Imágenes de páginas
PDF
EPUB

es la prueba de la revelacion, un milagro del demonio podia ser la prueba de una revelacion de los infiernos que debia ser reconocida y acatada por el hombre. La causa del milagro, el fundamento de esa idea, el origen de esa creencia, está pues en la idea de la omnipotencia, porque sq}o un poder omnipotente puede violar la ley de la substancia, de la naturaleza, de la materia ó del espíritu. Si hav omnipotencia, el milagro es posible• Si no, No!—Hemos simplificado la cuestion y la creemos claramente presentada. Las ideas necesarias que contiene la idea de Dios, sin que pretendamos hacer una enumeracion completa, y que no pueden ser negadas por todo el que acepte la idea de Dios como persona, son lassiguientes:

1" La Idea de la substancia infinita. Si Dios no es la substancia infinita, no es el Infinito, no es Dios. De esa idea se deduce que paede haber aumento de substancia, ó creacion de la nada, por que seria suponer que la substancia infinita ha sido aumentada, lo que seria contra la proposicion afirmada. Se deduce tambien que no pmliendo ser aumentarla la substancia, tampoco puede ser anihilada. Lo que es como substancia no como combinacion, es eterno. Asi como la creacion de la nada es imposible la anihilacion es imposible. La combinacion y la transformacion es lo quj puede desaparecer. Todo ser es ser del Eterno ser, y comjtal es eterno é indestructible.

2* La inteligencia. Soy inteligencia, luego la inteligencia es eterna. Esta es la significacion de loque los cristianos han querido decir cuando en su lenguuge material decian, el hijo (el verbo, la palabra, ó la inteligencia) es coclerno. Dios como inteligente es omnisciente. Como omnisciente es la sabiduria absoluta. De est:i idea se deduce que no puede cambiar su pensamiento, ni arrepentirse, como lo afirma la Biblia. «Arrepentirse . de haber hecho al hombre en la tierra «Raeré, dijo

de la has de la tierra al hombre que he criado, desde el hombie hasta los animales, desde el reptil hasta las aves del ciclo; porque me arrepiento de haberlos hecho.n (a)

Tal arrepentimiento es absurdo y supone que Piosno es omnisciente, pues no pudo prevecr, ó no verlo que iba ásuceder «5 sucedia. Jamas la sabiduria absoluta puede tener ese lenguage. Véase como la idea católica de Dios amengua su sabiduria.

(a) Ceiesi*. VI. 6. 7. Estos absurdos ponen los catolicos en boca de Dios mismo y esto llaman revelacion!

3* Legislador: La inteligencia es la distribuidora dé ln medida, del número; de la serie coordinada del orden de Ja clasificacioii real de los objetos, de la armpaia: Esto para el universo, ó para los seres sin personalidad; y 4a inteligencia siendola reveladora dq} derecho, en los seres con personalidad se deduce de la idea de la inteligencia divina que Dios es legislador. La ley es la forma del ser, y de los sares. La forma de la materia es la atraccion, la forma del hombre es la libertad, la forma de todo lo creado, el progreso. La ley ó la forma es lo que hace y constituye el ord'in y al mismo tiempo la esencia misma de toda existencia. Y como la ley es eterna, y como es invariable la esencia, como es indestructible la calidad de la substancia, como e<< inherente de una manera alsoabsoiutala forma de la substancia, ó de la ley dela existencia, es deduce que Dios no tiene el podjr de crear de la nidu, ni volver un sera la nada, no puede destruir ó cambiar la forma, la calidad, la ley que constituye Modo ser, sin destruir, cambiar ó nuiquilar su propia ley. La ley de las cosas es coeterna. Cambiar esa ley es cambiar la naturaleza divina. Cambiar la naturaleza divina equivale a negarla.

4a Inmutabilidad. Dios no puede variar ni en substancia, ni en pensamiento, ni en voluntad. Suponer que varie, que cambie es suponerlo inperfecto! Por qué habia de variar su substancia? No habria razon para variarla per que lo perfecto no se puede perfeccionar ni deteriorar, aumentar, ni disminuir. ¿Y con quién y como, cambiaria su substancia, siendo él infinito, la substancia infinita? 8¡ algo puede haber fuera de Dios esc algo seria lo finito, lo inperfecto y Dios no puede descender a revestir lo finito y lo imperfecto. Mallebranche dice en sus Meditaciones cristianas, «que Dios ha querido asumirla condicion baja y humillante de creador.» Sin aceptar esta conclusion del entusiasmo metafisico, que sugiere la idea de la perfeccion infinita, (pues presenta a la creacion como imperfeccion incompatible con la plenitud del ser,) ese finito, ese imperfecto hijo de Dios, para manifestar en la sucesion, en el tiempo y en el espacio lo que vive en un momento eterno, y en una inmensidad indivisible, ese finito ó la naturaleza, ha recibido el sello de la legislacion infinita, y como tal es inmutable; ese finito es substancia, y como substancia viene de Dios y lo que viene de Dios es indestructible •é inmutable. Er oambiodé substancio és incomprensible. La substancia es una ¿Con qué se cambiaria? D109 no puede pues cambiar lar substancia ni sus calidades, ni sus leyes\ Luego, como cambio de substancia ó transubstahciaciou, él milagro es imposiblé.

No puede imaginarse tampoco que Dios cambie sñ pensaiífietíto. El pensamiento de Dios es la vision perfecta de su propio Ser perfecto. Si cambia ese pensamiento, cambiaria' el objeto de su propio pensamiento que es el Ser. Todas las ideas, todas las realidades; todos los universos, todas las armonios, él Orden progresivo del desarrollo de los seres, todo vive y es pensado en su pensamiento al mismo tiempo sin pasado ni futaro, en un presente eterno. Decir que piense otra cosa, que determine olra cosa, que cambie lo que vé, es la verdadera blasfemia contra sa inteligencia omnisciente. El milagro es pues una blasfemia contra la inteligencia d:vina.

Del mismo modo, Dios no puede cambiar de voluntad. Para querer es necesario un motivo. La voluntad divina exige un motivo divino. El motivo divino es innlutablé porque es perfecto, luego su voluntad es inmutable porqne es perfecta. Querer que quiera otra eos.) de lo que habia querido, es pretender quC el rttomo y el instante puedan alterar a la eternidad, •\ la inmensidad. Exigir pues que se crea en un cambio de voluntad en Dios, es blasfemia contra su substancia, contra su inteligencia y contra su voluntad.

Queda el amor, dirán los católicos. Dios por amor puede violar una ley establecida: resucitar á un muerto^ curar a un enfermo, d;ir de comer al hambriento en el desierto. Contestamos. El amor no esargumento. Ese amorío tiene Dios y lo tedia y debia saber todo lo que iba á suceder. Si sabiendo todo lo que debe suceder, es necesario que viole una de sus proa pias leyes, ese Dios no sabe lo que hace. ¿Y además, íjufétt nos autoriza á juzgar del amor de Dios por lo que vemos en 18 humanidad? Si quisiese intervenir, la intervencion seria universal, seria natural, sin necesidad de ninguna contradiccion, sin la apariencia de un privilegio. Se habla de la incomprensibilidad de Dios; pues yo digo que su amor es 10 ritas incomprensible, pues pudiendo nacernos felices, iiOÍó sómoá. Fstn'úftirria; razon hará callar el argumento del amor. En verdad os'íb di^ó; que cuando reo el mal, el críméii triunfahté, él justo perseguido y cWumhiado. las multitudes hambrientas, pasto del caftbff ó-de

[ocr errors]

los malvados, prefiero el dolor callado y no el raciocinio; y no pudiendo negar á Dios, pue6 so.vT ni su amor, pues amo, me inclino ante la incomprensibilidad del mal y del dolor.

Comprendidas y aceptadas estas ideas necesarias que la idea de Dios contiene, la cuestion de la omnipotencia queda resuelta.

Hemos dicho que el milagro es posible, si Dios es omnipotente. Ahora podemos afirmar que no lo es, en virtud de la idea misma de Dios.

Si Dios es omnipotente, puede cambiar su esencia, transformar su substancia, contradecir sus decisiones, querer el mal.

Dios no puede cambiar la esencia infinita y perfecta de su Ser. Luego no es omnipotente.

Dios no puede suprimir ó dividir su substancia, ó cambiar de substancia. Luego no es omnipotente.

Dios no puede alterar su inteligencia, su iogos, su hijo, la vision de su ser. El mundo es revelacion de su inteligencia, fuego no puede alterar las leyes de su inteligencia en el seno del infinito ni en su manifestacion en lo finito.

Dios no puede amar sino lo bello, lo justo. Luego no puede alterar ni las nociones de lo bello y de lo justo, ni su aplicacion al universo.

La ley de Dios es la materia, es ley matemática ó física. Dios np puede alterar, ni cambiar los axiomas matemáticos, ni las leyes de la materia. .

Luego Dios no es omnipotente.

La ley de Dios en las inteligencias es la vision de lo bello y de lo jusio. Esas leyes son coeternas a su esencia. Decir que lo justo puede ser injusto por un acto de voluntad divina, es incomprensible, a su justicia, incompatible con su esencia. Luego si Dios no puede alterar, cambiar, ni suprimir, ni contradecirse, ni negar su palabra palpitante encarnada en la ley de todo ser, Dios no es omnipotente. El milagro es de toda lógica imposible. '. f

En una palabra: Dios es la perfeccion. La perfeccion es invariable, pues si no fuese invariable no seria perfeccion. El milagro no solo es variabilidad, sino contradiccion, ó violacion de la.ley del Ser-Perfecto.

, Luego el milagro es imposible. . ..¡; • .v v¡: .,;

Si se dice que disminuyó ó amenguó la idea de la divinidad despojándola de la idea omnipotencia, la contestacion es muy sencilla. En cual idea hay mas grandeza y mas divinidad, si es posible hablar asi, en la idea de un Dios cuya sabiduria y voluntad son inmutables en su perfeccion nbsoluta, ó en la idea de un Dios que se corrige, que se enmienda y que altera el órden eterno de las cosas para que lo crea un puñado de salvages ó de bárbaros como eran los judíos en los tiempos descriptos por Moisés?—Qué! ¿esa omnipotencia, no podia dar un poco de luz á la razon de esos bárbaros, para que reconociesen su ley en la conciencia de todo hombre, sin necesidad de las miserias que presentan & Jehová como un juglar? ¿Eran necesarias esas revelaciones para salvar al mundo, y despues de 6000 anos de revelacion, solo la minoría de la humanidad ha podido conocerla y acatarla? Pero ya la descomposicion ha penetrado en el monstruoso cuerpo del catolicismo. La hora de los grandes funerales se aproxima. El cadáver ya huele en Roma. A vosotros, gloriosos sepultureros de una era, la funebre oracion de la mentira I

V.

OTRAS JBJECIONES A FAVOR DEL MILAGRO.

Dios obra sobrela naturaleza. ¿Si tiene accion sobre la naturaleza, porqué no ha de poder cambiar sus leyes?

Esta objecion esti j a contestada con la idea de omnisciencia divina; pero aclaremos mas, puesto que suponemos nos lee el que quiere conocerla verdad, salir de la duda, y desvanecer el error. Sin desatender (a priori) la omnisciencia ¡que hace imposible toda contradiccion en Dios, examinemos tambien á poste. riori el argumento.

¿Cómo obra Dios sobre la naturaleza?

Es claro que segun las leyes, las condiciones, los atributos, las propiedades, las calidades de la misma naturaleza. Sino tuviese atributos, calidades la substancia, ninguná accion seria posible sobre ella. Obrar, influir sobre un objeto, es tomar en cuenta las calidades del objeto. Dios hablarla eternamente á las piedras sin que ellas pudiesen entenderlo. Luego si Dios quiere obrar sobre las piedras, no puede hacerlo sino toman

« AnteriorContinuar »