Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Pío, estti la reconstitucion de la ciencia, la integridad del hombre, h linea derecha al infinito.

Es necesario que la síntesis de la verdad, que la vision de la verdad, no se descomponga al pasar por el hombre, como si fuese un prisma que descompusiese la luz. Es necesario conserve la revelacion de la verdad como idea, como fuerza, como amor. Como idea, en justicia y belleza; como fuerza en acciones;—como amor en todos sus sentimientos.

El hombre integral es inteligencia en posesion de la verdadprincipio.

Comprende el principio, ama lo bello, practica lo justo.

El hombre integral es ciudadano y sacerdote, pensador y obrero, artista y poeta.

Y el ciudadano integral es legislador, juez y ejecutor.

Es inteligencia de lo justo, amor del géuero humano, voluntad decidida en la via del deber.

La verdad es una síntesis de la unidad y variedad.

El hombre es una síntesis de inteligencia, de amor y de energía, asi como su organismo es una síntesis del cerebro, del corazon, del pulmon, etc.

Familia, patria, humanidad es la síntesis de la unidad universal, y Dios, libertad y amor, la síntesis que todo lo resume, la integridad de lo creado palpitando en el seno del amor infinito.

Pan y abundancia, luz y justicia, fraternidad de lo creado, hé ahí Ser Supremo el grito de la humanidad que implora. Hé ahí lo que la América presenta en la «mesa redonda» del nuevo mundo, convidando á todas las naciones, á todas las razas al banquete.

Triste el alma, triste el pueblo, triste la humanidad, se debaten en las tinieblas de la descomposicion de la verdad. La enfermedad, el dolor, la miseria, el frio, la ignorancia, el despotismo y el odio nos flagelan; ¿pero quién ha depositado en mi ser ese fondo de alegria invencible, de bendicion inagotable, de esperanza sin límites? Tú, Ser-Supremo! —Si hay en el serhumano un fondo de alegria indestructible, si el amor es una juventud perpétua, si la ciencia cada dia nos sumerje mas y mas en el misterio sublime de la creacion, y si la voluntad se sublima cuando c*l sacrificio es exigido—¿qué mas vision de tu justicia eterna, de tu amor a tus criaturas, de la existencia de tu paternidad providencial ?—Qué mas prueba de la inmortalidad. qué mayor garantia del destino?

Si. Nuestro destino es feliz, peí o bajo la condicion del heroismo.—Gracias al Ser Supremo! Sea la última palabra de mi libro, escrito en el dolor y con la conciencia del peligro, una palabra de alegria y de victoria.

ARTICULOS VARIOS

EL MENSAJE DEL PROSCRIPTO.

A LA NACION CHIEENA.

LUZ—LEZ.

[.

Para los pueblos como para los individuos se presentan momentos providenciales en la historia. Comprender la idea del momento histórico y encarnarla en la vida nacional, es lo que constituye á las naciones en grandes ajentes, en gloriosos misioneros de la causa divina que deben realizar en la tierra. Todo hombre y todo pueblo que pretendan no solo á la soberanía, sino al espíritu de creacion y de gloria, deben atender á la pulsacion del tiempo. Aislarse en sí mismos, negar la intelijencia á las grandes miras, renunciar al deber que impone la situacion geográfica, y la situacion moral es abdicar en la historia y provocar á otro pueblo mas digno que sepa llenar ese vacio.

Los pueblos cooperan con mas ó menos conciencia & la construccion dela grande obra, al edificio del templo universal: la creacion de la humanidad en la armonia de las razas y naciones. Los que no elevalf su inteligencia á ese fin sagrado, pierden la direccion del camino y se encaminan a la disolucion. Navegan en el tiempo sin norte conocido y se estrellan á cada paso en los escollos. Esto es lo que se llama desgobierno, causa de la anarquía ó despotismo.

Los hombres ó las masas que viven sin unidad en el pensamiento, caen pronto en la desunion. Se enervan las fuerzas vitales sin empleo, los síntomas de muerte se presentan: la indolencia, la cobardia para pensar, cobardia para el trabajo, cobardia para combatir el despotismo. Si el mal se prolonga, esos pueblos, sino son devorados por sí mismos, tienen que ceder la tierra al dominio de los mas dignos, porque la tierra y la soberanía, han sido como el imperio de Alejandro, legadas al mas digno.

Para señalar el deber de Chile en el siglo, es necesario no concentrarse únicamente en los límites geográficos de la' patria. Somos un elemento constitutivo del mundo, elemento vital en América, elemento necesario en la América del Sur. Hombres de Chile, tened la ambicion que la Providencia nos señala, nuestro deber es grandioso, comprended! Hablais mucho de ferrocarriles—voy á hablaros del ferro-carril de la nacion Chilena en el siglo XIX.

ir.

La agitacion mas universal que presenta la historia es la que actualmente presenciamos.

No es el tiempo de los cataclismos fisicos; no es el siglo de las dinastias que se fuudan, ni el de cruzadas por conquistar sepulcros. No es la cruz, ni la media luna enrolando, á jas hordas humanas al combate. No hay Atila desprendido, ni tampoco pueblo alguno para lanzar la marsellesa á los imperios. Es el alma del planeta que se levanta á tomar conciencia de su personalidad mutilada en las rejiones y en los climas. No hay una idea soberana cu las bauderas—las alianzas mas estranas se presentan. La barbárie organizada en papado y autocracia, se declara campeon del cristianismo; y las monarquias, las oligarquias y el Sultan apelan á la civilizacion. Los asesinos de los pueblos invocan al Señor;—los asesinos de la Revolucion invocan al génio dela revolucion, y los asesinos de la libertad se arman para defender la independencia. Soplas tinieblas que se esparcen sobre la faz de la tierra para preparar el estallido de la luz: el triunfo de la República en el mundo.

Se desesperaba de la libertad. Cuando los medios humanos parecen agotarse ó se presentan impotentes ante la usurpacion triunfante, es entonces que el genio de la humanidad prepara la nueva faz de sus destinos. Es la conspiracion de la Provi-; • dencia.

Se coronó el perjuro y escarneció á su pueblo. La idea proscripta, las nacionalidades sucumbieron en su sangre. Las esperanzas de la revolucion se evaporaron. y esa anunciacion de la era universal de la humanidad vencedora de todo despotismo, volvió a bajar á las mansiones sepulcrales.—Se entronizó el imperio.

Hoy otro imperio amenaza á ios imperios. Es la fuerza contraía fuerza. El poder de Occidente, no tiene palabra en i justicia, ni lógica que oponer á la lógica del Czar. ¡ Qué injusticia ó que mentira no han legalizado los déspotas que se llaman civilizados de Occidente! Al frente de Nicolás, de poder á poder, de legitimidad á legitimidad, de autoridad á autoridad se encuentran humillados y vencidos. La Rusia representa la lógica y la fuerza del pasado, papa y emperador, soberano por la gracia, dominador del pensamiento, esclavizador y verdugo. La Francia de Bonaparte el chico está en una posicion falsa é inferior. La espedicion de Boma, la abolicion de la República, los asesinatos del 2 de Diciembre, la violacion de la palabra y de la ley, el perjurio mas nefando que conoce la historia, son atentados mas trascedentnlcs que todos los crímenes del Czar.

En tal situacion la Francia tiene que apelar á la idea de la Revolucion.

La idea de la revoluciones la libertad y solidaridad delos hombres y de las naciones. Emancipacion interna ó la libertad del alma y de su revelacion por la palabra; - emancipacion interior ó él ejercicio práctico y directo de la soberania,—emancipacion esterior ó soberanía de las nacionalidades. Solidaridad, es decir, reciprocidad del derecho y de la vida, comunidad del deber y organizacion de la fraternidad en la política. Esta es la idea dela revolucion. Este es el nuevo génesis.

La Francia no tiene otra idea á que apelar.

Si invoca el catolicismo, la Rusia se ha levantado á nombre del cristianismo y es mas ortodoja que la Francia;—si invoca la monarquía ó la consolidacion del despotismo, la Rusia es teocracia y autocracia;—si invocala independencia de los pueblos, la Rusia pedirá cuenta de Roma y de Arjel á la Francia, de la india álá fnglaterra: dela Silesia y de Posen á la Prusia; de

« AnteriorContinuar »