Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Si el alma fuese infinita, no encontraria limitacion y la sensacion seria imposible. Ella seria el todo. El todo seria ella.

Si el atomo fuese la fuerza infinita, no eojcontraria obstáculo y seria el uno-todo, el todo-uno, e\panth«o.

Pero ambos se limitan, y en esa limitacion está la relacion de movimiento.

Ahora el problema se presejita de este modo.

¿Cómo se limitan las substancias?

Por su organizacion.

La substancia pura seria el espíritu puro, lo que llamamos Dios. Dios no es finito, sino infinito. Luego si hay substancias particulares y finitas, no pueden ni aparecer sino como demarcaciones del espíritu divino.

¿Como se verifican esas demarcaciones del espíritu divino?

Por la limitacion.

¿Qué es limitacion?

Una condicion 6 determinacion del ejercicio de la fuerza.

¿Como se-verifica' esa condicion ó determinacion?

Por la organizacion, en sus relaciones con el alma y el mundo externo.' ... . . . • •

El átomocentral de mi organismo, es influido por la masa total de los átomos, que estrtn, puede decirse bajo su dependencia.—Y«l átomo central, centralizando la suma de las fuerza?, influye en su comunicacion con el alma.—Asi e» como un cuerpo mas denso ó de ma<or volumen recibe mayor atraccion de la fuerz i total y central del planeta. Asi es como un cuerpo mas ligeru puede expareirse por los aires.-^-Asi es que si tuviéramos menos peso, recibiésemos menor atraccion del planeta, podriamos vagar por el espacio. • l;

Htiy pues accion de la fuerza atomistica'sobre el alma.

Esa accion limita la fuerza del espíritu.

La fuerza del espírjtu á su vez, limita la accion de la fuerza del átomo central. 1 . ¡,i ;; .'

¿Pero, cual es la necesidad de esa limitacion recíproca de las substancias?i. . . j i i:t.. i.. . c

La impenetrabilidad, individualidad é identidad que constituye á los átomos de la materia yi á las monadas del espíritu, í . , i . J '.. i ' \

Sino.hubiese impenetrabilidad, no habria individualidades y hasta desapareceria la existencia. Sea dicho de paso, esta es !a bnse metafisca del derecho, ó de 1h inviolabilidad de la persona.

Despues de reconocer la necesidad de esa limitacion reciproca de las substancias, ¿por qué la monada espiritual y libre del hombre, se ve unida á un átomo ó á una organizacion material?

Esta cuestion es tambien de las mas arduas. Sin entrar en las hipotesis, sin apoderarnos del metodo sintético que en un momento resolveria la cuestion, no queremos hacer síntesis por que no tenemos sistema, ni vemos con evidencia las premisas á prior!, que seria necesario esponer en el momento, Seguiremos con el auálisis, que hasta este momento nos acompaña con su luz.

Supongamos al alma en el estado de puro espíritu sin organizacion, o humanizacion. Siempre es una fuerza, pero fuerza latente, como toda fuerza que no ha sido provocada á la manifestacion.

El alma pura, monada intelectual, duerme sin la apelacion ó contacto de otra fuerza. Es la ignorancia pura. Sin conciencia, no se conoce á si misma. Sin sensacion no conoce al mundo externo. Es el ser tenebroso que espera la revelacion ó el nacimiento.

¿ Cómo se verifica la revelacion ó el nacimiento á la conciencia, a la sensacion y á la razon?

Es de toda necesidad la intervencion de una fuerza. ¿ Qué fuerza?

Hay la fuerza de la materia, la fuerza del espíritu y la fuerza de Dios. .

La fuerza de Dios no obra sino una vez por todas, pues de otro modo, Dios viviria en el tiempo, y no seria el eterno omnipresente.

La fuerza del espíritu, ó de un espíritu sobre otro, se verifica por las ideas. ¿ Cómo trasmitir las ideas de un espíritu & otro espíritu, ó en otros términos, cómo traspasar mi pensamiento á otro pensamiento?

No hay sino un medio, y es el lenguaje.

El lenguaje, o traduccion de las ideas, necesita de una convencion entre los espíritus; el lenguage necesita del símbolo. El símbolo no puede existir sin la sensacion, la sensacion sin la materia y la organizacion.'

[graphic]

No puede haber lenguage sin sensacion. Bien entendido que no quiero decir sea la condicion única y fundamental, pues es claro que pensamoslo que hablamos, pero si que la sensacion es condicion indispensable del lenguage.

Siendo la sensacion el único medio de fundacion del leDguage se vé aprioii, que la onomatopeya figura en primera línea, y que todas las palabras, aun aquellas que designan los objetos mas abstractos, tienen su origen en la metafora ó transporte de una significacion material áotra que no lo es. Esto nos llevaria a otra tesis que por ahora suspendemos, citando para corroborar este juicio las palabras de Renan en su obra, del Origen del lenguaje. (a)

Creo pues haber demostrado, sin apelar á las conocidas hipótesis del influjo físico, del mediador plástico, de la armonía preestablecida, ó de la gracia divina, las causas ocasionales que el alma necesita, la accion de una fuerza para revelar su fuerza. Que no habiendo sino la fuerza de Dios, la fuerza de los espíritus ó la fuerza de la materia, solo la fuerza de la materia puede ejercer esa accion. La fuerza de Dios no puede estar a cada mqmento asistiendo á la sensacion de cada ser, sin alterar la nocion de eternidad omnipresente, la fuerza de los espíritus no puede trasmitirse sin lenguaje—y no pudiendo haber lenguaje sin sensacion, es claro que solo la fuerza fisica es el orijen del desper

(a) « Es una cosa muy digna de reñexion que los términos mas abstractos

« de que se sirve la metafisica, tengan todos una raíz material, aparente 6 no,

« en las primeras percepciones de una raza sensitiva. El verbo ser, del que el

« señor Cousin decia con atrevimiento en 182U: < N i c nuco ninguna lengua

t en la que la palabra francesa ser sea espresada por un correspondiente que

« represente una. idea sensible; » el verbo ser, digo, en casi toda* las lenguas,

• sale de una ¡dea sensible. La opinion de los filologos que asignan por sen

• ti.lo primero al verbo hebreo haia o hawa ser), el de r spirar, y encuentra « rastros de onomatopeya en osla palabra, no deja de tener verosimilitud. En

• t árabe y en etiope, el verbo Kdna, que hace la< mismas veces, significa pri-' , Tuitivamente estar de pié (exstare). Koum (stare) en hebreo pasa frimbien a

• sus derivados en el sentido de ser (substintia). En cuanto a las lenguas o indo-europeas, han cnmpui'.sto su verbo substantivo con tres verbos diferentes:

• 1.° as (sánscrito, asmi) (emmy, eimi, priego sum); 2.° Chú, sms (fúoo, t gr, fui, bin en aleman, bovden en persa); 3.° sthd (stare, persa hestem),

que ha llegado é S' r parte del verbo ser, a lo menos como auxiliar, en las « lenguas m idernas de la India y en las lenguas romanas (stato, cté francés, « sido, de sitvs en español) D¿ estos tres verbos, el tercero es notoriament' t un verbo físico y significa esttr de pié. EJ segundo ha tenido con mucha' « verosimilitud el sentiJo'primitivo de sopl.ir. En cuanto al nrmero, parece « referirse al pronombre de la tercera perst na: pero este pronombre mismo*, por > mas abstracto que parezca, parece referirse á, Iui sentido primitivamente con« crcto. » "«'

(K. Renan—del origen del lenguaje paj. 128 ut supra.)

[graphic]

i

tamiento, ó de la revelacion del ser humano, coexistiendo el desarrollo de la conciencia y de las ideas de la razon con el acto de la sensacion.

Ahora se presenta otra dificultad.

Si el alma necesita de la sensacion para revelarse, ¿por qué necesita del organismo como intermediario entre la materia y el espíritu?—¿Si la fuerza física obra sobre el organismo fisico, y este opera sobre el alma, no podia la fuerza física influir directamente sobre el alma ?—Héahí la dificultad.

En otros términos:

¿Cual es la necesidad del organismo?—¿Cuáles ha necesidad de la prision del alma en un cuerpo?

Las religiones y sistemas de filosofía tienen sus contestaciones hechas. La necesidad del pecado, de la caida, Ia necesidad de una purificacion, de una prueba, de la adquisicion de un mérito en la lucha. Otros niegan simplemente la diferencia del alma y de la materia. Unos supriman la materia, otros el espíritu, otros forman una síntesis de ambos.

No entro en esas teorías trascendentales, porque son síntesis cuyas premisas no son evidentes, ni científicas, sirio conceptos a poiteriori, nacidos de la necesidad de espücar y conciliar ciertas ideas preconcebidas sobre Dios, el espíritu, o la materia, conceptos forzados que se elevan a la categoria de premisas a priori, para despues esplicar deductivamente los hechos.

Ese proceder es ya muy conocido, y la verdadera ciencia lo rechaza. Por ejemplo: Tengo cierta idea de Dios y cierta idea de la materia. >'o puedo conciliar esa coexistencia é invento la teoria de la creacion ex nihilo y digo entonces: Dios puro espíritu, crea de la nada lo que existe.

Esa premisa á priori, (que no es sino una invencion á posteriori nacida de la necesidad de esplicar la existencia de la materia) se presenta á algunos como incompatible con la inmensidad de Dios.—Invento la premisa ex nihilo, y creo haber resuello la cuestion.

Asi, en la cuestion que nos ocupa, nada mas fácil que bajar de una de tantas premisas, para llegar á explicar la dificultad presente. Pero ya hemos dicho que no aceptamos ese proceder, y el mundo científico está cansado de sistemas y de hipotesis.—. Nada mas fácil qne esplicarlo todo por la voluntad de Dios, por la gracia de Dios, pero asi no habria ciencia, y Kepler podia haberse ahorrado el trabajo de descubrir las leyes dis la revolucion de los planetas. Volvamos al asunto.

¿Por qué es necesario al alma el organismo?

El alma en su puro estado espiritual, sin organismo para reagir yobre la materia, seria la víctima de la renteria.

Toda fuerza, todo átomo obrando sobre ella de una manara directa y sin el mediador del organismo, y sin que el alma pudiese á su vez operar sobre esas fuerzas por falta de organismo á sus órdenes, seria esclava de la materia, y al mismo tiempo tenebrosa, por la acumulacion de impresiones en todo sentido que la precipitarian en el oceano terrestre de la circulacion universal.

Pero supongamos al espíritu puro, sin estar encadenado ó li-, gado á un organismo. Supongamoslo en la íntegra posesion de su libertad y de su fuerza.—¿Seria libre sin la conciencia, sin la idea del deber y del derecho?—No. Luego es necesaria la conciencia de la identidad del jó y el conocimiento de la idea que debe limitar su fuerza. Conciencia é idea no puedeu aparecer en el espíritu sin sensacion. Sensacion no puede existir sin organismo.

¿Por qué la sensacion no puede existir sin organismo?

Sensac ion es la 6*asmision al alma de la percepcion de un efecto ó de una calidad, ó propiedad de la materia.

Sabemos por observacion y esperiencia, que para el conocimiento de ciertas calidades, es necesaria la existencia de un órgano especial. Así la dureza dada por el tacto, no puede ser conocida por el olfato. El sonido no puede ser conocido por el gusto. El color no puede ser conocido por el oido.- Hay pues, como dice Saisset conforme con la fdosofia escocesa, localizacion de sentidos.

¿Qué indica esto?

Indica, l,° que no todas las calidades de la materia nos son conocidas; 2. ° que las que conocemos se localizan en ciertos sentidos; 3. ° que no podemos conocerlas sin un órgano especial.

Esto sucede, se dirá con razon, pero no es razon para que asi suceda.

¿Por qué no seria posible que un sentido solo nos diese á conocer las calidades, puesto que todos terminan en un punto central del orgauismo?

« AnteriorContinuar »