Imágenes de páginas
PDF
EPUB

su Olimpo; algo de mas santo que las leyes, y de mas respela ble que las naciones; era tu indómita conciencia de lo justo. Siento ante ti la mano invisible que señalalos límites al humano poder. La espada de Farsalia no hace mella en la espada de Caton. César, vencedor de vencedores, yo que he estampado mi nombre en la frente de la humanidad vencida; émulo de Alejandro, que cual otro Jano me presento en la historia coronandoel pasado con mi gloria, y audaz cual un Dios penetró en el porvenir, provocando dias desconocidos por su grandeza;—yo que convoco á los Galos y Bretones, a los Iberos y Germanos, álos Egipcios y Orientales, álos plebeyos de Italia para los comicios de la humanidad, que palpita esperando un revelador de su unidad; yo el triunfador, el imperalor proclamado en la victoria, a Caton, no venci. Espíritu del mundo inclina mi frente ante tu fuerza.

No seré yo el que haga la entrada triunfal en la ciudad de Rómulo vencida: Será la inmensa plebe barbara del género humano. Abrí la brecha en las murallas de la ciudad. La inundacion de las razas me envuelve entre sus ondas. Los laureles de Farsalia coronaran las orgias de la demagogia universal.

En Roma.

U» PLEBEYO.

Hoy es el dia de la entrada triunfal del César. Dejemos el trabajo. En adelante, ni trabajo, ni hambre, ni deudas. Los despojos de los pueblos, los trofeos patricios, serán nuestra riqueza Evohé, el triunfador!—El pueblo acude, llena las calles, y se encamina á la via-sacra para aplaudir á César. Lo coronaremos para descansar y para tener juegos de noche y de dia. El vigilar á los mares para que lleguen los convoyes de trigo del Egipto y las fieras de Africa. Ya no nos inclinaremos mas ante las haces consulares: Nila fisonomia de Caton será para nosotros esa reprimenda perpétua.—Viva el triunfador!

César (en el Capitolio.)

Aquí, colocado sobre el pedestal del mundo antiguo, padre de todas las razas, cstiendo las fronteras de la Italia al mundo conocido, que de hoy en adelante, se llamara Mundo Romano. Hoy la ciudad abrasará á lodo hombre, y terminaré mi vida, invocan do el espíritu que debe legislar á todo los elementos humanos levantados por mi mano. Faltaba una cabeza al mundo:—yo soy esa cabeza. ¿Si seré un Dios?

Bruto.

Dios de barro, yo te inmolo a los manes del gran Pompeyo y en holocausto á la República—Caton, estás vengado.—Pero!— es verdad Ib que veo?

Los Romanos lloran la muerte deltirano,porque en su testamentolos hace herederos de sus rapiíías. Voy .1 buscar a los verdaderos herederos de la República. Marco-Antonio estiende a los ojos del pueblo el manto apuñaleado de César, para cubrir con é! la dignidad del pueblo y del Senado Romano. Yo elevaré en los campos de la Grecia el estandarte de la libertad. Allá os espero.

II.

En los Campos de Felipo.

UN SOLDADO.

A caballo, general. Casio ha muerto. La batalla está perdida. Antonio recorre el campo de la muerte y sobre nosotros se dirije.

BRUTO.

Toma mi espada y que tu mano no tiemble. Fué Bruto,—y con él la libertad de Roma.

EL SOLDADO.

Huyamos para buscarla en otra parte del mundo.

BRUTO.

Roma erala cabeza del mundo, y hoy es el día de los funerales de la República. El Capitolio se hunde—y la ciudad murió. —La planta de losbárbaros hollará las colinas inmortales.—El plebeyo desencadenado arrasará los monumentos de la virtud y de lo gloria. El foro de los libres será el mercado do las esclavitudes de la tierra. El Capitolio será el templo de los vicios. BI emperador será la personificacion de la tierra. El tribuno,el cónsul, el Senado, el pontífice, serán el emperador. El pueblo decapitado aplaudirá el entronizamiento desus instintos animales. Ya no hay patria, sino tierra;—no hay ley, sino pasiones; —nohay libertad sinoanimalidad.—Perdona haber criticado tu fin, Caton. «Causa victrix Diisplacuit sed vicia Catoni.n

EL SOLDADO.

Y yo tambien quiero morir.

BRUTO.

« Virtud, no eres sino una palabra. » (Muere.)

irr.

Cristo (en el Calvario).

Deten, hijo mio, esa blasfemia. Vemeenmicruz desafiando á la victoria universal de los malvados.—Yo soy el que funda una Roma en todo hombre. Cayó el Capitolio de la historia pero levanto el trono de la humanidad en todo pueblo.—Mi imperio será mas glorioso que el de Alejandro, mas universal que el de César. Mi República abrazará los cielos y la tierra. Yo inicio con mi sangre á todo hombre, para el sacerdocio universal y para la ciudadania universal. Mi corona de espinas será por mucho tiempo la corona dela democracia. Las victorias dela fuerza serán un dia los trofeos delas victorias de la Razon. Sócrates vencido, reaparece triunfante en mi palabra de amor que se estiende por la creacion, como el manto de las aguas que sobre-llevan al espíritu divino. El martirio precede al triunfo. Ser vencido como Sócrates es atestiguar la existencia de mayorias inbéciles, ó corrompidas. Ellas reciben su castigo por sí mismas, elevando un mónstruo que es alguno desus vicios personificados. Es el castigo de la Providencia. Ellas se suicidan en las tinieblas. Pero no nos es permitido retroceder ante esa marea que pretende ahogar ála verdad. La virtud es eterna, ¿porqué darle esa apariencia fugitiva, suicidante? La

victoria es inmutable en la conciencia. Vivamos con esa con ciencia! Lo demás ¿ qué es? Una roca puede desprenderse de la montaña y anonadar la cabeza de Sócrates.

Los Mases De Bruto.

Fui débil,—y cuando fué débil el último de los Romanos es prueba de que el espíritu de Roma no bastaba para ser el alma del muudo. Toma el lugar que abdiqué suicidaudome. El Cristiano fué mas que el Estoico:—el hijodel hombre fué mas que el Romano; —el sacrificado fué masque el suicidado. Gloria al espíritu que dio una patria a la virtud en el seno del Eterno.

BIBLIOGRAFIA.

EDGARD QUINET.

EL CRISTO A AHASVERUS.

Si, esta voz te ha salvado Ahasverus. Peregrino de los mundos futuros y segundo Adan, yo te bendigo.... Anda de vida en vida.de mundo en mundo, de una ciudad divina a otra ciudad; y cuando, despues de la eternidad, hayas llegado de circulo en circulo a la cima infinita a donde van a parar todas las cosas, a donde remontan las almas, los años, lo.; pueblos y las estrellas, gritaras a la e trella, al puelilo, al universo, que quisieran detenerse: Sube, sul«! siempre, es aquí.

E. QuiNET.

ÁMIS AMIGOS, LOS OBHEHOS DEL PENSAMIENTO, EN LA
AMÉUICA DEL SLR.

Amigos:

Os comunico el programa de la edicion completa de las obras del señor Edgard Quinct, que se publica actualmente en Paris. EdgardQuinet es uno de aquellos ciudadanos de esa patria uní versal y sublime, por cuya ciudadania tambien nosotros trabajamos:—Es uno de aquellos amigos íntimos que elegimos entre la multitud de los hombres y de los siglos, para hacer la navegacion de la vida, y con quien deseariamos encontrarnos bajo las sombras de los Campos Eliseos, para escuchar los recuerdos de ja epopeya de la humanidad, al rededor del círculo formado por. los Homeros y Virgilios.

He asistido á sus lecciones, cuando preparaba en union con el Sr. Michelet, la resurreccion de la Francia y de la Europa. He seguido el torrente de la juventud francesa, que en número de cuatro mil estudiantes, atravesaba las calles de Paris para saludarlo en su casa, despues de su destitucion de profesor por el gobierno de Luis Felipe. Le he visto en tiempo de la República, de coronel de la 11" legion, compuesta de once mil soldados ciudadanos, conservar ese reflejo luminoso y tranquilo de Platon, en medio dela mas espantosa insurreccion de los tiempos modernos, bajo las órdenes de la Asamblea y del General Cavaignac;—le he seguido de representante del pueblo, sosteniendo la causa de la libertad y delas nacionalidades, y últimamente en Bélgica he recibido, durante tres meses, la hospitalidad de un desterrado á un proscripto.

A pesar delo quepodia conocerlo por el estudio de sus obras, ha sido durante este último periodo, que he podido penetrar y penetrarme de esa atmósfera de luz y de tranquilidad que le acompaña.—Despues de tanto trabajo y virtud, bajo el peso de la mayor desgracia, rodeado de desgraciados compatriotas, fio mejor que poseela Francia), su alma, sumerjida en el estudio y en la meditacion, despide los rayos de una enseñanza universal, volviendo constantemente los ojos á la América Sajona y Latina, como al mundo de la Esperanza.

Ajuicio nuestro, es una de las almas mas completas que conocemos. Filosofía, historia, poesia, religion, política, arte, ha abrazado el inmenso macrocosmo en las entrañas de la personalidad mas uni/ersal y mas patriotica. La ciencia en él no ahoga al deber, la poesia al pensamiento, la razon al corazon, la tradicion al porvenir. Comprendiendo en toda su intensidad las manifestaciones del grande Espíritu al través de los impe. ríos, de las razas, de las religiones que se apoderan del destino de las civilizaciones; sintiendo el alma del mundo palpitando con el Pantheismo primitivo de la India y de la Germania, con

« AnteriorContinuar »