El estado de sitio según la Constitución Argentina: documentos oficiales

Portada
Imp. de la Soc. Tipográfica Bonaerense, 1863 - 35 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 3 - En caso de conmoción interior o de ataque exterior que pongan en peligro el ejercicio de esta Constitución y de las autoridades creadas por ella, se declarará en estado de sitio la Provincia o territorio en donde exista la perturbación del orden, quedando suspensas allí las garantías constitucionales.
Página 3 - Pero durante esta suspensión no podrá el presidente de la República condenar por sí ni aplicar penas. Su poder se limitará en tal caso respecto de las personas, a arrestarlas o trasladarlas de un punto a otro de la Nación, si ellas no prefiriesen salir fuera del territorio argentino.
Página 3 - Declara en estado de sitio uno o varios puntos de la Nación, en caso de ataque exterior y por un término limitado, con acuerdo del Senado. En caso de conmoción interior sólo tiene esta facultad cuando el Congreso está en receso, porque es atribución que corresponde a este cuerpo. El presidente la ejerce con las limitaciones prescriptas en el artículo 23.
Página 25 - ... no tiene ni ha tenido otro origen reconocido que el de la soberanía colectiva del pueblo argentino reunido en cuerpo de nación y representado en congreso, no siendo la soberanía interna de cada provincia sino un derivado de la soberanía nacional; subdividida, no de manera que cada localidad pueda ejercerla en toda y cada una de sus partes, sino en cuanto sea necesaria para la acción del gobierno propio y de la administración interna de cada provincia.
Página 9 - La Constitución Nacional es un poder delegado por las Provincias para constituir un gobierno general, perfecto para sus fines...
Página 21 - ... no está claramente conferida al gobierno en el acta constitucional. Tampoco basta decir, en aquel caso, que la conservación del orden y la estabilidad del gobierno requieren y legitiman el ejercicio de tal facultad. Esa razón de salud pública es un resorte juzgado ya y condenado umversalmente, desde que se han establecido gobiernos regulares con poderes limitados por constituciones escritas. El empleo, por muy feliz que sea, de cualquier medio de gobierno que la ley no autoriza, hiere la...
Página 6 - ... estarían privados de sus fueros constitucionales ante las autoridades de ella, gozándolos, sin embargo, ante las de la nación, o el congreso y el ejecutivo nacional tendrán que aceptar el hecho producido por el gobierno provincial y desconocer para los fines administrativos y judiciales las garantías de la ley en la provincia supuesta por el tiempo, en la forma y con la varia inteligencia que dicha provincia atribuya al estado de sitio.
Página 25 - En nuestro modo de ser, el derecho político (mientras nos rijan los principios de que se deriva nuestra personalidad como nación) , no tiene ni ha tenido otro origen reconocido que el de la soberanía colectiva del pueblo argentino reunido en cuerpo de nación y representado en congreso, no siendo la soberanía interna de cada provincia sino un derivado de la soberanía nacional; subdividida, no de manera que cada localidad pueda ejercerla en toda y cada una de sus partes, sino en cuanto sea necesaria...
Página 7 - El infrascripto ha declarado dos veces, en efecto, en estado de sitio la provincia de su mando, sometiendo la primera de ellas sus actos á la legislatura provincial, único juez, en su concepto, del uso que de aquella facultad hizo entonces, y obtenido su aprobación. El infrascripto hubiera deseado que SE al trasmitirle el sentir del señor presidente, en materia que supone traer una trascendental perturbación al derecho político del país...
Página 8 - La facultad de declarar en estado de sitio, ó en asamblea, ó de suspender el habeas corpus en los momentos de peligro,, es inherente al gobierno, cualquiera que sea su forma. Introdujeron este resorte los romanos en su república, con el nombre de dictadura, no obstante y en suspensión de las garantías de que gozaban sus ciudadanos en tiempos ordinarios. Limitáronla ingleses y norte-americanos...

Información bibliográfica