Imágenes de páginas
PDF
EPUB

batará por una hora en su totalidad en unas partes y parcialmente en otras, la luz, la comunicacion continuada de ese abrazo de fuego que furma la alegria y la vida de la tierra.

tU habitante de las estremidades de América y su centro ti Patagon y el Iroqués,—el hijo delas montañas y de las llanuras; —el bárbaro de las pampas, el esclavo del Brasil, del Paragua;, de Cuba, y délos Estados del Sqr; el hombre libre, el feliz y el desgraciado, el ignorante y el sábio, el niño y el anciano,— todos, todos unidos en un acto, en un pensamiento, en un momento, sobre el hemisferio americano, sentirán pasar por sus almas, al ver interponerse á la luna en el espacio, como los pasos del creador, cuando su mauo omnipotente sembraba los mundos con compas y medida en las bóvedas de la inmensidad, su templo!

Tallo has figurado, tú sublime Miguel Angel, en las bóvedas de la Sixtina. Jehova flotando en el espacio, estiende sus brazos creadores; y aquí elsol, allá laluna, se veian brotar en su carrera.

11.

Y en verdad. es un momento de unidad, Americanos en que elevados por un espectáculo divino, que hiere vuestros ojos,— y os hace apreciar la belleza, la alegria, y la necesidad de la luz, debeis volver un momento la mirada hacia el mundo interno del alma, que vive con frecuencia en el cchpse, para haceros sentir la necesidad de esa luz del pensamiento que debe rejir los sistemas de los pueblos, transportando á la tierra la armonía de los cielos.

Imaginaosla permanencia ó la prolongacion del eclipse tota'. El caballo salvaje, erizada la melena, correriu estraviado, enloquecido, ó paralizado de temor, clavaria eu tierra la cabeza cerrando los ojos para no aterrarse con la invasion de las tinieblas. El condor en las regiones ethercas plegaria sus alas en las cavernas de nieve de los Andes para buscar un sepulcro. La tierra arrancada del pecho fecundante que la alimentaba, esterilizada, cubierta su superficie de cenizas para envolver los osarios de todos los vivientes, rodaria muda, sin significacion en el espacio como la tumba de un dios. Y tú, humanidad, verias entonces por un momento, las virtudes del citlo estremeeerse, y con el fia de la luz asistirias al juicio final de la creacion aterrada.

Sí. Todo eclipse, es uní imigen de ese dia del Josapkat de ;>s naciones, cuando todas cargando el testamento de su historia, y los hombres el testamento de sus obras y pensamientos, nos presentaremos ante el Juez soberano, para recibir el salario merecido en el servicio dela idéntica causa del espíritu y de la perfeccion de las criaturas.

Todo eclipse es una imágen delo que serán un dia los sofismas y pasiones, que esclavizan y dividen á los hombres.

¿ Por qué no brilla en todos la misma luz moral é intelectual, asi como brilla para todos, la misma luz exterior? Por qué ha) satélites morales que se interponen entre Dio» y la conciencia, entre el hermano y el hermano, entre pueblo y pueblo, entre razas explotadoras y razas explotadas. Vivimos pues eu eclipse moral.

El arquitecto supremo, ha fijado la duracion de los eclipses en el espacio; pero ha dejado a la libertad, que es la gloria de los pueblos, como lo dijo mi Maestro, la facultad, el poder, y el deber de arrancar a todo satélite que se interponga en la órbita del derecho y del amor.

III.

Sepamos aprovechar las lecciones de los grandes espectáculos.

El dia de la muerte de Jesu-Cristo, verbo divino, la palabra, ó la luz que es lo mismo, la crónica nos dice: « Y se obscureció el sol» (Lnc. XXIll—45 )

Algunos han querido ver en la muerte de Jesu-Cristo, el simbolismo del Sol que muere para entrar en el invierno, cuando es la realidad del mytho mas profundo que puede revelar la inteligencia : el símbolo del sacrificio por el bien, las ítnieblat del crimen, y la resurreccion de la luz que es inmortal. El maestro diviuo tendido en el sepulcro, la humanidad se enlutece pero nos ha dejado seüales del lugar de su sepulcro,—y nos ha legado la palabra que lo hará resuscitar cuando evocando verdad golpiémos decididamente las puertas del sepulcro y digamos al Lázaro sepultado : 5a/, levántale, rompe tus ligaduras y loma posesion del mundo!

«La razon del hombre, decia Robespierre, se asemeja aun al

globo que habita. La mitad está sumerjida en las tinieblas, cuando la otra está alumbrada »

Y hoy, en que ambos hemisferios estarán por un momento tenebrosos, podemos decir, con los cánticos primitivos; ven, dulce luz, y disipa nuestras aflixiones. Los Brahmines cantaban.

« Que el sol que vé y contempla todas las cosas sea nuestro protector.

« Meditemos sobre la luz admirable del Sol resplandeciente; que dirija nuestra inteligencia.

« \nsiosos de alimento, con humilde oracion solicitamos los dones del Sol adorable y resplandeciente.

IV.

Y si este eclipse, elevando las miradas de todos los hijos del Sol de Mayo, que hace algunos anos está eclipsado, elevase tambien sus corazones para preguntarse ¿quién es el satelite que se interpone entre la Confederacion y Buenos Aires? Hemos medido la duracion, conocemos su término? Las tinie blas aumentan, y el satélite parece clavado en el espacio como una barrera, fraccionando el disco grandioso de la unidad de la antigua patria.

Ese satélite que divide una nacion, buscadlo en vosotros misinos; en la indiferencia de los poderosos, en ¡la indolencia de los ambiciosos, en la ignorancia de las masas, en la ambicion de unos pocos.

« Que el sol que ve y contempla todas las cosas sea nuestro protector. »

Vuelva su luz eclipsada, porque la prolongacion del eclipse, puede asentar las tinieblas sepulcrales para envolver el féretro de una nacion.

Emancipación del espíritu en América.

L

Hace tiempo repetimos, ha llegado para este continente la hora de su emancipacion intelectual.

Porque es necesario nos convenzamos que si los pueblos de América se alzaron, el espíritu, el pensamiento, la conciencia de los americanos ha permanecido y permanece en un estado de servilismo deplorable. Y hé aquí, al pasar, una de las causas de la poca fecundidad intelectual que demostramos.

No así, la América del Norte !—¿Cuál es la razon de tan notable diferencia ?—¿ Por qué en Estados Unidos se vé ese desarrollo tan completo e integral de las facultades humanas? ¿Por qué son ellos, la Nacion libre, la Nacion sabia, la Nacion potente?— ¿Porqué tienen ellos una literatura sui-generis, expresion mag niñea del Nuevo mundo, un progreso cientíGco é industrial que no reconoce superiores en Europa?—¿Por qué son ellos, en fin, la patria de la libertad en el hogar, en el municipio, en el condado, en el Estado, en la Nacion?

Porque son Libres De Espíiutl!

¿Y por qué nosotros, Sud-Americanos, andamos mendigando la mirada, la aprobaciou, el apoyo de la Europa?—¿Y en Europa por qué hemos elejido á la mas esclavizada y á la mas habladora de todas las naciones para que nos sirva de modelo en literatura putrefacta, en política despótica, en filosofía de los hechos, en h relijion del éxito, y en la grande hipocrecía de cubrir^todos los crímenes y atentados con la palabra civilizacion?'

Hé aquí un fenómeno que merece ser dilucidado, y sobre el cual vamos á hacer algunas indicaciones.

Tambien nosotros, hemos sido uno de tantos que han creído no en virtud de los hechos, sino de los escritores, oradores y poetas, que la Francia era la nacion iniciadora, la nacion libre, que c onsagraba su jénio á la libertad del mundo. Tambien hemos sido uno de tantos, que han jemido con sus desgracias, creyéndola victima del porvenir; (todo esto porque asi nos lo ensenaban.) Pero mentira todo eso! La Francia jamás ha

sido libre. La Francia jamás ha libertado. La Francia jamás ha practicado la libertad. La Francia jamas ha sufrido por la libertad del mundo.

No conozco en la historia dela Francia, es decir en el periodo de dos mil años, sino cuatro meses de gobierno libre: Los meses de Marzo, Abril, Mayo \ Junio de 1818.—(Y aun esto se duda.)

Qué espantoso seria demostrar año por año la proposicion que acabamos de sentar 1

¿Y por qué los Americenos del Sur (hablo en jeneral) han ab dicadosu espíritu y elejido a la Francia por modelo?

Vamos a indicar algunos hechos que aclaran este fenómeno.

La invasion de Napoleon 4 España, la mas grande de sus traiciones, el mns sangriento de sus crímenes, facilitó la Independencia Americana—De aquí nació una profunda admiracion y simpatia hacia la Francia.

Caido Napoleon, muchos oficiales franceses, soldados herÓicos, vinieron á militar por nuestra causa.

Los Americanos que prepararon la revolucion de América, estudiaron la filosofia revolucionaria del siglo XVlfl, y como sus campeones principales, eran Voltaire, Montesquieu, Diderot, Rousseau, que escribian en francés, por uno de esos fenómenos comunesdel espíritu, se formo el grande error que consistía en creer que todo loque emancipaba era francés. Creian que las ideas eran francesas!

El estudio de la revolucion francesa es hasta hoy dia la causa principal que influye cu el espíritu de la juventud á favor de la Francia, como nacion de libertad. Se cree que la palabra es francesa!

En seguida, nuestros padres que aprendieron en las teorias políticas que quisieron aplicar, (y que fué en todas parles la centralizacion) nos enseñaron el francés, y el conocimiento de este idioma es lo que perpetúa la influencia fantasmagórica de Francia. Creemos que es la mas bella de las lenguas!

Asi es que no leemos sino libros franceses.

Resulta pues que llegamos hasta inficionarnos de las pasiones, odios, preocupaciones y errores de esa nacion vetusta.

Pero ha llegado la hora de despertar. Es necesario arrancar el error y libertarnos del servilismo espiritual de la Francia.

II.

Y nunca mejor que hoy, cuando la bandera de, ese pueblo, presentado por sus retóricos y caterva de sus novelistas, como el pueblo victima por la salud de las naciones, se presenta sin pudor, con todo el cinismo de una librea del imperio, en flagrante delito, robando, asesinando y perjurando en grande escala, en Europa, en Africa, en Asia y en América!—Y todo a nombre de la civilizacion!

Nunca mejor,—cuando esc pueblo realiza las teorias de sus historiadoros, que lo constituyen en representante de la civilizacion, absorviéndolo de todos sus atentados, porque la Francia no puede errar, y porque donde va su bandera va su honor,

« AnteriorContinuar »