Imágenes de páginas
PDF
EPUB

la vida, i florecia el campo i todo
respiraba contento. Cuando alegres
resonaban los cánticos sonoros
de los rubios muchachos que jugaban
entre las flores del jardin i en torno
del alero volaban gorjeando
risueñas golondrinas ..

Cuando el alba
filtró un ténue reguero luminoso
por el resquicio de la puerta, siempre
los dos viejos, tendidos en el fondo
de la estancia sin luz, permanecian
mudos i sin cerrar sus turbios ojos.

DON VICENTE GREZ

El concepto de que «Chile es un pais de artistas», emitido por un escritor norte-americano, encuentra su confirmacion brillante i fiel en el delicado prosista i poeta cuyo perfil trazamos en este libro. Don Vicente Grez, es el escritor mas espiritual de nuestra historia i de nuestra jeneracion, ya sea que le consideremos como novelista o prosista descriptivo, o en su rol de crítico de bellas artes, en el que descuella como maestro i principal autor en nuestros anales litelo a Iol OS. Sus libros, de la mas esquisita factura i orijinalidad, llevan el sello escojido de su injenio espontáneo i su buen gusto como artista de la prosa i de la concepcion conmovedora i bella. Las Mujeres de la Independencia, La Historia del Paisaje en Chile, El Combate Homérico, IRáfagas, El Ideal de una Esposa, Marianita, Las Bellas Artes en Chile, La Etiqueta Colonial, Los Hombres Galantes de Chile, son los mas elocuentes testimonios de nuestra opinion, por otra parte fundada en su labor de periodista jovial i risueño cuyas crónicas han hecho época en nuestro mundo intelectual.

Sus amenos artículos de la Revista Chilena i sus notables críticas de bellas artes en El Salon, presentan a don Vicente Grez como un literato fino i selecto, de singular espiritualidad i de la mas cautivante forma esterna en sus pinceladas de artista i de prosista. Su jentil estudio El paisajista Antonio Smith, es una obra de arte de la mas esquisita belleza de descripcion de una vida consumida en la fiebre de la inspiracion i el encanto de la naturaleza. Altos conceptos nos merecen sus libros El Combate Homérico i Las Mujeres de la Independencia, en los que ha puesto toda la delicadeza de su idealidad de poeta i de artista del sentimiento. Su hermosa novela Marianita es sencillamente encantadora, por la novedad iternura del modelo que describe, de una atrayente injenuidad i de la mas sincera realidad en la pintura de los caractéres. Es un novelista nacional que retrata la índole nativa, sin deprimir las costumbres criollas, en los personajes i en las escenas que reproduce con pincel colorista de admirable pintor de tipos sociales i populares. Como una demostracion elocuente de este rasgo distintivo de su cualidad sobresaliente de escritor descriptivo, copiamos, del Combate Homérico, su hermosa pájina Los Desconocidos, que marca con sello indeleble la epopeya de la Esmeralda.

Los Desconocidos

El combate de Iquique, hecho reciente, de ayer, cuyo primer aniversario acaba de cumplirse, nos parece ya un suceso antiguo sobre el cual han pasado muchas jeneraciones i muchos siglos. Es que los grandes hechos, así como los grandes hombres, pertenecen tanto al porvenir como al pasado; por eso Maraton nos parece un triunfo de ayer, i a Leonidas i sus espartanos los creemos nuestros contemporáneos i compañeros.

¿Qué fué Iquique? ¿Una gran batalla naval? ¿Un combate heroico? Eso se ha repetido muchas veces en la historia del mundo. Iquique es único. Es la lucha a muerte de un niño con un jigante; es el duelo de dos pueblos, de dos razas, de dos civilizaciones; es el triunfo del deber, del valor, de la virtud. de la dignidad humana contra la fuerza bruta casi siempre invencible. Todo es grande en esa epopeya maravillosa; la debilidad estrema de los unos i la fuerza poderosa de los otros levanta hasta los cielos la gloria de los vencedores; los mas insignificantes detalles son hechos sublimes de abnegacion i de heroismo. El drama es grandioso i completo, Hai sorpresa i prevision, jénio i valor, impetuosidad i calma, martirio i fortuna. Hai tambien entre todos los héroes de esa jornada un doble lazo de íntima union, de inestimable valor: la juventud i la humilde igualdad de las posiciones sociales. Todos eran casi niños i poco ménos que desconocidos Prat se reveló jénio i heroismo en los umbrales de su tumba. Su revelacion fué tan súbita como su muerte, Toda su vida de treinta i tres años la vivió en tres horas. Hasta ese momento habia sido como un arroyuelo que se desliza oculto entre musgos i rocas, pero súbitamente se trasformó en un océano con todas sus tempestades i grandezas Aquella lucha desigual i titánica fué lo inesperado i lo asombroso. No habia a bordo de nuestras naves un solo nombre que fuera una garantia. ¿Prat? ¿Quién lo conocia? Era talvez un afeminado! Un marino que se habia hecho abogado i que por consiguiente no podia ser un gran marino. ¿Condell? Bah! ese ménos que nadie! Carácter voluntarioso, altanero, turbulento, incapaz de doblegarse a las severidades de la disciplina militar i de comprender los grandes sacrificios i deberes; mozo casquivano, capaz

de dar un escándalo, pero incapaz de hacer un prodijio. ¿Serrano? Un muchacho de tan poco prove. cho como Condell i quién sabe si hasta inferior. Si él hubiera dicho alguna vez chanceándose con sus alegres compañeros: «saltaré algun dia sobre la cubierta del Huáscar para tomarlo al abordaje!»... es posible que todos se hubieran reido i él tal vez el primero. ¿Uribe? Ese no era hombre de guerra: suave, amable, estudioso, tenia mas bien un porvenir literario; hijo de una gran mujer de letras, sus tendencias naturales parecian dirijirse hácia el arte i la poesia. ¿Riquelme? Un mancebo enamorado que pensaria mas en su novia que en su patria. ¿Orella? Un tronera que de puro loco i caprichoso habia aprendido a dirijir un cañon admirablemente, poniendo la bala en donde ponia la vista, no tanto por amor a su profesion como por darse el placer de un estraño pasatiempo. ¿Aldea? Un sarjento!... ¿De tan abajo puede subirse a tanta altura? La verdad es que en esas naves no habia un hombre. - - Tal pensaba la opinion i al parecer tambien el almirante. I tenian razon: la Esmeralda i la Covadonga no eran naves tripuladas por hombres sino por niños, niños jigantes que pasaron muchos de ellos de los bancos del aula a la inmortalidad.

II

En la tarde del 16 de mayo de 1879 la Esmeralda i la Cocadonga, quedaron sosteniendo solas el bloqueo de Iquique. El resto de la escuadra, o mejor dicho el grueso de la escuadra chilena, se habia dirijido al Callao en busca de una aventura gloriosa que debia dar por resultado la destruccion o captura de la escuadra peruana. Componian esa escuadra los blindados i las corbetas, las buenas tripulaciones i los jefes prestijiosos, todo lo que era un poder como fuerza i como intelijencia. En la bahía de Iquique quedaba todo lo inútil: las naves débiles i viejas, las tripulaciones bisoñas, los jefes i oficiales de ménos esperanzas. Un detalle histórico que estimamos de suma importancia es que varios de los oficiales que tripulaban las dos naves fondeadas en Iquique el 21 de mayo fueron trasbordados de otros buques dias ántes de la partida de la escuadra. Algunos insistieron con lágrimas en los ojos para que se les llevara al combate; pero la órden era terminante. Se queria contar con jente escojida i segura. Se abandonaba a los ineptos. Con cuánta amargura verian partir los desheredados de la gloria a sus afortunados compañeros que iban a la lucha i a la victoria miéntras ellos quedaban condenados al eterno castigo de la inaccion! ¡Qué nube de rubor cubriria la frente de Prat i sus compañeros al ver que se les separaba de los predestinados Pobres jóvenes debieron pasar horas de sublime angustia. ¡Qué cosa mas cruel que alentar un alma jenerosa, dispuesta a todos los sacrificios i a todos los nobles actos i no ser comprendida! La escuadra peruana seria destruida en un próximo combate sin que ellos tuvieran la menor parte. El botin de la victoria corresponderia esclusivamente a otros, i ellos, jóvenes, con el pecho lleno de nobles ambiciones, ya no pelearian en esta campaña, sus espadas no se mellarian en los choques de la lucha titánica, sus nombres no serian aclamados en

« AnteriorContinuar »