Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Dios os habló en el Sin ai, en tal año,—nosotros os decimos que Dios nos habla todos los dias en la conciencia y la razon.

Las religiones dicen: Dios nos reveló, sobre-natural y milagrosamente. La revelacion de la filosofia es natural y universal.

Entonces la cuestion entre el catolicismo, ó toda religion que se dice revelada, y la filosofia, se plantea de este modo:

Nuestra Revelacion, es sobre-natural.

El órdea Sobrenatural,.es milagroso.

El Milagro, es la base de nuestro sistema religioso. Sin milagro no hay catolicismo.

La revelacion supone un órden sobre-natural.

El órden sobre-natural supone el milagro.

El milagro es pues el fundamento de la cuestion.

Revelacion es una comunicacion extraordinaria y milagrosa de Dios á un hombre, ó á ciertos hombres, que por esto se lla" man reveladores, Budha, ó Xakia-Sfouni, Moisés, Jesus, Maboma etc, \ otros muchos personages, reveladores son llamados.

Procuremos entendernos bien sobre el significado de la palabra, ó sobre la acepcion que tiene en la presente materia.

Webster define asi lo que es revelacion: « El acto de abrir » ó descubrir a otros lo que antes les era desconocido: propia» mente, el descubrimiento ó comunicacion de verdad á los » hombres por Dios mismo, ó por sus agentes autorizados, los » profetas y apostoles. »

Es claro que solo la última acepcion es la ortodoxa. Asi lo entiende el catolicismo, y es en esc sentido que la aceptamos para la discusion, porque descubrir á otros lo desconocido, es de todo maestro y lo propio de toda enseñanza, en lo cual no hay nuda de sobrenatural y milagroso.

Tampoco aceptamos en este momento la segunda acepcion de Webster, porqueta filosofia puede aceptar que Dios comunica á todos los hombres la verdad, por la constitucion misma de ta razon, en la cual, nada hay de sobre-natural, sino que al contrario, es lo mas natural. Resta pues la tercera acepcion.

Bercherelle define: « Revelacion; del latin revelo, compnesto » de r?, y de vetum, velo, como quien dice descorrer el velo » que ocultaba una cosa, para manifestarla y esponerte. »

Es la definicion etimológica que puede aplicarse á todo descoi) pimiento y enseñanza, •

La revelacion, repetimos, en su significacion católica, que es en la que ramos á emplearla, es.pues, sirviéndonos delas aclaraciones anteriores, el descubrimiento, comunicacion, enseñanza de dogmas, principios, lejes, hechos pasados ó futuros, teorías ó doctrinas, hecho directamente por Dios mismo a personas determinadas, quesegun la creencia católica han sido autorizadas para enseñar, instituir, gobernar ó ejecutor.

¿Es-esto natural, ó sobre-natural'*

Lo iglesia católica afirma a boca llena, que la revelacion es subre-natural.

>qui haremos una anticipacion, interrumpiendo la bllacíon de las ideas de este capitulo, para hacer una advertencia, Todo lo fudamental que la Iglesia dice haberle sido sobrenaturalmente revelado, era conocido;—y esconocido en regiones adonde no ha penetrado el catolicismo. Dios, la creacion, el diluvio, el origen delas razas, el bien y el m il, la moral, el amor, la inmortalidad del alma, las penas y recompensas futuras, todo estofbrmael patrimonio de la humanidad y no ha sido manifestado por la revelacion católica. En la mitología griega hay hechos para todas las ideas del catolicismo: Unidad de Dios, pluralidad de agentes'secundarios, Minerva, el verbo, el hijo de la inteligencia de Júpiter que nace sin mancilla, la trinidad, la calda, la regeneracion, el mesianismo, todo tiene en la mitología griega su hecho mijtico. es decir, su historia, ó su teoria encarnada en un hecho. No tiene el catolicismo una idea mas grandiosa que la encerrada en el mytho de Prometlreo. El catolicismo, que es un eclectismo de ideas Budistas, Pérsicas, Caldeas, hjipcias. Griegas, nada'ha descubierto, no tiene ninguna orijinalidad que merezca llamarse revelada.—Curioso trabajo seria la revelacion de sus plagio*. Y entonces, para qué sostiene su doctrinal como revelada? Para darse la autoridad teocrática. Tal es el fondo de la cuestion. ¿A quién le ocurre que para probar que dos y dos son cuatro, es necesario apelar á una revelacion milagrosa?—A uadie. Pues las verdades eternas de la moral eston en el mismo caso. Apelar a un orden sobrenatural para decir' no robesr no mientas, no mates, no prueba sino que se quierefundar la autocracia de un sacerdocio, constituir un órgano fementido de la voluntad divina para someter á los hombres:

Y oblamos, a la cuestion.

II.

El Orden Sobrenatural.

I

El catolicismo ó las religiones que se llaman reveladas, adolecen de una debilidad singular.—Dicen que las creencias, principios, leyes, moral, etc., han sido sobrennturalmente reveladasde lo que resulta esta consecuencia inmediata: la verdad, la moral, la justicia, que es lo nías natural que existe, ha sido nece; 6ario revelarlo de una manera sobrenatural. Ved esta primera inconsecuencia.

La razon está naturalmente constituida para la verdad. Si algo quereis enseñarle ha de ser ó falso ó -verdadero. Si es verdadero, qué cosa mas n.,tural que lo comprenda y acepte! Si es falso, cómo quereis que lo acepte sino por el engaúo ó el error;—y sin duda que si yo creyese en un órden sobrenatural, creeriaque solo podria emplearse para engañará la razon del hombre.

Sin penetrar todavia en el fondo de la cuestion, qué presuncion terrible de engaño y de falsía no presenta ese principio de las revelaciones, dando á entender, sin que se piense, que es necesario establecer un orden sobrenatural para autorizar á la mentira! ¿A quién en su recto y primitivo juicio se le ocurre, que lo natural que es la verdad, y la verdad que es lo natural, necesita de un orden contraria á la naturaleza de las cosas para ser creido? Desde ahora ya se divisa viniendo en lotananza el mas sublime aforismo de la lógica católica: « creo porque es absurdo, » « credo quia absurdum. »

¿Qué significa un órden sobrenatural?

No hay sino Dios y la naturaleza. Todo órden es pues divino si se refiere á Dios y natural si se refiere á la naturaleza. No hay nada mas allá, ni nada mas acá, niñada mas arriba (super), ni nada mas abajo (infra). ¿Si se pudiera inventar un órden sobrenatural, porqué no se habia de inventar un órden infranatural?

No tiene pues cabida ese órden sobrenatural, ni en Dios, por que seria suponer algo sobre Dios, ni en la naturaleza, porque íbera de lo natural, de lo finito, de lo creado, si así quiere llamarsele, no hay nada sobre que establecer un orden cualquiera. Sobrenatural quiere decir sobre la naturaleza, y no habiendo nada fuera de la naturaleza, sino Dios, la idea de un orden sobrenatural por una consecuencia forzosa (que aun no se ha deducido contra el catolicismo) vendria a significar un orden establecido 6obre una nueva creacion, sobre otro orden de seres, sobre otro sistema de existencias.

Pero tal absurdo, ni aun puede aplicarse á la cuestion de las revelaciones, porque las revelaciones vienen a descubrir lo ignorado, pero no á crear.

Lamennais con la exactitud de su vision y la precision de su estilo, ha caracterizado perfectamente el órden sobrenatural, con una palabra: « esle tercer orden que se ha llamado sobrenatural « sería el órden de lo que no existe. » (a) Y hé ahí que el maestro viene a autorizar nuestra deduccion cuando dijimos, que para que exihtiere ese órden, seria necesario una nueva creacion, otro órden de seres, otro sistema de existencias á que pudiese aplicarse.

Si se quiere decir que ese órden es un terceno, intermediario entre Dios y la naturaleza y participando de ambos, quedaria sometido a las mismas objeciones que han sepultado la hipótesis del mediador plástico, inventando para esplicar las relaciones del espíritu y del cuerpo. Se suponia que ese mediador participaba del cuerpo y del espíritu y que poseyendo ambas cualidades, substancias ó formas de la substancia, relacionaba con el espíritu por la parte espiritual y con el cuerpo por la parte corporal que contenia. ¿Pero quién no vé, como se ha probado en las ouks, que la cuestion y la dificultad queda en el mismo punto?—¿Como se verifica en el mismo mediador esa union de la materia y del espíritu?

La invencion de un órden sobrenatural intermediario, vendria á ser la invención de un mediador plástico entre Dios y la naturaleza. , .

(a) < Este tercer orden que se ha llamado sobrenatural, seria el orden delo

• que no existe. No puede pues uno sorprenderse de las contradicciones que i encierra esta inadmisible hipotesis, por la cual los hombres separando la fe ■ de la razon y de! infinito mismo o del sentimiento nativo, indestructible •de t las leyes-de su naturaleza, de sus leyes intelectuales y de sus leyes morales, i han divinizado todos los sueños de su imaginacion estraviada, sus errores mas

• insensatos y sus pasiones mas monstruosas. i

i... . , 'i (Lamennais, De la Religion I8il.) '.

. Otrtnobjecien j '.i

Dios obra sobro la naturaleza. ¿Qué dificultad hay en snponebque establezca un órden sobre.natural?;

. Aquí se juega con la palabra sobre, tomándola en dos sentidos y cometiendo un sofisma digne de la escolastica. Obrar sobre la naturaleza no tiene nada de particular. El hombre mismo obra sobre la naturaleza. Pero sobre-natural en el segundo sentido quiere decir, contra la misma naturaleza ó mas allá, afuera déla naturaleza, y ya hemos rebatido esta objecion.

Ahora presentamos otra objecion.

¿Cómo se puede obrar sobre la naturaleza?

Oitt naturaleza tiene accion sobre si misma, accion eterna y autónoma, como dicen pantheistns, dualistas y aun ateos, aunque en diferentes acepciones, o Dios obra sobre ella.

Apartemos la primera hipótesis, y veamos aceptando la segunda, si la accion de Dios puede ser sobre-natural.

Todo lo que haga el Ser Supremo es natural á su esencia: asentamos esta proposicion como un axioma. Todo lo que hace Dios es divino. ¿Puede hacer algo de sobre-divino? Plantear la cuestion es resolverla.

¿Puede hacer algo de sobre-natural a su esencia, de sobrenatural á la naturaleza que ha creado? Plantear la cuestion es resolverla.

Asi pues, lo sobre-natural, no pudiendo ser ni divino, ni natural, ni mas allá, ni mis acá, ni mas arriba, ni mas abajo del orden creado ó establecido ab eterno en la concepcion ó acto de la divinidad, sobre-natural no puede significar sino algo de contrario á la naturaleza, algo contrario al órden divino establecido. En esta acepcion no conocemos sino el crimen. El crimen es uu verdadero órden sobre-natural.

Y el catolicismo sosteniendo que el órden sobre-natural es un órden contrario á las leyes naturales, y no habiendo fuera del crimen otro órden contrario, la cuestion del órden sobre-natural se reduce á lo que se llama milagro.

Asi: La revolucion es sobre-natural. Lo sobre-natural su* pone la violackm dfc las leyes naturales. Esta violacion es el milagro.

Luego, la revelacion no pudiendo existir sin milagro, Do hay révelaciúri sitfuna violacion de las leyes naturales, que el mismó Dios ha establecido. # .

¿Es posible esta vwflocibn? Hé «hi la primera cuestión.

« AnteriorContinuar »