Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Una práctica tan odiosa, como aquella, en vez de correjirse, fué con el tiempo, haciéndose mas comun.

"Los españoles, refiere Núñez de Pineda i Bascuñan, enviaban a las reducciones de los indios amigos compradores de piezas a trueque de vacas, vino, ropa i otros j éneros; i con este pretesto feriaban muchas chinas i muchachos a la usanza a sus parientes, o a los que no lo eran; que con la codicia que en nosotros veian, tambien se inclinaban a imitarnos, i hurtaban entre los suyos algunos huérfanos, sin padres ni madres, i-los vendian".

"Lo peor i mas exhorbitante que los españoles obraban sin lei, razon, ni cristiandad, agrega Núñez de Pineda i Bascuñan, era en medio de estos cambios hacer robar de los domésticos pueblos i parcialidades sujetas a nuestra obediencia, muchos pobres huérfanos humildes e inocentes; i con informaciones falsas de haberlos cojido en la guerra, los vendian por esclavos sin sabiduría de sus padres, deudos ni parientes".

Un jefe del ejército, segun el mismo autor, hizo matar a palos a un soldado que rehusó perjurar diciendo que una india habia sido tomada en la guerra, cuando al soldado le constaba que habia sido arrebatada de una reduccion amiga.

—Me han robado varias personas de mi ranchería para llevarlas secretamente al Perú i venderlas allí por esclavas, fué a decir a uno de los presidentes de Chile un cacique principal de una poblacion indijena, inmediata a Concepcion, la cual estaba de paz, i siempre se habia manifestado fiel a los españoles.

—¡Borracho, embustero, alborotador! veo que quieres alzarte; házlo luego para castigarte como mereces, fué toda la respuesta que obtuvo del presidente.

El cacique, sin embargo, continuó quieto i sumiso.

Este es tambien un hecho atestiguado por Núñez de Pineda i Bascuñan (1).

En vista de esto, preciso es confesar que el cacique Quilalebo tenia sobradísima razon para reprochar a los españoles su perfidia, segun lo refiere el mismo autor.

—'"Han dado la paz i sujetádose algunas parcialidades, observaba aquel indio a Núñez de Pineda i Bascuñan; i debajo de estos tratos los españoles han entrado a maloquearlas, degollando i cautivando a los pobres engañados, que salian al camino a recibirlos con canelos, que son insignias de paz, i con camaricos i repuestos de chicha, carne, yerba para los caballos i otras cosas, i sin resistencia ni repugnancia alguna se llevaban las mujeres, hijos i hijas para herrarlas i venderlas como negros. ¿Esta es la palabra del rei que decis vosotros que no puede faltar? ¿Esta la cristiandad i justificacion de vuestro Dios? ¿Cómo es posible que con estas esperiencias, que cada dia tocamos con las manos, demos crédito a lo que decis, i tengamos por firme lo que nos prometeis?".

Nuñez de Pineda i Bascuñan no sabía como replicar a acriminaciones tan fundadas (2).

Una conducta semejante, en vez de amilanar a los araucanos, los exacerbó, i los estimuló a soportarlo todo, ántes que doblegarse.

La lucha continuó siendo tan encarnizada, como

(1) Núñez de Pineda í Bascuñan, Cautiverio Feliz, discurso 4, capítulo 14.

(2) Núfiez de Pineda i Bascuñan, Cautiverio Feliz, discurso 4, capítu

dispendiosa i llena de peligros para todas las ciudades fundadas por los españoles.

IV.

Entre esos peligros, debe contarse como el principal i mas temible la probabilidad de un alzamiento de los yanaconas e indios de encomienda, que ciertamente nunca llegó a tener lugar, pero que casi durante toda la época colonial mantuvo en frecuente i azarosa alarma a los vecinos de Santiago i de las otras poblaciones.

El fantasma de una rebelion jeneral solia amenudo quitarles la tranquilidad.

I por cierto que no les faltaba alguna razon.

La resistencia heroica i prolongada de los araucanos mantenia inquietos a todos los indios de paz i de servicio, a quienes de cuando en cuando solia pasárseles por las cabezas que ellos tambien podrian como sus compatriotas de ultra Biobio libertarse de los sufrimientos harto duros de la servidumbre, apelando a las armas.

Es este un hecho mui curioso sobre el cual hasta ahora no se ha llamado bien la atencion.

"Todos los indios son unos, escribia al rei en 17 de abril de 1613 el presidente don Alonso de Rivera, i nos tienen una propia voluntad, como cada dia se ve, pues en todas las ocasiones que falta algun español, suelen pasar las cabezas i flechas hasta Santiago por la tierra de paz que las recibe".

Hemos visto que otros habian dicho lo mismo ántes que Rivera, i verémos que otros lo dirán todavía despues que él.

Hé aquí como se espresaba sobre el particular el maestre de campo don Santiago de Tesillo.

"Con el principio de este año de 1630, le dió don Francisco Lazo de la Vega a su gobierno. Halló al enemigo victorioso i ufano de tantas empresas, i con entera resolucion de morir para eternizar su nombre, i renovar las proezas del amor a su patria i a la libertad, que a semejanza de purísimo oro habia sido apurada, pero no estinguida en las llamas del valor español. Juzgábase este rebelde dueño de la campaña i de toda la tierra, con ánimo de bajar a la ciudad de Santiago, corte de aquel reino de Chile, donde asiste el sagrado dosel de la real audiencia. Caso es grande que llegase la altivez i arrogancia de este bárbaro a repartir entre los suyos la jente i las haciendas de nuestras ciudades, como si ya las tuvieran por despojo de sus victorias.

"Los indios de paz, que llamamos amigos, que sirven de soldados en la guerra, estaban poco firmes en la lealtad, dudosos en el intento. Pensión es grande de aquella guerra, que siendo estos amigos el nervio principal de ella, tengan la estabilidad en el aire; son hijos del mismo tiempo, unos abortos de la novedad: ¡así fueran firmes como son valerosos!" (1)

Puedo suministrar pormenores completamente inéditos acerca de las inquietudes que padecieron las autoridades i vecinos de Santiago en aquel lance descrito solo de una manera mui jeneral por el cronista Tesillo.

Estamos en marzo de 1630.

Dos correos despachados sucesivamente por el presidente Lazo de la Vega, que se hallaba en la frontera, vienen a advertir a la audiencia que hai

(1) Tesillo, Guerras de Ghüe; causas de su duracion; advertencias para su fin, año do 1630.

datos para temer un ataque de los indios contra Santiago.

Inmediatamente, el teniente gobernador sale a situarse en la ribera del Cachapoal con toda la tropa que puede reunir.

Santiago queda sin ninguna guarnicion.

En estas circunstancias, avisos recibidos, unos en pos de otros, de la Ligua, de Quillota, de Colina, comunican que hai datos para recelar por todas partes una sublevacion jeneral de los indijenas sometidos.

Un indio habia pronunciado unas palabras mui sospechosas.

Un negro habia proferido otras semejantes.

¿Habria alguna confabulacion entre los indios i los negros para acometer a los españoles, i para intentar apoderarse del país?

I miéntras tanto, la capital del reino se hallaba enteramente indefensa.

La audiencia se componia entónces de los oidores doctor don Cristóbal de la Cerda, licenciado don Pedro Machado de Cháves, doctor don Gaspar de Narváez i Baldelomar, licenciado don Rodrigo Carvajal i Mendoza, i fiscal doctor don Jacobo de Adaro i San Martin.

El 13 de marzo de 1630, habiéndose reunido en acuerdo para deliberar acerca de tan grave materia, 'convinieron en tomar diversas medidas de precaucion.

El único de los oidores que no se manifestó alarmado fué don Pedro Machado de Cháves; pero debe saberse que, segun parece, éste acostumbraba llevar el contra a sus colegas.

—¡Son temores vanos! dijo.

Al siguiente dia 14 de marzo, la audiencia volvió a reunirse.

« AnteriorContinuar »