Imágenes de páginas
PDF
EPUB

la Hungría, de Bohemia y de la Lombardia al Austria, y de las provincias griegas al Sultan. Si invoca la civilizacion, el imperio francés fundado en un perjurio y en una traicion no es un modelo: El Czar se proclama el representante y la garantía de la civilizacion, declarandolo el campeon de la autoridad, de la propiedad y de la familia, el campeon del orden con la soberania absoluta en su persona. Si la Francia invoca la unidad, la Rusia es la unidad mas compacta y presenta el Panslavismo como dominacion universal de los Slavos para la pacificacion de' mundo.

El Occidente no tiene idea con que combatir. La Francia tiene forzosamente que apelar á la idea de la revolucion para vencer. Esto es lo que nosotros llamamos asistir con conciencia á la accion del espíritu en la historia. Revelacion y espectáculo sublime! Vencian tus enemigos, Libertad. El pueblo iniciador te habia traicionado y la fé en tu divinidad ante el materialismo se ahuyentaba. Todos tus enemigos se unieron, todo el pasado se concentra y precipita las hordas del Asia y de la Rusia, sin tener una nacion reñijio, sin ningun pueblo á retaguardia por consuelo, ni ningun pueblo por esperanza á la vanguardia. ¿ Cual era tu asilo?—La Providencia. Derribado el altar, proscriptos tus hijos, cuando crucificada yvendida, los hombres escojidos volvían sus miradas á Caton, entonces se escucha algo como la diana matinal, se vé algo como la claridad de la aurora, se siente la profecía der la aparicion del verbo. Tus enemigos no se engañaban cuando te sepultaban como rey de la tierra. Hoy retroceden los guardianes sepulcrales espantados ante la resurrección de la IDEA.

Cuando los monarcas se ligaron contra la revolucion francesa en su principio, obligaron» la revolucion á precipitar su lógica, á decapitar la monarquía a proclamar la República.

Las mismas causas, lamisma lógica. las mismas concecuencias se verán. La Francia no puede hacerse centro del Espíritu y capitanear al Occidente sin proclamar á la República.

Tal es el aspecto del mundo. La Rusia avanza. Es el pasado servil, es la esclavitud del alma y del cuerpo El Occidente se vé en la necesidad de arrojar la máscara: de invocar la democracia, la causa de la revolucion. Y es asi como vuelve á aparecer la libertad como relijion del porvenir para asentar su reino sobre el desquiciamiento del orbe. La libertad es la grsvitacion de la historia, el centro motor del movimiento huma no. Es como la luz. Llera su prueba y su relacion en sí misma. Deja á los ciegos el privilejio de negarla y a los envilecidos el derecho de amar su vilipendio.

La historia ha lanzado el ultimatum y presenciamos el asalto. Es en este momento' del génesis del porvenir, que baja á la tumba Lamennais, el hombre de la veneracion y de la libertad como Moisés a la vista de la tierra prometida. « Qué Bello MoMento » han sido sus últimas palabras. Su alma entrando en las esferas supremas de la vida, mansiones de armonía, profetizaba sin duda la armonía futura de los pueblos.

En América, la idea elimina cada dia las incógnitas.

Está bajo el dominio de dos ideas esclusiv as, recibe el impulso contrario de dos instintos y es el teatro de la accion de dos razas que personifican esas ideas y esos instintos.

La América bajo su doble aspecto de Sajona y Latina presencia la lucha, no de contradiccion en las ideas como la Europa, sino de esclusivismo en las ideas. La América ha mutilado la armonía. La armonía es individualismo y sociabilidad. El Norte se personifica en el individualismo, el Sur en la sociabilidad. El Yankee-sajon es protestante y federal;—el Americanoespañol es católico y centralizador

Toda idea esclusiva, toda vision incompleta de los elementos constitutivos del Ser, quebranta la armonía, mutila al ser humano y se precipita á los exesos. El Yankee es la fuerza centrifuga, el americano del Sur es la fuerza centrípeta. Ambas son necesarias para el órden. Forman el órden. Abandonadas á sí mismas, esas fuerzas producen, la primera la dispersion y la anarquia, la aglomeracion de la vida en un centro, una congestion del poder. La una marcha lógicamente á la separacion, al aislamiento, al atomismo, al materialismo del yo:—la otra á la concentracion despótica, á la desaparicion del yo, ó a la abdicacion de la personalidad en la materia. Ambos se encuentran al fin en sus últimos exesos. La anarquía devora disolviendo. El despotismo asesina concentrando.

Esos son los elementos esclusivos de las Constituciones de ambas Américas. ¿ Cuál es la palabra fundamental de esas Constituciones.

En la primera la inviolabilidad del individuo, en la segunda la inviolabilidad del poder. En el Norte el yo es el soberano, en el Sur es el Ejecutivo. En los Estados-Unidos la dictadura del número, en los Estados-Des-Unidos la dictadura de los presidentes. Despotismo de la mayoria en una parte, y en la otra facultades estraordinarias en estraordiuarios presidentes.

Una contradiccion aparente. Los Estados-Unidos, pais pro? testante y federal, es unitario en su espíritu y su marcha. Los Estados-Des-Unidos tan centralizados y unitarios presentan una dualidad en lucha perpétua: conservadores y liberales.

En las dos América» exeso, en ambas civilizaciones lo incompleto. La necesidad histórica se presenta clamando por una nacion que se apodere harmonicamente de esas dos manifestaciones de la fuerza. Una nacion es necesaria, la ocasion se presenta, el palenque está abierto, ¿quién arrebata la corona?

Ese es el vacío que indicamos al mas digno. Ese es el lugar providencial que señalamos á nuestra patria si quiere comprender y prestar oído al llamamiento divino. Ese es el camino que queriamos señalar a nuestro Chile, es ese el ferrocarril señalado por el ingeniero divino.

Hay pues necesidad de una nacion que consagrando la inviolabilidad del individuo, consagre la unidad del deber y perpetúe purificando la bella tradicion latina de la sociabilidad, el germen de fraternidad latente, ese fondo de espontaneidad y de entusiasmo por lo bello, irradiacion del arte, legislacion de la intuicion, paternidad para con el débil, epopeya de la filosofia y de los instintos generosos.

Hoy Chile es la esperanza de la América. Esa tierra de los Aucas parece conservar en sus arterias, en su atmosfera, en sus elementos, las condiciones de la salvacion Americana. Su situacion en el espacio, en el tiempo, su colocacion geográfica, y moral, su espíritu de persistencia, su fé en sí mismo, las garantias de estabilidad que presenta para el bien y para el mal, todo estoque forma su carácter y su génio llaman á Chile á ser la ciudad necesaria que invocamos. El pueblo que le dispute su mision, muestre, un presente superior, una fuerza mayor' una persistencia mas grandiosa, una autonuaü nacional mas imponente, un crédito mas sólido. El campo es del mas digno.

Sepamos comprender la vida de la historia; sepamos enerar en las miras de la providencia y elevemos nuestras almas para alcanzarla iluminacion de la idea. i

IV.

VADE RETRO.

Tal es la determinacion del movimiento, tal es la direccion que se debe imprimir á la fuerza nacional. Bendicion al que imprima el movimiento con conciencia!

Mas si volvemos á considerar el espíritu y los hechos del poder de ese pueblo, qué diremos al ver que procura dirijir el movimiento en sentido inverso á la necesidad histórica, en sentido opuesto á la justicia.—No es la indignacion del proscripto, compatriotas, ni la acusacion de un enemigo, lo que espongo;— es la tribulacion del patriota al considerar ese poder meope y oscuro, contrariando a la verdad, faltando a la gloria, combatiendo la energia iniciadora y concentrando sus fuerzas para sumerjir ese poder sublime en un convento de Loyola!—Atrás el impotente, atrás el que traiciona los destinos atrás el jesuíta. — Vade retro.

V.

En Europa, la misma necesidad va á producir la nacion ó la ciudad, Capital de la República Europea que será la barrera á ia barbárie juvenil, que es la Rusia, y á la barbárie decrépita que es el mundo Ultramontano. La Grecia, la Italia y la Francia son los pueblos que forman los elementos fundamentales de la grande y triple alianza de la intelijencia, del sentimiento y de la fuerza. Las nacionalidades redimidas, la Polonia, la Hungria, la Bohemia, la Valaquia y la Moldavia serán las obras avanzadas. Este es el primer gran grupo dela Europa al cual se agregarán España y Portugal.

El segundo grupo es el mundo Anglo-Germánico y Escandinavo.

El tercero es el pueblo Ruso

El primero representa especialmente el sentimiento, la socia bilidad, la unidad, el arte.

El segundo la refleccion, el individualismo, la variedad, la industria.

El tercero la fuerza informe aun, el gérmeu de renovacion, la savia juvenil, la voluntad.

En América, en pequeño y muy á la distancia, los americanos del Sur correspondemos al primer grupo. Los EstadosUnidos representan.y corresponden al segundo y al tercero.

Tal es la elaboracion de los elementos humanos que se combinan en el crisol de la historia. La guerra va á ser la química de las nacionalidades. El mundo se alza para escuchar una palabra y esa palabra será la precipitacion de la República.

VI.

En América un elemento prepondera, avanza, absorberse cree predestinado á la dominacion del continente. La idea superior que debe oponerse á esa invasion ningun pueblo la presenta. Si cruzamos los brazos desapareceremos;—desaparecerá la tradicion latina, desaparecera el elemento unitario y social.

Recorred el continente. Méjico nos ruboriza, Colombia con sus tres repúblicas, en este momento no nos presenta sino tres espadas, el Perú se encuentra en la crisis suprema de la vida ó dela muerte, Boliviase busca ási misma, las Provincias Arjeutinas se destrozan eu batallas y congresos, el Paraguay es un legado de Loyola, el Uruguay renace y Chile es una fuerza enajenada y una esperanza combatida.

Pero Chile es el pais que por la concentracion de su jenio y de sus fuerzas, por la configuracion y situacion de su territorio, por su clima, por su raza, por el fondo de sus idoas, costumbres y sentimientos presenta la unidad mas vital, mas compacta y mas fuerte de la América. La autoridad es en Chile la idea soberana, la lev se acerca á revestirse de un carácter relijioso; la aspiracion es la unidad. la índole es la persistencia y sus instintos son por la totalidad, por la masa, por lo UXO, por la uniformidad social.

Toda cualidad llera su peligro. Un poder retrógrado convierte la direccion de esa fuerza y la encamina á la unidad ultramontana, la unidad de la muerte, la sociabilidad del jesuita, á la persistencia en el pasado, á la autoridad del despotismo, á U política de la feudalidad moderna. El poder de verdad abrazaria la relijionde la inviolabilidad del jo y de la inviolabilidad

« AnteriorContinuar »