Imágenes de páginas
PDF
EPUB

un ihombre?—dio—ya esjun Diasl—Audacia,' Audacia!—Aniño, Santo .¡Padre, eovnage Saint Ircjt, coraggio iPiolTiX. Pero volvamos :á nuestras dictaduras.

Imaginad cualquier poder ó autoridadenJa América ¡educada por la España.

lis el patriarca de pastores, el cacique de '.tribus, el caudillo idei las turbas?—¿Es.la dictadura del prestijio personal y tradicional, ó el poder de la riqueza, ó el representante enérjico de loS¡«¡$t¿ntosiy derechos pisoteados delatente inculta,y á voces todas esas razones uaidas qac: producen los Monágas, los Bel.zú, los Rosas?

¿Es el general que conspira, revoluciona, derriba, fusila, y se impone como necesidad política? Es la mayoria de los casos en casi todas las Repúblicas. Es el militarismo entronizado, es la dictadura del sable.

¿Es el ciudadano (el paisano) letrado, abogado, gran teólogo y . legista, ateo en el fondo, pero relijioso en apariencia, que ha podidor,subir al poder, garantizando al militarismo su sable, á la Iglesia su renta, á los civilizados la charla, á los progresistas .ferro-carriles, á la juventud esperanzas, y promesas á las masas? Es el hecho de Moatt en Chile, de Lopez en el Paraguay. Es la dictadura deTorquemada y de Loyola.

Sube al poder el partido conservador. ¿Cómo contentar sin dictadura?

.Sube el partido liberal. ¿Cómo reformar sin dictadura?

Si quiere reformar, la mayoria ajitada por el partido retrógrado pide á nombre de la soberania del pueblo y de la libertad, la muerte de las reformas que harian de todo hombre uu soberano. Y entonces ó el partido liberal abdica, ó es vencido,.ó se hace dictador.

Domina el partido unitario. Es liberal ó conservador.

S>\ liberal, el partido federal explota las masas para derribarlo y entonces apela a la dictadura para sostenerse, Si es conservador es dictatorial:

Domina el partido federal . Es liberal $ conservador,

Si es liberal se explota la unidad de sentimiento de las masas, ú se exajera el .Localismo para disolver, ó se pretende la soberania privilejiada de un estado ó provincia, sea.para mantener la esclavitud como en los Estados del Sud de la Union, seapara mantener la supremacia económica como en Buenos Aires.

I

O se predica la unidad de dogma, de religion y de política, la centralizacion católica, la unidad de fuerza 7 de creencia.

Si es conservador el partido federal, entonces el unitario lo ataca á nombre de las reformas. Y uno y otro apelan á la dictadura para defenderse y sostenerse.

No asi en Estados Unidos porque alli la reforma es el movimiento continuo de la vida apoyado en la soberanía de la razon de todo hombre.

La diferencia esta pues, que en los pueblos no católicos y libres, el hombre es soberano y respeta la soberanía de su semejante. No hay infalibles que suban al poder, ytodostienen féen la ley que garantiza el derecho, y en el voto de todos, que no puede ir contra el derecho. Si hay error, no hay imposicion, y se espera el progreso infalible del convencimiento. Tal es la política de un pueblo, cuyo volo no puede ser forzado, ni burlado. La ley es religiosa, y la religion del libre exámen produce la religion de la ley. La lealtad en la política, se hace tan necesaria y es tan útil como la honradez en el comercio.

Pero en los pueblos católicos(pongan todos la mano en su conciencia) se teme con terror fantástico y real el triunfo del adversario político porque sabemos y creemos, ó presentimos con razon que es la derrota sin esperanza, el entronizamiento de algo de infalible y de impecable, que se impone con la inflexibilidad de la venganza. El poder es la dictadura justificada é inapelable. He ahí por que hay tantas revoluciones y tanto servilismo.—Y decir que no conozco un partido que haya encarado de frente la dificultad en Sud-América.

De todas la formas, de todos los partido, de todos los caudillos, se desprende como consecuencia forzasa, corroborada por la esperiencia en Sud-Amcrica la fatalidad de la dictadura.

Hemos nacido baja dictaduras, nos educamos viéndolas, y nos entierran las dictaduras.

Las masas han producido dictaduras de caudillos.

Las mayorías han sido dictaduras de partidos.

Las minorías son dictaduras de clases.

Las mayorías aplastan,—las minorias mienten.

Despotiza el mayor número, tiraniza el círculo.

La mayoria d ispotiza y dice: el número es ley: Luego soy la justicia. É impone la ley y religion que quiere.

La minoría tiraniza y tiene que mentir para decir: el sufragio obtenido, sea como sea, medá la ley del número: Luego soy la justicia. E impone la religion de la mayoria.

Sofisma en la mayoría, porque la Justicia no es resultado de adiciones, y no hay derecho para dar religiones de Estado y proteger ninguna.

Mentira en la minoría, porque acepta el sofisma del número y presenta una suma falsa, para producir el mismo resultado dogmático de la mayoria.

Cual sea la esfera del sufragio, y la competencia del número, es materia que hemos tratado en otra obra, titulada el gobierno •• de la libertad; —pero el hecho innegable es, que todos los prin

cipios é instituciones liberales, en manos del espíritu jesuítico de la época han servido para abolir, desacreditar, prostituir esas instituciones y priucipios.

E1 catolicismo niega esas instituciones y principios, lo cual hemos probado con razones y probaríamos hasta la saciedad con la palabra infalible de concilios y de papas; pero el progreso de la época ha consistido en servirse de las mismas armas, en apoderarse de las posiciones, en aceptar el lenguage y terminología de la libertad, y en hacer servir el sufragio, la prensa, el jury, la educacion, la escuela, en descrédito del sufragio, en falsificacion del jury, y en educar siervos de la Iglesia y no ciudadanos del Estado.

No hay pues escuela de la religion de la ley. La escuela, y el espíritu y el texto y lo que allí se enseña, es todo del dominio del enemigo de !a libertad, autorizado todo esto por los que se llaman civilizados!

No hay partido que proclame la religion de la ley, la separacion absoluta de la Iglesia y del Estado, y dé á la República por base, la religion del libre exámen.

No hay caudillo que comprenda, ó se atreva, ó pueda encabezar el movimiento regenerador.

No hay mayoria racionalista.

No hay minoria veridica y leal.

No hay secta que se presente, prometiendo siquiera!

No hay clases que hayan identificado sus intereses con el racionalismo.

No hay ejemplo de una era, ó de una época de verdad completa proclamada.

Yflelienéüiiigoihvatie,'—Vencidos en Europa., eiriigrannáTAirie

riear,l

Y los gobiernos republicanos los'llaman. Llega» cargamidnJ 108 de! frailes,' dejesuitas to rados y nd togados, y se les entrega la infancia 1 Invasion química que desorganiza preparando la invasion delas bayonetas. Oh ceguedad, oh falsía, oh ¡cobardía'/ oh traicion, —pero el mundo americano se pierde, si no elérva fcu espíritu, si no tiene.el heroismo del pensamiento, si notiéoeHaf sinceridad de la verdad.

A primera vista, cualquiera que se levante para interrogar ,al horizonte y columbrar una esperanza, sola vé el desierto, la'ig*" norcmcia,la barbarie, ó la'inocencia de multitudes explotada.?.Yi en¡la pampa, el valle y la montaña ondea el pendon de las'tiy niebla*. Si en las campañas error o ignorancia, en las^ciuda* des falsia. El poder engaña, los partidos mienten, la conciencia'! se> dabteg», la transaccion impera, y la horrible Teticeneia mental domina en los espíritu*.i,

Y el géniodela América esta tentado de escribir en la frente de los Antítesis

« Lasciate ogiñ speranza, voi che mírate. »'

¿qué HACER?

r

¿Qué hacer?—Guerra Ü la dictadora. ¿Cómo?—AtacandoSu dogma, quebrando su principio, desenmascarando' su falaia^HArrancand© del alma, de las constituciones y de las costumbre^11 el virus de la obediencia ciega inyectado por el catolicismo, y' encarnandola soberanía de la razon emancipada./

Esta es la obra. Es difícil, larga y penosa: ¿Gomo hacerlo?

Aquí entramos en la tercera parte deneste trabaja que tiene por objeto presentar el remedio, a lastres males' que hemosunn dicado, físico, moral, intelectual, que puoducen la debilidad, de América y facilitan la invasion..'. . i i '', '../.;<••

La fuer!za¡ vital de la persona continental esta atacada, por uu virus. Es la enfermedad iC'rónicas es el mal intelectual, dogmático. ..

La enfermedad ataca hoy un órgano, varia en su manife3tacion, cambia gobiernos y programas, es anarquia ayery.despoíisnu» hoy, putrefaccion mañana. Es la enfermedad aguda, es el mal político y moral.

En este estado se presenta uu colera morbus, que puede hacer desaparecer ó absorver los males anteriores, ó acabar con el enfermo para robarle la herencia. Es la invasion, la monarquía, la conquista.

« AnteriorContinuar »