Imágenes de páginas
PDF
EPUB

nera alguna; i asimismo la pension de los cincuenta pesos asignados para redencion de cautivos. I es mi voluntad que, si fueren estinguidas i apuradas las descendencias de dicho mi hijo don Andres de Toro Hidalgo i las de las dichas dona Luisa i doña Clara de Toro, a falta de estas descendencias, sucederán en el dicho vínculo los descendientes de doña Antonia Hidalgo, mi lejítima mujer, debajo de la disposicion, orden, i gravámenes i condiciones i calidades espresadas, prefiriendo, de los parientes mas inmediatos de la dicha mi mujer, el mayor al menor i el varon a la hembra, con el mismo cargo de nombrarse de mi apellido i de cumplir con todo lo de suso referido. I todo lo de suso referido quiero que se cumpla, guarde i ejecute por mi última i postrimera voluntad, i en lo que no fuere contrario al dicho mi testamento, que tengo otorgado, cerrado ante el presente escribano, quiero que se guarde, i cumpla i ejecute como en él se contiene, juntamente con este codicilo, i que contra él no se vaya ni contravenga en manera alguna; porque declaro que en él se cumple mi última i postrimera voluntad, e instituyo i fundo el dicho vínculo de dicho tercio i remanente del quinto de mis bienes de que hago prelegado i mejora a mis descendientes lejítimos,en el valor de la dicha estancia i casas de esta ciudad, con las condiciones i gravámenes de suso referidos, por via de fideicomiso, i por aquella que sea mas conforme a derecho para su valor i subsistencia, i para su perpetuidad, en la concurrente cantidad del valor de los dichos bienes i especies raíces que asigno al dicho vínculo mayorado, en cuyo testimonio otorgo esta escritura i codicilo, que quiero sea cerrado i que no se publique hasta que yo naturalmente muera, i que entonces se abra juntamente con el dicho mi testamento i con la solemnidad acostumbrada i dispuesta por derecho, i así lo otorgo i firmo de mi nombre, en la ciudad de Santiago de Chile, en cinco dias del mes de diciembre de mil setecientos cuatro años.—Don Andres de Toro Mazote. Don Diego Calvo de Encalada i Orosco.—En la ciudad de Santiago de Chile, en cinco dias del mes de diciembre de mil setecientos cuatro años, ante el escribano i testigos, el maestre de campo don Andres de Toro, que doi fe conozco, i que está en su entero juicio a lo que parece, dijo que este papel cerrado con doce gotas de lacre, cosido con hilo azul, que va escrito en cuatro fojas i media plana, en que se incluye ésta, i que dentro, donde acaba, está firmado de su nombre, dijo ser su codicilo, i que es su voluntad se guarde, cumpla i ejecute juntamente con el testamento cerrado que tiene otorgado ante mí, el presente escribano, que es su última voluntad, para que yo, el presente escribano, i testigos le diesen por testimonio, i que es su voluntad no se abra, lea ni publique hasta despues de sus dias, i que despues de ellos se abra juntamente con el dicho testamento i se publiquen i lean, i así lo otorgó i firmó, siendo testigos el capitan don José Jofré Varas, don José de Espinosa, clérigo presbítero, don Gaspar Marin, don Bernardino de Urbina, i Alonso González, Bernabé López, José Negrete, llamados i rogados i firmaron los que supieron i por los que nó testigos.—Don Andres de Toro Mazote.Don José de EspinosaDon Bernardino de Urbina i Quiroga Lozada.Don José Jofré Varas.Alonso González de la Hos.—Por Bernabé López, don Bernardina de Urbina i Quiroga Lozada.Andres de Castro.Don Gaspar Crisóstonto Marin.—Pasó ante mí, i en fé de ello hago un signo i firmo en testimonio de verdad.—Domingo de Oteiza, escribano público.

[graphic][merged small]

Marquesado de la Pica.—Don Melchor Bravo de Saravia.—Su hijo Ramiriáñez combate en la guerra de Arauco. —Don Diego Bravo de Saravia.—Los Bravo de Saravta de Chile heredan los mayorazgos de Soria i Almenar en España.—Proteccion de los jesuítas a esta familia.—Don Francisco Bravo de Saravia hace donacion a la Compañía de Jesus de 10,000 pesos.—El rei le concede el título de marques de la Pica.—Casamiento clandestino del presidente Menesea con doña Catalina Bravo de Saravia; sus hijos. — Doña Marcela Bravo de Saravia, heredera del marquesado, contrae matrimonio con don Antonio de Irarrazaval.

I

A 8 dias del mes de diciembre de 1577 (1) fallecía en Soria, poblacion de Castilla la Vieja, un octojenario que respondia al nombre de Melchor Bravo de Saravia.

Este anciano habia desempeñado en las Indias Occi

(!) He tomado esta fecha de los documentos en que constan las diligencias para la apertura de su testamento.

dentales los mas altos cargos que un subdito del rei de España podia ejercer.

Nombrado primero oidor en Nueva Granada, poco tiempo despues habia sido trasladado al Perú con el carácter de miembro de la real audiencia de la ciudad de Lima.

En el ejercicio de estas funciones habia tocado a Bravo de Saravia gobernar interinamente, en compañía de sus colegas, el virreinato del Perú, en la misma época en que se sublevó contra la autoridad del rei Francisco Hernández Jiron.

En 1565 recibió el nombramiento de presidente de la real audiencia de Chile, i dos años mas tarde el de capitan jeneral de nuestro pais.

Es necesario confesar que el nuevo gobernador fué mui desgraciado en sus campañas contra los indios, aunque siempre colocó a la cabeza de los tercios españoles a los militares de mayor prestijio i esperiencia, i ya sea por efecto de su ancianidad, ya sea porque los araucanos habian aprendido mucho en el arte de combatir, las derrotas sucedieron a las derrotas en el campo europeo. El mismo Bravo de Saravia se vió obligado a declarar su impotencia, i a solicitar del rei que le relevara del puesto de confianza que tenia.

Su gobierno duró desde el año de 1569 hasta principios de 1575, fecha en la cual se embarcó para el Perú de regreso a España (1).

Cuando murió, hacia solo treinta dias que habia llegado a Soria i a la casa de sus abuelos.

(1) Barros Arana, Historia Jeneral de Chile, tomo II, capítulos 4.° i 5-°

Dos dias ántes de cerrar los ojos para siempre, otorgó su testamento ante Alonso Ramírez, escribano de Su Majestad i del ayuntamiento de Soria (1).

Don Melchor Bravo de Saravia era casado con doña Jerónima de Sotomayor, orijinaria tambien de Soria, i dejó a su muerte ocho hijos vivos, cuatro mujeres i cuatro hombres: Mayor, María, Mariana i Ana; i Juan, Ramiro Yáñez, José i Alonso.

Tres de estos hijos habian quedado en las Indias: doña Mayor, doña María i Ramiro Yáñez, comunmente conocido con el nombre de Ramiriáñez (2).

Miéntras servia al rei en América, Bravo de Saravia envió a España a su hijo mayor llamado Juan; pero conservó a su lado a Ramiriáñez, quien le ayudó con gran empeño en la guerra contra los indios de Chile.

La mayor preocupacion del anciano oidor en la última época de su vida fué asegurar el porvenir de su familia i el lustre de su apellido; i con tal fin no se detuvo en medios ni omitió sacrificios.

Consiguió que algunas de sus hijas contrajeran matrimonio con personas pudientes i de influencia.

Concedió durante su gobierno en Chile ricas enco

(1) El señor don Demóstenes Aránguiz, cuya mujer desciende de Bravo de Saravia en linea recta, ha tenido la bondad de proporcionarme una copia legalizada del testamento del oidor nombrado. Esta copia ha sido presentada en juicio por el señor Aránguiz, i corre en el espediente del litijio seguido por él en demanda de los mayorazgos de la familia Bravo de Saravia.

(2) Aunque no lo dice Bravo de Saravia en su testamento, de donde he tomado la mayor parte de las noticias relativas a Bu familia, es probable que las dos hijas nombradas hubieran contraído matrimonio. De una de ellas se sabe que habia casado con un rico encomendero de Arequipa, Alonso Picado. Véase Barros Arana, Historia Jeneral de Chile, tomo II, pájina 422.

« AnteriorContinuar »