Imágenes de páginas
PDF
EPUB

encuentran en las unidades mentirosas.—La creacion, señores, es una república. En el hombre es la omnipresencia de la libertad en la unidad infinita, y aquí llego directamente á la moral como conciencia de la creacion.

La moral es la accion del dogma unidad y libertad.

La creacion es una. reconoce una misma causa y un mismo destino, tiene por ley la fraternidad. LUu dice ul hombre: sé libre. Sin libertad Dios no resplandece en tu alma La vision de Dios es tu titulo de ciudadano en la ciudad del eterno. Dios no admite lu adoracion de los esclavos. Sé libre—es decir, goza de la igualdad en el derecho; ved ahí lo que dice referencia al fundamento pensante y reflexivo del dogma en la moral. La .reacion siente la ley del movimiento y del destino áupremo originado por el llamamiento de Dios, y por el arranque del alma humana hacia su principio, de donde nace el principio que hace obrar, que completa la union. El supremo atbor hacia Dios —el amor hacia las igualdades de mí mismo—que se llama fraternidad, y hacia los seres inferiores para ayudarlos á la obra universal, de la que el hombre se hace cooperador en virtud de su libertad.

Permitid, señores, os cite los siguientes versos de Voltaire que espresan en pocas palabras lo que acabo de esponeros:

Tout amour vient du riel: Dieu nons chórit, il s'aime.
Nous nous aimons dans nous, dans nos biens, dans nos fils,
Dans no i concitoyens, ¿urtout dans nos amis:
Cet amour nécessaire est l'áme de notre ame;
Notre esprit est porté sur ses ailes de ñamme.

Estos versos religioso filosoficos salidos de boca del flagelador de la iglesia católica, y de toda unidad mentirosa, apoyan lo que he tratado de probaros.

Religion y filosofia, fé y ciencia, armonia sublime de la afirmacion fundamental.

Réstame tan solo para terminar esta segunda parte, esponer dos deducciones que cierran la evolucion del pensamiento y del amor.

El hombre debe adelantar, el adelanto es el esfuerzo, la aspiracion, el deber y el dolor para conseguir el bien, que no puede ser otro que la posesion de su alma: de aqui parte, segun el método la idea del trabajo padre de la industria. El bien se presenta á la libertad como consecuencia del esfuerzo, y esa propiedad alimentadora se da en la sucesion de la vida. Propiedad limitada como 1o es el mismo en su libertad; propiedad infinita que es el bien absoluto, que no alcanza mas, que sostiene la propiedad de su persona.—El trabajo es la apropiacion del bien. La idea del bien antecede, preexiste á la idea de trabajo como el fin preexiste á los medios.

Para llegar á la posesion del bien es necesario el esfuerzo, mas el esfuRrzo supone un antecedente forzoso cuales el conocimiento del fin y la anticipacion de los medios.—El conocimiento es el bautismo religioso de la educacion, la anticipacion es la capitalizacion que Dios ha dado á todos los hombres por intermedio de esa madre universal que nos guarda en su seno, á que llamamos naturaleza. Esclamemos con Dios:*

i Bautismo de luz y bendicion de la naturaleza sobre tí desgraciada humanidad, proletaria de todos los tiempos en las tinieblas del espíriÉh cqmo en las miserias de la tierra. Luz, Naturaleza—palabras de orden de todos los-tiempos, exalaciones del dolor tradicional. Quisiera anticipar con nuestras almas esto ante los tiempos, y ver á los hombres amándose y poseyendo la tierra. «

El arte es la realizacion de lo bello resultante del inconcebible misterio de la vision de Dios en el hombre. Vuelven la atraccion del infinito.

La verdad es la vision de lo finito en el infinito; este espectaculo sentido por el hombre todo entero como inteligencia y amor, revela lo bello, que segun Platon define admirablemente, no es sino: «El esplendor de lo verdadero». Esta definicion ha sido precisada por Lamennais en estos términos: «Lo bello es la forma de lo verdadero.» Dios es la verdad absoluta, luego es la belleza absoluta, es decir, el esplendorinfinito de sien sí mismo, la forma eterna de su ser. Debemos precisar los caracteres distintivos de lo bello, de modo que podamos darnos cuenta de su necesidad y diferencias respecto a las demas reflexiones de la verdad.

Marchamos hacia el infinito, siguiendo la ley de lo existencia del finito que es el movimiento Mas el hombre que ha visto y por consecuencia es libre, se mueve doblemente, obedece á su destino de una manera complexa: obedece á lo verdadero por el convencimiento, y á lo bello por la atraccion. La vision de lo bello es el resultado de la inteligencia y del amor. La intelicencia perfecta ama, el perfecto amor habla—es la armonia, la unidad, el resplandecimiento del ser inconcebible qu*. se convierte para él en la seduccion de la ley que es la belleza.

El finito es la obra de lo bello, luego la creacion es bella. La sola diferencia consiste en lo relativo a su esencia por cuant* no puede ser dúplice la perfeccion.

¿Cuál es segun lo ya establecido la belleza de la creacion? Siguiendo el método remontémonos al principio de la afirmacion.

Lo bello es lo verdadero en la unidad de la contemplacion. Lo bello relativo debe ser una forma dd deber en las criaturas, la ascencion del finito hacia el infinito, la marcha de la verdad— el acrecentamiento del ser ó en otros términos, el espectáculo del esfuerzo del finito hacia el infinito. Toread los ejemplos del bcroismoque es la belleza en accion y vereis, sea cual fuere el ejemplo que escojais, como en el fondo es lo verdadero lo que hace resplandecer á lo bello. Lo bello está en Dios y en las creaturns por encarnacion; conviértese en el ideal eterno, el eterno amante que persigue la creacion, conservando un tipo en Dios, fuente de toda verdad. Dedúcese asi mismo de Ioexptiesto que lo bello supone el dogma, nada hay fuera del dogma; el es, si puedo servirme de una comparacion matemática: La linea recta de un circulo infinito.

Lo bello ha dado origen al arte—que no es otra cosa que el trabajo humano por realizar lo bello. Esta realizacion es múltiple, pero idéntica en cuanto al fundamento; es interna y moral, si os haceis artista de vuestro yo, si transformais vuestro ser, siguiendo el ideal que teneis, si encarnais el heroismo.

El arte es esteruo, si por medio de la materia reproduce cualquier aparicion simbólica que representa el objeto de vuestra aspiracion.

Hemos visto que la verdad de las manifestaciones de la vida está en la vision de Dios y de la libertad; que la religion, la filosofia, la industria y el arte reproducen lo mismo, bajo formas diferentes; y la verdad de la fórmula que os presento puede ser. probada aun por la historia!

Existe unidad en la industria, en el arte, en todos los ramos de la moral, en el dogma y en la ciencia. Esta unidad es la fé primera, la voz del ser, evidencia en sí propio, de donde nace la, Vida eh 1q variedad de sus formas. Cambiar el dogma es cam,biurlo todo; porque faltando la base se derrumba el edificio,, \

Sois pnutbeista. Mirad «l. Oriente, ved su polílica, su moral, su industria, su arte reproduciendo el dpgma terrible y mons' £ruoso del gran todo divinizado. Seguid la historia de los monumentos de la humanidad y vereis á las revoluciones religiosas renovando!, la tierra^, por decirlo asi; allí un dpgma de muerte engendrandola ociosidad y la fealdad, acá uno de futalidad autorizando científicamente la anarquia y el duelo,á muerte del hombre con el hombre « homo hominis lupus », hi adoracion de la fuerza. El pensamiento y la historia concurren a demostrarnos la solidaridad necesaria. La creencia produce sus efectos, lo contrario, que es el escepticismo, tiene que producir los suyos— Una nacion sin dogma es un pueblo que busca su cabeza; las oscilaciones, los cambios oscuros, los sacudimientos febriles, el aniquilumienUylel espíritu, son los signos de un pueblo sin dogma. Preguntad que se ha hecho su industria, su arte, su religion, su política, su filosofía, su industria regida por ei ac.;so, ola terrible que arrojaá la playa los restos de una batalla ó un crimen; su arte muerto, no tiene en su lugar sino el capricho fantástico de los individuos, la imitacion vulgar, ó el antojo desordenado de hombres que creen crear cuando no hacen sino kacer dejencrario que patrocinan. ¿Dónde esta su arquitectura propia, su pintura, su escultura, su música? ¿Es acaso que el pueblo con su gloria, sus instintos, sus tradiciones y esperanzas se lía estremecido ante una obra que le mostraba su dolor ó su pensamiento? '. .

Un pueblo sin dogma puede reconocerse tambien en lo que llamaré la pérdida de la palabra. No creaie, señorea, que. yo piense que no se hable en ese pueblo, no, es porque la palabra en él ya no es el hombre y la diplomacia se ha introducido en el santuario inviolable. Los principios, sean cuales fueren, no bastan sin la identidad de un dogma por fundamento. Supongamos en política un republicano escéptico, uno católico y otro de dogma. El primero marchara tras el brillo ó la utilidad, el segundo nos hablará de libertad sin apercibirse de que él es esclavo hasta la médula de los hueso-; y el tercero morirá de angustia, ó vwirá inútil por la indiferencia de los demás y por la impotencia de su moralidad sin habilidad.

¿Creeis que veriamos las desgracias que vemos, si la industria y el comercio se hallasen ligados al dogma? No. Si hubiese el menor fundamento religioso en la industria, ella seria lo que ha sido entre los Persas, una plegaria, un deber cumplido para con Dios en bien de la humanidad. Mas la industria, desprendida de la unidad fundamental dela idea, no puede ser sino unaguer-^ ra, consecuencia de la anarquia y desencadenamiento de los deleites. El estado actual de la industria es la práctica de la máxima deHobbes: «Homo hominis lupus.» E1 hombre ha ahogado la afirmacion indivisible que lo ligaba á la creacion por el deber y el amor—y no ha quedado en él sino la sensacion, y lo que mas lo aisla, el orgullo y la vanidad, de donde nacen la ceguera intelectual de la época y entre los poderosos de la tierra, la degeneracion de raza, la fealdad en las almas como en los cuerpos.

Podria prolongar mis demostraciones, mas me haria demasiado actual. Terminaré constatando lo que establecí al principio.

La verdad es «na, es el dogma.

La religion es la fé en la afirmacion fundamental.

La filosofía parte de la intuicion que es pueblo y sentimiento para llegar á la reflexion científica de la afirmacion. La religion morirá si el hombre deja de querer á Dios. Desparecerá la filosofía, si el hombre deja de pensaren Dios. La verdad es la base, la unidad el fondo. Problema de verdad es problema de unidad.

La religion quiere un Dios. La filosofía lo demuestra, tienen por consecuencia que ser coexistentes, idénticas en creencia, diferentes en la marcha é inmortales en la existencia.

« AnteriorContinuar »