Imágenes de páginas
PDF
EPUB

nario en 1764 i caballero de la órden de Santiago; i don Martin de Martiarena, natural de Zurita, secretario de Amat i Junient.

Don Santiago de Larrain i Vicuña, de la villa de

Lecaros i Ovalle, hermano del fundador, i sus descendientes; i por último, los parientes mas inmediatos de doña María de Ovalle, mujer que había sido de don José de Lecaros Egosque, i madre del fundador.

El mismo presbitero Lecaros i Ovalle, en setiembre de 1754 ante Gómez de Silva, instituyó con los bienes del presbitero don José Pizarro Arquero otro patronato laical de 6,200 pesos, del cual tambien debian gozar los miembros de la familia Lecaros.

Para completar esta serie de fundaciones establecidas en favor de los descendientes de don José de Lecaros Egosque debe traerse a la memoria el mayorazgo de Viluco, de que se habla en el testo, instituido por el presbítero don Sebastian de Lecaros en 26 de setiembre de 1768. (Apéndice, número 2.)

Don Alonso de Lecaros i Ovalle, que debia perpetuar el apellido de Lecaros en nuestro pais, se consagró como su padre al comercio, i en su juventud emprendió viaje al Perú con su cuñado i primo don Pedro de Lecaros Berroeta.

En esta ocasion, don José de Lecaros Egosque habilitó a su hijo con dinero i mercaderías, entre otras, una partida de cordobanes, que eran mui apreciados en el virreinato.

Del Perú don Alonso se dirijió a Méjico, i despues de diversos contratiempos se estableció definitivamente en Chile. (Papeles de familia.)

Su matrimonio con la señora Rojas i Amasa le permitió formar en Santiago un hogar respetable.

Ejerció las funciones de alcalde ordinario en 1738 i en 1760.

El presidente Manso de Velasco le nombró en 1739 correjidor de la villa de San Martin de la Concha, hoi Quillota.

Durante su administracion, fabricó a su costa en la villa nombrada diversos departamentos: cárcel para hombres, cárcel para mujeres i sala destinada a las sesiones del cabildo.

Mas tarde don Alonso dirijió en Santiago los trabajos de construccion de la Universidad de San Felipe, con el carácter de superintendente.

En recompensa de sus servicios, en 21 de enero de 1755, el claustro universitario acordó que toda su descendencia tuviera que pagar una tercera parte ménos en los grados mayores, i con fecha 22 de enero de 1767, le concedió a perpetuidad un grado de indulto de doctor, tambien para todos sus descendientes. (Libro índice de la Universidad de San Felipe.)

Aranaz, presidente que fué de la real audiencia de Quito; padre de don Juan Francisco de Larrain, ántes nombrado; i segundo abuelo de don José Toribio de Larrain i Guzman, marques de Larrain.

Don Alonso de Lecaros i doña María Josefa de Rojas i Amasa tuvieron los hijos que siguen:

1) Don José Antonio (1732-1773).

2) Don Francisco Réjis.

3) Don Pedro Remijio.

4) Doña María del Cármen Lorenza, relijiosa del monasterio de la Limpia Concepcion.

Don José Antonio de Lecaros i Rojas siguió la carrera de las letras, i, despues de haber estudiado latin, filosofía i teolojía en el Convictorio de San Francisco Javier, colejio dirijido por los padres de la Compañía de Jesus, ingresó en la Universidad de San Felipe, donde siguió los cursos de jurisprudencia civil i canónica, hasta obtener los grados de licenciado i doctor en marzo de 1757. {Libro Índice de la Universidad de San Felipe, pájinas 318 i 19.)

Inmediatamente despues recibióse de abogado en el tribunal de la real audiencia.

Su padre resolvió entónces enviarle a España, donde permaneció algunos años. (Papeles de familia.)

De regreso a Chile, contrajo matrimonio con doña Maria Rosa Alcalde i Rivera, en 28 de agosto de 1765.

La novia era hija de don Juan Alcalde, primer conde de Quinta Alegre.

Mui poco tiempo permaneció casado don José Antonio de Lecaros. pues murió en 1773.

En su testamento, otorgado en 14 de enero de 1772 ante Miguel Gómez de Silva, declaró tener tres hijos ¡ejítimos:

1) Doña Maria del Cármen;

2) Don José Manuel;

3) Doña Maria Mercedes.

La menor de sus hijas, doña Maria Mercedes, casó con don Miguel Valdes i Bravo de Naveda, hijo de don Ramon Valdes Carrera, de la familia del mayorazgo Valdes.

La mayor, doña Maria del Cármen, contrajo matrimonio con don José Antonio González i Santander, rejidor perpetuo del cabildo de Santiago i dueño de una gran hacienda en la ribera sur del Maipo, al frente de Melipilla: la mitad del valle de Chocalan, desde la Vega, inclusive, hasta el cajon de Aculeo.

Don Martin José de Larrain, sobrino de don Santiago i oriundo asimismo de la montaña de Aranaz, correjidor de Quillota i alcalde ordinario de Santiago en 1759. Hijos suyos fueron los ilustres patriotas don

El novio era hijo de un caballero nacido en el Perú, don Nicolas González Caravedo, i de la señora chilena doña María Josefa Santander i Romo, descendiente directa de cinco capitanes que habian llevado este mismo nombre i apellido: Martin de Espinosa i Santander.

El primero de ellos, nacido en España, habia combatido en el Perú contra Gonzalo Pizarra, i habia llegado a Chile con Hurtado de Mendoza.

El segundo habia servido en el ejercito de Chile, desde el gobierno de Oñez i Loyola, durante el periodotaas crítico de la guerra de Arauco. (Informacion de sus servicios levantada ante la real audiencia en 1624.)

El quinto i últ1mo habia muerto en malas condiciones de fortuna, i su hermosa estancia de Chocalan, que lo era entonces todo el valle de este nombre, habia sido puesta en subasta.

Rematóla, en 17 de diciembre de 1701, el marques de Corpa, sobrino del presidente Ibañez de Peralta, en la cantidad de 14,950 pesos; i en ella estableció el mismo presidente un molino i una curtiduría.

Pocos años, sin embargo, permaneció esta propiedad en manos de los Ibáñez; pues, con motivo de la defeccion del marques de Corpa, que perteneció al partido del archiduque de Austria, Felipe V ordenó el embargo de todos los bienes del marques, i Chocalan, que no habia sido aun pagado, volvió a sus primitivos dueños. (Miguel Luis Atnunátegui, Los precursores de la independencia de Chile, tomo III, pajinas 135 i siguientes).

Don José Antonio González recibió la mitad de Chocalan en herencia de su tia doña Catalina Santander.

Su mujer, doña María del Cármen Lecaros, era una señora mui instruida para su época. Se conservan de ella algunas poesías i cánticos a la Virjen.

A la muerte de don José Antonio González, todos sus bienes pasaron a ser propiedad de la viuda, i la familia de Lecaros pudo entónces enorgullecerse de poseer las mejores haciendas situadas en la ribera sur del rio Maipo: Chocalan, Aculeo i Viluco.

El tercer hijo de don José Antonio de Lecaros i Rojas, don José Manuel, contrajo matrimonio en 1.° de marzo de 1796 con su prima hermana doña María Mercedes Alcalde i Bascuñan, hija de don José Antonio Alcalde i de doña Rosa de Pineda i Bascuñan.

Este hogar, segun aseguran los antiguos, fué centro de la mejor sociedad de Santiago.

Martin de Larrain i Salas, casado con la hija mayor del marques de Montepío; el padre mercedario frai Joaquin, el alférez real don Diego i el canónigo don Vicente de Larrain i Salas.

Don Tomas de Vicuña Berroeta, de la villa de Aranaz, alcalde ordinario de Santiago en 1733, abuelo del presidente don Francisco Ramon i del obispo de Santiago don Manuel Vicuña, i tercer abuelo de don Benjamin Vicuña Mackenna.

Don Francisco Javier de Errázuriz i Larrain, de la villa de Aranaz, alcalde ordinario de Santiago en 1756, pariente consanguíneo de don Martin José i de don Santiago de Larrain, pues su madre doña Micaela de Larrain era prima hermana del último. De este personaje

El viajero frances Lafond de Lurcy habla del piano de las Lecaros, hijas de don José Manuel, como de un lujo estraordinario en nuestro pais a principios del siglo XIX.

Despues de su matrimonio, don José Manuel compró al capitan Gonzalo de Vargas, en las vecindades de ChiñigQe i el Marco, fundos de su suegro, uní gran propiedad llamada la estancia de Melipilla, despues la Esmeralda, la cual habia pertenecido a la familia de González Montero, en union de Pico i otras haciendas.

Los hijos hombres del señor Lecaros, don José Antonio i don Ramon, casado aquél con doña Rosa Valdes i Larrea, i éste con doña Rita Guerrero, i en segundas nupcias con doña Juana María Vicuña.tuvieron larga descendencia i siguieron las nobles tradiciones de sus padres i abuelos.

Tal es la historia de los descendientes de don José de Lecaros Egosque; familia que, despues de haber adquirido fortuna en el comercio, se hizo dueña de grandes haciendas i se consagró a la agricultura, esto es. a la tierra, que siempre ha sido la base mas sólida de la riqueza pública i privada.

(Algunos de los datos que se han leido han sido tomados de la informacion que levantó en 1757 ante la real audiencia de Chile don José Antonio de Lecaros i Rojas, con motivo de su viaje a España; i todas aquellas noticias que no tienen referencia especial han sido reunidas por don José Luis Lecaros, quien las ha estractado de documentos públicos o de familia.)

j

descienden cuatro presidentes de la República: don Fernando Errázuriz Aldunate, director suplente en 1824 i presidente interino en 1831; don Federico Errázuriz Zañartu; don Federico Errázuriz Echáurren, i don Jerman Riesco Errázuriz.

Son asimismo orijinarias de Navarra las familias de Arriaran, Cruchaga i Arlegui.

Esta inmigracion de navarros se acentuó bajo los gobiernos de don Juan Andres de Ustáriz i de don Agustin dejáuregui, nacidos tambien en aquella comarca de España.

Algunos de los hijos de Ustáriz se establecieron en Chile, i uno de ellos, don Pedro, casó con doña María Josefa Meneses i Rojas, nieta del presidente Meneses.

Con don Juan Andres de Ustáriz llegó don Miguel Antonio de Vicuña, nacido en Navarra, i de la misma familia de don Tomas de Vicuña Berroeta. Don Miguel Antonio contrajo matrimonio en Santiago con doña Manuela Garmendia, i tuvo un hijo llamado Joaquin José, el cual abrazó la carrera del sacerdocio.

Ademas de los Vicuña nombrados, vinieron a América algunos otros que, o bien se establecieron en el Perú, como don Lorenzo de Vicuña, primo de don Santiago de Larrain; o bien fijaron su residencia en Chile, como don Urbano i don Juan Ignacio de Vicuña.

Cualidad digna de notarse i comun a todos los españoles nacidos en Navarra fué la de que en estos paises de ultramar se protejieron los unos a los otros como si pertenecieran a una misma familia.

Aunque muchos ejemplos podrían citarse, basta con el mui conocido i elocuente de don Juan Andres de Ustáriz. i don Miguel Antonio de Vicuña, el segundo de los cua

« AnteriorContinuar »