Imágenes de páginas
PDF
EPUB

El doctor Baldelomar puso sobre la mesa cuatro memoriales.

—¿Qué significan estos papeles? preguntó el licenciado Machado.

—Son las listas de los relijiosos de armas tomar en caso necesario que hai en los conventos, dijo el doctor Baldelomar, que en secreto he pedido a los respectivos prelados conforme a lo que ayer tuvo a bien encargarme la audiencia.

—Todos estos son puros temores que solo sirven para amedrentar la tierra i dar ánimos a los negros i los iridios que tengan mala voluntad, respondió el licenciado Machado. No debemos atribuir importancia a hablillas vulgares, ni alterarnos porque un indio dijo esto, i un negro repitió aquello.—Me parece mal, agregó, la dilijencia que el doctor Baldelomar ha practicado en los conventos. Yo no entendí que ayer se hubiera determinado tal cosa; i si lo hubiera entendido, lo habria contradicho, como lo contradigo ahora. Ya se verá el escándalo que esto va a producir. Lo que se está haciendo solo sirve para desautorizar al gobierno.

—Yo recuerdo perfectamente, replicó el oidor Carvajal, que se cometió al doctor Baldelomar la dilijencia que ha practicado; i entónces como ahora, me parece mui oportuno saber cuántos relijiosos hai de armas tomar para que, si es preciso, defiendan la ciudad.

El doctor Baldelomar se espresó entónces en tono grave i sentencioso, como sigue:—En tiempo de alteraciones, los que tienen mano para ello deben por obligacion prevenir los remedios. Esto es tener, no miedo, sino prudencia i buena disposicion de gobierno, pues el que tiene miedo no se acuerda de tales precauciones, sino que huye i se esconde.

—La ciudad se halla sin la correspondiente custodia, continuó Baldelomar; i miéntras tanto, es indispensable defender las mujeres, las casas, i todo lo demas. Así creo que el arreglo que se ha ajustado con los relijiosos a fin de que estén apercibidos para el combate, es de la mayor importancia. Tal ha sido tambien el dictámen del ilustrísimo señor obispo i de los reverendos prelados de las comunidades.

Don Cristóbal de la Cerda se adhirió a los votos de los señores Carvajal i Baldelomar.

El contradictor don Pedro Machado de Cháves quedó, pues, el único de su opinion.

Inmediatamente se mandaron distribuir arcabuces i municiones a los frailes de los conventos.

Junto con esto, se hizo volver la mayor parte de la tropa, que estaba en Rancagua, inmediata al Cachapoal, para que viniese a guarnecer la ciudad de Santiago, dejándose solo en la ribera del rio treinta hombres encargados de guardar el paso i de vijilar al enemigo (1).

Sea que los indíjenas perdieran ánimos al ver descubierto su plan con anticipacion, sea que les impusieran el armamento de los relijiosos i las otras medidas del supremo tribunal, ello fué que se mantuvieron quietos. •

Sin embargo, los vecinos de Santiago no se recobraron con facilidad del susto que habian esperimentado; e inventaron arbitrios para ponerse a cubierto de cualquiera tentativa de alzamiento.

El 30 de abril de 1630, el alcalde de la hermandad, Francisco Alvárez Berrío, pidió a la audiencia que prohibiera a los indios andar a caballo

(1) Libro de votos de la Audiencia de Santiago de Chüe, acuerdos de 13 i 14 de marzo de 1630.

sin licencia de sus amos por los delitos que de otro modo cometian.

Los oidores hicieron notar que esta solicitud estaba ajustada a las leyes vijentes, que no permitian a los naturales el uso del caballo.

Apénas lo oyó el licenciado don Pedro Machado de Cháves, lo contradijo con su vehemencia acostumbrada.

—Su Majestad el Rei Nuestro Señor, i su consejo, esclamó, espiden gran número de cédulas que no proveerian si conocieran bien lo que sucede en estas apartadas rejiones; pero cuando despues son debidamente informados, agradecen a aquellos de sus ministros que no ejecutan dichas cédulas por dañosas i desaforadas, i los honran por ello. Las cédulas que se citan son mui antiguas; fueron dictadas cuando se estaba conquistando la tierra; nunca se guardaron, ni pueden guardarse. Todos los dias ordena Su Majestad que los indios sean bien tratados, sin diferencia ninguna, como sus vasallos de Castilla i de Leon, i para esto ha establecido las reales audiencias. Miéntras tanto, parece que todo se hace de un modo contrario a lo mandado, destruyendo a los indios, i no dejándolos vivir ni gozar de lo que Dios ha criado para todos los hombres, i haciéndolos esclavos de la mas mala esclavitud que se ha leído, oído o visto, como es aquella de que al presente se trata, pues teniendo los indios caballos, i viviendo a tan largas distancias, que deben recorrer cuatro, cinco i seis leguas para asistir a cualquiera de sus ocupaciones, sus amos se los quieren quitar i robar a fin de que los pobres indíjenas sean mas que esclavos para acabar con esto de atraer la ira de Dios sobre nosotros.—Yo propongo, dijo en conclusion el oidor Machado, que se consulte todo esto con Su Majestad para que se vea cuál es su clemencia, i cómo abomina semejantes crueldades.

Los demas oidores fueron de parecer que, sin perjuicio de elevarlo al conocimiento del rei, se mandase por pregon público cumplir la prohibicion de que los indios tuviesen caballos i anduviesen en ellos (1).

Sabedor el presidente don Francisco Lazo de la Vega de la alarma que habia habido en Santiago por el recelo de un grande alzamiento de indígenas, ordenó al cabildo secular que distribuyese arcabuces entre todos los vecinos, pero no gratuitamente, pues debia pedirles el correspondiente precio para comprar trigo, de que el ejército de la frontera estaba mui necesitado (2).

El presidente no limitó a esto solo sus exij encias.

Estableciendo el antecedente, a la verdad mui fundado, de que las ventajas que habia obtenido sobre los rebeldes de Arauco eran realmente las que habian impedido la sublevacion de los indios de paz i de encomienda, i las que habian salvado a Santiago de una completa ruina, pidió a los vecinos de esta ciudad que le ayudasen con jente i recursos para continuar una guerra tan costosa.

Los vecinos, como debe comprenderse, oyeron la proposicion con desagrado.

A fin de prevenir dificultades, Lazo de la Vega recabó la cooperacion del supremo tribunal.

(1) Libro de votos dela Audiencia de Santiago de Chile, acuerdo de 30 de abril de 1630.

(2) Libro de. votos de la Audiencia de Santiago de Chile, acuerdo de 15 de mayode 1630.

Hé aquí como se halla consignado este hecho en el Libro de votos de la Audiencia,

"El viérnes 7 de agosto de 1630, propuso el señor presidente don Francisco Lazo de la Vega (que habia venido de Arauco a Santiago) a los señores doctor don Cristóbal de la Cerda, i doctor Baldelomar, i licenciado don Rodrigo de Carvajal i Mendoza, i doctor don Jacobo de Adaro i San Martin, el gran peligro en que estaba este reino de perderse por falta de jente, i la soberbia i avilantez de los indios enemigos por los sucesos buenos que han tenido, hallando como halló Su Señoría los dos tercios del real ejército i los demas presidios sin armas ni caballos, i sin municiones ni bastimentos, i sin disciplina militar, a cuya causa, siendo como es Su Señoría su gobernador i capitan jeneral, ha hecho todos los oficios de la guerra desde el menor al mayor; i que a no traer Su Señoría la jente i armas que trajo tan a tiempo, fuera el daño irreparable; i que acudiendo con conocido riesgo de su vida i salud, ha procurado castigar al enemigo, como iiltimamente lo hizo junto a la cordillera en el sitio de los Membrillares; i que a no hallarse Su Señoría presente, degollara el enemigo a todo el tercio; como todo esto es público i notorio en este reino i consta a todos Sus Mercedes; i que atendiendo a la dicha necesidad, suplica a todos los dichos señores de su parte le ayuden a que la jente que Su Señoría tiene apercibida con sus grandes cortesías i promesas de honrarlos en nombre de Su Majestad, no deje de ir en esta ocasion sin dar lugar a apelaciones ni otros recursos, que pueden ser en gran deservicio de Su Majestad, i daño i perjuicio de este reino; i que si Sus Mercedes se lo impidiesen en algo, no sea por su cuenta ni riesgo, si no es de los que

« AnteriorContinuar »