Imágenes de páginas
PDF
EPUB

VIL

Si la historia tiene una ley, ó en otros términos, si hay una providencia en los asuntos humanos que preside á la produccion y desarrollo de los hechos, esa ley no puede ser otra que la del perfeccionamiento, el aumento de bienestar, de moralidad y de saber, no solo para los Estados, sino para todos los individuos libres y bajo la ley de la ilegalidad.

Ese perfeccionamiento tiene su aspecto negativo: la disminucion del mal físico, moral, é intelectual, es decir, la desaparicion progresista de la miseria y de la enfermedad, del delito y de la ignorancia.

Ahora, ¿qué direis si aplicamos esa ley a la esclavatura?

La miseria de cinco millones.

La degradacion de cinco millones.

La corrupcion de cinco millones y la corrupcion de sus poseedores, porque la esclavatura pervierte á amos y á esclavos.

La injusticia, y el odio, y el tormento y la espoliacion sobre cinco millones.

Y el embrutecimiento (conveniente) de cinco millones de seres humanos. La individualidad violada y aun negada. La familia violada y prostituida.

La dignidad humana borrada en cinco millones de hombres.

¿Y creeis que la ley de la historia, ó la justicia, ó la providencia, toleren ese estado, sin que se suspenda en dias no lejanos., el cataclismo de las venganzas y que sera la sentencia del Eterno?

VML

Pera tengo otra consideracion, oh! juventud del Brasil, que presentará vuestra imajinneion fogosa, no lo dudo, a la magnanimidad de vuestras aJmas.

j No. sentis verificarse en el mundo una revolucion inaudita y estupenda que consiste en que la América, el Nuevo Mundo, se pone á la cabeza del itinerario sagrado de los siglos futuros de la justicia?

¿No veis ya las visibles señales que coronan las alturas, y que de Norte á Sur, provocan el alzamiento de la conciencia americana ?—¿ No sentis los vajidos del jigante, ahogando en sangre la rebelion satánica,—y á Méjico abriendo ancha tumba de fe mentidos invasores, y & todas las Repúblicas alzando el palladium de la República, y Hércules ahogando todas las hidras legadas por el viejo mundo?—¿En qué tiempo se ha visto mas unanimidad de fé en la libertad del hombre, y en las instituciones democráticas? ¿Cuándo se ha visto á todo un continente unificado en su destino, arrancado por la razon y por la fuerza, á la mentira y a la fuerza de la vieja Europa? ¿Ha habido espectáculo mas bello? ¿Y qué es lo que falta, cuando es la escepcion, quién es el pueblo que falta al llamamiento? Es el Rrasil, es el Paraguay?

Ved pues, oh jóvenes! el deber histórico que se viola en vuestra patria. Nos impedís decir: Toda La Améiuca Es LiBre!

IX.

Además de las consideraciones de justicia, de deber histórico, tomad en cuenta la debilidad, en que se encuentra vuestra patria, para cualquier evento. Si teneis guerra, sea con el estranjero, sea con algun vecino, sea entre vosotros mismos, ved el elemento irresistible de victoria con que cuenta todo enemigo que se presentare: La Libektad De Los Esclavos!

He terminado;—y lleno de fé me dirijo á vosotros, oh jóvenel del Brasil! porque os creo ricos de esa sávia que producirá en vuestra patria, la riqueza de la justicia. Y cuando se habla de justicia, cuando su causa es patente, ¿quién es el jó ven que no le dá las primicias de su alma, amor que jamás engaña, ilusion que jamás desaparece,—poesia de la eterna medida de las cosas, que escuchaba Pitágoras, que revelaba Socrates, y que cada uno de nosotros lleva en si mismo, cuando pedimos sobre todas las cosas la justicia?

Buenos Aires, Abril de 1863.

AI Sr. D. Julio RosqucHas.

ÜMA OBSERVACION SOBRE SU TEORIA DEC DESTINO.

I.

Veo la fuerza de vuestra inteligencia, en la diñcultad tuiama que os hace persistir en vuestra idea del destino.

El sentido común abarca todas las ideas necesarias, aunque no pueda darse cuenta de su coexistencia, ó de su enlace. No asi para el filósofo. El auálisis, ó la síntesis individual, casi nunca pueden comprender la afirmacion primitiva que es el continente dela verdad, á todos los elementos del problema de la vida.

Un ejemplo:

Hay dos ideas que parecen contradictorias, la materia y el espíritu, el infinito, y el finito, la omnipotencia divina y la libertad humana, la luz y las tinieblas, el ser y la nada, la omnisciencia y la responsabilidad, la inmortalidad y la muerte.

El sentido comun Ve ambas ideas y las acepta, porque ambas ideas son necesarias, ambas llevan el sello de la verdad en la conciencia

El filósofo se fija en una, y no puede pasar a la otra.

Vé la materia y dice: todo es materia. O si se fija en el espíritu, no puede concebir la materia, ni su relacion con el espíritu y la niega.

El filósofo que empieza por la afirmacion del ser absoluto como sucede a las religiones Brahminica, Boudhista, no puede salir del Pantheismo, como Spinosa. Anegada en el ser absoluto, infinito, lo finito le es incomprensible, porque no puede comprender, de como el infinito, pueda limitarse creando lo finito. De ahí nace la negacion de lo finito, de la libertad, de la personalidad, de la creacion y del Creador. Todo lo que existe es Dios. Dios es el Pan universal que vegeta en las plantas, vive en los animales, piensa en el hombre, y circula en las esferas de la inmensidad poblada. Es la teoria del destino panhéistico. Mientras que el sentido comun de todos los tiempos, persiste en afirmar las dos ideas por contradictorias que aparezcan.

Cómo conciliarias? Este es el problema, cuya solucion seria la verdadera replica á la contestacion del Sr. Bosquellas. La cuestion debe naturalmente remontarse á la fueute del ser. Y aqui confesaremos al Sr. Rosquellas, que es la cuestion que mas nos ha ocupado eu esta vida, y que mas imperfectamente hemos visto resuelta.

Nosotros habiamos creido presentar tambien un dia nuestra solucion metafisica,|y solo esperamos la oportunidad y reposo de espíritu para hacerlo.

II.

El señor Rosquellas engolfado en la idea del ser, no puede salir de ella, no puede comprender la coexistencia del infinito creador y de la personalidad libre del finito. El ser es el destino. El destino es absoluto. Luego no hay libre albedrio. Tal es su conclusion.

Se vé pues que es la misma dificultad presentada por los pantheistas, que no pueden comprender lo relativo, sino como modo del absoluto, ó en otros términos; todo lo que existe son modificaciones del ser infinito, apariencias transitorias dela identidad inmutable que devora al tiempo y á las existencias.

Es esto tan cierto que él mismo nos confirma con estas pa labras:

uNo hemos negado pues la voluntad infinita, porque todo lo que existe, lo hemos subordinado á ella; y colocamos las voluntades aisladas, como las moleculas del universo moral.

uEsa voluntad pues, es la que absorve todaslasdemas."

Eso es lógico. La libertad huinaua debe desaparecer ante el destino.

Luego el problema consiste en presentar á la voluntad humana sin que sea absorvida por la voluntad divina.

Para ello, lo repetiremos, hay dos soluciones:

La solucion ontologica, y la solucion psicológica.

La solucion psicológica consiste en la afirmacion del hecho indestructible de la conciencia.

No podeis abolir del idioma, de la inteligencia, y de la conciencia, la palabra Quiero.

Querer, supone móviles y motivos.

El móvil es el impulso fatal que puede originar voliciones. El motivo es el imperativo del deber.

Los animales solo se mueven á impulso de los moviles, el hambre, la sed, el frio, el calor, etc.

El hombre se mueve ademas por la influencia de la (cleay del bien, y en esto consiste su libertad.

La idea del bien constituye el deber.

El deber es la voluntad infinita comunicada al hombre por la inteligencia.

Y en llegando a este punto, llegamos á launion de la psicologia y ontologia.

Veamos ahora el proceder ontológico.

Como tengo la idea del ser?

Por el pensamiento.

Cual es el pensamiento radical?

PiensoLuego Soy (Descartes)

Soy, es pues el primer pensamiento.

Soy es ser. Y al decir ser, [digo: Ser infinito, porque yo no me he creado, ni comprendo todo el Ser—y digo al mismo tiempo, ser finito, que es el yo afirmando su existencia, en la coexistencia del ser infinito.

Luego el primer pensamiento envuelve las dos ideas necesarias, de finito é infinito, de relativo y absoluto, de temporal y eterno, de providencia y libertad.

Hé ahi el hecho y ley indestructibles.

¿Hay contradiccion entre ambos?

No. La conciliacion es difícil,—lo confesamos. Pero la solucion del problema filosófico no consiste en la mutilacion de uno de los elementos irreductibles que presenta.

Bajo otro punto de vista es el mismo problema que existe entre la sociedad y el individuo, entre el deber y el derecho, entre la libertad y el orden, entre la unidad y la federacion. Suprimid uno de los términos del problema, no hay duda simplifica las dificultades, pero no las vence.

ni.

El señor Hosquellas partiendo del ser puro y absoluto, por medio de una abstraccion que olvida ó desdeña el hecho fundamental de la conciencia, no puede conciliar la libertad con el infinito.

«Si soy libre, soy independiente; á nada debo consultar.

« AnteriorContinuar »