Antolojia chilena: prosistas i poetas contemporáneos; la intelectualidad en Chile

Portada
Imp., enc. i lit. La Ilustracion, 1908 - 411 páginas

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 50 - Si fuera un pensamiento audaz, profundo, que conmoviera al orbe en un instante, desdeñaría de ocupar el mundo por ocupar tu corazón amante.
Página 192 - ... cadena. Alguna vez, la bestia, cansada de tan cruento dolor, despierta y pide, con el ruidoso acento de las revueltas locas que encienden las angustias, un pan de limpio trigo para sus fauces mustias. Y ruge, pero entonces ¡oh justa y santa mengua! el plomo o la metralla le destrozan la lengua, o acaso un calabozo sin luz ni amor, en nombre de los amables dioses...
Página 42 - Nuestros pechos serán tu baluarte; con tu nombre sabremos vencer, o tu noble, glorioso estandarte nos verá combatiendo caer.
Página 42 - Con su sangre el altivo araucano nos legó por herencia el valor; y no tiembla la espada en la mano defendiendo de Chile el honor.
Página 40 - CORO Dulce Patria, recibe los votos con que Chile en tus aras juró que o la tumba serás de los libres o el asilo contra la opresión.
Página 41 - Ha cesado la lucha sangrienta; ya es hermano el que ayer invasor, de tres siglos lavamos la afrenta, combatiendo en el campo de honor.
Página 24 - Majestuosa es la blanca montaña Que te dió por baluarte el Señor, Y ese mar que tranquilo te baña Te promete futuro esplendor.
Página 191 - Chilla la pálida gaviota pescando por la orilla, y en la tranquila borda de algún lanchón posados meditan, largamente, los cuervos enlutados, mientras que allá en la altura cruzan con vuelo lento las nubes, en rebaños, arreadas por el viento. Pero ni el sol, ni el aire, ni las heladas brumas de los meses de invierno, ni el mar con sus espumas blanquísimas sonríen para los pobladores de aquellas tierras hartas de brisas y de flores; hombres descoloridos y adolescentes, viejos antes de tiempo,...
Página 41 - Siempre noble, constante y valiente te encontraron los hijos del Cid. Que tus libres tranquilos coronen a las artes, la industria y la paz, y de triunfos cantares entonen que amedrenten al déspota audaz.
Página 41 - Vuestros nombres, valientes soldados, que habeis sido de Chile el sosten, nuestros pechos los llevan grabados. . . los sabrán nuestros hijos tambien. Sean ellos el grito de muerte que lancemos marchando a lidiar, i sonando en la boca del fuerte, hagan siempre al tirano temblar. IV Si pretende el cañón estranjero nuestros pueblos osado invadir, desuudemos al punto el acero i sepamos vencer o morir.

Información bibliográfica