Imágenes de páginas
PDF
EPUB

nr.

Libertad-Orden.—Federacion-Unidad! Hé ahi los dos polos de toda política.—Ambos se suponen. Ambos coexisten en la idea social. Tal es la base del problema.

¿Por qué hay orden y libertal, Federacion y unidad en los EsTados-unidos?—¿Por qué no khay orden, ni libertad, Federacion, ni Unidad, en los Estados Des^unidos de la America del sur?

Tal es el problema práctico,

Hay libertad y orden, federacion y unidad en los Estados Unidos: porque Hay Religion;

Y no existe en la América del Sur, porque uo Hay Religion.

Toda clase de sociedad se apoya en una creencia. La sociedad mercantil en la fidelidad de los contratos, en la religion del crédito. La sociedad política en el vinculo moral de la soberania y la obediencia en la religion de la libertad del hombre.

Asi pues toda tentativa radical de organizacion se apoya en un Credo en una Crencia, en un Crédito, y es esto lo que se llama Religion.

Los Estados Unidos han pretendido realizar la sociedad mas vasta, mas universal y mas libre. Cuál será entonces el Credo de la sociedad mas universal y libre? La soberanía de la razon el derecho del pensamiento libre como base; el reconocimiento de esa razon y de esa libertad de pensaren todos los hijos de Dios, como relacion de igualdad, y el vinculo reciproco y solidario de toda razon, de todo ser que piensa, indisolublemente unidos por la identidad de esencia y el amor de la uuidad humana. Tal es la base de la soberania del pueblo.

Dadme esa base, ese punto de apoyo, y como Arquimedes podremos decir, tenemos la palanca para levantar un mundo*

IV.

¿Por qué los Estados Unidos se han hecho los depositarios de esa religion? Este es el problema de su historia.

El principio despótico y el principio emancipador se han di" vididoel imperio de la tradicion en el viejo mundo.

El principio despótico era la tradicion romana. El principio emancipador era la tradicion sajona. Ambos genios se personificaron en dos razas y en dos secciones de la geografía de la Europa: El medio dia dela Europa y la raza latina encarnaban la idea autoridad, unidad, centralizacion y despotismo* El norte de Europa y la raza sajona representaban la idea individual, la soberania del hombre, de la familia, de la tribu, del clan, base de las federaciones futuras. La religion latina en todo tiempo, desde líomulo hasta Pio IX ha sido el credo de la autoridad personificada en un rey, en un senado, ciudad, concilio, iglesia ó en un pontífice. La religion sajona ha sido desde Hermann, hasta Lutero y Washington la libertad en todo hombre, la alianza de las sectas, de los pueblos ó la confederacion delos elementos individuales y sociales.

Son las dos grandes causas, las dos "nociones, si podemos espresarnos de ese modo. La aspiracion unitaria al medio dia y á las razas latinas: La aspiracion federal al norte y a las razas sajonas. La idea autoridad particularizada en individuos es la religion Romana. La idea autoridad unlversalizada en todos es la religion sajona.

Esas dos corrientes de la historia se dividieron el mundo de Colon. La religion Sajona rse apoderó del Norte y produjo los Estados-Unidos. La religion latina se apoderó del sur y produjo los Estados des-Unidos.

¿Se vé ahora la causa de las diferencias esenciales entre ambos mundos?

V.

Han sido pues, dos ideas, dos sistemas, dos naciones, dos razas, lasque se han divido el continente Americano. La lucha histórica del pasado, traspaso los mares, y en grandioso palenque y nueva lid, con campeones rejuvenecidos por el bautismo de una era nueva, reproduce el perennal combate del dualismo de la historia.

Ha habido una diferencia que es necesario no olvidar; ha habido una idea que ha servido de intermediario y mediador entre ambos mundos. Esa Idea Es La República.

La idea republicana, cualquiera que sea el dogma religioso

de ios que la aceptan, lleva en si, la idea DE Soberania, yes por eso que la Iónica, por la fuerza sola de las cosas inclina al rapublieano á la religion de la soberania ó de la libertad.

En Europa, la Erancia, por consideraciones que nos llevarian muy lejos, representa el genio mediador por exelencia, entre las razas, del Norte y medio-dia; entre el individualismo sajon y la centralizacion latina. La América del Sur despertando de su sueño de 300 años al resplandor dela revolucion fraucesa, no pudo emanciparse logicamente del dominio político de España, sino bajo el amparo de la idea Republicana.

l.a República en la América del sur, auuque sin raices profundas en el genio de las razas, y mucho menos por la educacion recibida, fué verdaderamente el mediador entre la América del norte y la del sur. Ya no fueron dos mundos hostiles. Entre ellos hay una idea que predispone á la alianza y que despoja á la historia americana de la oposiciou radical que presenta la historia dql norte y medio-dia de la Europa. lié ahí el gran resultado conquistado.

La República impera en América. Despues de la emancipacion se reproduce el dualismo; no ya personificado en dos sec'cioues geograficas y en dos razas, sino en el corazon mismo de. las jovenes naciones. La lucha no es esterior, entre Roma y Alemania, entre Gregorio Vil y Lutero, entre Gustavo Adolfo y Wallenstein, entre protestantes y catolicos. No. Hoy es interna en los mismos pueblos, en las mismas razas, latinas, en el pensamiento mismo del hombre. No combatimos contra la España de Fernando ó de Isabel, sino contra la España de Felipe II que llevamos en nosotros mismos, como la piel del centauro aferrada a las espaldas del Hércules simbólico. Y estamos todavia en la pira purificadora de aquel héroe.

VI '''

En feliz momento se embarcaron los peregrinos que fundaban las colonias orientando las nuevas poblaciones con los himnos de los profetas que saludaban la aparicion de la nueva Jerusalem en los bosques de la América del Norte. Ellos huian de la autoridad, de la unidad, de la centralizacion latina, que á sangre y fuego queria devorar la libertad del Norte de la Europa. Su primer palabra es emancipacion, y levantan un mundo emancipado. •!

En fatal momento se embarcaron los conquistadores que fundaron las colonias del sur, orientando lasciudades sobre las razas primitivas inmoladas, saludando el oro de las minas para en riquecer la corona de la España. No eran fugitivos de la libertad, sino emisarios del despotismo, que traian en sus almas todo el furor paganoide las guerras de religion, cuando la España convertida en brazo del absolutismo religioso y político, exterminaba las tradiciones y franquicias, pretendiendo esterminar toda libertad, declarada hija de Satan.

Se vé pues que las dos razas pobladoras, fueron dos ideas, dos génios hostiles que se dividieron un mundo.

El momento histórico de la colonizacion vino tambien á fortalecer el antagonismo de lss dos ideas. La libertad fugitiva ee dirige al Norte con la traduccion de la Biblia.

El despotismo vencedor se dirige al sur con el imperativo de la monarquia absoluta y con las excomuniones del concilio de Trente

VII.

Las colonias unidas, fundaron y desarrollaron la libertad que anidaba la educacion, la vida, y el ejemplo delos peregrinos. La libertad del pensamiento, la educacion relijiosa, el culto del trabajo, lo salvacion futura, y la vida del presente, la responsabilidad de las acciones, el mérito de las obras, la comunicacion directa con el espíritu divino, forman el alma de esa raza. Dispersos en grupos, que se gobernaban y administraban, reasumiendo en si las funciones esenciales del hombre, que ton el sacerdocio, la ciudadania, la administracion y gerencia desus propios intereses, sin tutela relijiosn. sin predominio político, sin absorcion centralizadora y unitaria que devorase sus inspiraciones, y el fruto de su trabajo, esas colonias habian nacido para ser Nacion, como Minerva del cerebro de Júpiter, armadas de todas piezas.

Tenian vida propia, porque tenian la religion de la libertad, la soberania en el pensamiento, la soberania en la localidad y municipio, la soberanía en la administracion de sus propios intereses, tradicion evidentemente germánica é inglesa que ha dotado á la humanidad de los parlamentos modernos, del derecho de votar los impuestos, del juicio por jurados y de la libertad en todo.

Cuando la Inglaterra vencedora de la Europa, pero recargada por las deudas de esa guerra quiso espoliar a las colonial imponiéndoles impuestos, no votados ni autorizados por los con • tribuyentes, entonces despertó el genio incontrastable de la independencia, que ha producido el acta de emancipacion que boy celebramos.

El interés era comun. Las colonias se unieron. Triunfaron con un congreso, asamblea de hombres virtuosos, y con un general que pocos hombres han merecido mejor el titulo de padre de la patria: Washington de inmortal memoria; soldado, general vencedor, organizador y pacificador, símbolo de las glorias, de la virtud, y de la unidad del nuevo mundo.

Despues de la victoria las colonias unidas en Confederacion sin el impulso dictatorial y unifiendor que daba la necesidad de la victoria, tendieron á la supremacia delos Estados y este fué el mayor peligro que han corrido.

Los Estados no veian al Estado. Las legislaturas no veian al Congreso. Los gobernadores no veian la presidencia viril de la Nacion. Los intereses puestos cu co.nun, no bastaban para unificar la patria. ílabia ciudades, pero no habia la ciudad. La nueva autoridad general no tenia relacion directa con los ciudadanos de la Union, sino con los Estados. De aquí la anarquía, de aquí nació 11 necesidad del nuevo pacto que reasumiendo la independencia de los fragmentos, elevase sobre toda localidad, sobre toda autoridad, la realidad nacional. La realidad nacional quitó a los Estados el imperativo absoluto sobre los ciudadanos La ley federal pudo dirijirse directamente á todo hombre. La anarquia fué ahogada en su cuna. La ley federal fue ley suprema para todos. El americano fué subdito de la federacion, en primer lugar, y despues súbdito de su propio Estado. Es decir que al análisis de la confederacion de Estados, sucedió la síntesis de la federacion.

VIII.

La federacion supone pues la educacion del norte. Esa educac-on es la creencia en la libertad, es la religion de la libertad. Los Americanos del Sud no tenemos la religion de la libe.i

« AnteriorContinuar »