Imágenes de páginas
PDF
EPUB

entendiendo por honor, no retrocede, aunque sea desde Moscou hasta Puebla de Zaragoza, desde Bailen hasta Waterloo!

¿Pero cuales la teoria, cual el sofisma, que pervierte á ese pueblo?

La teoria, es que representadla civilizacion, y el sofisma es, que todo lo que hace, debe ser en beneficio de la civilizacion.

Empeñad en esa creencia a diez ó doce millones de campesinos ignorantes, entre los cuales hay quienes creen todavia que vive el ejército de Rusia;—empeñad en esa creencia la vanidad de las clases letradas, el semillero de todos los empleados y diplomáticos jesuítas como Drouin de L'huis, miserables como Saligny;—.empeñad en esa creencia a los directores de la politica, o al déspota perjuro que dirije sus destinos, y tendreis te' soros inagotables y ejércitos sin fin para los grandes malones de la Francia.

Bien sé, se me dira:'¿Vo confundais d Ja Nacion con su gobierno.

No.—No confundo. ¡Pero qué significa una nacion de 35 millones de habitantes que no puede impedir á su gobierno la deshonra?—¿Qué nacion es esa que va con su bandera a tapar la gruta en que Pelissier ahumó á una tribu entera, con niños, ancianos y mujeres,—y lo presenta hoy como duque de Malakoff!—Que nacion es esa que somete ó Roma é impide la integridad de Italia, sembrando el odio del nombre francés en la península?—¿Qué nacion es esa que permite á su gobierno violar la constitucion contra Roma, violar la constitucion contra sí misma, y coronar al asesino de los parisienses y al perjuro de su ley, y con siete millones de snfrajios?—Qué nacion es esa que permite á su gobierno sacrifique cien mil hombres en Crimea, para conseguir nada, ó solo para demostrar la tremenda potencia de la Rusia, resistiendo en un solo punto á cuatro naciones conjuradas, á la Inglaterra, la Francia, la Cerdeña y Turquia?

¿Es ese el Gobierno, ó es la nacion?—Pero quién es responsable de su Gobierno?—El pueblo que lo soporta.—Es por esto que jamas está demas, todo lo que digamos contraia indiferencia política, todo lo que hagamos para que sea el pueblo el ajente de sus propios intereses.

Si abdica es responsable—y su bandera empeñada en todas las aventuras criminales de la historia, responsabiliza a la nacion que representa.

Si la Francia no es responsable de es Gobierno, ¿quien le dá esos soldados, esos buques, esos millones, para ir á saquear el palacio del emperadorde la China, y para emprender la espedicion de Méjico?

8i la Francia no es resposablc, entónces qué pueblo es esc que permite á un bandido que tome su bandera para sembrar en el mundo la matanza!—Francia, Francia!—dime qué bandera ha sido la que ha bombardeado á Acapulco por tresdias!—O tiene su majestad imperial otra bandera!

III.

Y ha sido esa teoría de la civilizacion enseñada por los doctrinarios franceses, la que ha introducido entre nosotros esa turbacion en las ideas de lo justo y de lo injusto, y ademas la que ha establecido en los espíritus esa especie de absolutismo 6 pontificado de la Francia.

El oríjen dela teoría es jerminico,—pero lo que los filósofos alemanes habian demostrado á fa ror de la Alemania, los eclécticos y doctrinarios franceses plajiando el fondo, aplicaron la forma á la Francia. La teoria es esta:

La filosofía alemana demostró, que todo el trabajo de los siglos, ó mas bien que las manifestaciones de la idea absoluta, tenian en los pueblos jermánicos la encarnacion definitiva. El Oriente fué un momento del infinito. ó el reino del Padre, en toda la magnificencia de la fuerza. El mundo griego romano fué otro momento del infinito, ó el reino del Hijo. El mundo moderno fué el tercer momento de la idea que llegaba á la conciencia de sí misma, en el reinado del Espíritu.

Si cada momento tuvo sus razas ó naciones que lo representaran,—el tercer momento le tocó á la Alemania.

¿Qué hace Consin?—Acepta la teoria, pero en lugar de la Alemania puso á la Francia.—De este modo la Francia llegó á ser la encarnacion del espíritu. Y como la civilizacion segun ellos es lo último que triunfa,—hoy el bombardeo de Acapulco es el signo mas grandioso y mas retumbante de la civilizacion]

No pregunteis a todos esos escritores, ni á la Francia, si la civilizacion es la justicia.—No.—Lo que la Francia haga es la justicia. El derecho no es una idea eterna, no es la individualidad indestructible de la personalidad del hombre,—el derecho es lo que determine el pueblo encargado del tercer momento de la idea.—Comprendeis ahora la ceguedad de ese pueblo?—Merece ser imitado, admirado y tolerado en sus actos? Procul—lejos, lejos!

¿No comprendereis de este modo, esa infatuacion estúpida de la politica francesa?—¿No quedan asi esplicadas sus contradicciones, su cinismo, su barbarie? ¡Si no puedo pecar, si soy el encargado de la civilizacion, silencio a vosotros, con vuestras palabras de derecho y de justicia!

IV.

Atrás pues la Francia,—Atrás la Francia civilizadora que ahoga tribus eo Argelia, que saquea el palacio de Pekín, que viola el derecho de jentes en Roma, que conquista en nuestros dias L Atrás la Francia de Orizaba y Acapulco! En Orizaba la mas infame traicion, en Acapulco el mas cobarde bombardeo. Atras la Francia imperial, personificacion de la hipocrecia y de la perfidia; hipócrita, pues se llama protectora de la raza latina para someterla ó su rejimen de esplotacion, pérfida, pues habla de libertad, y nacionalidad, cuando incapaz de libertad conquista para esclavizar! Atrás la Francia imperial de los Bonapartes que corona á los perjuros!—No mas servilismo á ese espirito de reglamentacion, de policia, de centralizacion, abdicacion, de esclavitud. —No mas oido á ese pueblo que se cree y se llama et civilizado por excelencia, cuando ni siquiera puede hablar.— No mas compasion al esiado de esc pueblo, cuando soporta qüe su mismo emperador lo declare «incapaz de libertad.» (Discurso de Napoleon III. Febrero 1.863.)

lía llegado, americanos, la hora de la emancipacion de vuestro espíritu. N

Y el .acto mas plausible que podeis presentar, hijos de Buenos Aires, para dar un testimonio de vuestra justicia, de vuestra conciencia Americana y Bepublicana es una manifestacion á favor de la causa de Méjico.

V,

Hoy entra la América en el mecanismo del movimiento del mundo.

Sagrado y sublime momento, Americanos!

Y se presenta en la historia con el testamento de los mártir**, con las esperanzas de los jénios, con las profecias de los héroes.

En la República de un continente, es la democracia del mundo de Colon.—es la autonomía de la libertad que por vez primera va a poner su mano en la palanca de los hemisferios, para proclamar la verdad y rejenerarel espíritu de la vieja Europa.

La victoria de Méjico será la señal de una era nueva. Las termopilas de América están en Puebla;

La alianza con los Estados Unidos purificados de la esclavitud, nos va á dar el predominio de la civilizacion.

La civilizacion hoy es América y República.

Y qué! serán los zuavos, los que encadenarán este porvenir! —La corona de Bonaparte, rueda en el fango. Veremos si la Francia la quiere levantar. 1863.

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »