Imágenes de páginas
PDF
EPUB

sino ó mi mismo. Si debo consultor ya no soy Ubre. Si debo someterme soy esclavo.» u Qué es consultar? Examinar la ley de libertad.

Luego al examinar la ley de libertad, al buscar, indagar, examinar v acercarme al ideal de libertad, fortifico mi propia independencia.

Qué se diria, si para ser justo, se dijera que no debia consultar á la justicia?

El animal no consulta, y es por eso precisamente que no es libre.

El animal cede al móvil.

El hombre Obedece al motivo.

El motivo es la nocion, es la idea del deber, es la eleccion entre lo bueno y lo malo.

Luego hay necesidad de consultar. « A mi mismo.»—nada mas. Pues bien, al consultará si mismo, se consulta al pensamiento fundamental de la conciencia. qiie comprende el infinito, y el finito y su relacion. Dios puso al hombre en manos de sv propio consrjo, dice Santiago el Apóstol. Esta frase resuelve toda la dificultad del Sr. Rosquellas, relativa a la dependencia del hombre.

So se puede decir que el hombre obedeciendo a la ley que es su ley, dependa ó sea esclavo,—porque Dios mismo, cuya voluntad infinita no negais, obedece á su propia ley infinita, es la libertad infinita, y de nadie depende.

Habria otros puntos de grave importancia que discutir,pero las circunstancias, y el temor de fatigar a nuestros lectores, nos hacen suspender este eximen.

A Ion Sres. Angel F. Costa, B. A. Jardín, lleraclio C. Fajardo

Mis amigos, y representantes de la juventud racionalista de la República Oriental: habeis escrito la profesion de fé de la Jóven América. Vuestra palabra es una de las mas bellas manifestaciones de ese verbo americano que se llama racionalismo y república. Vuestra sagrada afirmacion arrojada a la frente de la Iglesia, revela a los hijos del Arquitecto de los mundos, que preparan los cimientos del templo moral del Universo en la conciencia del hombre emancipado: Y vuestra voz, como el soplo divino que recorria la superficie del abismo, diceá la América con la fuerza de la razon, dela historia y dela induccion profética: la revolucion religiosa ha principiado.

Estais como los mejores y primero a la altura del grandioso problema de los tiempos, que comprende la negacion del último paganismo, la demolicion de las Iglesias, la abolicion de los mediadores entre Dios y la conciencia y el restablecimiento de la soberania integral de todo hombre en el campo indefinido de tarazon independente.

Convencidos, como leales pensadores, de que no puede haber libertad sin juicio propio, sin individualismo supremo, sin conciencia de la racionalidad de nuestros actos, condenais al catolicismo no solo por erróneo en sus principios, sino por la incompatibilidad de sus dogmas de obediencia ciega, revelacion! milagro, gracia, caida, bautismo, confesion, con toda justicia y con toda razon y con toda la dignidad del soberano. El dogma del sometimiento de la razon no puede dar la libertad; el dogma de la gracia no puede producir el derecho; el dogma de la caida no puede afirmar á la justicia; el dogma de la teocracia infalible no puede fundar la democracia.

Aleccionados por la ciencia y la esperiencia, habeis visto mas lejos que todos nuestros políticos, que teniendo un mundo nuevo entre sus manos, destinado á recorrer las desconocidas maravillas del porvenir, bajo el firmamento de la ciencia, se inclinan todavia ante la astronomia de la Biblia y ante el catecismo del padre Astete, con que educan á las jeneraciones nuevas.

Llenos de vida, no os asusta el desplome de las viejas catedrales, ni la evaporacion de la leyenda; y para responder á los pueblos ansiosos de lo divino y de lo eterno, abris vuestras almas en donde brilla el resplandor de la ley.

Ka medio delos partidos y pueblos que se revuelven en círculos concéntricos; habeis pronunciado la palabra que ha de romper el sortilejio de los errores y pasiones, para que describan la espiral de la perfeccion progresiva. Por entre el polvo del combate, mostrais la grandiosa y radical enseña que nos darú la paz y la libertad. Esta circunstancia hace que vuestra palabra sea el acto mas trascendental en la política de vuestro pais. Podeis decirlo y con orgullo: héahi nuestra bandera.

Habeis comprendido la significacion del gran cielo histórico en que entramos, que consiste en el advenimiento de la filosofía como ciencia, dogma, ley, moral, culto de sábios y pan de las multitudes arrancadas de ese mundo tenebroso de la miseria y dela leyenda, que con el terror y el hambre aun las embrutece. Es la mas grande de las revoluciones conocidas, despues de la cual podemos esperar el cumplimiento de la palabra de Condorcet, el reinado del bien, la justicia, la paz y la abundancia sobre las ruinas de los cultos y el castigo de lasesplotaciones.

Y en esa revolucion entramos en América, jóvenes iniciadores! Mas grande, mas fecunda, mas trascendental que la de la Independencia, ya sabemos que no hay ni puede haber transaccion posible con la Iglesia incorregible.

Acostumbrémonos á este pensamiento salvador. Ese Catolicismo, esa Iglesia, ese Sacerdocio, esa teocracia es invariable en su odio al movimiento, á la razon, al derecho universal de sacerdocio y reyecial detodo hombre.

Sin acudir al raciocinio, ni dia historia,ella misma en nnestros dias, se ha encargado de quitarla venda de los ojos de los pueblos. Sin ciencia, oscura, obtusa, sin ningun resplandor para las intelijencias libres; sin amor, sin uncion, sin balsamo para nuestras grandes aflicciones; sin anatema y sin el poder del anatema aun para los grandes crímenes que estremecen la tierra en nuestros dias; sin iniciativa, sin impulso, sino para repetir el formulario caduco de su modo de esplotar a los creyentes, ¿qué hace la teocracia romana, ó la Iglesia Católica ene! mundo?

¿Cuál ha sido la última palabra de su ciencia infalible, en medio del torbellino de ideas y de la iluminacion del siglo?— Oid, y escuche la tierra: «¿a Inmaculada Concepcional— Hé ahí el último progreso del dogma católico desde el Concilio de Trento.

Pero si su palabra es vacia, sus actos suplirán esa falta.

¿Cuál es el ejemplo de alta moralidad que hace 14 anos está dando? La alianza con el perjuro, la invasion arraigada y bendecida en Roma misma. El escáudalo infalible presentado para salvar á la teocracia. El cinismo elevado á la potencia de la blasfemia. En Méjico se llama traicion y retroceso; en el Ecuador, es el concordato que prepara la traicion, y en Chile fanatismo y fanatismo 1

La existencia de la iglesia, por la fatalidad de los antecedentes históricos, y de las premisas lógicas dela naturaleza de las cosas, se ha hecho incompatible con la regeneracion, la unidad y lajadependencia de la Italia. Vio que es palpable eu Italia es de lógica evidencia para todo pueblo católico que aspire al goce del derecho.

Y como la Italia es la nacion mas interesada en la revolucion moderna, está destinada para consumar en el Capitolio, que es la altura mas visible dela tierra, otra delas grandes decapitaciones que cambian la direccion de los siglos.—Es por esto que prestamos oido a todo rumor que en Italia se levanta.

Y para terminar os diré que la Revolucion tiene que cabar una tumba y mecer una cuna. Sobre esa tumba escribira: aqu' yace la última de las encarnaciones; y mecerá esa cuna con himno de la eterna alegría de la vida.

Vosotros habeis preludiado unas estrofas de ese himno.

Me habeis honrado con el honor mas grande que pudiera recibir: vuestra adhesion, vuestro amor, vuestro entusiasmo.

No puedo retribuiros, sino amandoos siempre agradecido y perseverando en la sublime causa. Sed, os lo pido, órganos de mi gratitud para con esa juventud de vuestra patria que tan noblemente representais. Con tal generacion y esa palabra, grande ha de ser la patria que llegueis un dia a constituir, con el programa de la revolucion religiosa.

Os saluda vuestro amigo:

Buenos Aires, Marzo l. ° de 1864.

LA TRAJEDIA DIVINA.

(fragmento Literario.)
I.

(En la ciudad de UTICA.)

Un Senador Romano.

Ya es la noche, Caton; la última noche de la República Romana. Es quizás una venganza de la mudable Diosa. Roma sucumbe en tierra africana, bajo las sombras de las ruinas de Cartago. Los senadores levantan el ancla; los fugitivos de la batalla se ahuyentan hácia el interior sin esperanza. Huyamos, Caton. Ya oigo los pasos de las legiones de César victoriosas.

Catón.

Yo tambien escucho los pasos de los libres, allá en los CamposEliseos, mansiones de libertad, conquistadas y guardadas por la espada del Estóico, adonde no llegan los esclavos vencedores dela tierra. Allá no llegará César, el mas grande esclavo de sí mismo. Adios.

El mundo mancillado por la esclavitud, no es digno de sustentar mi planta. El aliento del opresor envenena el aire que respiro.—Caton morirá con la República. El mundo sin la CiuDad es la barbarie. Voy á habitar esas regiones en donde no habrá mas César que el deber, ni otra patria que la que el Estoico sabe crearse á despecho del universo. Mi conciencia vale mas que la Fortuna; mi ley domina al Deslino; mi voluntad será invencible. «causa Victbixdiis Placuit,sed Victa Catoni» (a) (la causa vencedora agradó á los Dioses, mas la vencida á Caton.)

César (delante del cadáver de Caton.)

« He visto marchitarse los laureles de Pompeyo ante los » mios, y la elocuencia superior de Ciceron no ha producido » otro efecto que el de realzar mis triunfos: Caton solo, el in

» flexible Caton, balanceará mi gloria en la posteridad Tal

» vencido arroja una sombra funesta sobre los laureles del ven» cedor: este es el sentimiento que turba mi felicidad. No me » hablen mas de este Republicano cuyas feroces virtudes han » dañado ma»á la Libertad que la ambicion de Pompeyo y la » mia. Entrar á Roma y llevando á mi lado á Caton vencido, a me ludria sido mas lisonjero que todos mis triunfos: nunca le » perdonaré que se sustrajese á mi clemencia.» (fe)

Hace años que paso sobre campos sembrados de cadáveres, y solo este cadáver me impone. He pisado pueblos, he hollado naciones, y este cadáver me impone masque los pueblos y las leyes. Babia en ti, Caton, algo que desafiabas los inmortales en

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »