detallarla ; pero sí aseguro a V. E que mis soldados esta vez no han inferido el menor daño a los prisioneros: lo que prueba que son tan valientes como jenerosos, i que los exesos que hace cometer a la tropa la falta de ilustracion , en ninguna parte se corrijen con mas facilidad que en el ejército de Chile.

En este puerto he encontrado 4 fragatas enemigas, que son la Meantinomo, la Palafox, los Cuatro Amigos i la Bretaña, de las cuales la última ha querido salir i no lo ha logrado, porque los nortes se lo impiden. Ya he hecho armar las lanchas cañoneras para tomar este buque, i luego haré bajar a tierra a los oficiales pasajeros, traidores, i prisioneros, que hayan a bordo: tambien nombraré una comision para formar los inventarios corres

« AnteriorContinuar »