Imágenes de páginas
PDF
EPUB

TERCKRA MEDIDA.

(

Levantar un empréstito en todos las Repúblicas para ponerlo á disposicion del gobierno Mejicano.

Y aun propondriamos una cuarta, que seria el enganche de voluntarios, para la guerra santa de la República contra la Monarquia, de la Independencia contra la conquista, de Méjico contra la Francia.

La ocasion se presenta, el palenque está abierto, restos venerables de nuestras guerras nacionales!

El horizonte es bello, la causa es justa, jóvenes generaciones dela América!

Llega el momento de iniciar una era nueva de solidaridad y de graudeza.

El clarin de la guerra, señala el gérmen de una grandiosa epopeya.

Politicos y gobiernos de nuestras jóvenes Repúblicas! Oh vosotros todos, que sentis en el alma la peticion de gloria.

Espíritus sedientos de verdad y de justicia, vedese itinerario de sacrificios que principia; dirijid el impulso parala realizacion de la justicia.

Defendemos en la tierra la ciudad, para recibir la encarnacion de la ciudad profetizada: paz á los hombres de buena voluntad, —pero guerra al usurpador.

APÉNDICE

Como un grito dei alma americana, insertamos á continuacion el ■ Himno de guerra de la América, » produccion del jóven Guillermo Matta. A juicio nuestro, es el reflejo de la espada en los ojos de una heroica juventud.

Insertamos tambien la traduccion con que el señor Fajardo ha querido favorecernos, y que completa la maldicion de América con la maldicion de Europa, lanzada por la tremenda voz de Yictor Hugo. La bala roja del poeta francés, no se ha enfriado; y rebotada por el señor Fajardo, siembra el incendio y el desprecio en su carrera,

HIMNO DE GUERRA DE LA AMÉRICA

f.

América, á las amas!
De nuevo á tus confines trae Europa
Oprobio y servidumbre
América, a las armas!
Tu espada al sol relumbre,
Levanta tu pendon republicano'

Y un solo grito —libertad y guerra!
Atraviese el Oceano,

Y estremezca la tierra

Desde el Estrecho al golfo Mejicano!

II.

A la América libre,
Señora de los Andes, „. ..

Reina del Amazonas,
Los despotas intentan
Darla farsantes y ceñir coronas i

Acaso, todavia

No conservan el rastro, esas montañas.

De los héroes y hazañas

Que tumbaron la hispana monarquía?

No fué en esas laderas,

No fué en aquel abismo,

No fué en esa llanura, do triunfaron

Las rebeldes banderas;

Y el noble patriotismo

Y la noble virtud, su premio hallaron?

ni.

América á las armas! Lanzas corta en tus bosques, Templa en tus rios el sagrado acero, Sube á tus cumbres y la trompa emboca;

Y allí, con el guerrero

Himno de libertad, lu alarma toca!

Y que el son se derrame

Y despierte el valor y encienda la ira,

Y levante al infame;

Y el alma grande del poeta inflame,

Y en arma de pelear cambie la lira!

Qué quieren de nosotros
De la Europa los siervos y tiranos?
Al desierto aventar nuestros hogares,
Usurpamos la patria

Y hacer de nuestros pueblos,
Hoy morada de libres ciudadanos,
Teatro de lacayos y juglares!

Y aquí donde, altanera
Mil rios como mares
Desprende esa jigante Cordillera,
Madre del Aconcagua y Orizaba,
Esplendor de una raza venidera, .
Formar la cuna de una rasa esclava]

América, á las armas!
No con vagos clamores,
No con tristes jemidos, , f
Se combaten estraños invasores

Y redimense pueblos oprimidos.'

Si nuevo oprobio y nueva servidumbre
La ciega Europa trae.
Tu espada al sol relumbre,
Levanta tu pendon republicano;

Y un solo grito—libertad y guerra!
Atraviese el Oceano,

Y estremezca la tierra

Desde el Estrecho al golfo Mejicano. Abril de 1862.

Guillermo Mata.

SANTIAGO DE CHIMC.

EL GRANDE Y EL CHICO.

(TltADlJOCION DE Vir.TOR HUGO.)

Su grandeza es el lustre de la historia.
Por quince años fué el Dios que conducia
El espléndido tren de la victoria
Do quier su planta de titan movia,
Sin detenerle ni la ruda escarcha.—
Tú, que solo eres su insolente mico,
Marcha detras, marcha, marcha,
Chico, chico!

Imperturbable y bravo en la batalla,

Napoleon al peligro sonreia,

Y al través del fragor dela metralla

« AnteriorContinuar »