Imágenes de páginas
PDF
EPUB

En efecto, la fuerza sin forma, el movimiento sin direccion, la potencia sin organizacion, la voluntad sin ley,—serian el suicidio de la humanidad. Asi, cuando llega para el hombre el momento de la vision suprema, cuando conoce el fin que le es asignado en el orden general, cuando siente que se vé unido solidariamente á la creacion, y particularmente a sus semejantes, cuando llega a penetrarse de su glorioso destino, y com prende que lleva en sí mismo un mundo de justicia, entónces, desde la altura de ese Sinay Universal, donde ha permanecido en sililoquio con el Grande Espíritu, baja á la tierra con las tablas de la ley, sublimado por la libertad y lu conciencia del deber.

Si el primer m jmento fué el himno puro de la alegria de La vida;—si el segundo fué el entusiasmo del heroismo por la libertad, el tercer momento contiene la inocencia del primero convertido en ciencia, ti entusiasmo del segundo, complementado por la conciencia de la ley.

IV.

Podemos afirmar que tenemos reminiscencias del primer himno, que conocemos el segundo momento, y que esperamos el tercero.

La Independencia Americana, de cuyos destellos aun vivimos, como única religion del Nuevo Mundo, debe ser clasificada en el segundo momento de la vida.

El mundo entero espera y debate hoy dia, (como en los días precursores de los grandes cataclismos,) la revelacion de la ley, que sea dogma y política, moral y sociabilidad, culto é industria, creencia y practica de la libertad, como esencia idéntica en todo hombre, y como potencia de la perfeccion para alcanzar la plenitud de amor y de justicia.

V

Ya se desvanecen en lejania las ideas y se pierden los recuerdos de la epopeya de la independencia en la América del Sud.— Si algo de grande conservamos, si algo de fecundo desarrollamos, es la revelacion de esa época. Aun mas, si nos hemos salvado, lo debemos tan solo a una palabra: La República.

Una palabra!—y no se crea en paradoja—Pero esa palabra romo testamento divino revelado en la tempestad del siglo, y cayendo en la conciencia exaltada de los pueblos como forma definitiva de la verdad política en la tierra, ha sido el ideal en* trevisto, la ley impuesta, el destino concebido, encaminando lentamente los espíritus a la realizacion progresiva. Si la tradicion y aun la ontologia nos ensena a Dios creando el mundo con el poder de la palabra, en la América del Sud, se ha repetido el portento. Sin antecedentes, oprimidos, subyugados, abatidos,—sin ciencia ni costumbres, una palabra heroica pronunciada y sostenida por corazones heróicos, levanta un nuevo mundo y abre el palenque mas grandioso á las concepciones de la libertad.

VI.

Pero ha pasado ese momento, hemos consumido la herencia de entusiasmo, y la epopeya de vida de ese tiempo, ha pasado al dominio de la historia.—El mundo Americano se debate hoy dia en los combates precursores del tercer momento que e» el de la concepcion y práctica de la ley.

Las naciones de América, dudan, luchan, ensayan.

Desde Méjico á Chile, el continente se estremece sacudido por el espíritu que busca la revelacion de la verdad. La íé política opuesta & la fé religiosa, la razon á la religion, la tradiccio» á la esperanza, el aislamiento y la union, la federacion y la unidad, la tierra y el trabajo, la lógica de la soberania y las constituciones oligarquicas,—hé ahí los términos de la grande'antítesis.

El viejo mundo tambien conmueve las raices de nuestra vida, Ihiarns y coronas, sicudidas por el soplo de los pueblos, la abolicion de la conquista, la resurreccion de la conciencia y de lns nacionalidades nos indica que el momento se acerca de resolver la grande antinomia de la humanimad moderna: La revelacion de la ley, dogma y política, ciencia é industria

. Vil.

Qué momento mas apremiante para abrir las sesiones de un Congreso federal de la América del Sud—¡O esperaremos que la revolucion ó la guerra recorriendo nuestros pueblos, enríen los plenipotenciarios en medio de las angustias de la lu chai—La América espera una palabra, espera un precursor, y la verdad apareciendo podria ser como un nuevo iris pacificador internacional; interno y formulador del programa comun del mundo Americano.

Vlíl

Consultad la conciencia general, preguntad lo que significa la ansiedad de las nuevas generaciones, pulsad el tiempo y vereis que el alma pide una revelacion de la ley que la comunique el impulso de las épocas creadoras de la historia —La libertad pide un dogma, la igualdad busca la medida, el corazon, la paz fecunda de la fraternidad. Y no hay dogma, ni iglesia de la libertad en la enseñanza ni en las costumbres, ni en la práctica—Y no hay medida de la igualdad en la distribucion de la tierra, ni en el reparto, ni consumo de la riqueza, ni en la aplicacion de la ley—Y no hay fraternidad en la mentira ni]en el egoismo, ni en la esplotacion de las multitudes.

Yes por eso que nada grande se desprende de la América, cuando por su colocacion en el espacio y en el tiempo, estaba llamada á ser la iniciadora do la humanidad en nuestros dias. Y es por eso que mi.nchas negras oscurecen su cielo, esclavitud de negros, esterminio de las razas primitivas, desprecio, esplotacion del proletario, maquiavelismo en el mundo nuevo, plagios de Europa, farzas de democracia, desaparicion de carie teres, y prostitucion de la palabra.

IX

Y con todo, porqué es tan grande mi fé, sino porque veo la verdad religiosa de la libertad que se precipita sobre el mundo para dar a la República la religion que le falta? La religion católica no es la religion de la República.—La República no ha sido la política del catolicismo.—De donde se deduce que por la lógica de las cosas, 6 el catolicismo devora á la República. ó la República elevando su espíritu a la universalidad cristiana funda el dogma de la libertad.

Y este es el problema histórico que se debate en América y Europa. El porvenir pertenece a la razon. Busquemos pues en la razon, en la luz pura, el advenimiento de la ley y la orga ni/.acion futura.

X.

Tal es el punto decisivo que señala el destino para fundar una era nueva. Hoy, en el aniversario de la Revolucion de Chile, repito con la esperiencia de una larga proscripcion, la palabra que en dias felices afirmé al frente de los Igualitarios.—En Chile, la revolucion se presenta con su tremendo y triple aspecto: político, social y religioso: El fanatismo educando, el derecho político burlado, el proletario en la desgracia.

Pero en este dia. reminiscencia en la epopeya de lalndepeu dencia, un millon de almas en la tierra de Chile; y millares de desterrados hacen votos por la felicidad de la patria. Los que buscamos la patria en el imperio de la justicia, empecemos por darle los horizontes del espíritu, y despues encontraremos lo soberbios valles que la alberguen con mas firmeza que los Andes, y los cielos esplendentes que la envuelvan en las magnificencias del equilibrio universal.

1860—Buenos Aires.

«5 DE MAYO DE ISIO.

En x—Ees.

Los reyes, los reyes, palabra maldita
Que en mengua del hombre con sangre esta escrita,
Sobre la honda tumba del tiempo que fue.
Los tronos 1—blasfemia! Solo hay uno, eterno;
Los otros son furias que aborta el infierno;
De la ira del cielo son signos tal vez!

L. L. Domínguez.

r.

¿De donde viene esa luz, esa palabra, ese acto, que revelando la creacion, ilumina la conciencia, para dar al universo Uq contemplador de sus maravillas, un intérprete al pensamiento de ■terna, y un actor, un creador delegado, para presentar un mundo moral sobre el mundo material, y encaminarse al infinito con la cosecha de los siglos, para decir al omnipotente: hé aquí la libertad y sus obras? ¿De dónde viene esa luz?

¿Viene del sol? El sol la recibe de otro sol; y de astro en aetro, veis esa cadena luminosa sin fin en el espacio y en el tiempo, combatiendo al caos, y en todo momento y lugar, revelando la sinfonia de los seres, que todos & una. la misma palabra, repitiendo, proclamau la gloria del universo, y sobre la gloria del universo, la gloria de la libertad del hombre.

¿De dónde viene esa libertad? ¿Del arto 10? Es un sol que ha recibido sus ra vos de otro sol. Es una cadena de luz trasmitida por los siglos heroicos de la revelacion permanente de los pueblos, que de heroismo en heroismo, en todo lugar y momento, formala melodia., y el soliloquio divino dela humanidad interrogando á su padre por la palabra del destino para crear los mundos de la historia.

¿De dónde viene esa luz, esa revelacion de la libertad? Si remontais los astros, cada sol y cada estrella, os dirá mas arriba, mas lejos; en las entrañas del infinito palpítala palabra infinita cuyas ondulaciones nos animan. ISi remontais los años, cada siglo, cada héroe, cada revelacion os dirá mas lejos, mas arriba, hasta llegar al primer momento de la conciencia humana despertando para solemnizar la creacion que contempla por la vez primera; y esa afirmacion primitiva de la personalidad confundida, identificada en la alegria de la primer palabra, es el himno de la libertad y del amor, perdido en los esplendores del universo y en los presentimientos de la inmortalidad de vida inagotable que recibe de las manos del creador, cuando bautiza al hombre soberano.

¿Aro 10?—¿De dónde viene? Esel último, pero no final acontecimiento engendrado por el himno del primer hombre. Remontad la cadena de las causas. Esel himno de la Francia, palabra de titanes, que amontona sus estrofas, como montañas de heroismo, para escalar el Olimpo de la vieja Europa: Es Washington, el santo americano, la libertad sajona y protestante que estampa las estrellas de la Union en el firmamento del nuevo mundo. Es la reforma que soplando sobre el polvo de las escrituras, presenta el libro á la lectura del pensamiento emanci

« AnteriorContinuar »