Imágenes de páginas
PDF
EPUB

de los espectadores, el poder del engaño, lá impostura. Esto por'lo que hace al fondo de la cuestion.

En cuanto á la forma, cuantas dificultades no se presentan!

Entra en primera linea la cuestion filológica. Vosotros ereis por traducciones, y hasta hoy se disputa sobre la significacion é interpretacion de una palabra. Para el racionalista poco importa que iMoisés diga crear, ó producir, ó hacer, ó formar, ú organizar ó emanar, ó construir, ú ordenar al emplear la palabra hebrea bara, porque el problema de lo que se llama creacion no se resuelve con una palabra, con una afirmacion;—y hé ahí la primera dificultad al empezar el Génesis. Segundo versículo: «y el espíritu de Dios era llevado sobre las aguas» (Scio) «se cernía sobre las aguas (Cnhen). No señores, no es eso. El espíritu quiere decir espíritus, soplo, viento, y divino ó de Dios, quiere decir en hebreo, lo mas fuerte. Asi la frase tan pomposamente falsa de que el espíritu de Dios era llevado, como si pudiese ser llevado y desprendido de Dios su propio espíritu, no quiere decir otra cosa, sino que en los dius del último de los cataclismos porque ha p isado nuestro planeta, soplaba un huracán. Cosa muymtural en medio de aquella violenta transformacion de temperatura. Caben, el traductor Israelita de la Biblia en nuestros diasnos dice lo siguiente: «En he» breo, los nombres que designan una cosa grande, superior en » su género, se ponen en el plural, que los gram ticos llaman » pluralis excellentiac. Dios considerado como la coleccion de » todas las fuerz is, el todo-Poderoso

«En sentido propio, se podra ver aquí un viento violento; se» ria el tercer elemento, que en razon de su levedad, estaba

» sobre los otros dos, la tierra y el agua Se sabe que en

» hebreo la palabra (de Dios, ó divina) sirve de amplificacion. » Asi se dice I Sam. 14, 15, una ansiedad divina. Psalmos, 36,7 » montanas divinas. Génesis, 6,2, hijos divinos, para expresar » una grande ansiedad, montañas eléVadas, hombres muy gran» des. La palabra hebrea (la palabra que se ha traducido por » espíritu ósoplo divino) significaria pues xxnviento violento,un » gran viento. Es la opinion de Oukelos y de Abem-Esra » (a)

(1) La Biblea, traduction nouvelle, avec l'hebreu en regard, accompa

gne des points-voyelles et des accents toniques, por S. Cahe-Geaesis

pag..l,2, de la segunda edicion. Paris 1845.

Los ejemplos pueden multiplicarse hasta el fastidio, pero no hacemos critica filológica, y poco nos importalo que quiera decir en hebreo tal palabra.

La autenticidad de los escritores es otro de los gravisimo s puntos que tambien tiene que esclarecer el creyente.

ARGUMENTACION CÁTÓÜCA-Ét DOGMA DELA ENCARNACION'

-. ' . .>'''••' i . .. •*•;<.'

. i i it

( EL PADRE VENTURA.)

"•:'

(iHiEDtTO.) . •: . .

Entre foá modernos apologistas del catolicismó, eí Padre Ventura pasá por el mas fuerte. Su ciéfleia es vasta sin profundidad. Dicen sus partidarios que es un genio, una cabeza privilegiada: «La Enciclopedia y la Sumá son Ids menores » obras que sabe dé memoria, como uñ buen cristiano sabe la yi señal de la cruz. » Es estüpendo!

Para corroborar la autoridad del personaje, hé aquí el juicio infalible dé Gregorio XVI. Preguntado cuál cYa el primer sábiode Roma: « El Padre Ventura, respondió. Tenemos sin » düda, teólogos, apológistas de la religion, filósofos, publicisv ''tas, br'ádores y literatos, ihuy distinguidos1; pero Unicamente » el Padre Ventüra reurie al mismó tiempo y por sí solo todo esto.»

'^erryer, el légitimistá frántés, tenido por el primer orador entre sus eompatHotas, esclamába despues de haberló oido: « Yo he oido á San Pablo hablando en el Áreopago, y conmo» Viendo ton Str acento de extrangero ttídos loS espíritus, y » iodos íos corazones. »—Montdlembert, Otro éélebré campeon monárquico del catolicismo décia tambien: ti'Es admirable! ycV no'hé Oído jámas fiada mas1 belfo éfl niltarro idioma! ii

Es pues él mas poderoso, y el más autorizado campeon del' catolicismo en nuestros dias.—Y como él reasume toddlá argdmentacion católica, y tita SUS mas poderosos argorhéhios, llénenlos pues én él P&drfe Ventura la cabézla de la hydra.'

''Curiosisimo ésíüdíio e¿ e'1 'le estos pscudó^óíéfos d*e fa cíducafe de lá revelación! ¡Qué áüdátia fiara ctmfhar ióbié'.l •1 'aturdo l^tjáe'fe s.tá)1i;né én la torpeza dél ge'nero humaá'i f' Que cinismo para ocultar í'á mltiií H el argumento radical'del adversarioQué odio contra la filosofia, cuando intentan eHes' mismos filosofar!—Que astucia para deslizarse con paso de zorro sobre las insuperables contradicciones, ó dificulades invencibles que presenta la afirmacion católica!

Vamos a tomar del Padre Ventura la defensa que intenta de la mas grande de las dificultades metaficas: la Encarnacion. Y siendo la encarnacion, la base, el principio, la fuerza del catolicismo, demostrada su imposibilidad el problema de esa religion queda resuelto.

No pregunteis en que se apoya esa afirmacion. ¿Porqué creen en ella? Creen en ella porque dicen que fué revelada. ¿Quién dice que fué revelada? D. Fulano A. con Sutano B., Mo sés el degollador, David el asesino, Salomon el corrompido; y ademas la serie de prófetas que en tono tremebundo anunciaban las revelaciones de Dios. Y ese pueblo Judio, el elegido, el privilegiado, el encargado de la palabra de Dios, ha sido el mas triste, el mas iracundo, el mas odiado, el mas pisoteado delos pueblos déla tierra. Que diferencia con la Persia de' Zoronstro, con la Grecia de las Termopilas, cou la lioma de la República!

Pues bien! Se» cree en la revelacion, porque así lo dijeron unos hombres. Y entonces, ¿qué razou tienen los catolicos para no admitirla fe de Budha ó de Mahoma? No tienen una sola razon, un solo argumento que no empleen ó hayan empleado los sectarios de las revelaciones para hacer admitir sus visiones ó mentiras. El mismo dogma de la encarnacion del verbo en una virgen, es de origen indiano de muchos siglos .interior á la £.ibricacion católica.

El ¿Ventura que no debe ignorarla lógica de Aristóteles, comete á cada paso el sofisma de dar por cierto o probado lo que aun traía de probarse. Es el círculo vicioso ó peticion de principios.

¿Cómo empieza su demostracion? Afirmando lo que va probar. « D os quiso hacer ver que nada es imposible á la ener-' gia de su palabra. » , .

¡Que tal introduccion para preparar el camino á todos los, absurdos! ¿Quién se lo dijo? Nadie, ú otro hombre ó un libro. Y por que otro hombre se lo dijo, nos viene el católico. ,á decir gue está en las determinaciones del Eterno? ¿Cómo pne-^ de probar ese hombre que Dios quiso ?~-No lo puede,, sino afirmando, peo afirmandolo absurdo, y sin probar, es de todo j¿en-y tirosoófarsant^,;;,,;''' i\¡,0 • y'y'Jj'o.Jiovbii

Pero es mas fuerte todavia lo que imponen á Dios estos cerebros católicos. « Para Dios nada es imposible. » Hay tantos imposibles para Dios que solo inteligencias que ban abdicado su pureza pueden negar que hay imposibles para Dios. Señalemos algunos: .

Es imposible á Dios volver nada á la nada.

Es imposible á Dios crear de la nada.

Es imposible 4 Dios alterar las leves matemáticas.

Es imposible á Dios alterar las leyes de los seres.

Es imposible á Dios contradecirse, correjirse, arrepentirse, initnrse.

Es imposible á Dios alterar las leyes de la justicia.

Es imposible á Dios hacer que lo bueno, sea malo, lo bello feo, lo virtuoso criminal.—Es imposible á Dios que el finito contenga al Infinito. .Reconocen estos axiomas los católicos?— Si lo reconocen, el milagro, el imposible posible, el absurdo, no existen, y reniegan con razon de su creencia fundamental. ¿No los reconocen?—Entonces se declaran fuera de la ley dela razon y comptemptores del ser InGnito, cuja inmutabilidad destruyen. . .'•

Véase pues la llave falsa con que el Padre Ventura quiere abrir la disension, estableciendo que « nada hay imposible para « Dios. » Es la astucia del jesuitn transportada á las cosas eternas. Pero lo detenemos en su falsa premisa, y ningun católico negará la verdad de lo que afirmamos, tomando ejemplos de su propia religion.

El católico reconocela trinidad, tres personas. ¿Puede el Padre segun ellos destruir, negar, ó no manifestar al Hijo? No puede; Luego hay imposible para Dios. ¿ Puede el Espíritu Santo declarar al Padn caduco en su reinado? No puede. Luego háy imposible para Dios. ¿Puede Dios hacer que no ha)a sido lo que fué?—No puede. Luego hay imposible para Dios.

Asf, l ues, ni los mismos católicos no pueden admitir que no hay imposible para Dios.—¿Cuál es entonces la intencion del Padre Ventura al arrojar esa proposicion temeraria?—Héla aquí:

Como se trata de afirmar un absurdo, como se procura hacer de Dios un manequl al arbitrio de los teólogos, como se quiere afirmar la mas estupenda de las mentiras, es necesario desqúiciar los fundamentos eternos de la razón y del raciocinio. Yíl como una de las nociones fundamentales de la razon es que una I

« AnteriorContinuar »