Historia jeneral de Chile, Volumen2

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 168 - Aquí llegó, donde otro no ha llegado, don Alonso de Ercilla, que el primero en un pequeño barco deslastrado, con solos diez pasó el desaguadero el año de cincuenta y ocho entrado sobre mil y quinientos, por febrero, a las dos de la tarde, el postrer día, volviendo a la dejada compañía...
Página 168 - Pero luego nosotros, destruyendo todo lo que tocamos de pasada, con la usada insolencia el paso abriendo' les dimos lugar ancho y ancha entrada; y la antigua costumbre corrompiendo, de los nuevos insultos estragada, plantó aquí la cudicia su estandarte con más seguridad que en otra parte.
Página 264 - Guanomilla, que suena cielo oro, de donde argüían muchos ser aquella tierra muy rica; mas pues ella está, como dicen, en cuarenta grados de altura, no...
Página 300 - La justicia y regimiento le tenían aparejado un recebimiento, el mejor que ellos pudieron, conforme a su posible. En la calle principal, por donde había de entrar, hicieron unas puertas grandes, a manera de puertas de ciudad, con un chapitel alto encima, y en él puestas muchas figuras que lo adornaban; y la calle toldada de tapicería, con muchos arcos triunfales, hasta la iglesia; por todos ellos muchas letras y epítetos que le levantaban en gran manera, dándole muchos nombres de honor...
Página 169 - ... pareciendo el camino, aunque cerrado, fácil con la memoria del pasado. Cumplió el bárbaro isleño -la promesa, que siempre en su opinión estuvo fijo, y por una encubierta selva espesa nos sacó de la tierra, como dijo. Voy pasando por esto a toda priesa, huyendo cuanto puedo el ser prolijo, que aunque lo fueron mucho los trabajos, es menester echar por los atajos.
Página 305 - Jil, en las oraciones que hacia a los soldados, añade el cronista citado, les decia se iban al infierno si mataban indios, i que estaban obligados a pagar todo el daño que hiciesen i todo lo que comiesen, porque los indios defendian causa justa, que era su libertad, casas i...
Página 407 - ... insufrible por los excesivos trabajos que les dan. Deseo esté Vuestra Alteza advertido que si fuere servido proveer algo para bien de este reino, aprovechará poco si no hay persona que en nombre de Vuestra Alteza lo ejecute. Y con haber dicho lo que hay en esta tierra, quedo sosegado en la conciencia, esperando (que) Vuestra Alteza descargue la suya"6.
Página 291 - Inútil es buscar este nombre en los primeros documentos de la conquista de Chile ni en las crónicas referentes al gobierno de Valdivia. Ni las actas del Cabildo, ni las cartas del Gobernador, ni los procesos que se siguieron para investigar su conducta, mencionan para nada a Jerónimo de Vivar. El secretario de Valdivia era Juan de Cárdena y Criada, que firma como tal muchas providencias administrativas.
Página 300 - ... con un libro misal encima para tomalle juramento, como es costumbre a los príncipes, que cierto, porque me hallé presente, toda la honra que le pudieron dar le dieron. De esta manera llegó a la puerta de la ciudad, encima de un macho negro, pequeño más que el ordinario, con una guarnición de terciopelo negro dorada, y una ropa francesa de terciopelo negro aforrada de martas; lo metieron en la ciudad como a hombre que querían mucho, y le habían tenido por amigo mucho tiempo.
Página 118 - Y al noroeste las velas entregamos. La mar era bonanza , el tiempo bueno , El viento largo , fresco y favorable , Desocupado el cielo y muy sereno, Con muestra y parecer de ser durable-: Seis dias fuimos...

Información bibliográfica