Imágenes de páginas
PDF
EPUB

preparacion? Quimera es ésta tanto mas infundada cuanto que se advierte que la metrópoli por su interes mismo, por sus costumbres i por su lejislacion, no podía menos de estinguir todos los jérmenes de civilizacion i libertad que pudieran con su desarrollo poner en peligro su imperio i disminuir las ventajas de su dominio en el Nuevo Mundo, aun cuando hubiera mejorado su sistema despojándolo de las trabas i restricciones inútiles. Así de todos modos la libertad de los colonos habria quedado reducida a una vana esperanza, cuya realizacion, demasiado costosa en todo tiempo, habria traido siempre desastres mas o menos terribles, que sirviesen de argumentos en favor de la esclavitud. Es, pues, necesario confesar que los libertadores de América obraron no solo con oportunidad sino tambien con la cordura i fortaleza que exijia la heroica i dificultosa empresa que acometieron bajo su responsabilidad.

La influencia fatal de la España i de su sistema en nuestras inclinaciones i costumbres habria sido en todas las épocas bien funesta a nuestra emancipacion, i tal vez en otras circunstancias habria opuesto obstáculos mas iusuperables a nuestra organizacion i rejeneracion políticas que los que ahora tocamos, si los fautores de la revolucion no se hubieran aprovechado de los incidentes felices que 'la facilitaron en 1810. Vituperar su obra grandiosa, echándoles en oara las desgracias que ha producido el choque violento de los antecedentes españoles con los principios rejeneradores~ésT proceder de mala fé o discurrir a tieutas: estas desgracias son un resultado necesario, un mal inevitable a que debiéramos habernos sometido, como a una consecuencia natural de nuestra emancipacion, cualquiera que hubiera sido la época en que ésta se verificase. Era neeesario procurarnos la libertad con todos los males que nuestra inesperiencia i falta de preparacion debían orijinarnos.

Mas, los que no consideran estos males como un resultado fatal de nuestra educacion, miran en ellos las consecuencias que arguyen mas elocuentemente contra nuestra libertad i contra la forma política de nuestra actual organizacion; i esto es atribuir injustamente a distintas causas los efectos que proceden de otras; es cometer el error en que groseramente incurren los que atacan la relijion por atacar la supersticion i los abusos de los hombres. Las desgracias que se deploran no deben arredrarnos ni hacernos renegar de nuestro propósito; ántes bien, ellas son el mejor testimonio de que todavía existe poderosa en América la funesta influencia del sistema colonial que nos oprimió tres siglos; ellas nos advierten que, cuando la forma de gobierno establecida i la reaccion que se emprende no tienen todavía raices en el corazon de la sociedad, debemos ser mas circunspectos i juiciosos en la reforma i en nuestro ataque a los antecedentes que hacen difícil la rejeneracion del pueblo. Uno de los mas sabios i profundos políticos de los tiempos modernos, al reconocer las causas que han preparado la crisis que en el siglo presente sufren las instituciones liberales que se ha pretendido adaptar a los pueblos envejecidos de la Europa i América, se espresa en términos que convienen del todo a mi propósito.

"Toda la parte servil de la Europa, dice, que es todavía muí numerosa, ha lanzado gritos de alegría, viendo la causa de la libertad deshonrada por los que se dicen sus defensores. Los escritores retrógados, admitiendo por un momento nuestros principios, a fin de retorcerlos contra nosotros, i conviniendo en que deben juzgarse las instituciones políticas segun su tendencia a producir el bien i perfeccion de todos, han pretendido que habia mas felicidad i perfeccion en Prusia, Dinamarca i aun en Austria, que las que han producido las decantadas instituciones de la América meridional, de España i Portugal, i aun las de Francia e Inglaterra...." I haciendo ver el mismo escritor que este grito insultante a la humanidad no tiene mas que una falsa apariencia de verdad, porque no se debe juzgar por las descripciones exajeradas que hacen los partidarios del despotismo de los desastres que ocasionan los ensayos de la libertad en los pueblos nuevos, sin tomar en cuenta las desgracias mil veces mayores i mas degradantes que causa el sistema absoluto, esclama con la calma del filósofo i la enerjía de la justicia. "Despues de haber repetido a los serviles que no es dado a ellos triunfar de los liberales, que todos los errores, que todas las desventuras de éstos no hacen que sus esfuerzos dejen de ser justos i jenerosos, ni convencen de que el sistema que se proponían destruir no fuese vergonzoso i culpable, i que la esclavitud no sea siempre la mayor de las desgracias, la mayor de todas las degradaciones; convendremos tambien en que los propagadores de las ideas nuevas han caido en errores fundamentales; que, advirtiendo el mal que pretendían destruir, se han formado ideas falsas del bien que deseaban fundar; que han creido descubrir principios, cuando solo poseian paradojas; i que esa ciencia social de la cual depende la dicha de la humanidad, exije estudios nuevos, mas serios i mas profundos; exije que la duda filosófica tome el lagar de las aserciones i de los axiomas empíricos; exije que la esperiencia del universo sea evocada para descubrir los vínculos de Jas causas i efectos, porque en todas partes ella presenta dificultades que vencer i problemas que resolver." (1)

No existe, pues, la causa de los males que se lamentan en la inoportunidad de nuestra revolucion, sino en la influencia del sistema que dió vida a esta sociedad que se rej enera i por consiguiente en sus costumbres, en su espíritu social, en la inesperiencia de los hombres. Tampoco esos males arguyen contra la emancipacion ni contra la reforma política, sino contra esa influencia mortífera i esas costumbres retrógradas que obstruyen el curso de la civilizacion en América i hacen dificultosa su rejeneracion.

Estudiemos a nuestros pueblos, conozcamos sus «rrores i sus preocupaciones para saber apreciar los obstáculos que se oponen al desarrollo de su perfeccion i felicidad i para descubrir los elementos de ventura que podemos emplear en su favor. Los heroes de nuestra independencia terminaron su espinosa tarea destruyendo el poder que nos esclavizaba, i dieron con esto principio a la reaccion social que en el dia se opera contra lo pasado: a la jeneracion presente i mas que todo a los hombres públicos que tienen en

(1) Sismondi, Etudes sur les constitutions despeuples Ubres, introduccion, páj, 15.

sus manos la suerte del Estado, corresponde apoderarse de esa reaccion para encaminarla hasta destruir completamente las resistencias que opone el sistema español antiguo encarnado en la sociedad. Cada paso que demos en esta revolucion importará un triunfo sobre los principios retrógrados. La reaccion tuvo su oríjen en una guerra a muerte i tomó vigor con el entusiasmo del triunfo; pero ahora la paz ha venido a regularizarla i a restituir la razon severa al entusiasmo abrasador.''Por estoes que la influencia del sistema español, aprovechándose de la calma, aparece a veces chocando violentamente con la rejeneracion i sublevando contra ella todas las pasiones mezquinas, el fanastimo i los errores del vulgo; entonces se reproducen los odios de la revolucion, se diseñan i aun se forman los partidos i se preludia una crisis verdadera. Esta pugna es perpetua, aleve, hipócrita i en ella se proclaman falsamente no pocas veces los intereses de la nacion i las verdades eternas, para asegurar el triunfo; mas en todos estos movimientos de la parte retrógrada de la sociedad no se divisa otra cosa que las últimas convulsiones del agonizante poder de la ominosa influencia española. Algun dia llegará la oportunidad de filosofar sobre este combate sordo del pasado con el presente i de manifestar los efectos de la lucha; por ahora solo se puede señalar el sitio de la batalla i llamar a todos los buenos chilenos, a los hombres ilustrados para que tomen parte en ella, siquiera alistándose bajo el estandarte de civilizacion i reconociendo la criminalidad de los que escitan la preocupacion i engañan el interes de la sociedad para hacerla retroceder!

« AnteriorContinuar »