Imágenes de páginas
PDF
EPUB

contra su sistema corruptor,—y exclusivistas, cuando por medio de infames concordatos han podido enseñorearse de, la educacion de los pueblos, á acentar su predominio.—Estando en Suizten minoria, piden la libertad, y lo mismo en Irlanda, y en .Austria, en Roma, en Napoles, en el Perú, y en Chile, piden la abolicion de todalibertad, el esclusivismo del culto, persiguen la prensa libre, anatematizan y se sirven del brazo secular para sus fines.—Ay del pueblo que los acepta bajo el sofisma de la libertad invocada, asi como del enfermo que aceptárala libertad del suicidio.

Asi no solo la Masoneria h.\. h.". tiene que aspirar á la noble mision de ser la religion universal para educar pueblos virtuosos, sino que tiene que combatir á la violencia y á la astucia.

No nos formenos ilusion sobre la dificultad de la tarea. Al contrario, encaremos como espíritus sinceros lo que debemos hacer para proseguir en nuestra marcha y ser dignos de nuestros antepasados, que en medio delos peligros y reveces de los siglos barbaros han podido trasmitir hasta nosotros la escuadra y e' compas, á la luz de la estrella que brilla en el Oriente para edificar el templo de la grande humanidad.

Para cumplir es:i mision debemos ser severos en nuestras iniciaciones,—fortificarnos en el estudio de nuestras traducíones, y yo propondria una sesion m-igna todos los meses destinada ala enseñanza del dogma.—Si nuestros enemigos minan el terreno que pisamos, vigilemos con la lámpara encendida para salir al encuentro del espíritu anunciado.—y si ellos aspiran á apoderarse de las funciones municipales,—aspiremos tambien nosotros a apoderarnos del poder ejecutivo, legislativo y judicial y mas que todo de la direccion de la enseñanza.

He dicho.

Buenos Aires Nobiembre 15 de 1860.

SEGUNDO.

(inédito.)

Nada nuevo, hermanos.—Dogmas ó principios, tradiciones ó esperanzas que se os enseñen, todo eso puede seros en parte conocido y tiene su origen en las ideas necesarias que nacen con el hombre, y que la ciencia desarrolla.

Acordaos del proceder Socratico.—La enseñanza de Socrates se reducia a descubrir, á ayudar, á revelar en el alma misma del discípulo, los gérmenes que el verbo eterno allí depositara,—y es así, como despues esa enseñanza ha venido á ser corroborada por el texto magnifico con que San Juan abre las puertas del Evangelio:—Era ¡a luz que alumbra diodo hombre que viene d este mundo.—Esa luz, él mismo lo dice, era la participacion de la eterna inteligencia.

Esa luz, pues, es la misma que quizas ya conociais, pero con la cual os iniciamos y os damos el bautismo luminoso de miembros de una sociedad, cuyo objeto es la arquitectura moral de la humanidad indivisible.

El vapor ha existido en todo tiempo en la elaboracion de la naturaleza. Lo mismo la electricidad, y todos los fluidos y fuerzas conocidas, cuya aplicacion á los progresos humanos nos asombro.—Pero comparad la existencia del vapor, a la conciencia de su fuerza y lo que es mas, a la organizacion, de esa fuerza por medio dela mecánica industrial,—y vereis la distancia que media entre la organizacion y la conciencia de una fuerza ó de una facultad, y el hecho solo de su existencia.

Ese vapor, esa fuerza que se perdia, concentrada, organizada, surca los mares, devora ¡as llanuras, atraviesa las montañas, trasportandolos productos de los climas, los hombres de todas las razas, los pensamientos de todas las escuelas, cruzando y mezclando los elementos materiales, morales, é intelectuales de, la humanidad, en un foro tan vasto como el mundo, para realizar la harmonia predestinada, y la omnipresencia de todo lo bello, de todo lo útil, de todo lo justo.

Del mismo modo la masonería, h.\. La luz existe, existia.— Todos reconocen la necesidad de un vinculo comun, pero casi todas las religiones y sectas, han pretendido imponer sus formas y ritos peculiares y csclusivos, a la forma universal, que desconose las fronteras, y o^ue ignora los limites, y que es la que nosotros proponemos. La masoneria en medio de todas las disidencias, divisiones, odios, y persecuciones, ha elevado su bandera en la que brilla el triángulo inmortal de la Trinidad divina, cuya encarnacion humana se llama libertadigualdad—- fraternidad.

No discutimos sobre dogmas, ni sobre principios. Exigimos tan soloel reconomiento del Arquitecto suprimo de los mundos, sin cuya existencia, y reconocimiento, sociedad, le\es, civilizacion y progresos sacudidos por el Sanson de la duda, rodarian desquiciados al abismo. Exigimos el reconocimiento de la inmortalidad del alma, sin cuya verdad, « esta vida, feria, como lo di jo Hugo, indigna del Dios que la da y del hombre que la recibe. » Exigimos el reconocimiento de un vinculo supremo entre ese Dios el eterno, y entre este ser el inmortal, para continuar el desarrollo de la crisálida celeste que la humanidad contiene, y que no puede terminar porque tiene á la eternidad por tiempo, o la inmensidad por campo y al infinito por término y deseo de sus aspiraciones sin fin.—Hé ahí los cimientos indestructibles del templo moral tan vasto como el mundo, que los masones, aprendices, compañeros y maestros, levantan con sns manos bajo el amparo de la luz del cielo y de las luces que nos guian.

La masoneria quiere pues fortificar todo lo que es universal.— La universalidad es su caracter. Su bandera de enganche, no establece clasificaciones de riqueza, de color, de patria, de religion, de profesion. Su lev de ciudadanía impone como única condicion á la virtud, para ser inscripto en el registro cívico de esa Jerusalem porque suefian los mortales. de esa ciudad quede Oriente á Occidente y de Septentrion á Mediodia, realizará las palabras del Apocalipsis de San Juan, « que no ha menester Sol, « ni Luna, que alumbren en ella;porque la claridad de Dios 'a alum« bró y la lámpara de ella es el cordero.

« No entrará en ella ninguna cosa contaminada, ni ninguno, que « cometa abominacion y mentira. »

. Hé ahí nuestra ley de elecciones para ser ciudadano de la ciudad masónica. Se os han abierto las puertas. Habeis pasado por las pruebas que se exigen para re<ibir la luz. Sed pues dignos de la luz, porque la luz os seguira en los recónditos de la conciencia para escudrinar vuestras acciones.

La iniciacion es necesaria. Toda religion la impone, todo Estado la exige. El cristianismo emplea bautismo del agua, símbolo dela purificacion.—El Estado, la renta ó la Escuela, símbolo de arraigo y de instruccion.—La Masoneria, impone la luz como bautismo, ó la aceptacion de la revelacion eterna, que nos hace participantes dela luz divina, de la lev en la conciencia para dirijir la libertad.—Exigimos pues todo lo fundamental que las religiones y sistemas políticos exigen. La confesion libre, la comunicacion directa de la conciencia con el JUicz supremo: la purificacion de nuestras faltas, al confesarlas y proponer no repetirlas, que es la realidad del simbolismo católico, y loque es mas, la afirmacion de la humanidad universal, de la patria universal, de la Iglesia universal, en la aceptacion de la fé masónica.

¿Se cree por ventura que hemos llegado A tal estado de perfeccion en libertad, igualdad—fraternidad, que ya no sea necesario sacerdotes, apóstoles, misioneros y propagadores de la santa doctrina?

Hay esclavos en el mundo. Luego la masoneria es necesaria.

Hay privilegios, distinciones de raza, de clases, de naciones, ódiosy prevenciones separatistas, guerras permanentes.—Luego la masoneria es necesaria.

Hay ignorantes que buscan la ciencia y no pueden adquirirla; hay enfermedades, miserias, desgracias irremediables,—barbárie que es necesario civilizar, luego la masoneria es necesaria. —Hé ahí por lo que hace al estenor.—Y por lo que hace á la intimidad misma déla humanidad,— no vemos claramente la distancia enorme que nos separa del ideal en todos lospaises?—No vemos las instituciones imperfectas, las leyes vejatorias que aun subsisten. los dogmas rivales que combaten. las iglesias que fluctúan en el oceano delas disputas y de los intereses? - ¿No vemos auu á la mayoria alejada del espíritu, sumerjida en la materia, procurando encontrar en la materia y en la sensacion el fin de la inmensidad del deseo ?—Luego la masoneria es necesaria, porque es el reinado del espíritu.

La masoneria tiene pues que combatir al error, al vicio, a la

« AnteriorContinuar »