Imágenes de páginas
PDF
EPUB

que juzgase no haberlas tomado S. M. con entero conocimiento (1).

A aquella regeneracion del consejo siguió poco despues la caida del conde duque, con la cual, libre esta monarquía del despotismo de un privado, y reintegrado el cuerpo mas sábio y mas autorizado en sus nativas facultades, pudiera esperarse algun remedio á los gravísimos males que estaba padeciendo , si la corrupcion de la jurisprudencia no inutilizara aquellas ventajosas circunstancias. Si los consejeros, para sus consultas y decretos atendieran mas a las lecciones de la historia y la experiencia, que á las opiniones escolásticas y preocupaciones nacionales. Si tuvie an mas instruccion de la economía política. Si conocieran bien que los verdaderos medios de fomentar la agricultura, la industria y el comercio, que son los manantiales mas copiosos de la riqueza y prosperidad pública, consistian, no tapto en privilegios estériles á los labradores, como disminuyendo las trabas a la propiedad rural; al tráfico de los frutos y manufacturas, y aprovechando las incalculables proporciones que le facilitaban sus dominios en las Indias y las Américas para cambiar sus productos ventajosamente.... Mas para concebir y proponer tales ideas, se necesitaban muy diversos estudios y conocimientos que los que tenian los consejeros de aquel tiempo. Nada se remedió con el citado decreto. D. Luis de Haro sucedió á su tio Olivares, y fueron crecien?o las pérdidas y desgracias de la monarquía española.

CAPITULO XII.

Reinado de Carlos II. Aumento de cuatro plazas en el Consejo Real.

Demasiada adhesion de los españoles á sus costumbres y opiniones antiguas, notada por un sábio obispo. Reflexiones sobre el auto 4, tit. 1, lib. II de la Recopilacion, en que se trata de los abusos de los eclesiásticos.

La memoria de los males atribuidos á Lerma y Olivares, movió á Carlos II á aborrecer el nombre de privado; pero tuvo algunos que lo fueron en la realidad, aunque sin título ni formal declaracion, hasta que desengañado ó aturdido por las contínuas desgracias, dió en el extremo contrario de po fiarse de ninguno.

«El gobierno de esta monarquía, dice un autor de aquellos tiempos (2), jamás se puso en constitucion mas infeliz; porque el rey, no conociendo que tan malo es fiarse de muchos como desconfiar de todos, llegó á temer tanto de todos, procediendo con recta intencion, que á cualquiera tenia por sospechoso. No

(1) Aulo 70, lit. IV , lib. II de los acordados.

(2) Memorias de la monarquia de España, impresas en el lomo XIV del Semanario Erodilo.

podia por sí solo resolverlo todo, y lo poco que determinaba, no podia ser con el acierto que convenia. El secretario del despacho que cuando no hay valido, si es hombre de suficiencia puede ser remedio universal del reino, se hallaba mas necesitado de que le ministrasen luces (1) que de poderlas participar; y no atendiendo sido á su casa, solo servia de obedecer bien lo que se le mandaba mal. El rey confuso é impaciente hasta consigo mismo, no sabia á que determinarse, y los negocios lo padecian con el atraso.

» Clamaban los vasallos, pero aunque se interesaban muchos en que no llegasen á los reales oidos las quejas, penetrábalas al fin, ayudadas de los fieles españoles que inmediatamente le asistian , impacientes porque se les abriese el camino á sus esperanzas con cualquier determinacion que el rey tomase sobre el gobierno. Mas S. M. , firme en el propósito de no tener primer miDistro, eligió un medio que creyó útil para el bien de su pueblo que tanto deseaba y fué al contrario.

»Remitia todas las consultas, no solo á muchos ministros de varios consejos, sino á diversas personas que no lo eran, y entre ellas algunas po digoas aun de que se supiese su nombre. Copformábase en algunas con lo que le proponian, y en muchas inquiriendo primero quién era enemigo de aquel que la hacia, y mandando á este le consultase sobre aquello mismo, espera-, ba á ver su dictámen, y entonces resolvia.

»La dilacion que en este laberinto padecian los espedientes, fácil es de prevenir , pero no de pouderar el perjuicio y desconsuelo que ocasionaba a las partes el ignorar á donde paraban los negocios particulares de cada uno, no pudiendo por esta causa conseguir precediese su informe á la resolucion de quien la hubiese de consultar; punto en que suele muchas veces consistir el acierto de ella, y de quien pende toda la satisfaccion y consuelo del interesado. Y aun cuando lo llegase á penetrar, quedaba igualmente destituido de este recurso, no queriendo ninguna de las personas de quien se valia el rey darse por entendida de lo que hacia, por no faltar al justo secreto y servicio de S. M.

»Esta desconcertada formalidad duró algun tiempo. Mas siendo por su naturaleza tan impropia, cansado el rey de ella, anduro vagando en la eleccion de otras, por ver si le producian mejor efecto....)

Una de ellas fué la junta que mandó formar en el año de 1692 llamada Magna, así por la alta graduacion de los sugetos de que se componia, como para distinguirla de las innumerables que se habian creado desde el ministerio de Olivares (2).

Componíase'aquella junta de los gobernadores de los dos con

(1) D. Juan de Angulo, cuyo carácter se describe en las citadas Memorias.

(2) Ibid.

sejos de Castilla y Hacienda, el almirante y duque de Montalto, consejeros de Estado; otros dos consejeros de Castilla , el confesor del rey y Fr. Diego Corpejo, religioso franciscano.

Por aquella junta se expidieron algunas órdenes que pudieran ser muy útiles para el bien de esta monarquía si se ejecutaran. Pero tal era su desgracia, que, como dice el autor citado, po bastaba ni el conocimiento de los males, ni la solicitud de los remedios por los mismos 'celosos que los deseaban para detener el curso de ella, porque á vueltas de una justa providencia, habia poderosos solicitadores desu quebrantamiento.

Sin embargo de los grandes propósitos que tuvo aquel monarca de no fiarse demasiado de ministros particulares, y de los consejos de su confesor para que no diera demasiado influjo en el gobierno á vingun grande (1) al fin de sus dias, no solo se puso en manos del duque de Montalto, sino que á propuesta suya formó otra junta de cuatro vicarios con los títulos de tenientes generales, entre los cuales dividió el gobierno de la península, con superioridad a todos los coosejos, vireyes y capitanes generales de las provincias.

El consejo de Castilla continuaba con el mismo púmero de diez y seis plazas togadas que habia determinado Felipe II, y sobre la planta de Felipe III, aunque el influjo de los grandes y privados disininuia el que debia tener en el gobierno interior por su establecimiento. Carlos II aumentó los consejeros basta . veiote en la planta del año de 1691, como se lee en el auto L,. tít, IV , libro II de la Recopilacion.

La corte y los tribunales estaban poseidos del genio del monarca, desconfiando de todo, y sin resolucion para aplicar remedios eficaces á los gravísimos males que arruinaban la monarquía, los cuales aunque no dejaban de conocerse las preocupaciones nacionales, y el extremado apego á los usos y prácticas antiguas, no permitian ejecutarlos con la firmeza y enerjía necesaria para Jas grandes reformas.

«Toda Europa, decia á aquel rey un respetable obispo (2), detine por capital raiz de puestros males, la tepacidad con que conservamos nuestros estilos, cuando la misma experiencia y mala constitucion de nuestras cosas están aconsejando que se mu

(1) La grandeza, lo decia, no dá entendimiento; y lo que hoy necesita el estado en que se hallan los dominios de V. M. es suficiencia para discurrir remedios, y no grandeza para ostentar blasones. La ciencia es mas coman en los hombri's honrados, aunque humildes por su cuna, que en los ilustres por su nacimiento. Los gloriosos predecesores de V. M. el Sr. Don Fernando el Católico, decbado digno de los mayores monarcas, y el Sr. Don Felipe II, bisabuelo de V. M. , principes en cuyos reinados se vieron los ma- yores ministros que suelen tener las monarquias dichosas, no siempre se valieron para los empleos primeros de los vasallos de mayor esplendor, sino de los de mas proporcionada suficiencia....... Ibid., pág. 126.

(2) Representacion hecha a la Magestad del rey D. Carlos II por el obispo de Solsona en el año de 1696, en que describe los males de este reino, impresa en el tonno XXX del Semanario Erudito.

den muchos, los cuales ya han degenerado en perniciosos abusos, que están desaprobando la práctica y el juicio de las demas naciones, y aun los amargos frutos que cogemos de ellos.....

» La fatalidad de esta corte es tal, que siempre se halla dificultad en salir de cualquier camino trillado, por mas que se esperimente errado, peligroso y torcido; y en mudar cualquiera estilo que se dirija á la utilidad y ambicion de los particulares, por mas que se reconozca muy perjudicial al bien comun y real servicio.....

»Todavía conserva el cielo á V. M. tanto terreno, que bastaría para formar muchos principados. Mas la desgracia está en que se cultiva todo á costa de V. M. y fructifica para otros, sobre que ví muchas veces llorar al Santo Pontífice Inocencio XI, ponderando que per lo vasto de los dominios era V. M. el mayor principe de la cristiandad, y por el mal gobierno y estravío de lo que fi uctifican, hacia V. M. en las fuerzas menor representacion en la Europa que algunos otros principes, los cuales apenas tienen tantos dominios como solo el estado de Milan.....»

La historia de nuestra legislacion presenta innumerables hechos con que pudiera demostrarse prácticamente la verdad y solidez de aquellas reflexiones, y que la ruina de esta monarquía dimanó, por la mayor parte, de la poca resolucion para combatir los abusos introducidos á la sombra de las máximas, opiniones y prácticas antiguas.

Es muy notable el que ofrece la consulta del consejo en el año de 1691 de que se compone el auto IV, tít. I, lib. IV de la Recopilacion.

Habia mandadu aquel rey al consejo que teniendo presente su consulta del año de 1619, le propusiera los medios convepientes para evitar los abusos de los eclesiásticos, tanto en las haciendas como en las jurisdicciones.

El consejo con aquel motivo resumió en su consulta los que advertia en la cobranza de derechos por los tribupales eclesiásticos y la punciatura; los graves perjuicios de las bulas y despachos de Roma sobre provisiones de beneficios y prebendas, pensiones, componendas, dispensaciones, coadjutorías, espolios, y otras cosas; los daños que resultaban al Estado de la escesiva multitud de c'érigos y regulares, y pecesidad de su reforma; y los incouvenientes de la ilimitada facultad de adquirir bienes raices las iglesias y conventos. Conocia el consejo que no debia es"perarse de Roma la reforma de tales desordenes; que los mas ó casi todos podian remediarse promulgando nuevas pragmáticas, sin recurrir a aquella corte. Que así lo habian aconsejado grandes ministros á Felipe II. El pingun efecto de la célebre embajada de los Sres. Pimentel y Chumacero, y de otras diligencias practicadas en los reinados anteriores. Y en cuanto a la amortizacion, que no solo residian en nuestros soberanos las competentes facultades para limitar la facultad de adquirir bienes raices á las manos muertas, sino que esta limitacion se habia observado en España por ley general mas de 130 años, y en el reinado de San Fernando, no obstante las instancias que le hizo el Papa Gregorio IX para su revocacion.

Pues á pesar de tan sólidos fundamentos y urgentísimos motivos para tomar la mas pronta resolucion sobre la reforma de los indicados abusos, y particularmente sobre la promulgacion ó renovacion de las leyes contra la amortizacion, pedida repetidas veces por el reino, todavía le parecia al consejo que hasta que practicada la del estado eclesiástico secular y regular, en el modo que proponia, y sabiéndose como quedarían en bienes temporales sujetos á contribucion, convendría se suspendiese el tratar de esta materia, dejándola reservada para tiempo en que pudiera promoverse con mayores esperanzas de conseguirse el efecto.

CAPITULO XIII.

Ojeada sobre las varius épocas de la Historia de España hasta el

siglo XIX. Sábia política de los Borbones,

La prosperidad de las naciones no depende solamente ni del clima y demas disposiciones naturales, ni de su buena constitucion política. La ambicion desmedida de un conquistador afortunado, un falso cálculo, una guerra desgraciada, un tratado desventajoso y otros mil sucesos y casualidades azarosas pueden en muy poco tiempo reducirlas a la mayor miseria : así como los mas hermosos y sólidos edificios pueden arruinarse en un instante por un fuerte terremoto; los campos mas bien cultivados perder sus frutos por la piedra, la langosta y otras plagas destructoras; y la salud del cuerpo humano, con muy buen régimen, enfermarse y acabarse por accidentes imprevistos é inevitables.

. España, dividida hasta fines del siglo XV en muchos reinos, no podia reunir todas sus fuerzas, ni upiformar su legislacion y su gobierno, y por consiguiente carecia de un carácter y un espíritu general a toda la península.

Cada provincia, cada clase y aun cada ciudad y cada villa formaban un estado y una patria particular de intereses muy diversos de las demas, y tan celosas para la defensa de sus privilegios, usos y costumbres locales, que todo lo sacrificaban a su conser vacion.

Los reyes sujetos con tales trabas no podian obrar con la energía necesaria para rectificar la legislacion y administracion de la justicia, ni dar á la fuerza pública las direcciones mas convenientes al Estado.

Siete siglos de contínua guerra costó la espulsion de los moros de la península. Ya San Fernando los habia encerrado en Gra

« AnteriorContinuar »