Imágenes de páginas
PDF
EPUB

rea la simplificacion de Injusticia y la práctica de los derechos y deberes.

Véase pues lo que significa la causa que defendemos, que deseamos América defienda, porque es su deber y su gloria j su felicidad.y la felicidad del género humano.

Salvar la verdad comprometida por el sofisma, salvarla libertad amenazada por la traicion y la ignorancia, salvar la justicia desconocida y violada en el Universo respecto á la autonomia de los pueblos, restablecer la integridad de la personalidad del hombre mutilada, dividida por la vieja civilizacion de Europa.

Respecto a la integridad de la persona humana escribiamos en Paris en 1856.

« ¿Qué es lo que se pierde en Europa? la personalidad. ¿Por qué causa? por la division. Se puede decir, sin temor de asentar una paradoja que el hombre de Europa, se convierte en instrumento, en funcion, máquina, ó en elemento fragmentario de una máquina: Se ven cerebros y no almas;—seven inlelijencias y no ciudadanos;—seven brazos y no humanidad; leyes, emperadores y no pueblos; se ven masas y no soberania; se ven subditos y lacayos por un lado, y no soberanos. El principio dela division del trabajo*exagerado, y trasportado de la economía política a la sociabilidad, ha dividido la indivisible personalidad del hombre, ha aumentado el poder y las riquezas materiales, y disminuido el poder y las riquesas dela moralidad; y es así como vemos los destrozos del hombre flotando en la anarquía y facilmente avasallados por la union del despotismo y de los déspotas.

Huyamos de semejante peligro. Salvarla personalidad en la armonia de todas sus facultades, funciones y derechos, es otra empresa sublime digna de los que han salvado la República á despecho de la vieja Europa. Todo pues nos habla de unidad, de asociacion y de armonia: la filosofia, la libertad, el interés individual, nacional y continental. Basta de aislamiento. Huyamos de la soledad egoista que facilita el camino & la misantropia, á los pensamientos pequeños, al despotismo que vigilay a la invasion que amenaza.» (Iniciativa de la América por F. Bilbao.)

Y para corroborar lo que afirmamos, transcribimos la siguiente y profunda observacion:

» Nous avons perdu le sentiment de l'unité de notre étre; mado para juzgar segun su conciencia d un igual, que puede juzgarlo á él mismo en otro dia?

¿Y qué mejor evocacion de todos los instintos nobles dela na* turaleza humana, que el carácter de jurado?

Hé ahí pues la práctica de la libertad. Y sise alega que los hombres no están educados para ello, se puede contestar, que nadie ha sido educado para ser libre, pero somos libres yes ne« cesario nos dejen libres. No hay educacion para la República, dicen tambien los sofistas para lejitimar el despotismo; dejad pues que los hombres se eduquen practicándola. La República hace republicanos. La justicia hace justos. La libertad hombres libres. La República es el molde eterno. Dejad que se amolde el millon y el individuo.

Alegar la falta de educacion para practicar el derecho, ó las instituciones liberales ó para justificar la falta de justicia, escomo legitimar el robo contra el que no ha estudiado las pandectas. La práctica de la soberania, el hecho de ser soberano es la educacion dela república. La escuela viene despues.

La práctica de la libertad es la mejor educacion de libertad. Todo poder viene del pueblo, pero nuestras constituciones falsean el principio.

¿Por qué no nombra el pueblo los jueces de paz, y todos los jueces, los oficiales de la guardia nacional, los magistrados de campaña, de canton, de municipio, de ciudad, de provincia y de nacion?

Yemos al poder ejecutivo revestido de la facultad de nombrar jueces, magistrados, oficiales. Es necesario que esa facultad vuelva al pueblo. Los magistrados de la corte Suprema y de los demás tribunales federales inferiores son nombrados por el ejecutivo con acuerdo del Senado. Esos nombramientos pertenecen al pueblo.

No hacemos un eiámen de las constituciones. Exponemos tan solo las principales consecuencias lógicas de la soberania del pueblo, cuya práctica es la garantia y educacion de la litadtad.

Sea pues todo hombre soberano en su creencia, soberano en la localidad, soberano en la patria, soberano en la eleccion, soberano en el poder de legislar, de juzgar, de ejecutar.

Sea todo hombre partícipe de la formacion de la ley, ó mas bien sea todo ciudadano legislador.

La delegacion de la soberania es abdicacion.

La representacion absoluta de los representados, es abdica clon de parte de unos y usurpacion de parte de otros,

No reconozco, no puedo reconecer en nadie el derecho de legislarme sin que yo haya participado, intervenido, o sancionado la ley.—Las leyes actuales no tienen sino la legitimidad que les da la acquiescencia de la ignorancia.

El sistema de la delegacion es falso y atentatorio de la soberania del pueblo. Delegarla soberania es absurdo.

El sistema parlamentario actual, ó sistema representativo tan decantado, no me representa, no representala voluntad del pueblo. El sistema representativo con mandato imperativo, se comprende porque entonces el diputado que nombra el pueblo, promete ójura cumplir el programa que el pueblo le impone ó le presenta a su acquiescencia.

La Educacion Escolar. No existe la educacion de la República.

No hay escuela de la República. No hay libro de la República para texto. No hay un cuerpo de profesores de la República. Los gobiernos no deben enseñar ninguna religion, sino la moral universal, y el dogma universal de la justicia.

Y los gobiernos ensenan el error, el dogma caduco. Dan por texto el libro mismo de los enemigos de la libertad, y favorecen la educacion de los enemigos de la razon y de la autonomia. Y se llaman gobiernos liberales....

El Hombre-integral.

Las religiones se van. — La religion viene.

Las revelaciones histórico-locales, desaparecen ante la revelacion omnipresente en el espacio y en el tiempo.

Los terrores de los elementos, la ignorancia de las causas segundas, explotada por sacerdocios falaces, ante la concepcion del Dios de amor y de justicia, se evaporan.

El hombre se afirma en su Dios, desde que concibe al Dios de la justicia sobre la muerte del Dios de la Gracia.

Una santa alegria, una confianza sublime le acompañan, desde que comprende la eternidad inmutable de la ley y de las leyes. » toutesnos convictions consistent justement á n'y pas croire, á » ne pas reconnaítre que nos oeuvres de poéte, de savant, de » penseur, ne sauruient étre avivées que par notre vie, enno» blies que par notre noblesse, qu'elles ne seront jamais q'uue • grimace, un cérémoniel appris au un travail de manoenvre en » tant qu'elles ne seront pas la manifestation de notre caractére » cnticr clu méme homm°. cent ral d'ou découlent á la Ibis nos ac» tes, notre inorale, nos affections et nos convictions de tout » genre. »

J. MlLSAND.
(Revue des Deux-Mundes—Aoút 15 1861.)

Lo que nosotros llamábamos integridad, el ár. Milsand llama carácter completo, hombre central; viene á ser lo mismo. Y asi como nosotros tenemos que dar y mucho que enseñar al Indio Americano, el Indio Americano tiene que enseñarnos y nos enseña un carácter mas completo, un hombre central, un hombre que conserva mas la integridad de las facultades. El Indio libre Amerieano es legislador, juez, soldado. Delibera. El parlamento no es representativo: todo Indio se representa á sí mismo y se exime de la obligacion que impone una determinacion que no consiente. El Indio que opina contraia guerra, no vá á \A guerra.

Conservar y desarrollar esa integridad del ser humano es otro de los deberes de la América. Comparado bajo este aspecto con la Europa, su superioridad es incontestable. Cualquiera que conozca las masas de Inglaterra, Francia, Alemania, Rusia, y lo mismo decimos de las clases que llaman elevadas, verá cuán mutilada se presenta la personalidad del hombre El obrero, el proletario de los paises industriosos, es un frag mento del rodagede una máquina. Las generaciones se suceden trasmitiéndose el mismo oficio, el mismo trabajo; y la mayoria vive y muere sin haber hecho otra cosa que elaborar del mismo modo, el mismo detalle de un tejido ó la cabeza de un alfiler. Los campesinos son los verdaderos rústicos y rutineros que resultan de la pobreza permanente, del aislamiento, de la ignorancia, dela mala distribucion del capital desde ab-etemo. Los siervos, y son millones, que aun subsisten, son multitudes, de rebaños humanos. La burgesia es el hombr.'i-Mercuri o. La nobleza ó aristocracia feudal, es el hombre-orgul lo. Los sábioa son pura inteligencia. La mayar parte de los. letrados,^soo retór'ica. Los monarcas y sus familias Bod la razado la usurpacion y del crimen.'' • • l

Exepcioneshay, y mas diré, partidos hay, y tal es el partido republicano,'que procuran dar al hombre el goce de la plenitud de su derecho. 1 ero aun entre los utopistas^ cuan difícil es encontrar hombres despreocupados de la herencia histórica, que acepten y comprendan las condiciones individualos, sociales y políticas del derecho completo y de la integridad del hombre!

Comprendamos pues los Americanos, la importancia de la salvacion de América.

Ser sábio es cosa sublime y veneranda, pero no debe dejar de ser ciudadano, no debe perder su corazon y la idea del deber en la pura vida de la inteligencia.

Ser industrioso, agricultor, comerciante,es necesario, pero no debe la inteligencia perderse en la aritmética,ni el corazon metalizarse. • •

Ser letrado, artista, jurisconsulto es cosa buena, pero la retórica no debe ocupar el lugar de la realidad, de la sinceridad, de la verdad;—la idea'de lo bello no debe separarse de la idea de lo justo; la ciencia del derecho no debe convertir al legista en el corruptor de la justicia.''

La vision del ideal supone la integridad del hombre. El que solo Analiza no verá el conjunto. El que no ama, Do verá la ley completa del deber. La ciencia pura no ha podido hasta hoy, satisfacer completamente al problema del destino. Las religiones Satisfacen por medio de la fé, y suprimen-la exigencia de lá racionalidad de la naturaleza humana: mutilan la integridad:' , • • ;•'. • .'.••.í :. ,- .

Se halla disperso el haz humano, descompuesta su síntesis, anarquizadas sus facultades, inutilizadas ó suprimidas las funciones que en accion presentan al hombre completo.—Es asi como desaparece el ideal, como se rompe el vinculo divino, como se suprime el principio de ascencion ó de gravitacion al infinito que constituye el móvil y principio del progreso indefinido de la especie. Y es asi como en vez de remontarnos, eri Vez de escuchaí la armonia de las cuerdas de la lira, vemos el peSó de la naturaleza animal que precipita el equilibrio y el grito discordante dela inmoralidad ó del engaño, en vez de la palabra humkna hija del verbo. . . , .. M

1 En la visioíí, en el amor, en la práctica de la Vkrpad-:pbínci

« AnteriorContinuar »